La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Lucas 6:46

Mostrar el Capítulo y las notas   

 46 "¿Por qué me llamáis: 'Señor, Señor', y no hacéis lo que digo?6 [Para que Jesús pueda ser su Señor, usted debe obedecerle. Un Señor o Maestro le dice a su siervo lo que debe hacer; un siervo escucha a su Señor y Maestro y después le obedece. De la Palabra del Señor en el interior: "Recuerda, cada persona que peca lo niega a Él como Señor y Maestro. El Rey está donde él es rey." Le llamamos nuestro Señor mientras ni siquiera buscamos oír sus palabras para que nos dirijan; más bien le decimos todo lo que queremos que Él haga, hablamos acerca de Él, cantamos acerca de Él, y leemos acerca de Él en un libro, pensando que esta es la manera como le agradamos. Como dijo Jesús: Vosotros escudriñáis las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí. Juan 5:37-40. Venir a Él es pensar en su nombre a medida que se sienta paciente y persistentemente en humilde silencio, esperándolo a medida que usted escucha, vela, oye, y obedece. Las palabras que usted le oye hablarle a usted son Espíritu y le imparten la vida de Dios a medida que son implantadas en su corazón. Juan 6:63, Santiago 1:21. Nosotros le esperamos para oírle obedecerle, nosotros le mostramos nuestro amor por Él.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

6 ¿Por qué me llamáis: 'Señor, Señor', y no hacéis lo que digo? Llamar a Jesús Señor no lo hace su Señor. Él es su Señor si Él lo ha liberado de todo pecado, si él ha destruido su mente carnal, si él lo ha purificado, y si Él proporciona todas sus palabras para que usted hable, todos sus pensamientos, y todas sus acciones que debe realizar. Si usted todavía está pecando, usted es un esclavo del pecado, John 8:34, y si todavía está pecando, Jesús no puede ser su Señor porque usted no puede servir dos maestros. Usted puede llamarle Señor; usted puede llamarle Maestro; pero también Judas lo hizo. ¿No sabéis que a quien os rindáis para obedecerle como esclavos, sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado que lleva a la muerte o de la obediencia que lleva ;a la justicia? Rom 6:16.

Podrías estar pensando, "pero él nunca me dijo que hiciera algo, yo no he sido desobediente". Sin embargo, toda persona es llamada anónimamente por Dios a apartarse del mal en su día de visitación, cuando Cristo, la luz dada a todo hombre para que pueda creer, predica el evangelio en ellos; Él toca la puerta de cada persona (el corazón). La gran mayoría de las personas ignoran su llamado anónimo para alejarse del mal porque aman su estilo de vida egoísta y no tienen amor por la verdad respecto a sus malos caminos. Así ellos niegan y odian la verdad; así ellos niegan y odian a Cristo. Los pocos que sí hacen caso de sus ruegos anónimos, amando la verdad, se alejan del mal para entonces ser escogidos por Dios al recibir más de su Espíritu a cambio; Dios les da a probar de su bondad por medio de la revelación, que crea el hambre y sed en ellos por más de Él — para así buscarle con todo su corazón y su alma.

De la Palabra del Señor en el interior: "Todos los hombres están sin excusa. Si yo estuviera en silencio, ellos tendrían una excusa; todo hombre ha oído el llamado al arrepentimiento."

Pero es un llamado suave y anónimo a abandonar sus malos caminos. Usted puede preguntar, ¿por qué anónimo? Lo que el hombre oye y/o ve es la verdad de sus caminos; si él hace caso al llamado, quiere decir que tiene una apreciación y amor por la verdad; si él ignora el llamado, entonces quiere decir que odia la verdad. Por lo tanto, esto es una prueba para aquellos que aman la verdad o aman sus malos caminos. De la Palabra del Señor en el interior: "Mucha gente usa la visitación de este sitio web para quitar el bloqueo de visitaciones pasadas. La gente no puede venir por temor; ellos tienen que venir por amor. " Sólo a través del amor puede la cruz ser soportada hasta la muerte de nuestro espíritu egoísta.

"Si alguien oye mis palabras y no las guarda [practica, obedece] yo no le juzgo; porque yo no vine para juzgar al mundo [cada hombre], sino para salvar al mundo [cada hombre]. El que me desecha y no recibe mis palabras tiene quien le juzgue: las palabras que he hablado le juzgará en el día final". Juan 12:47-48

Jesús no es feliz con aquellos que nunca lo han conocido: ellos nunca han visto su rostro, ni han visto su forma, y sin embargo ellos le llaman Señor, mientras todavía están pecando:

No todo el que me dice 'Señor, Señor' entrará en el reino de los cielos, sino [sólo] el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
Muchos me dirán en aquel día: '¡Señor, Señor! ¿No profetizamos en tu nombre? ¿En tu nombre no echamos demonios? ¿Y en tu nombre no hicimos muchas obras poderosas?'
Entonces yo les declararé: 'Nunca os he conocido. ¡Apartaos de mí, obradores de inquidad [pecado, infracción de la ley o de maldad]! Mat 7:21-23

Jesús rechazó a aquellos supuestos cristianos quienes profetizaron en su nombre, echaron fuera a demonios, e hicieron muchas obras maravillosas — porque ellos todavía pecaban, y Él nunca los conoció porque ellos nunca lo habían conocido a Él: ellos nunca se expusieron a sí mismos a los mandatos de Dios al sentarse y esperar a Dios mientras escuchan sus palabras escritas que imparten la vida de Dios y son implantados en sus corazones, lo cual en cantidades suficientes los hubiera liberado de su pecado.

¿Quién es el que ha hecho a Jesús su Señor que lo gobierna?

Porque los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne [la naturaleza pecaminosa] con sus pasiones y deseos [concupiscencias y afectos]. Gal 5:24
Quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad [infracción de la ley, pecado] y purificar para sí mismo un pueblo propio, ferviente para buenas obras. Tit 2:14
El que es de Dios escucha las palabras de Dios. Juan 8:47
Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen [obedecen]. Juan 10:27
Todo aquel que es de la verdad oye mi voz. Juan 18:37

_______________________________________