La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 8:4

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 para que la justa exigencia de la ley fuese cumplida en nosotros que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. [A menos que estemos caminando, pensando, hablando, y actuando de acuerdo a la manera en la que el Espíritu nos dirija, no hemos cumplido la justicia de la ley, y por lo tanto todavía estamos sujetos a la Ley de Pecado y Muerte. Cuando un hombre de Dios que es ordenado y vigorizado por Dios, quien le dice qué decir y qué hacer, de manera que todas sus acciones y palabras sean provenientes de una obediencia amante a Dios; verdaderamente un hombre tal ama a Jehová su Dios con todo su corazón, y toda su alma, y todas sus fuerzas. Deut 6:4-5; un hombre así cumple la ley y establece la ley, incluso grandemente sobrepasa la ley. De la Palabra del Señor en el interior: "A menos que tú atestigües la ley cumplida en ti, estás bajo la ley."]

Romanos 3:31,13:10,10:4

Mostrar el Capítulo y las notas   

 31 Luego, ¿invalidamos la ley por la fe? ¡De ninguna manera! Más bien, establecemos la ley.4 [Un hombre que camina en la ley real de amor, es ordenado y vigorizado por Dios con respecto a qué decir y qué hacer, de modo que cada una de sus acciones y palabras provienen de una obediencia amante a la voluntad de Dios. Él ya no camina según las leyes que restringen su carne, habiendo crucificado su naturaleza carnal y estando muerto a la ley por medio de muchas leyes recibidas como mandatos del Señor, lo cual progresivamente reduce las acciones, palabras y pensamientos de su vida carnal hasta que ya no existen. Verdaderamente ese hombre ama al Señor su Dios con todo su corazón, y con toda su alma, y con toda su mente, y con toda su fuerza; y ama a su prójimo como a si mismo. Ese hombre cumple y establece la ley — honrando así la ley. De la Palabra del Señor en el interior: "Establecemos la ley con honor."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 10 El amor no hace mal al prójimo; así que el amor es el cumplimiento de la ley. [Un hombre que camina en la ley real de amor, es ordenado y vigorizado por Dios, quien le dice qué decir y qué hacer, de manera que todas sus acciones y palabras sean provenientes de una obediencia amante a Dios; verdaderamente un hombre tal ama a Jehová su Dios con todo su corazón, y toda su alma, y todas sus fuerzas. Deut 6:4-5; tal hombre excede grandemente la ley, en el cumplimiento y el establecimiento de la ley. De la Palabra del Señor en el interior: "No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree. [Cuando el cristianismo le dice a sus creyentes pecadores que la ley está muerta, ellos realmente están diciendo que para sus creyentes no hay pecado; no ley, no pecado. ¿Qué mejor cuento podría haber inventado el diablo? Hermanos (hablo con los que conocen la ley), ¿ignoráis que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que vive. Rom 7:1. A menos que usted pierda su vida al crucificar su naturaleza pecaminosa, su mente carnal, y su espíritu impío, usted todavía está vivo y todavía es sujeto a las leyes morales. El cristianismo se ha echado la ley destrás de su espalda, llamándole al mal bien, llamando lo impío como justo, mientras ignoran totalmente las muchas excepciones, requisitos, y condiciones para calificar para la salvación que declara la Biblia. La ley no lo puede hacer justo, pero el requisito para obedecer la ley interna sólo termina cuando el espíritu egoísta del hombre ha sido crucificado en la cruz interna de la negación propia, y Cristo Jesús ha resucitado en él para controlar completamente sus pensamientos, palabras, y acciones con la Ley del Espíritu de la Vida. ¿Qué es lo que lo hace justo? La obediencia lleva a la justicia, Rom 6:16; creemos lo que el Espíritu de Cristo que está en nuestros corazones nos dice a medida que aguardamos la esperanza de la justificación por la fe, Gal 5:5. Sí, hay una diferencia entre el bien y el mal; sí, todavía hay pecado; sí, la leyes interna, que incluye el centro moral de la ley, todavía se aplican, las cuales son: ama a tu prójimo como te amas a tí mismo; no robar; no cometer adulterio; no mentir; no codiciar; no matar; y honra a tu padre y a tu madre. De la Palabra del Señor en el interior: "No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida."]

Gálatas 5:22-24

Mostrar el Capítulo y las notas   

 22 Pero el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz (quietud y confianza segura para siempre), paciencia (incluyendo longanimidad, constancia y perseverancia), amabilidad (incluyendo moralidad e integridad), bondad, fe, [De la Palabra del Señor en el interior: "a menos que testifiques acerca de recibir la fe de Cristo, estás bajo la ley." A menos que usted sea guiado por el espíritu, usted está bajo la ley, Gal 5:18; cuando usted recibe este fruto, entonces usted es guiado por el Espíritu. Aquellas ramas que no llevan fruto son echadas al fuego.]

 23 benignidad (incluyendo mansedumbre y humildad), y dominio propio (dominio de los apetitos sensuales, pasiones y deseos). Contra tales cosas no hay ley,5 [Después que usted ha mortificado y crucificado su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia, usted recibe el fruto del espíritu. Entonces usted ya no está sujeto a la ley porque entonces usted es guiado por el Espíritu. Rom 8:14, Gal 3:25, 5:18. La ley se enseñorea del hombre hasta su muerte, Rom 7:1, y esta muerte ocurre cuando él ha sido crucificado, Rom 7:6,Gal 2:20; como el siguiente versículo enfatiza.]

 24 porque los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne [la naturaleza pecaminosa] con sus pasiones y deseos [concupiscencias y afectos].6 [Después que su naturaleza pecaminosa ha muerto en la cruz interna de la negación propia, entonces usted pertenece a Cristo a medida que camina en amor, siguiendo el Espíritu, cumpliendo la ley; y entonces usted recibe una justicia imputada. Habiendo sufrido en la cruz, usted ya no vive el resto de su tiempo en los deseos de los hombres, sino que usted vive para la voluntad de Dios, 1 Ped 4:1-2; lo cual es ser obedientemente liderado y guiado por el Espíritu en pensamientos, palabras, y acciones.]

Gálatas 5:14-18

Mostrar el Capítulo y las notas   

 14 porque toda la ley se ha resumido en un solo mandamiento: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

 15 Pero si os mordéis y os coméis los unos a los otros, mirad que no seáis consumidos los unos por los otros.

 16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y así jamás satisfaceréis los malos deseos de la carne.

 17 Porque la carne desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu lo que es contrario a la carne. Ambos se oponen mutuamente, así usted no puede hacer las cosas que desea hacer. [La carne, con sus deseos y orgullo, combate contra su alma, el Espíritu de Dios, y la ley interna de Dios en su corazón. Esta guerra debe ser ganada por usted para obtener victoria, para vencer el pecado, el mundo, y el diablo — para que usted alcance libertad del pecado y salvación. Esto sólo puede ocurrir si usted no hace las cosas que desea hacer; usted debe crucificar su lujuria y deseos carnales para después ser guiado por Dios en pensamientos, palabras, y acciones. Usted debe ser guiado por el Espíritu, siguiéndolo a Él, lo cual es hacer Su voluntad, no la de usted; el hombre de la carne, su mente carnal y su voluntad, deben morir en la cruz interna de la negación propia.]

 18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.3 [Ser guiado por el Espíritu es obedecer lo que usted ve y oye que la Palabra en el interior de su corazón le ordena a usted a hacer y hablar; cuando usted está obedeciendo completamente el Espíritu, la fe ha llegado. Gál 3:25. A menos que este don de fe por revelación haya llegado, la ley interna en el corazón de todo hombre, que incluye el centro moral de la ley mosaica, es su tutor, Gál 3:24-25. De la Palabra del Señor en el interior: "A menos que tú seas testigo de que recibes la fe de parte de Cristo, estás bajo la ley. A menos que tú atestigües la ley cumplida en ti, estás bajo la ley." Note los versículos 19-24 más adelante. A medida que usted sigue los primeros mandatos del Señor a arrepentirse de sus comportamientos impíos, (lo cual resulta en que Él le quita incluso el deseo de pecar), su confianza en alcanzar todas las promesas del evangelio aumenta dramáticamente.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Romanos 13:8-10

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 No debáis a nadie nada,2 salvo el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo ha cumplido la ley. [Habiendo ampliamente ignorado la sabiduría de este mandamiento, el mundo está listo para experimentar el amargo sufrimiento de las consecuencias.]

 9 Porque los mandamientos--no cometerás adulterio, no cometerás homicidio, no robarás, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento-- se resumen en esta sentencia: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

 10 El amor no hace mal al prójimo; así que el amor es el cumplimiento de la ley. [Un hombre que camina en la ley real de amor, es ordenado y vigorizado por Dios, quien le dice qué decir y qué hacer, de manera que todas sus acciones y palabras sean provenientes de una obediencia amante a Dios; verdaderamente un hombre tal ama a Jehová su Dios con todo su corazón, y toda su alma, y todas sus fuerzas. Deut 6:4-5; tal hombre excede grandemente la ley, en el cumplimiento y el establecimiento de la ley. De la Palabra del Señor en el interior: "No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.