La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 8:17

Mostrar el Capítulo y las notas   

 17 Y si somos hijos, también somos herederos: herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él,5 para que juntamente con él seamos glorificados. [Puesto que Cristo ha padecido en la carne por nosotros, armaos también vosotros con la misma mentalidad, porque el que ha padecido en la carne ha terminado con el pecado, para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino en la voluntad de Dios. 1 Ped 4:1-2. Parte de la cruz interna es el sufrimiento interno, por el cual el Señor lo guiará, cuando él considere que su fe es suficiente para sobrevivir la tribulación.]

Romanos 8:14

Mostrar el Capítulo y las notas   

 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. [Ser guiados por el Espíritu de Dios es oír la palabra dentro de su corazón inspirándole con pensamientos, palabras, y acciones. Ser guiado por el Espíritu es caminar en amor, cumpliendo la ley. Esto sólo ocurre después que usted ha crucificado su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia para después recibir el fruto del Espíritu. Si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Gal 5:19. De la Palabra del Señor en el interior: "Tú eres un hijo cuando Jesús aparece en tu corazón para guiarte. Un hombre perfecto oye lo que debe hacer — un tiempo de gran gozo."]

Hebreos 12:5-8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 5 ¿Y habéis ya olvidado la exhortación que se os dirige como a hijos? Hijo mío, no tengas en poco la disciplina [corregir, reprender] del Señor ni desmayes cuando seas reprendido por él.

 6 Porque el Señor disciplina [corrige, reprende] al que ama y flagela a todo el que recibe como hijo.4 [Las marcas de los azotes purifican del mal, y los golpes purifican al corazón, Prov 20:30; el que ha padecido en la carne ha terminado con el pecado, para vivir el tiempo que le queda en la carne, no en las pasiones de los hombres, sino en la voluntad de Dios. 1 Ped 4:1-2.]

 7 Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos. Porque, ¿qué hijo es aquel a quien su padre no disciplina?

 8 Pero si estáis sin la reprensión [reprimenda y disciplina de corrección] de la cual todos deben compartir, entonces sois ilegítimos,5 y no hijos.

Mostrar el Capítulo y las notas   

Filipenses 2:12-15

Mostrar el Capítulo y las notas   

 12 De modo que, amados míos, así como habéis obedecido siempre--no sólo cuando yo estaba presente, sino mucho más ahora en mi ausencia--, continuad obrando para vuestra salvación con temor y temblor;1 [De la Palabra del Señor en el interior: "La salvación es ser liberados del pecadoLa salvación es ser liberado incluso del deseo por tus pecados." En sus mensajes a las siete iglesias, Jesús le menciona a toda iglesia (todas las siete) como sus obras son la clave. Jesús dijo: no he hallado que tus obras son perfectas delante de Dios. Apoc 3:2-3. Jesús quiere obras perfectas.]

 13 porque Dios es el que produce en vosotros tanto el querer como el hacer, para cumplir su buena voluntad. [Un verdadero cristiano es crucificado y purificado por la gracia de Dios, capaz de hacer la voluntad de Dios en la tierra como en el cielo; ese es el único propósito de un verdadero cristiano: orar, hablar, y actuar como Dios dirige, para así traer placer, honor y gloria a Dios.]

 14 Hacedlo todo sin murmuraciones y contiendas,

 15 para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación torcida y perversa, en la cual vosotros resplandecéis como luminares en el mundo,

Mostrar el Capítulo y las notas   

1 Juan 3:2-3

Mostrar el Capítulo y las notas   

 2 Amados, ahora debemos ser hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que seremos. Pero sabemos que cuando él sea revelado, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. [Un hijo de Dios es como Jesús, quien es santo, inocente, puro, separado de los pecadores, y sin pecado en Él; y cuando lo vemaos a Él, seremos como Él. Jesús aparece en los corazones de los creyentes purificados. Jesús es visto. Jesús es revelado. Aquel que ha estado escondido es revelado, Cristo en ustedes, la esperanza de gloria. De la Palabra del Señor en el interior: "Tú eres un hijo cuando Jesús aparece en tu corazón para guiarte." Usted sea como Él: santo, inocente, puro, sin ningún pecado.]

 3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él [Jesús] también es puro.2 [¿Cuál esperanza? La esperanza de ver a Jesús venir a su corazón, es la esperanza que lo salva y lo purifica. Usted debe tener la esperanza de que el poder de Dios será liberado en usted para que pueda ser purificado. Porque esto lo sabéis muy bien: que ningún inmoralidad sexual ni impuro ni codiciosa, el cual es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Efe 5:5. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Mat 5:8. — Cristo en vosotros, la esperanza de gloria.]

1 Tesalonicenses 5:5,8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 5 Todos vosotros sois hijos de luz que ha de ser e hijos del día que ha de ser.1 No hemos de ser hijos de la noche ni de las tinieblas. [De la Palabra del Señor en el interior: "Tú eres un hijo cuando Jesús aparece en tu corazón para guiarte. Yo estoy con aquellos que han sido liberados del pecado."]

 8 Pero nosotros que hemos de ser del día, seamos sobrios, vestidos de la coraza de la fe y del amor, y con el casco de la esperanza de la salvación.2 [Estos creyentes todavía estaban esperando la salvación por venir; la salvación es ser liberado de todo pecado.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.