La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Hechos 10:44,4:31

Mostrar el Capítulo y las notas   

 44 Mientras Pedro todavía hablaba estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían la palabra.4 [¡Tome nota! Las palabras de Pedro que él hablaba eran "la palabra" que ellos oyeron. Pedro habló la Palabra de Dios, la palabra desde el interior de su corazón; palabras proporcionadas por el Espíritu de Cristo que le dio a Pedro las palabras que tenía que decir. Por lo tanto fue Cristo hablando por medio de Pedro, y debido a eso, el Espíritu Santo cayó sobre sus oyentes.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 31 Cuando acabaron de orar, el lugar en donde estaban reunidos tembló, y todos fueron llenos del Espíritu Santo y hablaban la palabra de Dios con valentía. [Que ellos estuvieran hablando de la Palabra de Dios apenas sería digno de mencionar si ellos simplemente estaban leyendo o repitiendo las esctrituras; estas personas estaban hablando la palabra de la boca de Dios que Él había puesto en sus bocas para que las hablaran.]

2 Corintios 2:17

Mostrar el Capítulo y las notas   

 17 Porque no somos, como muchos, que trafican la palabra de Dios para ganancia; más bien, con sinceridad y como de parte de Dios, hablamos delante de Dios en Cristo.2 [De la Palabra del Señor en el interior: "Los gregarios se ganan la vida enseñando las escrituras. Nosotros estamos en la presencia de Dios pronunciando su palabras como Él nos las ordenó." A menos que usted sea enviado a una persona o personas específicas, y a menos que usted entonces sólo hable palabras como se le ordenó, usted está buscando su propia gloria: El que habla de sí mismo busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y en él no hay injusticia. Juan 7:18 ]

2 Corintios 13:3,12:19

Mostrar el Capítulo y las notas   

 3 puesto que buscáis una prueba de que Cristo habla en mí.1 Y él no es débil para con vosotros, sino que es poderoso en vosotros.

Mostrar el Capítulo y las notas   

 19 ¿Os parece que todavía nos estamos defendiendo ante vosotros? Delante de Dios y en Cristo hablamos;1 y todo, amados, para vuestra edificación.

1 Corintios 2:13

Mostrar el Capítulo y las notas   

 13 De estas cosas hablamos, no con las palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu,4 explicando la verdad espiritual con palabras espirituales. [Con respecto a las palabras del Espíritu Santo, Jesús dijo: "lo que yo hablo, lo hablo tal y como el Padre me dice que hablar. El que habla de sí mismo busca su propia gloria, pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y en él no hay injusticia." Juan 12:50,7:18.]

1 Pedro 4:11

Mostrar el Capítulo y las notas   

 11 Si alguien habla, que hable conforme a las palabras [oráculos] de Dios. Si algún hombre ministra, que lo haga conforme a la habilidad que Dios le da,3 para que en todas las cosas Dios sea glorificado por medio de Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén. [Oráculo - un mensaje de los dioses dado por medio de un oráculo. De la Palabra del Señor en el interior: "Una palabra que es pronunciada por parte del Espíritu requiere que usted oiga lo que el Espíritu le dice a usted. Todas las palabras de Él y sólo sus palabras deben ser pronunciadas." Jesús dijo: "lo que yo hablo, lo hablo tal y como el Padre me dice que hablar. El que habla de sí mismo busca su propia gloria, pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y en él no hay injusticia." Juan 12:50,7:18.]

Juan 7:18,12:49

Mostrar el Capítulo y las notas   

 18 El que habla de sí mismo [por sus propias palabras] busca su propia gloria;1 pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y en él no hay injusticia. [No lea esto incorrectamente como "el que habla para sí mismo;" si usted no es enviado específicamente, y si usted está decidiendo qué decir, entonces usted está hablando de sí mismo y buscando su propia gloria. Para buscar la gloria de Dios y no la suya, usted debe primero ser enviado y después sólo hablar palabras oídas del Espíritu inmediatamente antes de hablar. Jesús no juzgó, ni habló, ni actuó sin mandos específica del Padre. Si usted está hablando y/o trabajando para Dios sin que Él le ordene específicamente cada palabra y acción, entonces usted está fundamentalmente afirmando que sus propias palabras y acciones son superiores a lo que las palabras de Jesús hubieran sido si él hubiera hecho sus decisiones acerca de qué decir y hacer.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 49  Porque yo no hablo de mí mismo (no de mis propias palabras), sino que el Padre que me envió, él mismo me manda lo que debo decir y lo que debo hablar.

Romanos 10:8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 Más bien, ¿qué dice? "La palabra está cerca de tí, en tu boca y en tu corazón [para que la puedas oír y obedecer];" esta es la palabra de fe que predicamos:1 [Esto hace referencia a Deut 30:14, que dice: Ciertamente muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la obedezcas. Los apóstoles predicaron que Cristo habla palabras desde el interior de su corazón, para ser oídas, creídas, y después obedecidas en fe; por eso es llamada la palabra de fe. Los apóstoles predicaron las palabras que ellos oyeron habladas en sus corazones, y predicaron que la fe viene por el oír la palabra en su corazón, Rom 10:17. Aquel que va a Él comes para escuchar la palabras que Él habla (desde el interior de su corazón), y después las obedece, edifica su fe sobre la roca sólida. Lucas 6:47. Usted viene a Él al sentarse en humilde silencio, esperando en Él, a medida que usted oye las palabras que Él habla y vela esperando sus revelaciones.]

Efesios 6:19

Mostrar el Capítulo y las notas   

 19 Y también orad por mí, para que al abrir la boca me sean conferidas [por el Espíritu] declaraciones [de la palabra de Dios]2 para dar a conocer con confianza el misterio del evangelio,

2 Pedro 1:21

Mostrar el Capítulo y las notas   

 21 porque jamás fue traída la profecía por voluntad humana; al contrario, los hombres hablaron de parte de Dios siendo inspirados por el Espíritu Santo [y así la palabra profética que usted oye también viene del Espíritu Santo].

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.