La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Corintios 12

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Pero no quiero que ignoréis, hermanos, acerca de los dones espirituales.

 2 Sabéis que cuando erais gentiles, ibais como erais arrastrados, tras los ídolos mudos.

 3 Por eso les doy a entender que nadie, hablando por el Espíritu de Dios, llama a Jesús anatema. Y que nadie puede decir que Jesús es Señor, sino por el Espíritu Santo.1 [Llamar a Jesús "Señor" no lo hace a él Señor o Maestro, a quien usted sirve. Usted sirve a quien obedece: sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado para muerte o de la obediencia para justicia. Rom 6:16. De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34. ¿Por qué me llamáis: 'Señor, Señor', y no hacéis lo que digo? Pero el que oye y no hace es semejante a un hombre que edificó su casa sobre tierra, sin cimientos. El torrente golpeó con ímpetu contra ella; en seguida cayó, y fue grande la ruina de aquella casa. Lucas 6:46-49]

 4 Ahora bien, hay diversidad de dones; pero el Espíritu es el mismo.

 5 Hay también diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.

 6 También hay diversidad de actividades, pero el mismo Dios es el que realiza todas las cosas en todos.

 7 Pero a cada hombre le es dada manifestación del Espíritu para el bien de todos.2 [Entonces Pedro se puso de pie con los once, levantó la voz y les declaró: "Hombres de Judea y todos los habitantes de Jerusalén, sea conocido esto a vosotros, y prestad atención a mis palabras. Más bien, esto es lo que fue dicho por medio del profeta Joel: 'Sucederá en los últimos días, dice Dios, que derramaré de mi Espíritu sobre toda carne. Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños. De cierto, sobre mis siervos y mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. Daré prodigios en el cielo arriba, y señales en la tierra abajo: sangre, fuego y vapor de humo. El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día del Señor, grande y glorioso.'" Hechos 2:14-18.]

 8 Porque a uno se le da palabra de sabiduría por medio del Espíritu; pero a otro, palabra de conocimiento según el mismo Espíritu;

 9 a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por un solo Espíritu;

 10 a otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. [No se espera que todos los cristianos fieles hablen en lenguas; sin embargo hoy en día los pentecostales creen que hablar en lenguas es la prueba de todos los cristianos verdaderos, lo cual es una creencia falsa que los versículos 10 y 28 al 30 de este capítulo prueban que es totalmente falsa; de hecho, el tema de este capítulo completo es los diferentes dones que son dados a los diferentes miembros del cuerpo. La Palabra del Señor en el interior también contradice esta creencia falsa, diciendo: "las lenguas del Espíritu Santo son opcionales."]

 11 Pero todas estas cosas las realiza el único y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él designa.

 12 Porque de la manera que el cuerpo es uno solo y tiene muchos miembros, y que todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, son un solo cuerpo, así también es Cristo.

 13 Porque por un solo Espíritu fuimos bautizados todos en un solo cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio a beber de un solo Espíritu.

 14 Pues el cuerpo no consiste de un solo miembro, sino de muchos.

 15 Si el pie dijera: "Porque no soy mano, no soy parte del cuerpo", ¿por eso no sería parte del cuerpo?

 16 Y si la oreja dijera: "Porque no soy ojo, no soy parte del cuerpo", ¿por eso no sería parte del cuerpo?

 17 Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oreja, ¿dónde estaría el olfato?

 18 Pero ahora Dios ha colocado a los miembros en el cuerpo, a cada uno de ellos, como él quiso.

 19 Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?

 20 Pero ahora son muchos los miembros y a la vez un solo cuerpo.

 21 El ojo no puede decir a la mano: "No tengo necesidad de ti"; ni tampoco la cabeza a los pies: "No tengo necesidad de vosotros."

 22 Muy al contrario, los miembros del cuerpo que parecen ser los más débiles son indispensables.

 23 Además, a los miembros del cuerpo que estimamos ser de menos honor, a éstos los vestimos aun con más honor; y nuestros miembros menos decorosos son tratados con aun más decoro.

 24 Porque nuestros miembros más honrosos no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba;

 25 para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocupen los unos por los otros.

 26 De manera que si un miembro padece, todos los miembros se conduelen con él; y si un miembro recibe honra, todos los miembros se gozan con él.

 27 Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y miembros suyos individualmente.

 28 A unos puso Dios en la iglesia, primero apóstoles, en segundo lugar profetas,3 en tercer lugar maestros; después los que hacen milagros, después los dones de sanidades, los que ayudan, los que administran, los que tienen diversidad de lenguas.

 29 ¿Acaso son todos apóstoles? ¿todos profetas? ¿todos maestros? ¿Acaso hacen todos milagros?

 30 ¿Acaso tienen todos dones de sanidades? ¿Acaso hablan todos en lenguas? ¿Acaso interpretan todos?

 31 Con todo, anhelad los mejores dones. Y ahora os mostraré un camino todavía más excelente:


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Los profetas falsos le dicen que cualquiera que diga las palabras "Jesús es Señor" está controlado por el Espíritu Santo.
Pero Jesús contradice esa interpretación, diciendo: ¿Por qué me llamáis: 'Señor, Señor', y no hacéis lo que digo? Lucas 6:46
y: No todo el que me dice 'Señor, Señor' entrará en el reino de los cielos,
sino [sólo] el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.... ¡Apartaos de mí, obradores de maldad! Mat 7:21-22


Por lo tanto, ¿cuál es el verdadero significado de: nadie puede decir que Jesús es Señor, sino por el Espíritu Santo?
Significa que nadie puede decir que Jesús es su Señor, que controla sus palabras y acciones como Señor y Maestro, sin que el Espíritu Santo le esté controlando.
A menos que el Espíritu Santo controle sus palabras y acciones, Jesús no es su Señor. A menos que usted le obedezca, él no es su Señor.
Si Jesús es su Señor, entonces usted le obedecerá; usted buscará su guía, buscará sus enseñanzas, buscará sus mandamientos para usted,
usted irá a él, usted le oirá, y entonces usted le obedecerá fielmente.
Escuchad y obedecer mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo.
Andad en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien. Jer 3:23

Aún Adolfo Hitler dijo que Jesús era su Señor y salvador, pero ciertamente esto no le ayudó en nada.

El decir las palabras "Jesús es Señor" no es una indicación de que usted es controlado por el Espíritu Santo, o de su salvación.
Jesús dijo: “Bien profetizó Isaías acerca de vosotros, hipócritas, como está escrito:
Este pueblo me honra de labios, pero su corazón está lejos de mí. Marcos 7:6.

Llamar a Dios "Dios" no lo hace a él el Dios a quien usted sirve. Llamar a Jesús "Señor" no lo hace a él Señor o Maestro, a quien usted sirve. Usted sirve a quien obedece: sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado para muerte o de la obediencia para justicia. Rom 6:16. De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34. Si usted vive en el pecado, independientemente de lo que dicen sus labios, su conducta le niega como su Señor y Maestro.

Jorge Fox afirmó esto perfectamente en su Diario: "Porque nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo; y todos los que llaman a Cristo Señor sin el Espíritu Santo, toman su nombre en vano". Aquellos que le llama Señor, cuando no son controlados por el Espíritu Santo en palabra y en conducta, toman el nombre del Señor en vano. No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque Jehová no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano. Ex. 20:7.

2 Pero a cada hombre le es dada manifestación del Espíritu para el bien de todos.

A todo hombre le es dada una medida del Espíritu, no sólo para su beneficio, sino también para que él comparta lo que aprendió y comparta su amor con otros miembros del cuerpo. Note cómo Pablo también dice que en la adoración y comunión verdaderas, todos los cristianos maduros deben hablar, con palabras proporcionadas por el Espíritu Santo, no sólo un hombre: La palabra de Cristo habite abundantemente en vosotros, enseñándoos y amonestándoos los unos a los otros [con palabras de Cristo en sus corazones] en toda sabiduría con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando con gracia a Dios en vuestros corazones. Col 3:16. De esta manera, todo hombre beneficia al cuerpo con el Espíritu que le es dado.

3 Dios ha puesto algunos en la iglesia, primero apóstoles, en segundo lugar profetas. Los mormones entienden esto al revés: primero está su profeta, y por debajo de él están los apóstles.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo