La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Corintios 1

Próximo Capítulo

 1 Pablo, llamado a ser apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios, y el hermano Sóstenes;

 2 a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los que han sido apartados por Cristo Jesús1 y llamados a ser santos, con todos los que en todo lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, ellos y nosotros:

 3 Gracia a vosotros y paz, de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

 4 Gracias doy a mi Dios siempre en cuanto a vosotros por la gracia de Dios que os fue concedida en Cristo Jesús;

 5 porque en todo habéis sido enriquecidos en él, en toda declaración y en todo conocimiento. [Declaración es cuando el Espíritu está hablando desde el interior de un creyente espiritualmente maduro, cuyas palabras usted puede oír diciéndole exactamente qué decir inmediatamente antes de hablar.]

 6 Así el testimonio de Cristo ha sido confirmado entre vosotros

 7 hasta no faltaros ningún don [espirtual], mientras esperáis la manifestación2 de nuestro Señor Jesucristo.

 8 Además, él os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día3 de nuestro Señor Jesucristo.

 9 Fiel es Dios, por medio de quien fuisteis llamados a la comunión de su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

 10 Os exhorto, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que os pongáis de acuerdo y que no haya más disensiones entre vosotros, sino que estéis completamente unidos en la misma mente y en el mismo parecer.

 11 Porque se me ha declarado, hermanos míos, por los de la casa de Cloé, que entre vosotros hay contiendas.

 12 Me refiero a que uno de vosotros está diciendo: "Yo soy de Pablo", otro "yo de Apolos", otro "yo de Pedro" y otro "yo de Cristo".

 13 ¿Está dividido Cristo? ¿Acaso fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O habéis sido bautizados en el nombre de Pablo?

 14 Doy gracias a Dios que no bauticé a ninguno de vosotros, sino a Crispo y a Gayo,

 15 para que nadie diga que ha sido bautizado en mi nombre

 16 (pero también bauticé a los de la casa de Estéfanas; en cuanto a los demás, no sé si bauticé a algún otro).

 17 Porque Cristo no me envió a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no sea hecha vana la cruz de Cristo.4 [¿Cómo puede llegar a ser hecha vana la cruz de Cristo? No por medio de discursos elocuentes, pero si la gente piensa incorrectamente que el bautismo de agua los salva, entonces se puede pensar que llevar la cruz es inútil; esto ha sucedido en el cristianismo, cuyos miles de millones consideran la necesidad de llevar la cruz como una necedad y sin valor. Por lo tanto el cristianismo está pereciendo, y también está siendo cegados al verdadero evangelio; están pereciendo en dos maneras.]

 18 Porque para los que están pereciendo, el mensaje de la cruz es locura; pero para nosotros que estamos siendo salvados, la cruz es poder de Dios.5 [Aquellos que toman la cruz interna de la negación propia experimentan rápidamente el poder de Dios que comienza a liberarlos del pecado. De la Palabra del Señor en el interior: "con el verdadero evangelio hay prueba amplia en el camino."]

 19 Porque está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, y desecharé el entendimiento de los inteligentes.

 20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el escriba? ¿Dónde el disputador de esta edad presente? ¿No es cierto que Dios ha transformado en locura la sabiduría de este mundo?

 21 Puesto que en la sabiduría de Dios, el mundo no ha conocido a Dios mediante la sabiduría, a Dios le pareció bien salvar a los creyentes por la locura de lo que fue predicado. [Los sabios del mundo, incluyendo el cristianismo, consideran el mensaje y la esperanza del evangelio verdadero lograda por medio del arrepentimiento mientras se lleva la cruz como algo necio, superfluo, e inútil; los sabios del mundo están pereciendo.]

 22 Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría;

 23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: para los judíos tropezadero, y para los gentiles locura.

 24 Pero para los llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es el poder de Dios y la sabiduría de Dios.

 25 Porque lo necio de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.

 26 Pues considerad, hermanos, vuestro llamamiento: No sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles.

 27 Más bien, Dios ha elegido lo necio del mundo para avergonzar a los sabios, y lo débil del mundo Dios ha elegido para avergonzar a lo fuerte.

 28 Dios ha elegido lo vil del mundo y lo menospreciado; lo que no es, para deshacer lo que es,

 29 a fin de que nadie se jacte delante de Dios.

 30 Por él estáis vosotros [que han madurado] en Cristo Jesús, a quien Dios hizo para nosotros sabiduría, justificación, santificación y redención;

 31 para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.


Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los que han sido apartados por Cristo Jesús y llamados a ser santos, con todos los que en todo lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, ellos y nosotros. Este versículo típicamente ha sido traducido como "a aquellos que son santificados en Cristo Jesús," en vez de la opción alternativa en griego de "a aquellos que han sido apartados" y "por Cristo Jesús." Usted no puede estar santificado si sólo es llamado a ser santo, pero usted puede ser apartado, llamado a salir del mundo para buscarle a Él y para llegar a ser santo. Aquellos que estaban en Corinto no estaban santificados. Un creyente estaba acostándose con la esposa de su padre; otros creyentes estaban disputando acerca de cuál bautismo era el mejor, el de Pablo o el de Apolo; otros se estaban demandando los unos a los otros en las cortes. Pablo dijo que los creyentes corintios todavía eran carnales, (en la carne, cautivos de los pecados de la carne), con envidia, disputas y divisiones entre ellos, 1 Cor 3:3, lo cual es mutualmente excluyente con ser santificados, justificados, en Cristo, santos, limpios, puros, perfectos, o salvos.

Jorge Fox escribe de cuando uno es santificado en su documento El gran misterio de la gran ramera revelado:

"un creyentes que es justificado es una nueva criatura, ha pasado de la muerte que vino por el pecado, y llega a entrar en su reposo, donde no hay pecado. Aquel que es la santificación, es la justificación, y así por su santificación ellos son justificados; es la misma cosa, lo que santifica, justifica .... Los hombres son justificados por la creencia, y en la fe y por la fe, y al creer ellos vencen, y tienen victoria; y hay mortificación, y santificación, y redención, y justificación, todas poseídas juntas en uno, quien es Cristo, y esto para la satisfacción particular."

2 Los corintios habían recibido el evangelio verdadero, habían recibido dones espirituales, y estaban esperando la revelación de Cristo dentro de sus corazones; cuando Dios hace que su luz resplandezca en nuestros corazones para darnos la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo, 2 Cor 4:6. Porque lo que de Dios se conoce es evidente [revelado] entre ellos, Rom 1:19. Y sabemos que cuando él sea manifestado, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él también es puro. Como ellos están: aguardando la esperanza bienaventurada, la manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo,Tit 2:13. Y cuando se manifieste Cristo, vuestra vida, entonces también vosotros seréis manifestados con él en gloria, Col 3:4. Comprendiendo así la verdadera esperanza, el cual es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Col 1:27. Este es el fin de la gracia, que trae salvación a todos los que buscan la bendita esperanza, y la gloriosa venida del gran Dios y nuestro salvador Jesucristo; cuando la segunda vez, ya sin relación con el pecado, aparecerá para salvación a los que le esperan, Heb 9:28.

3 La revelación de Cristo ocurre en el día del Señor, que es para el que busca, es el fin del recorrido: si de veras retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos de la esperanza. Heb 3:6. Si nosotros con la mente preparada para actuar y siendo sobrios, poned vuestra esperanza completamente en la gracia que os es traída en la revelación de Jesucristo. 1 Ped 1:13. Jesús dijo: pero el que persevere hasta el fin, éste será salvo, Mat 10:22. Y Jesús también los confirmará hasta el fin, para que ustedes puedan estar sin culpa en el día de nuestro Señor Jesucristo. Como dijo Pablo: y espero que hasta el fin las comprenderéis, como también en parte nos habéis comprendido, que somos vuestro motivo de gloria, así como también vosotros lo seréis para nosotros en el día de nuestro Señor Jesús. 2 Cor 1:13-14.

4 Porque Cristo no me envió a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no sea hecha vana la cruz de Cristo. ¿Cómo puede llegar a ser inútil la cruz de Cristo?—si la gente piensa que el bautismo, (el bautismo de agua), los salva, entonces la cruz sería inútil; y ¿acaso no es exactamente eso lo que ha pasado en el Cristianismo? La sabiduría de palabras acerca del evangelio no puede eliminar la necesidad de llevar la cruz, pero como todos sabemos, la creencia en el bautismo de agua puede y ha convencido a miles de millones que llevar la cruz es necedad. El cristianismo no tiene ningún uso de la cruz; ellos dicen que no tienen necesidad de la cruz aparte de como decoración o joya. Pero como dice el siguiente versículo: para aquellos que son salvos, (que en realidad están experimentando la destrucción aún del deseo de pecar dentro de ellos), la cruz es el poder de Dios; pero para el cristianismo, la cruz es necedad y ellos están pereciendo.

Si el bautismo de agua puede salvar a una persona, entonces Jesús no es ni siquiera necesario porque el bautismo de agua por Juan el Bautista entre los judíos estaba sucediendo antes que Jesús comenzara su ministerio. Llevar la cruz, exponerse a sí mismo a oír los mandatos provenientes de él para usted, y obedecer lo que usted oye a Jesús hablarle a usted, es el único camino a la salvación, lo cual es ser liberados de todo pecado, aún el deseo de pecar.

5 para los que están pereciendo, el mensaje de la cruz es locura; pero para nosotros que estamos siendo salvados, la cruz es poder de Dios. La cruz el es el poder de Dios; el poder para cambiarlo para que usted sea sin pecado, para que sea puro, para limpiarlo, para llegar sear como él, capaces de ser unidos con él. El poder de Dios para salvación es desencadenado por: el verdadero evangelio de la verdadera esperanza, el nombre de Jesús, y la cruz de Cristo, que es la cruz interna de la negación propia. La negación propia comienza con el arrepentimiento: dejar de mentir, engañar, de participar en inmoralidad sexual, de oprimir a otros; para compartir las necesidades de la vida con otros, para perdonar a otors de las injusticias que le han hecho a usted. Y entonces usted debe ir a él. Usted debe esperar en élescuchar en silencio, con la humildad de un pecador que necesita su poder que produce cambio — la gracia. Busque, escuche, obedezca...busque, escuche, obedezca....busque, escuche, obedezca. La negación propia ocurre al obedecer la voz del Señor en vez de hacer su propia voluntad, (su voluntad, no la suya); esto es tomar la cruz, la cual es el poder de Dios para liberarlo de sus pecados. La cruz es para su voluntad y su mente carnal, la cual debe ser negada. Usted debe perseverar hasta el fin, cuando Cristo trae la salvación.

El cristianismo niega que la cruz sea necesaria. El cristianismo dice que creer en la cruz es necesario para negar que Jesús haya salvado a todos los creyentes por su muerte. Aunque la muerte de Cristo pagó por todos los pecados de los hombres, el llevar nuestra cruz no es pagar por el castigo de nuestros pecados; Cristo ya pagó por eso. No morimos físicamente en la cruz interna de la negación propia. Más bien sufrimos para que nuestro espíritu egoísta muera en la cruz interna y así terminemos con el pecado, y después por la gracia de Dios, recibimos salvación, el bautismo del Espíritu Santo, la unión con Dios, y la entrada hacia el reino de los cielos, para estar allí para siempre.

Entonces, debido a que el cristianismo niega que la cruz sea necesaria, lo cual Jesús dijo por lo menos cinco veces que era absolutamente necesario, entonces el cristianismo está pereciendo, porque el mensaje de la cruz es locura para los que están pereciendo. 1 Cor 1:18.

_______________________________________

Próximo Capítulo