La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 13:15

Mostrar el Capítulo y las notas   

 15 Haz engodar el corazón de este pueblo, y sus oídos sordos, y cierra sus ojos [espirituales] para que no vean con los ojos, ni oigan con los oídos, ni entiendan con el corazón, ni se vuelvan. Y yo los sanaré.1 [Vea la nota 1 en Marcos 4 para entender por qué Jesús habló en parábolas para esconder el significado de sus enseñanzas y del evangelio.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Haz engodar el corazón de este pueblo, y sus oídos sordos, y cierra sus ojos [espirituales] para que no vean con los ojos, ni oigan con los oídos, ni entiendan con el corazón, ni se vuelvan. El versíuclo al que se refiere en Isaías es traducido como: Haz engordar el corazón de este pueblo; haz pesados sus oídos y ciega sus ojos, no sea que vea con sus ojos, y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y se vuelva a mí, y yo lo sane. Isa 6:10. Este versículo significó una interrogante tal para los expertos, que ellos concluyeron que Dios estaba siendo sarcástico al decirlo. Pero Dios no es sarcástico; el sarcasmo es la herramienta del diablo. Dios nunca hace bromas; él puede estar feliz, gozoso, y reirse, pero nunca hace bromas.

La palabra haz se encuentra claramente en el texto griego del Nuevo Testamento; es la palabra griega epacunyh, la cual significa hacer grueso, hacer engordar, hacer estúpido, (hacer que el alma esté apagada o insensible). Esto fue tan difícil de creer para los traductores que lo dejaron fuera, lo cual cambia el significado completamente, y el resultado es que este versículo es traducido como: porque el corazón de este pueblo se ha entorpecido, y con los oídos oyen pesadamente, y han cerrado sus ojos; para que no vean con los ojos, ni oigan con los oídos, ni con el corazón entiendan, ni se conviertan y yo los sane.

El ser "sanado" está en el texto de tanto Mateo como Isaías. Sin embargo, si Dios no quería que la gente fuera sanada, ellos no lo serían; y no habría necesidad de impedirles que oyeran al engordar sus corazones. No hay sanación automática. Por lo tanto la pregunta ahora es: ¿Por qué Dios no quiere que ciertas personas entiendan sus parábolas? Vea la nota 1 en Marcos 4 para una explicación completa.

_______________________________________