La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Crónicas 16

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Así trajeron el arca de Dios y la colocaron en medio de la tienda que David había erigido para ella. Luego ofrecieron holocaustos y sacrificios de paz delante de Dios.

 2 Cuando David acabó de ofrecer los holocaustos y los sacrificios de paz, bendijo al pueblo en el nombre de Jehovah.

 3 Entonces repartió a todos los de Israel, tanto a hombres como a mujeres, a cada uno una torta de pan, una de dátiles y una de pasas.

 4 También puso delante del arca de Jehovah a servidores de entre los levitas para que invocasen, dieran gracias y alabasen a Jehovah Dios de Israel:

 5 Asaf era el jefe; el segundo después de él era Zacarías; y luego Jeiel, Semiramot, Yejiel, Matatías, Eliab, Benaías, Obed-edom y Jeiel, con instrumentos, arpas y liras. Asaf tocaba los címbalos resonantes.

 6 También los sacerdotes Benaías y Yajaziel tocaban continuamente las trompetas delante del arca del pacto de Dios.

 7 Aquel mismo día, por primera vez, David ordenó cantar este salmo de acción de gracias a Jehovah, por medio de Asaf y sus hermanos:

 8 ¡Dad gracias a Jehovah! ¡Invocad su nombre! Dad a conocer entre los pueblos sus hazañas.

 9 Cantadle, cantadle salmos; hablad de todas sus maravillas.

 10 Gloriaos en su santo nombre; alégrese el corazón de los que buscan a Jehovah.

 11 Buscad a Jehovah y su poder; añorad y buscad su rostro, estar en su presencia continuamente.1 [Vaya al interior para buscar a Dios porque lo que se conoce acerca de Dios se revela en ellos, Rom 1:19; Dios y Cristo sólo se conocen por medio de la revelación. Mat 11:27. El reino de Dios está dentro y alrededor de vosotros. Lucas 17:21. La fe viene por el oír la palabra que está en su corazón y su boca para que la obedezca, y esa es la palabra de fe que predicamos. Rom 10:8,17]

 12 Acordaos de las maravillas que ha hecho, de sus prodigios y de los juicios de su boca,

 13 oh vosotros, descendientes de Israel, su siervo; hijos de Jacob, sus escogidos.

 14 Él es Jehovah, nuestro Dios; en toda la tierra están sus juicios.

 15 Acordaos para siempre de su pacto--de la palabra que mandó para mil generaciones--,

 16 el cual hizo con Abraham, y de su juramento a Isaac.

 17 Él lo confirmó a Jacob por estatuto, como pacto sempiterno a Israel,

 18 diciendo: "A ti daré la tierra de Canaán, como la porción que poseeréis."

 19 Cuando eran pocos en número, muy pocos y forasteros en ella;

 20 cuando andaban de nación en nación y de un reino a otro pueblo,

 21 no permitió que nadie los oprimiese; más bien, por causa de ellos castigó a reyes.

 22 Dijo: "¡No toquéis a mis ungidos, ni hagáis mal a mis profetas!"

 23 ¡Cantad a Jehovah, toda la tierra! Anunciad de día en día su salvación.

 24 Contad entre las naciones su gloria, entre todos los pueblos sus maravillas;

 25 porque grande es Jehovah, y digno de suprema alabanza. Él es temible sobre todos los dioses;

 26 porque todos los dioses de los pueblos son ídolos, pero Jehovah hizo los cielos.

 27 Gloria y esplendor hay delante de él; poder y alegría hay en su morada.

 28 Dad a Jehovah, oh familias de pueblos, dad a Jehovah la gloria y el poder.

 29 Dad a Jehovah la gloria debida a su nombre; traed ofrendas y venid ante su presencia; adorad a Jehovah en la hermosura de la santidad;

 30 tiemble ante su presencia toda la tierra. Ciertamente ha afirmado el mundo, y no será movido.

 31 ¡Alégrense los cielos, y gócese la tierra! Que digan entre las naciones: "¡Jehovah reina!"

 32 ¡Ruja el mar y su plenitud [alabanza]! ¡Regocíjese el campo, y todo lo que hay en él!

 33 Entonces cantarán con júbilo los árboles del bosque delante de Jehovah, porque él viene para juzgar la tierra.

 34 ¡Alabad a Jehovah, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia!

 35 Y decid: "¡Sálvanos, oh Dios de nuestra salvación! Reúnenos y líbranos de las naciones, para que confesemos tu santo nombre, para que nos gloriemos en tus alabanzas."

 36 ¡Bendito sea Jehovah Dios de Israel, desde la eternidad hasta la eternidad! Y todo el pueblo dijo: "¡Amén!" Y alabó a Jehovah.

 37 David dejó allí, delante del arca del pacto de Jehovah, a Asaf y a sus hermanos, para que sirviesen continuamente delante del arca, e hicieran cada cosa en su día;

 38 también a Obed-edom y a sus sesenta y ocho hermanos. Y puso como porteros a Obed-edom hijo de Jedutún y a Hosa.

 39 Asimismo, puso al sacerdote Sadoc y a sus hermanos los sacerdotes delante del tabernáculo de Jehovah que estaba en el lugar alto de Gabaón,

 40 para que ofrecieran holocaustos a Jehovah continuamente en el altar del holocausto, al amanecer y al atardecer, conforme a todo lo que está escrito en la ley de Jehovah que él mandó a Israel.

 41 Con ellos estaban Hemán, Jedutún y otros escogidos que fueron designados por nombre, para alabar a Jehovah, porque para siempre es su misericordia.

 42 Con ellos estaban Hemán y Jedutún con trompetas, címbalos resonantes y otros instrumentos para el canto de Dios. Y los hijos de Jedutún fueron designados para la puerta.

 43 Después todo el pueblo se fue, cada uno a su casa, y David se volvió para bendecir su casa.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Buscad a Jehovah y su poder; añorad y buscad su rostro, estar en su presencia continuamente. Este es un mandamiento muy fuerte, que viene con dos promesas maravillosas, pero olvidadas: 1) poder ver el rostro de Dios, y 2) estar en su presencia continuamente.

  1. poder ver el rostro de Dios,
    Porque el Dios que dijo: "La luz resplandecerá de las tinieblas" es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. 2 Corintios 4:6.
    Mi corazón ha dicho: "Buscad su rostro." ¡Tu rostro buscaré, oh Jehovah! Sal 27:8.
    En cuanto a mí, en justicia veré tu rostro; quedaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza. Sal 17:15.
    Por tanto, todos nosotros, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor. 2 Cor 3:18.

  2. estar en su presencia continuamente.
    No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del maligno, Juan 17:15.
    Quiero que donde yo esté, también estén conmigo aquellos que me has dado, para que vean mi gloria que me has dado, porque me has amado desde antes de la fundación del mundo. Juan 17:24.

    Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo. 1 Juan 1:3.
    Y juntamente con Cristo Jesús, nos resucitó y nos hizo sentar en los lugares celestiales. Efe 2:6.
    para que sean una cosa, así como también nosotros somos una cosa. Yo en ellos4 y tú en mí, para que sean perfectamente unidos; Juan 17:22-23.

Babilonia no quiere que nadie conozca estas promesas, mucho menos que las alcancen. Y por lo tanto, aquellos santos que aseguraron esas promesas fueron destruídos por la iglesia falsa de Babilonia:

En su frente estaba escrito un nombre, un misterio: "Babilonia la grande, madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra." Vi a la mujer embriagada con la sangre de los santos, y con la sangre de los mártires de Jesús. Al verla, quedé asombrado con gran asombro. Apoc 17:5-6.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo