La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Corintios 15

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Además, hermanos, os declaro el evangelio que os prediqué y que recibisteis y en el cual también estáis firmes;

 2 por el cual también sois salvos, si lo retenéis como yo os lo he predicado. De otro modo, creísteis en vano.

 3 Porque en primer lugar os he enseñado lo que también recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;

 4 que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;

 5 que apareció a Pedro y después a los doce.

 6 Luego apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven todavía; y otros ya duermen [en la muerte].

 7 Luego apareció a Jacobo, y después a todos los apóstoles.

 8 Y al último de todos, como a uno nacido fuera de tiempo, me apareció a mí también.

 9 Pues yo soy el más insignificante de los apóstoles, y no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios.

 10 Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia para conmigo no ha sido en vano. Más bien, he trabajado con afán más que todos ellos; pero no yo [el que obró tan esforzadamente], sino la gracia de Dios que ha sido conmigo.

 11 Porque ya sea yo o sean ellos, así predicamos, y así habéis creído.

 12 Ahora bien, si Cristo es predicado como que ha resucitado de entre los muertos, ¿cómo es que algunos entre vosotros dicen que no hay resurrección de muertos?

 13 Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo ha resucitado.

 14 Y si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra predicación; vana también es vuestra fe.

 15 Y aun somos hallados falsos testigos de Dios, porque hemos atestiguado de Dios que resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si se toma por sentado que los muertos no resucitan.

 16 Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo ha resucitado;

 17 y si Cristo no ha resucitado, vuestra fe es inútil; todavía estáis en vuestros pecados.

 18 En tal caso, también los que han dormido [muerto] en Cristo han perecido.

 19 ¡Si sólo en esta vida hemos tenido esperanza en Cristo, somos los más miserables de todos los hombres!

 20 Pero ahora, Cristo sí ha resucitado de entre los muertos, como primicias de los que durmieron.

 21 Puesto que la muerte entró por medio de un hombre, también por medio de un hombre ha venido la resurrección de los muertos.

 22 Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados.

 23 Pero cada uno en su orden:1 Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.

 24 Después el fin, cuando él [Jesús] entregue el reino al Dios y Padre, cuando ya haya anulado todo principado, autoridad y poder.

 25 Porque es necesario que él reine hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies.

 26 El último enemigo que será destruido es la muerte.

 27 Porque ha sujetado todas las cosas debajo de sus pies. Pero cuando dice: "Todas las cosas están sujetas a él", claramente está exceptuando a aquel que le sujetó todas las cosas.

 28 Pero cuando aquél le ponga en sujeción todas las cosas, entonces el Hijo mismo también será sujeto al que [Dios] le sujetó todas las cosas, para que Dios sea el todo en todos.

 29 Por otro lado, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos? Si los muertos de ninguna manera resucitan, ¿por qué, pues, se bautizan por ellos?2

 30 ¿Y por qué, pues, nos arriesgamos nosotros a toda hora?

 31 Sí, hermanos, cada día muero;3 lo aseguro por lo orgulloso que estoy de vosotros en Cristo Jesús nuestro Señor. [Cuando usted toma la cruz diaria, para esperar a Dios persistente y pacientemente, oyendo y obedeciendo sus mandatos, usted muere un poco cada día, hasta que Jesucristo es revelado en su cuerpo. Jorge Fox dijo: "debe haber 'una llegada a su muerte, un sufrimiento con Cristo;' y esto es necesario para la salvación; y no temporal, sino continuamente; debe haber una 'muerte diaria.'"]

 32 Si como hombre batallé en Éfeso contra las fieras,4 ¿de qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, ¡comamos y bebamos, que mañana moriremos!

 33 No os dejéis engañar: "Las malas compañías corrompen los buenos modales, la moral y la integridad."5

 34 Despertad a la justicia, y no pequéis más, porque algunos tienen ignorancia de Dios. Para vergŁenza vuestra lo digo. [Pablo está avergonzando a aquellos que piensan que son justos mientras todavía están pecando, así como Juan nos advirtió que no seamos engañados de la misma manera. De la palabra del Señor en el interior: "Aspira a la justicia y búscala, sin la cual nadie verá al Señor. No seas engañado con respecto a la justicia; todo pecado es injusticia. Si todavía estás pecando, tú perteneces al pecado y no a mí. ¿Estás de acuerdo con alguien que en su arrogancia haya dicho que Dios excusa el mal en los creyentes? No es justo, pero a ellos no les importa. La cruz es ofrecida a todos. En este proceso de llevar la cruz, su pecado desaparece gradualmente, por dentro y por fuera, hasta que usted esté satisfecho." Ni siquiera hay una justicia imputada hasta la muerte de la naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia. Vea la definición de justicia en la nota 3 de 1 Juan 3.]

 35 Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitan los muertos? ¿Con qué clase de cuerpo vienen?

 36 Necio, [como las semillas] lo que tú siembras no llega a tener vida a menos que muera.

 37 Y lo que siembras, no es el cuerpo que ha de salir [después de que crezca], sino el mero grano, ya sea de trigo o de otra cosa.6

 38 Pero Dios le da un cuerpo como quiere, a cada semilla su propio cuerpo.

 39 No toda carne es la misma carne; sino que una es la carne de los hombres, otra la carne de los animales, otra la de las aves y otra la de los peces.

 40 También hay cuerpos celestiales y cuerpos terrenales. Pero de una clase es la gloria de los celestiales; y de otra, la de los terrenales.

 41 Una es la gloria del sol, otra es la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas; porque una estrella es diferente de otra en gloria.

 42 Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción; se resucita en incorrupción.

 43 Se siembra en deshonra; se resucita con gloria. Se siembra en debilidad; se resucita con poder.

 44 Se siembra cuerpo natural; se resucita cuerpo espiritual. Hay cuerpo natural; también hay cuerpo espiritual.

 45 Así también está escrito: el primer hombre Adán llegó a ser un alma viviente; y el postrer Adán, espíritu vivificante.

 46 Pero lo espiritual no es primero, sino lo natural; luego lo espiritual.

 47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre es celestial.

 48 Como es el terrenal, así son también los terrenales; y como es el celestial, así son también los celestiales.

 49 Y así como hemos llevado la imagen del terrenal, llevaremos también la imagen del celestial.

 50 Y esto digo, hermanos, que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción heredar la incorrupción. [Un hombre que todavía está en su carne camina de acuerdo a los caminos del mundo, cumpliendo los deseos de la carne y los pensamientos de la mente El hombre de la carne con su corrupción debe ser crucificado y nos debemos vestir de incorrupción; entonces podemos entrar en el reino, y todo esto debe ocurrir mientras usted todavía está en la tierra para evitar ser excluído del cielo cuando muera.]

 51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados

 52 en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final. Porque sonará la trompeta, y los muertos serán resucitados sin corrupción; y nosotros seremos transformados.7

 53 Porque es necesario que esto corruptible sea vestido de incorrupción,8 y que esto mortal sea vestido de inmortalidad.

 54 Y cuando esto corruptible se vista de incorrupción y esto mortal se vista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: ¡Sorbida es la muerte en victoria!

 55 ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?

 56 Pues el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley.

 57 Pero gracias a Dios, quien nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

 58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro arduo trabajo en el Señor no es en vano.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Pero cada uno en su orden, Esta descripción de la experiencia individual niega el mito popular de que iba a haber un "rapto" masivo de todos creyentes (que todavía son esclavos del pecado) hacia el cielo. In Mateo, Marcos, y Lucas, se registra a Jesús diciendo que algunos que todavías estaban con él 2000 años atrás, verían su venida en gloria con el reino antes de morir.

Sabemos que hoy no hay personas que tienen 2000 años de edad caminando por el mundo; por lo tanto, para algunos, Cristo ya ha regresado con su reino.
Su resurrección no fue el regreso, porque después que él había resucitado sus discípulos le preguntaron si el Reino se iba a establecer en ese entonces,
y él dijo: "No les toca a ustedes conocer la hora ni el momento," y después fue llevado al cielo, dejándolos a ellos atrás. Hechos 1:6-9
Ni tampoco armoniza el registro de cómo él se apareció a los discípulos después de haber resucitado con las profecías:

ellos ven al Hijo del Hombre venir en su Reino. Mat 16:28
hasta que hayan visto el reino de Dios venir con poder. Mar 9:1
él vendrá en su propia gloria, y en la del Padre, y en la de los santos ángeles. Luc 9:26
Ni su resurrección armoniza con las profecías de Mateo, Marcos, y Lucas que debían cumplirse antes que esa generación falleciera.

El cielo aparece ante nuestros ojos espirituales como si estuviera en una neblina o en nubes - por lo tanto, su venida es en las nubes de los cielos, dentro de los corazones de los creyentes purificados — igual como él ascendió: él fue elevado; y una nube le recibió ocultándole de sus ojos. Hechos 1:9. Aún Daniel en el año 538 a.C. vió a Jesús viniendo en las nubes de los cielos: Estaba yo mirando en las visiones de la noche, y he aquí que en las nubes del cielo1 venía alguien como un Hijo del Hombre. Llegó hasta el Anciano de Días, y le presentaron delante de él. Dan 7:13.

(El cielo aparece ante nuestros ojos como un lugar de mucha gloria que existe en una nube o neblina).

Su glorioso regreso ya ha ocurrido para algunos que estaban con él hace 2000 años atrás.
Uno de los que estaban con él que vio su regreso glorioso con su Reino era el discípulo Juan, quien después escribió el libro de Apocalipsis:
Yo, Juan, soy su hermano en Cristo, pues ustedes y yo confiamos en él. Y por confiar en él, pertenezco al reino de Dios, lo mismo que ustedes. Apoc 1:9
Pablo dijo: Él nos ha librado de la autoridad de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su Hijo amado. Col 1:13
Esos algunos son los que se arrepintieron para llegar a ser puros para el reino.

Esta es una experiencia individual, cada uno en su orden. Para más información acerca de cómo "encontrarnos en el aire" fue malentendido, vea la nota al versículo 52 más adelante.

2 Esta es una de las declaraciones más extrañas en la Biblia. Debido a que contradice la doctrina cristiana, la única explicación es que Pablo está diciendo lo siguiente: debido a que aún los griegos paganos creen en la resurrección, al bautizar a los muertos, ¿por qué ustedes no creen en la resurreccións? Justo al norte de Corinto (la iglesia a la que él le estaba hablando), estaba la ciudad de Eleusis. Esta era la ubicación de una religión pagana donde el bautismo en el mar era practicado para garantizar una buena vida después de la muerte. Esta religión fue mencionada por Homero en el Himno a Deméter. Los corintios eran conocidos por ser fuertemente influenciados por otras costumbres. De modo que Pablo está citando la creencia común de la cultura de ellos para apoyar la creencia en la resurrección.

Interpretando este versículo literalmente, los mormones bautizan personas por los muertos en su templo, lo cual es una gran fuente de ingresos para su secta, (siga el dinero); esto explica las investigaciones que hacen de sus antepasados, pensando que los pueden salvar del infierno al ser bautizados en la secta mormona después de morir, por aquellos que están usando su lugar como sustitutos. Ellos ignoran las palabras de Jesús: Porque el Hijo del Hombre ha de venir en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces recompensará a cada uno conforme a sus hechos. Mat 16:27. Y ellos ignoran Juan en el Apocalípsis: Vi también a los muertos, grandes y pequeños, que estaban de pie delante del trono, y los libros fueron abiertos. Y otro libro fue abierto, que es el libro de la vida. Y los muertos fueron juzgados a base de las cosas escritas en los libros, de acuerdo a sus obras. Y el mar entregó los muertos que estaban en él, y la Muerte y el Hades entregaron los muertos que estaban en ellos; y fueron juzgados, cada uno según sus obras. Apoc 20:12-13. Y a la obra de cada uno, sea la que sea, el fuego la probará. 1 Cor 3:13. Todos el que no se purifica en la tierra entra en el infierno, independientemente de su profesión religiosa. No hay ningún acto que puedan hacer los vivos que influya en el juicio de los muertos. Jorge Fox ha dicho que no debemos orar por los muertos; ellos tuvieron su momento en el que la oración les podría haber ayudado. Y los sacrificios por los muertos están prohibidas en las Escrituras. Salmo 106:28-29: Cuando se adhirieron al Baal de Peor, comieron los sacrificios de los muertos. Provocaron a Dios con sus obras. En el caso de los mormones, pagarle dinero a su secta, y ser bautizados en el agua por sus parientes muertos, es claramente un sacrificio por los muertos.

3 cada día muero. Siempre llevamos en el cuerpo [nuestro] la misma muerte [de la cruz interna] del Señor Jesús, para que también la vida de Jesús sea revelada en nuestra cuerpo. Porque nosotros que vivimos constantemente progresando hacia la muerte [crucificando al viejo hombre] por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús sea revelada en nuestra carne mortal. 2 Corintios 4:10-11. A medida que nuestro espíritu egoísta, el viejo hombre, muere sobre la cruz interna de la negación propia, Jesús aumenta en nosotros, como el pan que es leudado. En su Diario Geroge Fox escribió de esta moribundo diaria:

ustedes que comen y beben de este pan y vino exteriores en memoria de la muerte de Cristo, y tienen su comunión con ello, ¿no vendrán más cerca de la muerte de Cristo que tomar el pan y el vino en memoria de ella? Después que hayan comido en memoria de su muerte, deben venir a su muerte, y morir con él, como lo hicieron los apóstoles, si ustedes quieren vivir con él. Este es un estado más cercano y más avanzado, estar con él en la comunión de su muerte, que solamente tomar el pan y el vino en memoria de ella.

Debemos tener comunión con Cristo en sus padecimientos; 1 Ped 4:12-13
si vamos a reinar con él, debemos sufrir con Él; 2 Tim 2:12
si vamos a vivir con él, debemos morir con Él; 2 Tim 2:11
y si morimos con él, debemos ser sepultados con Él, Rom 6:4
y al ser sepultados con él en el verdadero bautismo, también seremos levantados con Él. Col 2:12

Entonces habiendo sufrido con él, muerto con Él, y habiendo sido sepultado con Él, si ustedes han resucitado con Cristo "busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios." Coman el pan que viene de lo alto, el cual no es un pan externo; y beban la copa de la salvación la cual él da en su reino, la cual no es de un vino externo. Y entonces no mirarán las cosas que se ven (como lo son el pan y el vino y el agua externos), porque el apóstol dice, "Las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas." Así que aquí están los muchos estados y condiciones por las cuales se debe pasar antes que la gente pueda ver aquello, y participar de aquello que "desciende de lo alto:"

Porque primero hubo un "tomar del pan y el vino externos en memoria de la muerte de Cristo." Esto era temporal, y no era necesario; sino que estaban en su libertad de hacerlo "todas las veces que lo llevaran a cabo,..".

Segundo, debe haber un "venir a su muerte, un sufrir con Cristo;" y esto es necesario para la salvación; y no temporalmente, sino continuamente: debe haber un "morir diariamente."

Tercero, un "estar sepultados con Cristo."

Cuarto, "un ser resucitados con Cristo."

Quinto, después que ellos hayan sido resucitados con Cristo, entonces viene "una búsqueda de las cosas que están en lo alto, una búsqueda del pan que desciende del cielo" y un "alimentarse en ello y tener comunión en ello." Porque el pan, el vino y el agua externos vienen de abajo, y son visibles y temporales; pero, dijo el apóstol, "No buscamos las cosas que se ven, porque las cosas que se ven son temporales, pero las cosas que no se ven son eternas."

4 Pablo está hablando figuradamente acerca de su oposición en Efeso, la cual que amenazó el comercio ídolos de plata de la diosa de su ciudad, Artemisa.

5 No os dejéis engañar: "Las malas compañías corrompen los buenos modales, la moral y la integridad." Usted no puede socializar con la gente del mundo sin ser influenciado por sus malas conversaciones y su conducta. Usted debe ser cortés y amable con las personas del mundo que entren en contacto con usted por su trabajo, pero usted debería dejar de socializar con ellos. A medida que usted comienza a dejar sus actividades malignas anteriores en el mundo, la base de su amistad disminuirá. Cuando usted deje de usar lenguaje profano, de andar en fiestas, de beber, parrandear, etc., sus amigos llegarán a estar incómodos y comenzarán a atacar su compromiso de hacer el bien. Usted ya no derivará nada de socializar con ellos. Porque ¿qué compañerismo tiene la rectitud con el desorden? ¿Qué comunión tiene la luz con las tinieblas? Sí, a ellos les parece cosa extraña que vosotros ya no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y por eso os ultrajan. Sus amistades anteriores necesariamente desaparecerán, porque de otra manera los odiarán y perseguirán; o peor aún, lo arrastrarán de vuelta hacia el mundo a medida que usted busca su aprobación. ¿Busca usted ser aprobado por los hombres o por Dios? Esto no significa que usted no será amable y cortés con aquellas personas del mundo con las cuales usted entre en contacto por medio de su trabajo; sólo que no socializará con ellos porque esto sería doloroso y dañino para usted.

6 Y lo que siembras, no es el cuerpo que ha de salir [después de que crezca], sino el mero grano, ya sea de trigo o de otra cosa. Pablo está reprendiendo a los que creían que los cuerpos terrenarla serán resucitados. Si alguien cree que el cuerpo terrenal sería resucitado, entonces podría tener preocupaciones sobre la donación de órganos, la preservación del cuerpo, la cremación, etc, pero Pablo está diciendo claramente a todos que el cuerpo que vuelve a la tierra no es el cuerpo que es resucitado.

7 Esta es la entrada de un creyentes crucificado, purificado, y resucitado, al reino de Dios — para ser trasladado al reino de Cristo. Pablo extiende esto en 1 Tes 4:15-17 — Pues os decimos esto por palabra del Señor: Nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera precederemos a los que ya durmieron. Porque el Señor mismo descenderá del cielo con aclamación, con voz de arcángel y con trompeta de Dios; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que vivimos y habremos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes, para el encuentro con el Señor en el aire; y así estaremos siempre con el Señor. Pablo testificó que esto había ocurrido para sí mismo y para otros, refiriéndose a Dios, quien nos ha librado de la autoridad de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su Hijo amado. Col 1:13. Esto había ocurrido para el apóstol Juan cuando él declaró: Yo Juan, vuestro hermano y copartícipe en la tribulación y en el reino y en la perseverancia en Jesús. Apoc 1:9.

Como me fue revelado por el Señor, "los muertos en Cristo se levantarán primero," se refiere a esto: las presiones para alcanzar la pureza por medio de la tribulación sobre la tierra son tan grandes que cuando algunos han sido "convencidos" y "condenados" (habiendo entrado en el Ministerio de la condenación y la tribulación), ellos pueden llegar a estar tan cansados y agotados que no tienen la fortaleza para continuar; entonces ellos "se duermen" en Cristo, (ellos mueren, pero mientras están en Cristo). Un grupo de creyentes a menudo maduraban juntos como un cuerpo, juntos en comunión, y creciendo juntos; algunos no podían perseverar; algunos fueron ejecutados durante grandes persecuciones. Pero son los primeros que son trasladados durante la venida del Señor, como dice 1 Tes 4:13-18, el encuentro en el aire. La misericordia infinita y la bondad del Señor los saca del mundo para protegerlos del mal y la apostasía, y para mantenerlos seguros hasta su resurrección de la tumba hacia el cielo. (Para mí esto es maravillosamente especial porque nos dice que una vez que alguien entra en el ministerio de la condenación, su salvación mientras esté en la tierra está asegurada; qué amor y cuidado tiene él por nosotros — para asegurarse que llegemos, aún si nos debilitamos bajo la presión. Yo no pienso que alguna vez llegaré a saber lo grande que es nuestro Dios — él está más allá de nuestro entendimiento. Porque nosotros sabemos que él es limpio, puro, lógico, sensible, amable, bondadoso, misericordioso, justo, fiel y realmente más allá de cualquier medida).

8 Lo corruptible será vestido de incorrupción. Seremos transformados en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final... los muertos serán resucitados sin corrupción; y nosotros seremos transformados. Esto es cierto; el último paso es un proceso largo de cambio, (la muerte del espíritu egoísta en la cruz interna). Pero antes del abrir y cerrar de ojos, debemos aprender la extensión del mal en nuestros corazones y aprender a odiar tanto el mal, que nunca consideraríamos regresar a nuestros caminos egoístas. Entonces nosotros, habiendo estado vivos en la corrupción, pero muertos a la vida de Dios, somos resucitados a la incorruptible y eterna vida de Dios. Pero la corrupción no puede heredar la incorrupción; la incorrupción en nosotros debe ser vista, detestada, abhorrecida, y finalmente destruída. Aquello que nos muestra nuestros pecados, los elimina; a medida que moramos en la cruz, a medida que usted mora en su palabra (en el interior de su corazón) usted es liberado del pecado, liberado de lo corruptible — hasta que al final, en su venida, él aplasta la cabeza de Satanás bajo sus pies — destruyendo completamente la incorrupción, y reemplazándola con Su espíritu (de Cristo) resucitado en usted — lo incorruptible.

La caminata hacia la vida de Dios, la incorruptible, es ardua: a través de la cruz interna de la negación propia, cuyo elemento fundamental es sentarse en humilde silencio mientras usted espera a Dios mientras oye, vela, escucha, y entonces obedece.

La cruz también es estar apartado del mundo; estamos en el mundo, pero no somos parte de él. Funcionando, pero no socializando; más bien pasando tanto tiempo como sea posible buscando al Señor: sus palabras, sus mandatos, su aliento, su correción, su disciplina y su amor. De la Palabra del Señor en el interior:

El desierto para nosotros es alejarse de todas las actividades innecesarias en el mundo, haciendo todo esfuerzo posible para añadir a nuestra fe y entrar en el reposo. Cumplimos con nuestras obligaciones hacia nuestra familia y permanecemos en nuestro trabajo, pero no buscamos beneficios financieros, poder, estatus, prestigio, seguridad, entretenimiento, socialización, o placeres, porque el Padre sabe lo que usted necesita; y la promesa de la Palabra del Señor en el interior es: "Buscad primeramente el reino de Dios, y todo lo demás será suplido, siempre y cuando tú te mantengas en el camino."

Aquellos que se dejan llevar por los placeres del mundo: entretenimientos, centros turísticos, cenas elegantes, conciertos, socialización, deportes, etc., hallarán que su interés en el vino nuevo disminuye. Para vestirse de lo incorruptible, primero usted debe dejar de alimentar a lo corruptible.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo