La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Juan 2:19

Mostrar el Capítulo y las notas   

 19 Salieron de entre nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubieran sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros. Pero salieron, para que fuera evidente que no todos eran de nosotros.4 [Los anticristos eran creyentes que los dejaron para predicar o enseñar sus opiniones vanas de sus mentes carnales e imaginaciones malignos; de la Palabra del Señor en el interior: "ellos no tuvieron paciencia." Sin paciencia para soportar la cruz, sufrimiento, y tribulación hasta el fin, ellos salieron como los muchos falsos profetas han salido hacia el mundo, quienes trataron de seducir a los verdaderos cristianos con su falso evangelio y falso Jesús, prometiendo libertad sin la necesidad de hacer morir la naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia. La facilidad de su evangelio falso se esparció, hasta que hoy en día todo el cristianismo ignora las muchas excepciones, requisitos y condiciones que califican para la salvación. Vea los escritos de Penington acerca de Babilonia para entender más acerca de cómo el espíritu del anticristo gobierna el cristianismo.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

4 Hijitos, ya es la última hora; y como oísteis que el anticristo había de venir, así también ahora han surgido muchos anticristos. Por esto sabemos que es la última hora.

¡Note! Los anticristos ya habían surgido cuando Juan estaba vivo. ¡Note! La última hora ya había llegado cuando Juan estaba vivo, así como Pedro confirmó en el Pentecostés. Los anticristos eran cristianos que no tenían la paciencia para quedarse en la cruz para poder morir a su naturaleza egoísta; más bien ellos querían enseñar y predicar, por lo tanto se separaron a sí mismos para formar nuevas sectas; como Juan dice en el siguiente versículo: "Ellos salieron de entre nosotros."

Entre los años 1650 y 1700, el cristianismo (bautistas, episcopales, presbiterianos, y otros) señaló este versículo y clamó que los cuáqueros eran los anticristos que aparecerían en los últimos tiempos (sin embargo 2000 años atrás Juan dijo que los anticristos habían aparecido, y que era la última hora). Además, el cristianismo también alegó que los primeros cuáqueros eran los profetas falsos en la advertencia de Jesús: "Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros vestidos de ovejas, pero que por dentro son lobos rapaces." Mat 7:15. De la Palabra del Señor en el interior: "Los cristianos temieron a los primeros cuáqueros, así como los judíos temieron a Jesús." ¿Por qué? Porque en unos pocos años iglesias cristianas completas fueron vaciadas de los miembros que oían a los predicadores repetir las palabras de la Biblia, quienes se convirtieron en oyentes de Cristo en las reuniones silenciosas de los cuáqueros. La cristiandad de Inglaterra encarceló a más de quince mil cuáqueros; más de 869 cuáqueros murieron en la cárcel; otros murieron a causa de ataques de turbas cristianas durante sus reuniones silenciosas; y decenas de miles de cuáqueros sufrieron el saqueo de sus propiedades. Fueron castigados por rehusarse a jurar, que fue prohibido por los mandamientos de Jesús y Santiago, no quitarse sus sombreros en la corte, viajar durante el día de reposo, tener reuniones que no estaban de acuerdo a la liturgia episcopal, y rehusarse a pagar los diezmos a las sectas cristianas en su vecindario, (aun cuando ellos no asistían a esa secta). Los puritanos creyentes de la Biblia de Norteamérica encarcelaron a los cuáqueros, los azotaron brutalmente, les cortaron sus orejas, y ahorcaron a cuatro de ellos, incluyendo una mujer. La bestia recibió poder para vencer a los santos, Apoc 13:7. Sin embargo los cuáqueros nunca le hicieron daño a nadie, y oraron por sus perseguidores, aun cuando morían. ¿Acaso las ovejas matan a los lobos? No, los lobos matan a las ovejas; y por lo tanto los lobos del cristianismo mataron a las ovejas de Cristo así como Jesús predijo: Y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate pensará que rinde servicio a Dios. Juan 16:2. El cristianismo se había convertido, y todavía es, la ramera de Babilonia, embriagada con la sangre de los santos, y con la sangre de los mártires de Jesús.

Cuando la verdadera iglesia de Cristo salga del desierto para ser vista y oída otra vez, el cristianismo señalará este versículo y clamará que "el anticristo ha aparecido." Además, ellos clamarán que el Espíritu de Cristo es el Espíritu de Satanás vestido de oveja. Cuando suceda, recuerde que las ovejas no atacan a los lobos, y los anticristos habían aparecido en el tiempo del fin 2,000 años atrás. El cristianismo es Babilonia que se hace pasar como cristianismo, y la ramera de Babilonia tendrá sed de la sangre de los santos otra vez, como Penington describe hábilmente en este pequeño pasaje de su destacado documento: Babilonia la grande:

Este espíritu de la ramera intuye al espíritu del Señor; ella sabe que pronto será su muerte, si no puede hacer que él [el Espíritu del Señor] parezca ser odioso, y lo suprima; por lo tanto ella caza este espíritu, ella caza la vida y el poder de lo que ella misma profesa, (especialmente si parece ser algo vigoroso y fuerte en alguno); ella busca ventajas en contra de los siervos del Dios vivo, representándolos ante los poderes terrenales como personas de principios peligrosos y malas prácticas, inventando toda clase de lo que se puede llamar impío en contra de ellos, y esparciéndolo entre el pueblo, para que la verdad no pueda comenzar en ningún lugar en la tierra, sino en todas partes es derribada por la violencia de las multitudes, o por la espada del magistrado ofendido. Ahora ¿cuál es el asunto de todo este gran ruido y furia? ¿Por qué esto? Un cordero se ha levantado en la inocencia; el espíritu puro e inofensivo se aparece en la tierra; la vida verdadera, (que descubre la hipocresía, y las formas muertas y caminos del espíritu de la ramera), está prorrumpiendo; por lo tanto ella clama fuertemente: "¡Despierta, pueblo! ¡despierta! La iglesia está en peligro. ¡Levántense, magistrados! Los magistrados y el ministerio serán vencidos, si a este espíritu como cordero le es permitido." No, no; estos permanecerán, pero Babilonia caerá, y su misterio de iniquidad es descubierto, y su engaño de injusticia se pone de manifiesto; y la vida verdadera y el espíritu se levantarán y tomarán posesión de los corazones del pueblo, y los convertirán en una limpia y apta habitación para Dios. La gente que está sujeta a la vida verdadera y el espíritu, lo sentirán y se gozarán; aunque los mercaderes de Babilonia digan: "los hombres nunca serán purificados mientras vivan, pero todavía deben tener un cuerpo de pecado y muerte que cuelga a su alrededor." Pero, ¿cómo podrá alguno vestirse de Cristo, quienes no han quitado el cuerpo de pecado? ¿Acaso aquellos que son hechos reyes y sacerdotes para Dios aquí en la tierra, ministran en sus ropas sucias?

El cristianismo otra vez perseguirá a la iglesia verdadera de Cristo; pero esta vez, cuando las persecuciones cesen, los santos serán vengados, Babilonia cae, todo pecado debe ser purgado de la tierra, y (de la Palabra del Señor en el interior:) "los santos esparcirán y poblarán toda la faz de la tierra."

Salieron de entre nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubieran sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros. Del documento de Jorge Fox acerca de los maestros y predicadores falsos en el cristianismo.

Juan dijo, con respecto a los anticristos y los falsos profetas, ‘Salieron de entre nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubieran sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros,’ a saber, la iglesia de Cristo; ‘ Pero salieron, para que fuera evidente que no todos eran de nosotros.’ Y ahora muchos se han salido de la iglesia de Cristo, para poner en evidencia que ellos no eran de nosotros; pero los miembros de la iglesia de Cristo, en los días de los apóstoles y ahora, tienen una unción del Santo en ellos, que procede del Padre y del Hijo; y la iglesia de Cristo no necesita que ningún hombre les enseñe, sino la misma unción que les enseña; y a medida que les enseña, ellos continuarán en el hijo y en el Padre, de donde viene esta unción, por la cual la iglesia de Cristo conoce todas las cosas. Sí, [ellos conocerán] a aquellos que quisieran seducirlos para alejarlos de esta unción. Sí, [ellos conocerán] a los anticristos, y engañadores, y profetas falsos que salen de la iglesia, que no son de la iglesia, aunque tengan la forma de piedad, hermosos discursos, y lindas palabras, pero niegan su eficacia. La iglesia de Cristo se debe alejar de los tales, quienes conocen el poder de las palabras que tienen la unción, y el espíritu de Cristo que puede probar sus espíritus, que tienen el espíritu para discernir si ellos son de Dios, y por lo tanto no deben creer ni seguir a todo espíritu, sino probarlos primero para saber en lo que creen, y lo que siguen. Esta era la práctica de la iglesia de Cristo en los días de los apóstoles, que debería ser igual ahora en la iglesia de Cristo; por medio de esta unción ellos continúan en el Padre y en el Hijo, como fue dicho antes, y en "esta ellos tienen comunión con el Padre y con su hijo Cristo Jesús." Amén.

_______________________________________