La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Juan 4

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus, si son de Dios. Porque muchos falsos profetas han salido al mundo.1 [Los profetas falsos son aquellos que no tuvieron la paciencia para quedarse en la cruz; y son tentados a predicar antes de ser perfeccionados por el Espíritu, ellos se alejaron de los verdaderos creyentes y se fueron hacia el mundo, enseñando un evangelio diferente y un Jesús diferente. Juan está advirtiendo a los verdaderos creyentes que tengan cuidado con aquellos que se visten como ovejas, diciendo ser cristianos; así como Jesús nos advirtió que los falsos profetas vendrían, y Judas, y Pablo, y Pedro. Ellos parecen ser cristianos, pero niegan la cruz, niegan la posibilidad de la perfección, niegan la posibilidad de unión con Cristo y el Padre, promete libertad a aquellos que recién están comenzando a arrepentirse, y promueven la transgresión de la ley tapándola con lo que ellos llaman "gracia."]

 2 En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa (reconoce, admite) a Jesús como el Cristo (la unción) quien ha venido en la carne procede de Dios, [Confesar a Jesucristo, es confesar como Pablo: Ya no vivo yo, sino Cristo vive en mí. Gal 2:20; Jesús gobernaba los pensamientos, palabras y acciones de Pablo — incluso le proporcionó a los pensamientos la mente de Cristo. El cristianismo asume que Jesús es su Señor, pero el que ellos continúen en pecado lo niega a él como su Señor y Maestro. De la Palabra del Señor en el interior: "Eres el hijo de quien obedeces. Recuerda, cada persona que peca lo niega como Señor y Maestro."]

 3 y todo espíritu que no confiesa a Jesús no procede de Dios. Éste es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que había de venir y que ahora ya está en el mundo.2 [Juan nos dijo en 1 Juan 2:18-19 que muchos anticristos ya habían venido, quienes habían salido de entre ellos; quien trataron de seducir a los verdaderos cristianos con su falso envangelio y su Jesús falso. Por lo tanto ellos no pudieron confesar que Jesús gobernaba sus pensamientos, palabras y acciones; porque ellos predicaron que eso era totalmente innecesario de acuerdo a su falso evangelio. De la Palabra del Señor en el interior: "ellos no tuvieron paciencia." Ellos no tuvieron la paciencia para seguir el camino duro y angosto del que predicaron los apóstoles; siendo tentados y ambiciosos para enseñar antes de ser perfeccionados y autorizados, ellos apostataron, y en cambio predicaron la libertad cristiana para no cumplir la ley sin la necesidad de primero crucificar la naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia. Sus doctrinas invadieron y dominaron rápidamente al cristianismo, y por lo tanto el cristianismo se convirtió en la ramera de Babilonia al adulterar con los reyes de la tierra (los emperadores romanos), quienes declararon que sus doctrinas eran las únicas permitidas; y entonces el Cristianismo, ayudados por la bota aplastante del imperio romano, persiguieron y asesinaron a los verdaderos santos. Juan después vio y profetizó cómo el mundo entero adoraría a Satanás, siguiendo la religión bestial con cuernos de cordero de los falsos profetas. Y por lo tanto todo el cristianismo llegó a ser la ramera de Babilonia, rechazando la cruz como locura e ignorando las excepciones, requisitos y condiciones para calificar de la salvación más específicas de la Biblia. Vea los escritos de Penington acerca de Babilonia para entender más cómo el espíritu del anticristo gobierna el cristianismo.]

 4 Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido, porque el que está en vosotros es mayor que el que está en el mundo.

 5 Ellos son del mundo; por eso, lo que hablan es del mundo, y el mundo los oye. [Dos mil millones de personas han aceptado el evangelio falso de la salvación instantánea, mientras que sólo los pocos escogidos están viajando por el camino angosto de la cruz. El mundo oye a los profetas falsos porque ellos prometen el cielo con libertad para vivir su vida como les plazca; los oídos con comenzón de aquellos que están embriagados en sus deseos, placeres, y orgullo, aceptan con entusiasmo las promesas falsas.]

 6 Nosotros somos de Dios, y el que conoce a Dios nos oye; y el que no es de Dios no nos oye. En esto conocemos el Espíritu de verdad y el espíritu de error.

 7 Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Y todo aquel que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.

 8 El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.

 9 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él.

 10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en expiación [sacrificio] por nuestros pecados.

 11 Amados, ya que Dios nos amó así, también nosotros debemos amarnos unos a otros.

 12 Nadie ha visto a Dios jamás. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros. [Jesucristo, quien era parte de Dios desde el comienzo, revela a Dios por medio de sí mismo. Ver a Jesús revelado en su corazón, es ver a Dios. Jesús es la imagen y sustancia del Dios invisible. Col 1:15.]

 13 En esto sabemos que permanecemos en él y él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu. [El cristianismo le dice que si usted cree en Jesús, usted está en Cristo. Juan explica quién está en Cristo: el que guarda su palabra [obedece los mandatos que el Señor le habla a él], verdaderamente el amor de Dios ha sido perfeccionado en él. Por esto sabemos que estamos en él. 1 Juan 2:5. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros. 1 Juan 4:12. Note, esto es estar "en Cristo" — tener el amor de Dios perfeccionado en usted. Estar en Cristo también es explicado por Pablo: Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Rom 8:1. Si usted está caminando según los impulsos de la carne, caminando de acuerdo a su propia mente carnal, usted no está en Cristo Jesús. Usted no puede agradar a Dios si vive de acuerdo a los impulsos de la carne. Rom 8:8. Estar en Cristo es explicado más extensamente por Pablo. De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Cor 5:17. Esto no es imaginarse a sí mismo como una nueva criatura; esto es experimentar la muerte de lo viejo y el nacimiento de lo nuevo. Y la muerte de lo viejo es sólo por medio de la cruz de Cristo, compartiendo el sufrimiento de Cristo, compartiendo la muerte de Cristo, compartiendo la sepultura de Cristo, compartiendo la resurrección de Cristo — eso en NUEVO — todo lo demás es presunción e imaginación, o cristianismo falso. De la Palabra del Señor en el interior: "La nueva vida es tan radicalmente diferente como un hombre que ha vivido en un subterráneo toda su vida, que de repente sale a la superficie para ver el sol, el cielo, las plantas, los animales, el viento, las estrellas."]

 14 Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo como Salvador del mundo.

 15 El que confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.3 [Este versículo prueba que confesar es poseer, reconocer o admitir que Jesús es su Señor que lo controla en el habla y las acciones; porque sólo decir que Jesús es Señor no prueba que Dios habita en usted o usted en él, que usted habita en el amor como lo señala el siguiente versículo. Aún los demonios llamaron a Jesús, "Jesús, Hijo del más Altísimo," y temblaron. Confesar a Jesús es poseer, admitir, reconocer que Jesús es su Señor, que está en completo control de sus pensamientos, palabras y acciones; y esto sólo ocurre después que usted ha sido purificado y liberados de todos los pecados.]

 16 Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor. Y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él.

 17 En esto [en morar o permanecer en Dios] se ha perfeccionado el amor entre nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio: en que como él es, así somos nosotros en este mundo. [Así como Dios es perfecto, santo, puro, y misericordioso, así son sus hijos en quienes el amor es perfeccionado. ¡Note! Juan está diciendo que los cristianos crucificados verdaderos hen sido cambiados y perfeccionados para que ser igual que Dios en este mundo presente — no después de morir, ¡sino mientra estamos en la tierra!]

 18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor.4 Porque el temor es el miedo del castigo, y el que teme no ha sido perfeccionado en el amor. [El cristianismo no tiene temor de Dios porque sus consecuencias han sido cauterizadas por las mentiras de los maestros de la impiedad, pero ellos no han experimentado ni siquiera de cerca el amor perfecto. Juan está hablando de aquellos creyentes perfeccionados que han tenido el amor de Dios perfeccionado dentro de ellos.]

 19 Nosotros amamos, porque él nos amó primero.

 20 Si alguien dice: "Yo amo a Dios" y odia a su hermano, es mentiroso. Porque el que no ama a su hermano a quien ha visto, no puede amar a Dios a quien no ha visto.

 21 Y tenemos este mandamiento de parte de él: El que ama a Dios ame también a su hermano.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Porque muchos falsos profetas han salido al mundo. ¿Qué piensa usted que predica un profeta falso, que lo diferencia de lo que los apóstoles predican?

  1. Ellos le dicen que la cruz es innecesaria.
  2. Ellos le dicen que usted puede vivir libre como cristiano, y todavía seguir pecando; incluyendo mirar a una mujer para desearla, y odiar a cualquiera.
  3. Ellos le dicen que usted necesita darles dinero o un salario.
  4. Ellos le dicen que usted necesita observar alguna ceremonia externa, o que necesita obedecer alguna ley externa que no está relacionada a la moral interna del amor; que es amar al prójimo, amar a Dios, no mentir, no robar, no codiciar, no matar, no cometer adulterio, perdonar a otros, etc.
  5. Ellos no enfatizan que para ser cristiano, usted debe ser puro, honesto, y estar libre de cualquier deseo de las cosas de este mundo.
  6. Ellos niegan la unción y la posibilidad de unión con Dios, en el reino de los cielos, mientras todavía están en la tierra y después para siempre.
  7. Ellos son del mundo, por lo tanto hablan como si fueran del mundo, y el mundo los oye.
    Porque el mundo quiere tener un Cristo que los excuse para vivir de cualquier manera que ellos quieran, pero lo que son de la verdad quieren que Cristo los cambie para vivir vidas que agraden a Dios, cualquiera sea el precio.

Nosotros somos de Dios; aquel que conoce a Dios, nos oye; aquel que no es de Dios, no nos oye. Con esto diferenciamos el espíritu de verdad del espíritu del error. No todos pueden creer la verdadera esperanza: libertad del pecado, pureza, restauración a la imagen de Dios antes de la caída, y después más allá de eso a una unión con Cristo en el reino de los cielos. Aquellos a quienes Dios ha llamado pueden oír, con gozo. Aquellos que aman sus vidas en el mundo, no pueden creer en la veradera esperanza y no pueden oír.

Esto es lo que Dios dijo que haría con aquellos ministros a quienes él nunca autorizó directamente a predicar o enseñar: Pondré sobre vosotros afrenta perpetua y eterna humillación que no serán olvidadas, Jer 23:40.

Predicar por un salario es el error de Balaam, lo cual es adulterio espiritual, amar las ganancias y el dinero — tanto Pedro como Judas dijeron cosas graves acerca de aquellos que solicitan donaciones o que predican para obtener un salario. ¡Ay de ellos! Porque ellos se han ido por el camino de Caín, han corrido codiciosamente en el error de Balaam para obtener ganancias, y perecieron en la rebelión de Coré. Ellos tienen un corazón entrenado en las prácticas codiciosas, y son hijos abominables — para quienes está reservada la oscuridad de las tinieblas para siempre.

Esto es lo que Dios dijo que le sucedería a esos maestros y predicadores que le dicen a la gente que son justos mientras todavía pecan: Al que dice al impío: "Eres justo", los pueblos lo maldecirán; las naciones lo detestarán. Prov 24:24

2 todo espíritu que no confiesa a Jesús no procede de Dios. Este es el punto principal de las primeras traducciones griegas; vea las notas de NetBible (en inglés). Algunos de los primeros textos en griego decían Jesús, algunos decían Jesucristo, y algunos de los primeros decían el Cristo. La Reina Valera dice: todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios.

Mateo 23:10 dice: porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. Note que Jesús no dijo: "Yo soy su maestro." Él dijo: "el Cristo;" Cristo significa la unción o con el espíritu de Dios. De modo que Jesús nos está diciendo que la unción, o el espíritu de Dios, es su única guía. Ahora mire lo que Juan está diciendo: Pero la unción que ustedes han recibido de él permanece en ustedes, y no tienen necesidad que nadie les enseñe; sino la misma unción les enseña todas las cosas y es verdadera, y no es falsa; y así como les ha enseñado, permanezcan en él. 1 Juan 2:27. Note que él habla de la unción y dice "permaneced en él;" habla del espíritu como de una persona, a quien Jesús identifica como "el Cristo." Juan pronunció este versículo, (27), porque habían personas que estaban tratando de seducir a los hermanos con enseñanzas falsas.

Por lo tanto el significado de todo espíritu que no confiesa a Jesús (o el Cristo) no es de Dios, es que todo espíritu que no confiesa la unción, (la cual es el Cristo), no es de Dios.

Ningún profeta falso que sea algo inteligente diría que Jesús nunca caminó sobre la tierra como un hombre de carne y hueso; nadie tiene que recibir una advertencia en cuanto a un fraude tan obvio. Ése no es el significado de esta prueba. El significado de este versículo es el siguiente: cualquiera que niegue que Cristo Jesús (la unción) viene en la carne, para ser el Señor que controla sus palabras y obras, es un antiCristo. Cualquiera que no tenga la unción que lo controle es controlado por un espíritu diferente al de Cristo. Ellos aún niegan que se puede tener una unción que los controle. Cristo significa con el espíritu de Dios, o unción: la unción que habéis recibido de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que alguien os enseñe. Pero, como la misma unción os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera y no falsa, así como os enseñó, permaneced en él. 1 Juan 2:27. Y vosotros tenéis la unción de parte del Santo y conocéis todas las cosas. 1 Juan 2:20. Juan dice: Os he escrito esto acerca de los que os engañan. 1 Juan 2:26. Por lo tanto, la unción los protegerá de los profetas falsos, quienes niegan (no confiesan o reconocen) la unción.

La palabra clave para entender es confesar. La palabra confesar que Juan usa significa reconocer, o admitir que el espíritu de la unción de Cristo Jesús ha venido en la [su] carne. Como prueba de esta afirmación, vea el versículo 4:15 en la frase siguiente.

3 "Aquel que confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios." Obviamente decir que Jesús es el Hijo de Dios no resulta en que Dios permanece en esa persona, ni en que él permancezca en Dios; pero cualquiera que tenga a Jesús el Hijo de Dios, Dios sí permanece en él, y él permanece en Dios. Aún los demonios dicen que Jesús es el hijo de Dios, y ellos obviamente no permancen en Dios ni Dios no permanece en ellos. Y Jesús mismo contradice esa interpretación, diciendo: ¿Por qué me llamáis: 'Señor, Señor', y no hacéis [practicar, obedecer] lo que digo? Lucas 6:46 y: No todo el que me dice 'Señor, Señor' entrará en el reino de los cielos, sino [sólo] el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos... ¡Apartaos de mí, obradores de maldad5 [pecado, impiedad o maldad]! Mat 7:21-22.

Juan estaba diciendo: aquel que reconoce su posesión (la unción) de Jesús, el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.

Confesar a Cristo Jesús es confesar como Pablo: Ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Gal 2:20.

Si Dios permanece en una persona y esa persona permance en Dios, esto es el resultado final de la caminata cristiana. Mire lo que Jesús dijo acerca de la persona que permanece en Dios y Dios en él, Juan 14:19-24:

Por lo tanto, si usted obedece los mandamientos y enseñanzas de Jesús, mostrando así su amor, usted será amado por Jesús y el Padre. Entonces usted le verá. Él se mostrará a sí mismo ante usted. Y entonces ellos vendrán y habitarán (morarán) con usted; ellos moran en el reino de los cielos, por lo tanto traen el reino del cielo a su corazón — el reino dentro de usted, que comienza como la semilla de mostaza más pequeña, pero que crece por su amor obediente hasta llegar a ser la más grande de todas. El reino es el fin de la gracia: siendo sobrios, poned vuestra esperanza completamente en la gracia que os es traída en la revelación de Jesucristo. 1 Pedro 1:13. Vosotros me veréis; en aquel día vosotros conoceréis. Juan 1:19-20. Me manifestaré (la revelación) a él. Juan 14:21.

4 En este amor [permanecer o morar en Dios] somos llevados a la perfección, echando fuera el temor. Depués que el Señor le ha mostrado el mal en su corazón y en su vida, y después que usted se haya alejado del mal, y que odie el mal, y evite el mal, eventualmente usted será lleno con el fruto del Espíritu Santo, incluyendo el amor de Dios. Entonces, y sólo entonces, el amor será perfeccionado en usted. Entonces ya no tendrá temor, porque el amor perfecto echa fuera el temor; y su conciencia será rociada con la sangre de Jesús, que limpia aún la memoria de su culpa, para que usted pueda servir al Dios viviente. Usted tendrá confianza en el día del juicio. Pero usted aún tendrá reverencia por Dios con sobrecogimiento por su poder y su gloria; como Jorge Fox dijo en su libro doctrinal con respecto al temor piadoso — "Temer a Dios no es afligirlo u ofenderlo, sino estar sujeto a Él y tener reverencia por Él."

Pero, ¡Oh, cristiandad! Ay de aquellos que se llaman a sí mismos cristianos, que no tienen temor de Dios; que continúan pecando todas sus vidas, pensando que Cristo es su excusa para pecar; quienes no tienen temor de la ira de Dios ni del castigo por continuar pecando; quienes temen a aquellos que matan el cuerpo, pero no temen a aquel que puede destruir el cuerpo y el alma, y los puede echar en el infierno. No es muy tarde para despertar.

Ay de aquellos que piensan y se jactan de que tienen un pase libre para el cielo sólo con creer mientras todavía pecan.
De la Palabra del Señor en el interior: "tu pacto con la muerte será quitado." No es muy tarde para despertar.

Ay de aquellos que piensan que Dios es tan injusto, arbitrario, y caprichoso, que envia a los pecadores creyentes al cielo, mientras que los pecadores incrédulos van al infierno. Si es así, usted ha sido lavado de cerebro con las mentiras que dicen que Dios le excusa al continuar pecando. Despierten y lean las letras pequeñas en el contrato, que enumeran las exclusiones y los requisitos: limpieza, pureza, perfección, y santidad. ¡No es muy tarde para despertar!

Porque esto lo sabéis muy bien: que ningún inmoralidad sexual ni impuro ni codiciosa, el cual es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los que son desobedientes. Efesios 5:5-6. No es muy tarde para despertar.

Velad debidamente, y no pequéis;
porque algunos no conocen a Dios;
para vergüenza vuestra lo digo.
1 Cor 15:34

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo