La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Reyes 22

Capítulo Anterior

 1 Tres años pasaron sin que hubiera guerra entre Siria e Israel.

 2 Y aconteció al tercer año que Josafat, rey de Judá, descendió a visitar al rey de Israel.

 3 Entonces el rey de Israel dijo a sus servidores: --¿Sabéis que Ramot de Galaad nos pertenece? ­Y nosotros no hemos hecho nada para tomarla de mano del rey de Siria!

 4 Luego preguntó a Josafat: --¿Irás conmigo a la guerra a Ramot de Galaad? Y Josafat respondió al rey de Israel: --Yo soy como eres tú, y mi pueblo como tu pueblo, y mis caballos como tus caballos.

 5 Además, Josafat dijo al rey de Israel: --Por favor, consulta hoy la palabra de Jehovah.

 6 Entonces el rey de Israel reunió a los profetas, unos 400 hombres, y les preguntó: --¿Iré a la guerra contra Ramot de Galaad, o desistiré? Ellos respondieron: --Sube, porque el Señor la entregará en mano del rey.

 7 Entonces preguntó Josafat: --¿No hay aquí todavía algún profeta de Jehovah, para que consultemos por medio de él?

 8 El rey de Israel respondió a Josafat: --Todavía hay un hombre por medio del cual podríamos consultar a Jehovah; pero yo le aborrezco, porque no me profetiza el bien, sino el mal. Es Micaías hijo de Imla. Josafat respondió: --No hable así el rey.

 9 Entonces el rey de Israel llamó a un funcionario y le dijo: --Trae pronto a Micaías hijo de Imla.

 10 El rey de Israel y Josafat, rey de Judá, vestidos con sus vestiduras reales, estaban sentados, cada uno en su trono, en la era a la entrada de la puerta de Samaria; y todos los profetas profetizaban delante de ellos.

 11 Sedequías hijo de Quenaana se había hecho unos cuernos de hierro y decía: --Así ha dicho Jehovah: "¡Con éstos embestirás a los sirios, hasta acabar con ellos!"

 12 Y todos los profetas profetizaban de la misma manera, diciendo: --Sube a Ramot de Galaad y triunfa, porque Jehovah la entregará en mano del rey.

 13 El mensajero que había ido a llamar a Micaías le habló diciendo: --He aquí, las palabras de los profetas unánimemente anuncian el bien al rey. Sea, pues, tu palabra como la de uno de ellos, y anuncia el bien.

 14 Pero Micaías respondió: --¡Vive Jehovah, que lo que Jehovah me diga, eso hablaré!

 15 Llegó al rey, y el rey le preguntó: --Micaías, ¿iremos a la guerra contra Ramot de Galaad, o desistiremos? Él respondió: --Sube y triunfa, porque Jehovah la entregará en mano del rey. [Aparentemente Micaías había recibido una visión falsa de la oposición, o él sintió tanta presión para estar de acuerdo con los 400 profetas falsos, que Micaías mintió; y él modifica esta falsedad en los siguientes versículos (pero no se retracta), después que se le recordó que sólo dijera la verdad como se le había recordado muchas veces antes. No hay nada aquí que muestre que Micaías estaba diciendo mentiras bajo la instrucción del Señor. De la palabra del Señor en el interior: "Yo nunca le he pedido a nadie que mienta." Pedirle a alguien que mientra es peor que mentir uno mismo. El sentido común junto con muchos versículos muestran que Dios no miente, pero curiosamente los traductores y comentadores de este versículo, (y su duplicado en 2 Cron 18:14), típicamente acusan a Dios de mentir y asumir que Micaías siempre dijo la verdad. Dios es santo, puro, perfecto, y verdadero; el diablo no permaneció en la verdad y es el padre de toda mentira. Juan 8:44]

 16 El rey le dijo: --¿Cuántas veces tengo que hacerte jurar que no me digas sino la verdad en el nombre de Jehovah?

 17 Entonces respondió: --He visto a todo Israel dispersado por los montes como ovejas que no tienen pastor. Y Jehovah dijo: "Éstos no tienen señor; vuélvase cada uno a su casa en paz."

 18 Entonces el rey de Israel dijo a Josafat: --¿No te dije que no profetizaría acerca de mí el bien, sino el mal?

 19 Luego dijo Micaías: --Escucha, pues, la palabra de Jehovah: Yo he visto a Jehovah sentado en su trono; y todo el ejército de los cielos estaba de pie junto a él, a su derecha y a su izquierda.

 20 Entonces Jehovah preguntó: "¿Quién inducirá a Acab, para que suba y caiga en Ramot de Galaad?" Y uno respondía de una manera, y otro respondía de otra manera. [Esta escena completa es sospechosa. El Señor podría haber lidiado con Acab permanentement con sólo pestañear; él eliminó rápidamente a miles de israelitas como también a los enemigos de Israel. Él da la orden y está hecho, terminado. Él no se sienta para discutir con otros qué o cómo se puede hacer.]

 21 Entonces salió un espíritu, se puso delante de Jehovah y dijo: "Yo le induciré." Jehovah le preguntó: "¿De qué manera?" [El profeta Micaías otra vez está relatando una visión falsa de la oposición o Micaías es sospechoso de mentir otra vez por lo que la palabra del Señor en el interior ha dicho: "Yo no soy el conductor del mal, mucho menos el que lo promete; yo tampoco aconsejo ni colaboro con el mal." Con respecto a por qué los comentadores y traductores tan fácilmente asumen que Dios colaboró con espíritus malignos, tal vez es porque ellos son todos representantes de Babilonia y quieren creer que Dios es como ellos; ellos no conocen su carácter ni conocen a Dios, quien sólo es conocido por medio de la revelación.]

 22 Y el Señor le dijo: "¿Con qué?" Y él le dijo: "Saldré y seré espíritu de mentira en la boca de todos sus profetas, para prometer, persuadir incluso el poder ir para hacer exactamente eso."1 [Este versículo típicamente es traducido como el Señor diciéndole al Espíritu que vaya y lo engañe, pero los traductores añadieron las palabras "y el Señor le dijo" para más claridad. Es igual de acertado traducirlo como el espíritu (no el Espíritu Santo) que continúa diciendo lo que él hiba a hacer. Uno sólo puede asumir que el profeta Micaías está otra vez relatando una visión falsa, mentirosa, o que el versículo ha sido traducido incorrectamente.]

 23 Ahora pues, he aquí que Jehovah ha permitido un espíritu de mentira en la boca de todos estos tus profetas, porque Jehovah ha decretado un desastre con respecto a ti. [Este versículo típicamente es traducido como que el Señor "puso" un espíritu de mentira en la boca de todos estos profetas; sin embargo "permitió" es igual de correcto. Dios permitió que Satanás probara a los discípulos, pero Él no le dijo a Satanás lo que hiciera; hay una gran diferencia. Dios le permitió a Satanás que probara a Job, pero no se dijo a Satanás que hiciera ninguna cosa; Él sólo lo restringió para que no le hiciera daño a Job.]

 24 Entonces se acercó Sedequías hijo de Quenaana y golpeó a Micaías en la mejilla, diciéndole: --¿Por qué camino se apartó de mí el Espíritu de Jehovah, para hablarte a ti?

 25 Y Micaías respondió: --¡He aquí, tú lo verás aquel día, cuando te metas de cuarto en cuarto para esconderte!

 26 Entonces dijo el rey de Israel: --Toma a Micaías y hazlo volver a Amón, alcalde de la ciudad, y a Joás, hijo del rey.

 27 Y di: "El rey ha dicho así: 'Poned a éste en la cárcel y mantenedle con una escasa ración de pan y de agua, hasta que yo llegue en paz.'"

 28 Y Micaías dijo: --Si logras volver en paz, Jehovah no ha hablado por medio de mí. --Y añadió--: ¡Oídlo, pueblos todos!

 29 El rey de Israel subió con Josafat, rey de Judá, a Ramot de Galaad.

 30 El rey de Israel dijo a Josafat: --Yo me disfrazaré y entraré en la batalla; pero tú, vístete con tus vestiduras. Entonces el rey de Israel se disfrazó y entró en la batalla.

 31 Ahora bien, el rey de Siria había mandado a sus treinta y dos jefes de los carros que tenía, diciendo: "No luchéis contra chico ni contra grande, sino sólo contra el rey de Israel."

 32 Y sucedió que cuando los jefes de los carros vieron a Josafat, dijeron: --¡Ciertamente éste es el rey de Israel! Entonces se dirigieron hacia él para atacarle, pero Josafat gritó.

 33 Y sucedió que al ver los jefes de los carros que no era el rey de Israel, se apartaron de él.

 34 Entonces un hombre tiró con su arco a la ventura e hirió al rey de Israel por entre las junturas de la armadura y la coraza. Y él dijo al que guiaba su carro: --¡Da la vuelta y sácame de la batalla, porque he sido herido!

 35 La batalla arreció aquel día, y el rey fue sostenido en pie en el carro, frente a los sirios. Y murió al atardecer. La sangre de la herida corría hasta el fondo del carro.

 36 A la puesta del sol salió una proclama por todo el campamento, diciendo: --¡Cada uno a su ciudad! ¡Cada uno a su tierra!

 37 Murió, pues, el rey y fue llevado a Samaria; luego sepultaron al rey en Samaria.

 38 Lavaron el carro junto al estanque de Samaria (donde las prostitutas se lavaban), mientras los perros lamían su sangre, conforme a la palabra que Jehovah había hablado.

 39 Los demás hechos de Acab y todo lo que hizo, la casa de marfil y todas las ciudades que edificó, ¿no están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Israel?

 40 Acab reposó con sus padres, y su hijo Ocozías reinó en su lugar.

 41 Josafat hijo de Asa comenzó a reinar sobre Judá en el cuarto año de Acab rey de Israel.

 42 Josafat tenía 35 años cuando comenzó a reinar, y reinó 25 años en Jerusalén. El nombre de su madre era Azuba hija de Silji.

 43 Él anduvo en todo el camino de su padre Asa, sin apartarse de él, haciendo lo recto ante los ojos de Jehovah. Sin embargo, los lugares altos no fueron quitados, pues el pueblo continuaba ofreciendo sacrificios y quemando incienso en los lugares altos.

 44 Josafat también hizo la paz con el rey de Israel.

 45 Los demás hechos de Josafat, el poderío que logró y las guerras que llevó a cabo, ¿no están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Judá?

 46 Él eliminó del país el resto de los varones consagrados a la prostitución ritual [sodomitas] que habían quedado del tiempo de su padre Asa.

 47 No había entonces rey en Edom; sólo había un gobernador de parte del rey.

 48 Josafat hizo barcos como los de Tarsis, para ir a Ofir por oro. Pero no fueron, pues los barcos se destrozaron en Ezión-geber.

 49 Entonces Ocozías hijo de Acab dijo a Josafat: "Que vayan mis servidores con tus servidores en los barcos." Pero Josafat no quiso.

 50 Josafat reposó con sus padres y fue sepultado con ellos en la Ciudad de David, su padre. Y su hijo Joram reinó en su lugar.

 51 Ocozías hijo de Acab comenzó a reinar sobre Israel, en Samaria, en el año 17 de Josafat, rey de Judá, y reinó 2 años sobre Israel.

 52 Él hizo lo malo ante los ojos de Jehovah y anduvo en el camino de su padre, en el camino de su madre y en el camino de Jeroboam hijo de Nabat, quien hizo pecar a Israel.

 53 Sirvió a Baal y lo adoró, y provocó a ira a Jehovah Dios de Israel, conforme a todas las cosas que su padre había hecho.


Capítulo Anterior

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Y el Señor le dijo: "¿Con qué?" Y él le dijo: "Saldré y seré espíritu de mentira en la boca de todos sus profetas, para prometer, persuadir incluso el poder ir para hacer exactamente eso."

Este versículo es típicamente traducido como: Y el Señor dijo: 'Tú conseguirás inducirlo; ve, pues, y hazlo así.' Sin embargo, "el Señor dijo" en esta frase no está en el orginal griego ni el hebreo, sino que fue "añadida por los traductores para más claridad." Sin embargo, si usted asume que el Señor nunca instruyó a nadie a que mintiera, entonces el versículo puede ser traducido igual de acertadamente como una continuación del espíritu que está hablando en vez del Señor. Uno podría asumir que el profetas Micaías está otra vez relatando una visión falsa de la oposición, mintiendo, o que el versículo ha sido traducido incorrectamente.

El Señor permite que los demonios nos tienten, pero nunca nos da una tentación que sea demasiado difícil para que nosotros la soportemos. Si resistimos la tentación, nos hacemos más fuertes. Si caemos en la tentación, sufriremos, con suerte nos daremos cuenta de nuestro error, y decidiremos ser más fuertes la próxima vez. Los ateos señalan este versículo intentando mostrar que Dios le ordena a la gente que mienta; pero tome nota de dos hechos: 1) los profetas falsos siempre dicen mentiras; el Señor sólo les dio permiso para que ellos tengan un espíritu mentiroso, lo cual los profetas falsos siempre tienen; en el mejor de los casos, éste sólo era un espíritu mentiroso diferente, y 2) el Señor por medio del único profeta verdadero, Micaías, le advirtió a Acab que los profetas falsos le estaban mintiendo. Pero, debido a que Acab era débil y terco, ignoró la advertencia del Señor. De la Palabra del Señor en el interior: "nunca le he pedido a nadie que mienta."

_______________________________________

Capítulo Anterior