La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Reyes 9

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Sucedió que cuando Salomón había acabado de construir la casa de Jehovah, la casa del rey y todo lo que había deseado hacer,

 2 Jehovah se apareció a Salomón por segunda vez, como se le había aparecido en Gabaón.

 3 Y Jehovah le dijo: "He escuchado tu oración y tu plegaria que has hecho en mi presencia. He santificado esta casa que has edificado para que yo ponga allí mi nombre para siempre. Mis ojos y mi corazón estarán allí todos los días.

 4 Y en cuanto a ti, si andas delante de mí como anduvo tu padre David, con integridad de corazón y con rectitud, haciendo todas las cosas que te he mandado y guardando mis leyes y mis decretos,

 5 entonces estableceré para siempre el trono de tu reino sobre Israel, como prometí a tu padre David, diciendo: 'No te faltará un hombre sobre el trono de Israel.'

 6 Pero si obstinadamente vosotros y vuestros hijos os apartáis de mí y no guardáis mis mandamientos y mis estatutos que he puesto delante de vosotros, y os vais y servís a otros dioses y los adoráis,

 7 entonces eliminaré a Israel del suelo que les he dado. Y la casa que he santificado a mi nombre, la apartaré de mi presencia. Entonces Israel servirá de refrán y escarnio entre todos los pueblos.

 8 En cuanto a esta casa, que es sublime, todo el que pase por ella se asombrará y silbará. Ellos preguntarán: '¿Por qué ha hecho así Jehovah a esta tierra y a esta casa?'

 9 Y responderán: 'Porque abandonaron a Jehovah su Dios que sacó a sus padres de la tierra de Egipto, y se aferraron a adorar y servir a otros dioses. Por eso Jehovah ha traído sobre ellos todo este mal.'"

 10 Aconteció al cabo de veinte años, durante los cuales Salomón había edificado las dos casas (la casa de Jehovah y la casa del rey,

 11 para las cuales Hiram, rey de Tiro, había proporcionado a Salomón madera de cedro y de ciprés y oro, conforme a todo su deseo), que el rey Salomón dio a Hiram veinte ciudades en la tierra de Galilea.

 12 Pero cuando Hiram salió de Tiro para ver las ciudades que Salomón le había dado, no le agradaron.

 13 Y comentó: "¿Qué ciudades son éstas que me has dado, hermano mío?" Y se las llama Tierra de Cabul [inútil], hasta el día de hoy.

 14 Hiram había enviado al rey 120 talentos de oro [alrededor de cuatro toneladas y media].

 15 Ésta es la razón de la leva [conscripción] que el rey Salomón realizó: edificar la casa de Jehovah, su propia casa, el Milo1, la muralla de Jerusalén, Hazor, Meguido y Gezer.

 16 (El faraón, rey de Egipto, había subido y tomado Gezer, y la había incendiado; había dado muerte a los cananeos que habitaban en la ciudad y la había dado como dote matrimonial a su hija, la mujer de Salomón.

 17 Y Salomón reedificó Gezer.) También reedificó Bet-jorón Baja,

 18 Baalat, Tadmor en el desierto del país;

 19 y todas las ciudades almacenes que tenía Salomón, las ciudades para los carros y las ciudades para los jinetes; todo lo que Salomón se propuso edificar en Jerusalén, en el Líbano y en toda la tierra bajo su dominio.

 20 A todo el pueblo que había quedado de los amorreos, heteos, ferezeos, heveos y jebuseos (que no eran de los hijos de Israel,

 21 sino sus descendientes que habían quedado después de ellos en la tierra, a quienes los hijos de Israel no pudieron exterminar), Salomón los sometió a tributo laboral, hasta el día de hoy.

 22 Pero a ninguno de los hijos de Israel sometió a servidumbre; porque ellos eran hombres de guerra, sus servidores, sus oficiales, sus comandantes, los jefes de sus carros y sus jinetes.

 23 Estos jefes de los oficiales que Salomón tenía sobre la obra eran 550, los cuales mandaban sobre la gente que hacía la obra.

 24 También la hija del faraón subió de la Ciudad de David a su casa que Salomón le había edificado. Luego él edificó el Milo.

 25 Tres veces al año Salomón ofrecía holocaustos y sacrificios de paz sobre el altar que había edificado a Jehovah, y quemaba incienso delante de Jehovah, cuando había terminado el templo.

 26 El rey Salomón también construyó una flota en Ezión-geber, que está junto a Eilat, a orillas del mar Rojo, en la tierra de Edom.

 27 Hiram envió en la flota a sus siervos, marineros y conocedores del mar, junto con los siervos de Salomón.

 28 Éstos fueron a Ofir y tomaron de allí 420 talentos de oro, y los llevaron al rey Salomón.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 ¿Qué es el "Milo"? Se piensa que Milo era un terraplén construído por los jebuseos antes de que Israel fuera conquistada por los israelitas. Existe algo de debate entre los eruditos acerca de la naturaleza específica de Milo. La suposición más común entre los arqueólogos e historiadores del antiguo Israel es que Milo era una estructura de piedra con gradas. En el libro de Samuel se menciona como límite de la construcción del rey David mientras estaban construyendo la ciudad de David, después que Jerusalén fue capturada de los jebuseos. La versión en inglés "The New King James" indica en las notas que Milo era literalmente "el vertedero," mientras que la Nueva Versión Internacional lo traduce como "terraplén." Sin embargo, tomando en cuenta el término potencialmente similar mulu, del asirio, significa fortificación hecha de tierra, se considera más que posible que fuera un muro de contención que allanaba la pendiente entre Ofel y el templo de la montaña. Por lo tanto era una tipo de estructura de piedra, que tanto apoyaba como también defendía la ciudad. Esto se refiere a la construcción de Milo por Salomón, pero por lo menos dos formas exisitieron anteriormente.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo