La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Pedro 1

Próximo Capítulo

 1 Pedro, apóstol de Jesucristo; a los expatriados1 de la dispersión en Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia,

 2 residentes pasajeros elegidos conforme al previo conocimiento de Dios Padre, apartados por el Espíritu para obediencia y para ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean dadas en plena medida. [Ellos han sido apartados, pero su obediencia y ser rociados con la sangre todavía está en el futuro. Note que estas personas han sido escogidas para hacer la caminata; ellos todavía no han completado la caminata, y ninguna caminata se comienza y se termina instantáneamente. ¿Qué caminata?—la caminata de la fe desde la creencia y la esperanza al principio hasta la salvación: liberados del pecado, el reino de Dios, y después la unión con Dios; hasta haber sido limpiado y perfeccionado para siempre, protegido de volver a pecar alguna vez.]

 3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien según su abundante misericordia producirá nuevamente para nosotros el vivir por medio de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos espirituales;2 [Estos creyentes están espiritualmente muertos (sin la vida de Dios), todavía viven en sus pecados, pero ellos tienen la esperanza de que Cristo será resucitado en ellos a una nueva vida; ellos todavía deben recibir la salvación, así que es imposible que ellos ya hayan nacido otra vez como dice este versículo, que fue mal traducido por los eruditos de las sectas deficientes, quienes estaban empapados en las doctrinas de Babilonia.]

 4 para una herencia incorruptible, incontaminable e inmarchitable, reservada en los cielos para vosotros

 5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación preparada para ser revelada en el tiempo final.

 6 En esto alegraos, a pesar de que es necesario sufrir unas pocas aflicciones ahora por medio de muchas pruebas, [Para recibir la salvación y el reino usted primero debe sufrir por medio de tribulaciones y adversidades. Esto ha sido mal traducido de manera que dice: ustedes puede que tengan que sufrir. También todos los que estén decididos a vivir piadosamente en Cristo Jesús serán perseguidos. 2 Tim 3:12.  los mismos sufrimientos están siendo experimentados entre todos vuestros hermanos en el mundo. 1 Ped 5:9. La salvación viene después del sufrimiento.]

 7  para que la prueba de vuestra fe--más preciosa que el oro que perece, aunque sea probado con fuego-- pueda resultar en alabanza, gloria y honor cuando Jesucristo se revele.

 8  Aunque no le habéis visto, le amáis; y aunque no lo veáis ahora, pero en él creéis, vosotros os alegráis con gozo inefable y glorioso,

 9 obteniendo así el fin de vuestra fe - la salvación de vuestras almas.3

 10 Acerca de esta salvación han inquirido e investigado diligentemente los profetas que profetizaron de la gracia que fue destinada para vosotros.

 11 Ellos escudriñaban para ver qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, quien predijo las aflicciones que habían de venir a Cristo y las glorias después de ellas.

 12 A ellos les fue revelado que, no para sí mismos sino para vosotros, administraban las cosas que ahora os han sido anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas que hasta los ángeles anhelan contemplar.

 13 Por eso, sean resueltos de la mente, sean sobrios, y esperan hasta el final la gracia que os es traída en la revelación de Jesucristo.4

 14 Como hijos obedientes, no os conforméis a las pasiones que antes teníais, estando en vuestra ignorancia.

 15 Antes bien, así como aquel que os ha llamado es santo, también sed santos vosotros en todo aspecto de vuestra manera de vivir,5 [De modo que usted debe ser santo, perfecto, puro, y justo. Usted debe perfeccionar la santidad.]

 16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. [De la palabra del Señor en el interior: "Tú debes ser santo como yo soy santo. Sigue la justicia y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor."]

 17 Y si invocáis como Padre a aquel que juzga según la obra de cada uno sin hacer distinción de personas, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación. [¡Tome nota! Dios juzga a todas las personas sin parcialidad de acuerdo a las obras de cada persona; todas las personas incluye aquellos que están en las iglesias a quienes Pedro estaba escribiendo; porque si usted no es santo (si todavía está pecando), cuando muere, usted está contaminado y será expulsado del cielo. De la palabra del Señor en el interior: "Todo están esperando que Jesús sea su excusa. Ningún hombre que repite el pecado es promovido o excusado. Sólo un corazón que es purificado del pecado es aceptable ante Dios."]

 18 Vosotros sabéis que de vuestra vana manera de vivir, la cual heredasteis de vuestros padres, fuisteis rescatados, no con cosas perecibles como oro o plata,

 19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación.

 20 Quien fue predestinado desde antes de la fundación del mundo, pero ha sido manifestado en los últimos tiempos por causa de vosotros.

 21 Por medio de él confiáis en Dios, para resucitarlo de entre los muertos espirituales y darle gloria; de modo que vuestra fe y esperanza existan en Dios.

 22 Purificad vuestras almas al obedencer a la verdad para un amor no fingido6 entre hermanos, amándose muchísimo los unos a los otros fervientemente con un corazón puro; [Esto ha sido mal traducido como "habiendo purificado vuestras almas". Es imposible haber purificado el alma y todavía estar sin salvación; por lo tanto ellos todavía tienen que purificar sus almas. El original griego en la Net Bible muestra que la palabra "purificar" en este versículo no está en el verbo pasado, está en la forma presente; y la nota 5 en el original griego de la Net Bible muestra que este versículo dice "corazón puro" en los manuscritos antiguos; manuscritos posteriores eliminaron la palabra "puro" dejando simplente "corazón" y no "corazón puro."]

 23 Para nacer de nuevo, no de simiente corruptible sino de incorruptible, por medio de la palabra de Dios que vive y perdura para siempre.7 [La Biblia no vive ni perdura para siempre, pero Cristo, la Palabra de Dios, sí vive y perdura para siempre.]

 24 Porque: Toda carne es como la hierba, y toda su gloria es como la flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae;

 25 pero la palabra del Señor permanece para siempre. Ésta es la palabra [la palabra en su corazón] del evangelio que os ha sido anunciada.8 [La Biblia no vive ni perdura para siempre, pero Cristo, la Palabra de Dios, sí vive y perdura para siempre. El Espíritu de Cristo, la Palabra de Dios, le ha predicado el evangelio a toda criatura debajo del cielo. Col 1:23]


Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 los expatriados. Para alguien que realmente busca a Dios, buscar con todo el corazón y el alma, es un expatriado en la tierra. Esa persona ha dejado de ser absorbida en las costumbres, tradiciones, pasatiempos, amistades, placeres y religiones del mundo — mientras se encamina con fe hacia su nuevo hogar, como la prioridad más impotante en su vida, el reino de los cielos. Como lo hicieron Abraham, José, Moisés, y muchos otros gigantes de la fe; todos murieron en la fe, sin haber recibido las promesas, sino habiéndolas visto por fe de lejos, se convencieron de ellas, y las aceptaron, confesando que eran extranjeros y peregrinos en la tierra.

2 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien según su abundante misericordia producirá nuevamente para nosotros el vivir por medio de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos espirituales. Al mirar cada palabra de este versículo en el original griego, vemos el verdadero significado, el cual es: (los peregrinos y extranjeros que Dios ha escogido como residentes pasajeros) esperan ansiosos que el Padre produzca una nueva vida en ellos por medio de la resurrección de Cristo Jesús dentro de ellos cuando ellos están muertos en sus pecados, (aunque no han sido testigos de su venida en ellos ni han recibido salvación).

Este versículo ha sido sumamente mal traducido de manera que declara incorrectamente: Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos. Sin embargo en los versículos 8 y 9 a continuación, ellos todavía no lo han visto, y todavía no han recibido su salvación, lo cual es imposible; usted no puede haber nacido otra vez y no tener la salvación.

Para mantenernos fiel a las posibles traducciones del original griego, los versículos 2, 18, 21, 22 y 23 también han sido cambiados para reflejar más precisamente el hecho de que estos residentes pasajeros tienen a Jesús resucitado en ellos, la futura purificación de sus almas, el hecho futuro de ser nacidos otra vez; nada de lo cual podría ya haber ocurrido a alguien que todavía no ha recibido la salvación, todavía no ha recibido el fin de la gracia, y todavía no ha experimentado la venida de Jesús o la revelación de Jesús.

3 Pedro muestra que la salvación no es creer o tener fe, sino que la salvación es el fin de la caminata obediente de la fe: Que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación preparada para ser revelada en el tiempo final. En esto alegraos, a pesar de que es necesario sufrir unas pocas aflicciones ahora por medio de muchas pruebas, para que la prueba de vuestra fe--más preciosa que el oro que perece, aunque sea probado con fuego-- sea hallada digna de alabanza, gloria y honor cuando Jesucristo se revele.Aunque no le habéis visto, le amáis; y aunque no lo veáis ahora, pero en él creéis, vosotros os alegráis con gozo inefable y glorioso,obteniendo así el fin de vuestra fe, la salvación de vuestras almas. 1 Ped 1:5-9.

Y existen por lo menos doce otros versículos que muestran que la salvación es un proceso de crecimiento:

4 Por eso, sean resueltos de mente, sean sobrios, y esperen hasta el fin la esperanza la gracia que os es traída en la revelación de Jesucristo. Espere hasta el fin. ¿El fin de qué? El fin de su caminata hacia la salvación; la unión; el día del Señor; la entrada en el reino de los cielos. Espere hasta el fin la gracia que será traída (¡tome nota! la gracia que todavía está por venir, verbo futuro) a usted en la revelación de Jesucristo. Aquí está Pedro diciéndoles que la revelación de Jesucristo vendría a ellos 2000 años atrás. Porque la venida de Jesucristo está dentro del hombre: La segunda vez, ya sin relación con el pecado, aparecerá para salvación a los que le esperan. Heb 9:28. Y Juan dice: Cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro. 1 Juan 3:2-3. Y deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, Heb 6:11.

El Nuevo Testamento está lleno de referencias a la segunda venida de Jesús como algo que sucedió entonces, no miles de años después. En Mateo, Marcos, y Lucas, se registra a Jesús diciendo que algunas personas que en ese entonces estaban con él, 2000 años atrás, verían su gloriosa venida en las nubes con el reino antes que ellos murieran. Después Pablo, Jesús en Apocalipsis, Pedro, Santiago, y Juan, — todos dijeron pronto, el tiempo está cerca, un corto tiempo, él está a las puertas. El cristianismo despreocupadamente ignora esta enorme incongruencia entre lo que la Biblia dice claramente en contraste con lo que sus propios guías ciegos les enseñan. Sería un engaño cruel estar esperando que Él aparezca, si las 100 generaciones pasadas de creyentes en realidad no tenían ninguna esperanza de verlo alguna vez.

5 Así como aquel que os ha llamado es santo, también sed santos vosotros en todo aspecto de vuestra manera de vivir. ¿Qué clase de santidad es necesaria? Así como Jesús fue santo, usted debe ser santo. De la palabra del Señor en el interior: "Tú debe ser santo como yo soy santo. Sigue la justicia y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor." De modo que debemos ser santos como Jesús fue santo; debemos ser justos, como Jesús fue justo, y debemos ser perfectos, como el Padre es perfecto. Pedro le recuerda a los creyentes que han dejado sus deseos anteriores. Pero aquellos que se llaman a sí mismos cristianos en las sectas deficientes, todavía están siguiendo sus deseos: los deseos de la carne (comidas exóticas, bebidas, sexo, drogas) y los deseos de los ojos (automóviles, ropa, muebles para la casa). Los deseos son codicia, lo cual significa querer algo, ya sea gente o cosas. En cambio, se supone que nosotros debemos abandonar nuestros deseos, poniéndolos detrás de nosotros, y siendo santos en toda clase de conducta. Ésta es la orden para aquellos que aspiran a llegar a la salvación: Sean santos como Jesús fue santo, sin embargo esto es algo que no importa cuánto usted lo intente, no puede hacer a menos que el Señor purifique su corazón y su alma, cuando usted va a él esperando, escuchando, oyendo, y obedeciendo — repetidamente, hasta el fin, cuando él le trae la salvación.

6 Un alma purificada. ¿Cómo? - al obedecer la verdad. ¿Qué verdad? - la verdad que Él le habla a usted y usted oye, particularmente sus mandatos a arrepentirse de su conducta maligna. 

¿Cómo? Usted debe ir a él. Usted debe esperar en élescuchar silenciosamente, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — la gracia.
Busque, escuche, obedezca...busque, escuche, obedezca....busque, escuche, obedezca. Usted debe perseverar hasta el fin, cuando Cristo traiga la salvación.
Usted debe permanecer en él. Ahora, hijitos, permaneced en él para que, cuando aparezca, tengamos confianza y no nos avergoncemos delante de él, en su venida. 1 Juan 2:28.

7 la palabra de Dios que vive y perdura para siempre. La Biblia no vive, y la Biblia no perdura para siempre. La Biblia no es la palabra de Dios. La Biblia no está viva. La Biblia es la letra. La letra mata, pero el Espíritu vivifica, 2 Cor 3:6. Si la letra mata, está muerta; por lo tanto la letra está muerta. Pero la palabra de Dios, que es el Espíritu de Jesús, vive y permanece para siempre.

8 pero la palabra del Señor permanece para siempre. La Biblia no vive ni perdura para siempre, pero Cristo, la Palabra de Dios, sí vive y perdura para siempre.

Ésta es la palabra del evangelio que os ha sido anunciada. El evangelio no le es predicado a usted por un libro de escrituras. El evangelio fue predicado a Abraham por el Señor, y Abraham existió antes que cualquier escritura haya sido escrita. El Espíritu de Cristo, el Verbo de Dios, vive y perdura para siempre. El evangelio fue predicado (tiempo pasado) en cada criatura bajo el cielo. Col 1:23. Cristo le predica el evangelio a cada hombre, a medida que el Espíritu, el Verbo de Dios en el corazón del hombre le habla a él.

_______________________________________

Próximo Capítulo