La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Pedro 5

Capítulo Anterior

 1 A los ancianos entre vosotros les exhorto, yo anciano también con ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y también participante de la gloria que ha de ser revelada:1

 2 Apacentad el rebaño de Dios que está a vuestro cargo, cuidándolo no por la fuerza, sino de buena voluntad según Dios; no por ganancias deshonestas [dinero], sino de corazón;2 [Porque hay aún muchos rebeldes, habladores de vanidades y engañadores, especialmente de los de la circuncisión (judíos cristianos). A ellos es preciso tapar la boca, pues por ganancias deshonestas trastornan casas enteras, enseñando lo que no es debido. Tito 1:10-11]

 3 no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cargo,3 sino como ejemplos para el rebaño.

 4 Y al aparecer el Príncipe de los pastores, recibiréis la inmarchitable corona de gloria.

 5 Asimismo vosotros, jóvenes [espiritualmente], estad sujetos a los ancianos;4 y revestíos todos de humildad unos para con otros, porque: Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes.

 6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios para que él os exalte al debido tiempo.

 7 Echad sobre él toda vuestra ansiedad, porque él tiene cuidado de vosotros.

 8 Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quién devorar. [Vea la nota 4 de Genésis 3 para más información acerca del diablo que devora.]

 9 Resistid al tal, estando firmes en la fe, sabiendo que los mismos sufrimientos están siendo experimentados entre todos vuestros hermanos en el mundo. [Todos los que quieran vivir piadosamente en Cristo Jesús serán perseguidos. 2 Tim 3:12.]

 10 Y cuando hayáis padecido por un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, quien os ha llamado a su eterna gloria en Cristo Jesús, los perfeccionará, afirmará, fortalecerá y establecerá después de un breve sufrimiento.

 11 A él sea el dominio por los siglos. Amén.

 12 Os he escrito brevemente por medio de Silas, a quien considero un hermano fiel, para exhortar y testificar que ésta es la verdadera gracia de Dios. Estad firmes en ella.

 13 Os saluda la iglesia que está en Babilonia, elegida juntamente con vosotros; también Marcos, mi hijo.

 14 Saludaos unos a otros con un beso de amor. La paz sea con todos vosotros que estáis en Cristo.


Capítulo Anterior

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 De modo que Pedro está testificando que él es partícipe de la naturaleza divina. Él es un partícipe de la gloria, que todavía debe ser revelada en ellos.

2 Apacentad el rebaño; la palabra de Dios, que ellos aprenden del Espíritu, que ellos son autorizados a enseñar por el Espíritu. Pero no por ganancias deshonestas. Si un predicador recibe un salario de la congregación, él está violando el mandamiento de Pedro: Apacentad el rebaño de Dios que está a vuestro cargo, cuidándolo no por la fuerza, sino de buena voluntad según Dios; no por ganancias deshonestas [dinero]. 1 Pedro 5:2. Y Jesús dijo: al asalariado no le importan las ovejas. Juan 10:11-13; y De gracia habéis recibido (sin paga); dad de gracia (sin cobrar). Mat 10:8. Y Pablo dijo: no somos, como muchos, traficantes de la palabra de Dios. 2 Cor 2:17.

Jesús dijo: Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. Lucas 10:7-8. Por lo tanto aquí Jesús dice, coman y beban lo que les den, porque el obrero es digno de su salario. Este es el salario que Cristo permite, regalos, que pueden incluír ofrendas de dinero, por supuesto. Pero si ellos piden, y alguien accede, eso no sería un regalo; un regalo es algo que no ha sido solicitado. Tampoco pedir una ofrenda o recibir un salario es recibir un regalo. Para que sea regalo debe ser algo que no ha sido solicitado en lo absoluto.

3 No como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cargo. No como un dictador. No como alguien que insiste en hacer las cosas a su manera. No como alguien que le ordena a otros hacer el trabajo servil, mientras él se sienta cómodamente. No como alguien que toma el asiento más importante sobre la plataforma, detrás del púlpito. No como alguien que espera ser saludado con reverancia, como doctor, pastor, reverendo o padre. Sino más bien como siervo de todos. Como un hermano humilde que amablemente comparte las enseñanzas que recibe del Espíritu Santo. Más bien como alguien que busca a los perdidos. Más bien como alguien que firme pero suavamente corrige a los que están en el error, dándoles espacio para que ellos vean su error y se arrepientan para poder ser restaurados.

4 Vosotros, jóvenes, estad sujetos a los ancianos. El jóven espiritual se debe someter al anciano espiritual, quien obviamente tiene más madureza espiritual. Usted debe entender que las personas tienen diferentes medidas del Espíritu de Cristo, no todos son iguales. Como dijo otro gran hombre digno del Señor, Isaac Penington:

Y Amigos, ustedes que son débiles, alaben al Señor por los fuertes; ustedes que necesitan un pilar para apoyarse, alaben a Dios, porque él ha proveído pilares en su casa; y en el temor y la guía del Espíritu, utilicen estos pilares; quienes son fieles, y tienen la aptitud del Señor, en su poder y gloriosa presencia entre ellos, para ayudarles a sostener su edificio, a medida que ellos recibían la aptitud del Señor para unirse con él. Aquel que despercia al que ha sido enviado, desprecia a Aquel que lo envó; y el que subestima cualquier regalo, oficio u obra, que Dios ha otorgado sobre cualquier persona, desprecia la sabiduría y disposición del Dador. ¿Acaso son todos los padres? ¿Han vencido todos al enemigo? ¿Han crecido todos en la vida? ¿Están todas las estrellas del firmamenteo en el poder de Dios? ¿Ha hecho Dios a todos iguales? ¿Acaso no hay diferntes estados, diferentes niveles, diferentes crecimientos, diferentes lugares, etc.?

Entonces, si Dios ha hecho una diferencia, y dado diferentes niveles de vida, y dones diferentes, de acuerdo con su voluntad; ¿qué sabiduía y espíritu es éste, que no reconoce esto, sino que los considera a todos iguales? ¡Oh mis Amigos! Tengan temor ante el Señor; honren al Señor en su venida, y en la diferencia que él ha hecho entre los hijos de los hombres, y entre su pueblo. Él envió profetas en el tiempo antiguo, y el resto de la gente no eran iguales a ellos. Él envió evangelistas, apóstoles, pastores, maestros, etc., y los otros miembros de las iglesias no eran iguales a ellos. Él ha dado padres y ancianos ahora, y los niños recién nacidos y jóvenes no son iguales a ellos. Así es, en verdad, del Señor; y lo que es de Dios en ustedes, lo reconocerá.

Por lo tanto velen, todos, para sentir y saber cuál es su lugar y servicio en el cuerpo, y para ser sensibles a los dones, lugares, y servicios de otros; para que el Señor pueda ser honrado en todos, y cada uno sea tenido y honrado en el Señor, y no de otra manera.

William Caton, un joven ministro cuáquero, se lamentaba por su estatura pequeña en Cristo, comparada con algunos cuáqueros dignos mayores que él había observado, cuando el Señor le dio esta clásica explicación:

El Señor me mostró cómo a aquellos que tenían mucho, no les quedaba nada; y aquellos que tenían poco, no carecían de nada — así como fue con los israelitas antiguos. Porque note que los hermanos que eran sabios y eminentes, que habían recibido mucho del Señor, así también se requería mucho de ellos; de modo que de todo lo que tenían, no les quedaba nada, sino lo que debían emplear en la obra y servicio de Dios.

_______________________________________

Capítulo Anterior