La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Tesalonicenses 5

Capítulo Anterior

 1 Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, hermanos, no tenéis necesidad de que os escriba.

 2 Porque vosotros mismos sabéis perfectamente bien que el día del Señor vendrá como ladrón de noche [inesperadamente].

 3 Cuando digan: "Paz y seguridad", entonces vendrá la destrucción de repente sobre ellos, como vienen los dolores sobre la mujer que da a luz; y de ninguna manera escaparán.

 4 Pero vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, como para que aquel día os sorprenda como un ladrón.

 5 Todos vosotros sois hijos de luz que ha de ser e hijos del día que ha de ser.1 No hemos de ser hijos de la noche ni de las tinieblas. [De la Palabra del Señor en el interior: "Tú eres un hijo cuando Jesús aparece en tu corazón para guiarte. Yo estoy con aquellos que han sido liberados del pecado."]

 6 Por tanto, no durmamos como los demás, sino vigilemos y seamos sobrios;

 7 porque los que duermen, de noche duermen; y los que se emborrachan, de noche se emborrachan.

 8 Pero nosotros que hemos de ser del día, seamos sobrios, vestidos de la coraza de la fe y del amor, y con el casco de la esperanza de la salvación.2 [Estos creyentes todavía estaban esperando la salvación por venir; la salvación es ser liberado de todo pecado.]

 9 Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, [la salvación todavía está por venir para estos creyentes relativamente maduros.]

 10 quien murió por nosotros para que, ya sea que velemos o sea que durmamos, vivamos juntamente con él. [¡Tome nota! Vivir con él es tenerle a él resucitado en nosotros, para que podamos ser una nueva criatura, y que todo lo viejo haya pasado; viviendo en unión con Jesús en su reino, y que nuestra visión del mundo y sus deseos haya pasado.]

 11 Por lo cual, animaos los unos a los otros y edificaos los unos a los otros, así como ya lo hacéis.

 12 Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que entre vosotros trabajan, que os presiden en el Señor y que os dan instrucción.

 13 Tenedlos en alta estima con amor a causa de su obra. Vivid en paz los unos con los otros.

 14 Hermanos, también os exhortamos a que amonestéis a los desordenados, a que alentéis a los de poco ánimo, a que deis apoyo a los débiles, y a que tengáis paciencia hacia todos.

 15 Mirad que nadie devuelva a otro mal por mal; en cambio, procurad siempre lo bueno los unos para los otros y para con todos.

 16 Estad siempre gozosos.

 17 Orad sin cesar.3 [Pero sus oraciones deben tener palabras proporcionadas por el Espíritu Santo: Orando en todo tiempo en el Espíritu con toda oración y ruego, Efe 6:18. Y asimismo, también el Espíritu nos ayuda en nuestras debilidades; porque cómo debiéramos orar, no lo sabemos; pero el Espíritu mismo intercede con gemidos indecibles. Rom 8:26. Muéstranos qué le hemos de decir, pues no podemos organizar nuestras ideas a causa de las tinieblas. Job 37:18. Si usted cree lo que usted ha oído que el Señor le dice que ore, entonces usted recibirá lo que usted pide en oración, como Juan describe cuidadosamente: "Y ésta es la confianza que tenemos delante de él: que si pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye. Y sabemos que si él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hemos hecho." 1 Juan 5:14-1. A menos que usted haya crucificado su naturaleza pecaminosa, para recibir su Espíritu en suficiente medida para revelar su voluntad, usted no tiene idea cuál es su voluntad. Esta es la razón por la cual la gran mayoría de las oraciones, hechas en la mente carnal de los creyentes principiantes, nunca son contestadas. Cuando podemos hacer Su voluntad, oímos de Él qué debemos orar, y sabemos con certeza que esas oraciones son oídas y serán concedidas. De la Palabra del Señor en el interior: "Si se les dice por qué deben orar, ellos pueden ser extremadamente efectivos; orar de la manera en que uno oye: justa expectativa. Ora sólo de la manera que se te dice."]

 18 Dad gracias en todo, porque ésta es la voluntad de Dios para vosotros en Cristo Jesús.

 19 No apaguéis el Espíritu.

 20 No menospreciéis las profecías;

 21 más bien, examinadlo todo, retened lo bueno.

 22 Apartaos de toda apariencia de mal.

 23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; que todo vuestro ser--tanto espíritu, como alma y cuerpo-- sea guardado sin mancha en la venida de nuestro Señor Jesucristo.

 24 Fiel es el que os llama, quien también lo logrará.

 25 Hermanos, orad también por nosotros.

 26 Saludad a todos los hermanos con un beso santo.

 27 Solemnemente os insto por el Señor que se lea esta carta a todos los hermanos.

 28 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.


Capítulo Anterior

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Todos vosotros sois hijos de la luz que ha de ser e hijos del día que ha de ser. Este versículo ha sido traducido típicamente como: Todos vosotros sois hijos de la luz, e hijos del día. El versículo en el griego original tiene una compleja construcción de estar en el presente, (<1510> <5748>), lo cual es traducido correctamente como "hijos de la luz que ha de ser ahora" o más bien expresado como "ahora hijos de la luz que ha de ser." Pablo hace la declaración en un versículo subsiguiente de este mismo capítulo que ellos debían "ponerse la coraza de la fe y el amor; y como casco, la esperanza de salvación." Por lo tanto los tesalonicenses todavía estaban sin salvación y esperando por una salvación que todavía estaba por venir. Usted no puede ser un hijo de luz (o hijo del día), hasta que usted haya experimentado la salvación, la cual es ser liberados de todos los pecados. Usted no puede ser un hijo de Dios o un hijo de la luz hasta que usted haya crucificado sus deseos y afectos en la cruz interna de la negación propia — para así llegar a ser libre de pecado y recibir salvación. Sin embargo los traductores, habiendo sido educados en la doctrina de Babilonia que todos son hijos de Dios con sólo creer que Jesús es el Hijo de Dios, escogieron el verbo presente "sois" <5748>, pero dejaron fuera la parte que dice "que ha de ser" <1510>; declarando que ellos ya eran hijos de la luz y del día; los traductores no entendieron que la creencia que es necesaria es creer lo que Jesús les dice a ellos desde el interior de su corazón. Aún los demonios creen que Jesús es el Hijo de Dios, y tiemblan.

2 nosotros que hemos de ser del día seamos sobrios, vestidos de la coraza de la fe y del amor, y con el casco de la esperanza de la salvación.  Como fue explicado en la nota 1, este versículo fue traducido incorrectamente como "somos del día," en vez de "hemos de ser del día," lo cual es imposible mientras ellos todavía están esperando la salvación. Mientras estamos esperando la salvación, nos conducimos en obediencia a los mandatos que la Palabra del Señor y su luz nos ha dado; nos conducimos como discípulos dedicados a la sobriedad y la moderación.

3 Orad sin cesar. De la Palabra del Señor en el interior: "Si se les dice por qué deben orar, ellos pueden ser extremadamente efectivos; orar de la manera en que uno oye: justa expectativa. Ora sólo de la manera que se te dice." Cuando Pablo nos dice que oremos sin cesar, él nos quiere decir que oremos en el espíritu, como dijo en Efe 6:18: orando en todo tiempo en el Espíritu con toda oración y ruego. Usted no puede orar en el espíritu, si las palabras son inventadas en su mente carnal.
Pablo estaba hablando a cristianos que habían crucificado su carne suficientemente de manera que ellos pudieran orar en el Espíritu en vez de en sus mentes carnales.
Pues la intención de la carne es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede. Rom 8:7
¿Cómo pueden las oraciones de una mente que es enemistad contra Dios agradar a Dios? Él debe ser adorado en Espíritu y en Verdad. Juan 4:23-24
De modo que Pablo estaba hablando a cristianos maduros, que tenían suficiente espíritu para controlar sus oraciones.
Varios años antes de que Jorge Fox había sido totalmente perfeccionado y purificado, él podía orar en el Espíritu, causando que las iglesias donde él estaba temblaran
¡Cuidado! Si usted está orando continuamente de su mente, usted no puede oír las instrucciones del Señor. Cuando usted está en el Espíritu, orando sólo con palabras proporcionadas por el Espíritu, entonces el Señor cesará de darles palabras para orar, de manera que él lo pueda guiar, y usted pueda oír y ver sus instrucciones.

Hay una excepción: Lo siguiente fue oído de parte del Señor por un lector de este sitio web, tan fuerte como si alguien estuviera parado a su lado: "Yo sólo oigo la oración de un hombre justo y la oración de un pecador que viene para arrepentirse."

A menos que su corazón sea purificado, quédese en silencio para esperar y escuchar las enseñanzas de Dios y sus palabras a usted.
Sí, esperen al Señor. Salmo 27:14.
Estos son algunos versículos que apoyan este consejo:

Y al orar, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que serán oídos por su palabrería. Por tanto, no os hagáis semejantes a ellos, porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes que vosotros le pidáis. Mat 6:7-8

Calle todo mortal delante de Jehovah. Zac 2:13
Estad quietos y reconoced que yo soy Dios. Sal 46:10
En arrepentimiento y en reposo seréis salvos; en la quietud y en la confianza estará vuestra fortaleza. Isa 30:15
Y fue escrito un libro como memorial delante de él, para los que temen a Jehovah y para los que toman en cuenta su nombre. Mal 3:16
Bienaventurado el hombre que me escucha velando ante mis entradas cada día, guardando los postes de mis puertas.
Porque el que me halla, halla la vida y obtiene el favor de Jehovah. Prov 8:34

Cuando en mi cama me acuerdo de ti, medito en ti en las vigilias de la noche. Sal 63:6
Sólo en Dios reposa mi alma; de él proviene mi salvación. Sal 62:1
Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehovah. Lam 3:26

Yo os mostraré a qué es semejante todo aquel que viene a mí y oye mis palabras, y las hace [las practica y las obedece].
Es semejante a un hombre que al edificar una casa cavó profundo y puso los cimientos sobre la roca. Y cuando vino una inundación, el torrente golpeó con ímpetu contra aquella casa, y no la pudo mover, porque había sido bien construida. Lucas 6:47-48


Escuchad y obedecer mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien. Jer 7:23.

Vea el artículo escrito por Jorge Fox acerca de Por qué el silencio para más información acerca del silencio.

_______________________________________

Capítulo Anterior