La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Timoteo 6

Capítulo Anterior

 1 Todos los que están bajo el yugo de la esclavitud tengan a sus propios amos como dignos de toda honra, para que no sea desacreditado el nombre de Dios, ni la doctrina.

 2 Los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser hermanos. Al contrario, sírvanles mejor por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio. Esto enseña y exhorta.

 3 Si alguien enseña algo diferente y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo y a la doctrina que es conforme a la piedad,

 4 se ha llenado de orgullo y no sabe nada. Más bien, delira acerca de controversias y contiendas de palabras, de las cuales vienen envidia, discordia, calumnias, sospechas perversas,

 5 y necias rencillas entre hombres de mente corrompida y privados de la verdad, que tienen la piedad como fuente de ganancia;1 apártate de los tales.

 6 Sin embargo, grande ganancia es la piedad con contentamiento.

 7 Porque nada trajimos a este mundo, y es evidente que nada podremos sacar.

 8 Así que, teniendo el sustento y con qué cubrirnos, estaremos contentos con esto.

 9 Porque los que desean enriquecerse caen en tentación y trampa, y en muchas pasiones insensatas y dañinas que hunden a los hombres en ruina y perdición.

 10 Porque el amor al dinero es raíz de todos los males;2 el cual codiciando algunos, fueron descarriados de la fe y se traspasaron a sí mismos con muchos dolores.

 11 Pero tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia, la mansedumbre.

 12 Pelea la buena batalla de la fe;3 echa mano de la vida eterna, a la cual fuiste llamado y confesaste la buena confesión delante de muchos testigos. [Mantenga su fe en las promesas de Dis, y sus advertencias de los sufrimientos necesarios para acabar con el pecado. Manténgase esperando a Dios, escuchando, y velando. Permanezca en la cruz de la obediencia. Él no le fallará. Es una batalla que concede la victoria.]

 13 Te mando delante de Dios, quien da vida a todas las cosas, y de Cristo Jesús, quien dio testimonio de la buena confesión delante de Poncio Pilato,

 14 que guardes el mandamiento sin mancha ni reproche, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo.4

 15 A su debido tiempo la mostrará [esta aparición], quien es el Bendito y único Soberano, el Rey de reyes y Señor de señores;

 16 el único que tiene inmortalidad, que habita en luz que ningún hombre [no regenerado] puede acceder, a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver. A él sea la honra y el poder eterno. Amén. [Pero sus santos regenerados habitan como una parte de él en esa luz.]

 17 Encárgales a los ricos en este mundo que no sean altivos, ni pongan su esperanza en la incertidumbre de las riquezas, sino en Dios quien nos provee todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.

 18 [Encárgales] Que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, que sean generosos y dispuestos a compartir con otros,5 [aquellos que tienen necesidad son los pobres, no la religión organizada].

 19 atesorando para sí buen fundamento para el porvenir, para que echen mano de la vida verdadera.

 20 Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas y vanas palabrerías y los argumentos de la falsamente llamada ciencia;

 21 Para algunos que profesan dichos conocimientos han errado de la fe y perdido la marca. La gracia sea con vosotros. [De la Palabra del Señor en el interior: "El cristianismo no tiene idea de quien soy yo o de lo que represento. Ellos son un pueblo que no tiene idea, y no tiene frutos. Ellos han perdido la marca. Ellos han ignorado mis mandatos para apartarse del pecado. Ellos no quieren tener leyes. Todos son soñadores sucios. Todo el mundo está esperando que Jesús sea su excusa. Todos los hombres están sin excusa; si yo estuviera en silencio, ellos tendrían una excusa. Jesús no murió para que tú puedas continuar pecando. Yo hubiera preferido evitar esa horrible muerte. . Yo hubiera preferido evitar esa horrible muerte. Lo hice paramostrarte hasta qué punto es necesaria la obediencia para tu salvación. Si todavía estás pecando, tú perteneces al pecado y no a mí. Tú debes tener una devoción por la ley que está en el corazón de cada hombre; tú debes oír; y debes obedecer. No es suficiente creer en Jesús; nosotros debemos creer lo que Él dice y después actuarlo. Restringirse del pecado no es suficiente; la salvación es ser liberadode aun el deseo por tus pecados. Sólo un corazón que está purgado del pecadoes aceptable para Dios. Acércate a Dios; apresúrate; no seas impedido."]


Capítulo Anterior

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 hombres de mente corrompida, que tienen la piedad como fuente de ganancia. Este es el evangelio de la prosperidad, que es una completa perversión del mensaje de Cristo:

Guardaos de toda codicia, porque la vida de uno no consiste en la abundancia de los bienes que posee. Lucas 12:15.

Pues, ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero y perder su alma? Marcos 8:36.

Porque desde adentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, las inmoralidades sexuales, los robos, los homicidios, los adulterios, las avaricias,
las maldades, el engaño, la sensualidad, la envidia, la blasfemia, la insolencia y la insensatez.
Todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre. Marcos 7:21-23
.

Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todas las cosas que posee, no puede ser mi discípulo. Lucas 14:33.

Por tanto, no os afanéis diciendo: '¿Qué comeremos?' o '¿Qué beberemos?' o '¿Con qué nos cubriremos?' Porque los gentiles buscan todas estas cosas, pero vuestro Padre que está en los cielos sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Más bien, buscad primeramente el reino de Dios y su justicia,1 y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6:31-33.

2 Porque el amor al dinero es la raíz de todos los males. No es el dinero lo que es la raíz de todos los males; es el amor al dinero. Ricos o pobres pueden tener dinero. Ricos o pobres pueden tener poca consideración por el dinero. Este versículo está en el contexto de cuidado con el deseo de ser rico, lo cual resulta en la caída en la tentación y las trampas, y en muchos deseos necios y dañinos, que ahogan a los hombres en la destrucción y la completa perdición.

De la Palabra del Señor en el interior: "defiende a los ricos." ¿Por qué?—porque en el mundo de hoy, con los gobiernos que han llegado a tener grandes deudas y que buscan ingresos en vez de cortar los gastos, los políticos están promoviendo el incremento de los impuestos sólo en los pocos que son ricos; lo cual nuestra sociedad ha denominado como impuestos progresivos, mientras que ha denominado los impuestos que se aplican a todos de manera equitativa como regresivos. Con esa definición, Dios es regresivo porque Él ordenó impuestos regresivos en el Pacto Antiguo al requerir diezmos de 10% de la cosecha de todos los dueños de tierras, sin importar sus ganancias anuales; (los diezmos eran para mantener a los pobres y los levitas). Nosotros debemos tratar a otros como queramos que nos traten a nosotros; nosotros debemos tratar a todos los hombres imparcialmente para evitar el pecado; y "desquitarse con los ricos" es claramente lo opuesto de amar a tu prójimo como a tí mismo. La promoción de impuestos discriminatorios por clase de ingresos es promover envidia entre las clases, y la envidia es un pecado.

Los ricos son, y serán cada vez más, la víctima propiciatoria de los políticos despilfarradores: una minoría oprimida por los impuestos envidiosos promovidos por políticos que están tratando de aumentar los ingresos sin que la mayoría vote en contra de ellos y pierda sus puestos. Como cristianos, demos defender a los oprimidos — aún si son ricos, ellos son nuestro prójimo.

4 hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo. La segunda venida de Jesús es una experiencia personal del creyente purificado en todas las generaciones, que ven a Jesús traer su salvación, morando en la luz, a la cual ningún hombre se puede acercar. La luz es tan pura, tan santa, tan intensa, que quema todo lo impío en su camino. De modo que a menos que usted haya sido cambiado para llegar a ser como un hijo de la luz, usted no puede tener comunión con el Padre o el Hijo. Pero cuando usted es cambiado, usted puede participar en la herencia de los santos en la luz, siendo trasladado al reino de Cristo.

3 Pelea la buena batalla de la fe. La fe debe crecer. Toda revelación que usted oye o ve de Dios aumenta su fe. Pedro definió el proceso del crecimiento de la fe, cuando dijo: pongan todo empeño para añadir a su fe. 2 Ped 1:5-7. Su fe debe estar establecida en su experiencia del poder de Dios, no en palabras pronunciadas por hombres o leídas. El poder de Dios es prometido para liberarlo [separarlo] de sus pecados, lo cual es salvación. Usted es salvo a través de la fe, y por medio de la fe sus corazones son purificados; pero obviamente en el comienzo de la fe, usted no está purificado, ni tampoco es salvo. Usted debe contender por la fe, crecer en la fe, edificar su fe, aumentar su fe, perfeccionar lo que falta en su fe, pelear la buena batalla de la fe, hasta la victoria, cuando su fe es consumada por el consumador; la fe es un proceso y una caminata de obras de arrepentimiento y amor, el fin de la cual es ver a Cristo traer su salvación, para traerle su vida eterna.

¿Con qué está usted contendiendo? Su propia naturaleza pecaminosa; sus deseos y afectos; su orgullo y placeres — estos son los enemigos de su alma — el pecado. ¿Cómo contiende usted en contra del pecado? Por la fe, lo cual es negar su propia voluntad y obedecer los mandamientos de Dios que él le habla a usted. Una fe así lo llevará a que su corazón sea purificado, lo llevará al glorioso reposo cristiano y a recibir el fruto del Espíritu, que incluye una gran medida adicional de fe.

5 Encárgale a los ricos a que sean ricos en buenas obras, que sean generosos y dispuestos a compartir con otros [aquellos que tienen necesidad son los pobres, no la religión organizada]. Su promesa fue: si usted buscad, como su prioridad PRIMERAMENTE, el reino del cielo y su justicia, todas las otras necesidades serán satisfechas. Nosotros podemos testificar de lo verdadero de esta promesa, ya que mientras hemos buscado a Dios como la prioridad más importante de nuestras vidas, Él ha proveído todas nuestras necesidades materiales en exceso de lo que nosotros esperábamos. En vez de acumular, nuestro enfoque debería ser en dar de nuestro exceso; porque es más bienaventurado dar que recibir. Usted debe practicar el dar generosamente. Cuando usted vea una necesidad que usted puede satisfacer de su exceso, satisfágala. Simplemente reaccione a lo que llegue en frente suyo, o usted puede dar a organizaciones de beneficencia que sean dignas.

¡Una advertencia del Señor!: "Debes distribuir liberalmente."

_______________________________________

Capítulo Anterior