La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Juan 3:8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 El que comete el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo.4 [Que nadie lo engañe, diciendo que todavía se puede pecar y pertenecer a Dios; los que aún están pecando sirven al diablo. Cristo es revelado en nuestra carne para destruir las obras del diablo, al condenar los pecados secretos en nuestro corazón, y después destruir aún nuestro deseo de pecar. Pablo confirma a Jesús destruyendo las obras del diablo en cada creyente purificado: "el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies." Rom 16:20.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

4 Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo. Aquel, que ha estado escondido en el interior, es revelado. Como Pablo dijo: Dios tuvo a bien rvelar a su hijo en mí para que yo le anunciase. Siempre llevamos en el cuerpo [nuestro] la muerte [de la cruz interna] de Jesús por todas partes, para que también en nuestro cuerpo se manifieste la vida de Jesús. Porque nosotros que vivimos, siempre estamos expuestos a muerte [crucificando al viejo hombre] por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. 2 Cor 4:10-11.

¡Note! En el texto original griego de este versículo y el versículo 5 anteriormente, la palabra griega para revelar o manifestar es efanerwyh <5319> la cual tiene un tiempo aorista <5681><5777> que puede ser pasado, presente o futuro. El contexto de los versículos anteriores de este capítulo es Juan refiriéndose a como: 1) con la verdadera esperanza somos purificados, 2) debemos practicar la justicia como Jesús lo hizo, 3) todo pecado es del diablo, y 4) si hemos nacidos otra vez, no podemos pecar. Entonces Juan nos dice cómo somos purifcados: por Jesús que viene (versículo 5), siendo revelado en nosotros para destruir el pecado en nuestros corazones que había sido creado por el diablo (versículo 8). Pablo confirma que Jesús destruye las obras del diablo en cada uno de nosotros — un evento individual para el creyente purificado: Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies. Rom 16:20. Desafortunadamente casi todas las traducciones pierden esta hermosa promesa porque los traductores tenían los prejucios de las doctrinas de Babilonia y nunca experimentaron a Jesús venir en sus corazones, y nunca fueron testigos de como Él destruye el pecado en sus corazones. Por lo tanto ellos tradujeron "es revelado" como el verbo pasado "fue revelado," pensando que este versículo está simplemente señalando que Jesús vino a la tierra para destruir las obras del diablo; pero por supuesto no fue un evento único, o todos seríamos perfectos en un mundo perfecto. Algunos traductores asumen que debido a que Cristo abolió la ley mosaica, ya no hay pecado; sin embargo todavía existe la ley que está en el corazón de todo hombre, y por esta ley todos los hombres serán juzgados, (esta ley interna incluye el centro moral de la ley mosaica), y la Biblia claramente señala que: 1) aquellos que todavía están pecando y que mueren, no tendrán heredad en el reino de los cielos, y 2) todo hombre será juzgado por sus obras y sus palabras.

Pablo llamó a esta venida de Jesús en el corazón el "misterio escondido por los siglos y generaciones: Cristo en vosotros, la esperanza de gloria." Aquel que ha estado escondido en el interior es revelado a los santos purificados, Cristo en usted, Col 1:26-27.

Jesús está ansioso de destruír las obras de maldad en nosotros — ni nosotros vamos a él. Por lo tanto, haced morir lo terrenal en vuestros miembros: fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Col 3:5. Porque si vivís conforme a la carne, habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis. Rom 8:13. Con respecto a vuestra antigua manera de vivir, despojaos del viejo hombre que está viciado por los deseos engañosos; pero renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre [Cristo] que ha sido creado a semejanza de Dios en justicia y santidad de verdad. Efe 4:22-24. Jorge Fox escribió acerca de Cristo esto es revelado en nuestra carne:

Porque Cristo es revelado en la carne, para condenar el pecado en la carne, a todos los que testifican a Cristo en ellos, hombres y mujeres; digo, Cristo esto es revelado en su carne; él condena el pecado que está en su carne; sí, y pone fin al pecado, y termina con la transgresión, y trae justicia eterna en ellos. Pero primero él condena el pecado que está en su carne, la injusticia en su carne, y la impiedad en su carne; el mentiroso, el blasfemo, que está en su carne; el adúltero, el fornicario, el idólatra, y todo pecado, sea cual sea, él lo condena en la carne. Así también Cristo se manifiesta en la carne, para condenar el pecado que está en la carne; todos los que testifican acerca de que Cristo condena el pecado en la carne, que a través de Cristo, quien condena el pecado en la carne, pueden llegar a ser justicia de Dios, y así una nueva persona [criatura] de Dios. Pero cuando el pecado está sin condenar en la carne, ellos son de la serpiente, del injusto, del impío, que adulteró de la verdad, ellos son de él. Pero si el pecado es condenado en la carne, Cristo esto es revelado en la carne, para que sean de Cristo; ellos son de Dios, y están en Cristo, quien destruye el diablo y sus obras, que están fuera de la verdad. Y estos conocen la nueva vida, en la cual sirven a Dios; y éstos conocen la nueva tierra, en la que mora la justicia; y éstos conocen la vieja tierra, en la que habita la injusticia. Y estos pueden traer a la luz las cosas viejas y nuevas.

De la Palabra del Señor en el interior: "El Espíritu de Gracia tanto acusa como quita, así como Jesús dijo 'arrepiéntanse', y también sanó. El Señor puede encontrar alternativas para cualquier problema del hombre. Yo estoy con aquellos que han sido liberados del pecado. Aquellos que son de Cristo han acabado con el pecado."

_______________________________________