La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
2 Crónicas 15

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Entonces el Espíritu de Dios vino sobre Azarías hijo de Oded,

 2 quien salió al encuentro de Asa y le dijo: "Oídme, Asa y todo Judá y Benjamín: Jehovah estará con vosotros cuando vosotros estéis con él. Si le buscáis, él se dejará hallar; pero si le abandonáis, él os abandonará.

 3 Por mucho tiempo ha estado Israel sin el Dios verdadero, sin sacerdote que les enseñase, y sin ley.

 4 Pero cuando en su tribulación se volvieron a Jehovah Dios de Israel y le buscaron, él se dejó hallar por ellos.

 5 En aquellos tiempos no había paz ni para el que salía, ni para el que entraba, porque había muchas aflicciones sobre todos los habitantes de los países.

 6 Una nación era destruida por otra nación, y una ciudad por otra ciudad, porque Dios los turbaba con toda clase de calamidades.

 7 Pero vosotros, esforzaos; no desfallezcan vuestras manos, porque vuestra obra tiene recompensa."

 8 Cuando Asa oyó estas palabras y la profecía del profeta Oded, tomó ánimo y quitó los ídolos abominables de toda la tierra de Judá y de Benjamín, así como de las ciudades que él había tomado en la región montañosa de Efraín. También reparó el altar de Jehovah que estaba delante del pórtico de la casa de Jehovah.

 9 Después reunió a todo Judá y Benjamín, y a los que residían con ellos de Efraín, Manasés y Simeón; pues muchos de Israel se habían pasado a él, al ver que Jehovah su Dios estaba con él.

 10 Se reunieron, pues, en Jerusalén en el mes tercero del año 15 del reinado de Asa.

 11 Aquel día ofrecieron como sacrificio a Jehovah, del botín que habían traído, 700 vacas y 7.000 ovejas.

 12 Luego hicieron un pacto prometiendo que buscarían a Jehovah, Dios de sus padres, con todo su corazón y con toda su alma;

 13 y que todo el que no buscase a Jehovah Dios de Israel muriese, fuera grande o pequeño, hombre o mujer.1

 14 Y lo juraron a Jehovah en voz alta y con júbilo, al son de trompetas y de cornetas.

 15 Todos los de Judá se alegraron por dicho juramento, porque juraron con todo su corazón. Así buscaron a Jehovah con toda su voluntad, y él se dejó hallar por ellos. Y Jehovah les dio reposo por todas partes.2

 16 También depuso a Maaca, madre del rey Asa, de ser reina madre, porque ella había hecho una monstruosa imagen de Asera. Asa destruyó la monstruosa imagen, la desmenuzó y la quemó junto al arroyo de Quedrón.

 17 Aunque no quitó de Israel los lugares altos, sin embargo, el corazón de Asa fue perfecto en todos sus días.3

 18 Él introdujo en la casa de Dios lo que había consagrado su padre y lo que él mismo había consagrado: plata, oro y utensilios.

 19 No hubo guerra hasta el año 35 del reinado de Asa.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Todo el que no buscase a Jehovah Dios de Israel muriese, fuera grande o pequeño, hombre o mujer. Hasta este tiempo, los judíos no habían requerido que el pueblo buscara a Dios, con penalidad de muerte al que no lo hiciese. Hemos visto penalidades severas por el pecado; hemos visto la muerte de los niños que eran desobedientes; hemos visto varias penalidades infligidas por Dios sobre generaciones enteras que abandonaron a Dios para adorar a los ídolos; o peor aún: aquellos que caminaron tras la imaginación de su propio corazón, Jer 16:11-1; pero nunca hemos visto la penalidad explícita de la muerte para aquellos que no buscaban a Dios. Esto viola el concepto del libre albedrío y viola el concepto del amor, que no insiste en su propia. Una de las grandes maravillas de esta vida es como Dios se mantiene escondido, sin forzarnos ni obligarnos a buscarle. Más bien, él nos atrae con el amante sabor de su bondad, que genera el hambre y la sed por más.

2 juraron con todo su corazón. Así buscaron a Jehovah con toda su voluntad, y él se dejó hallar por ellos. Y Jehovah les dio reposo por todas partes.... cuando desde allí busques a Jehovah tu Dios, lo hallarás, si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu alma. Deut 4:29. ¿Qué piensa usted que "él se dejó hallar por ellos" significa? ¿Cómo sabían ellos que habían hallado al Señor? Buscad a Jehovah y su poder; buscad continuamente su rostro. 1 Cro 16:11. En cuanto a mí, en justicia veré tu rostro; quedaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza. Salmo 17:15. Ciertamente los justos darán gracias a tu nombre; los rectos morarán en tu presencia. Salmo 140:13. Por lo tanto cuando Dios es hallado, usted ve su rostro en su corazón y usted está conciente de estar en su presencia continuamente. Aún en el Antiguo Testamento, hallar a Dios era ver su rostro y morar en su presencia. Jesucristo es la luz que ilumina a todos los hombres que vienen al mundo, incluyendo a esos hombres en el Antiguo Testamento. Por lo tanto los profetas del Antiguo Testamento vieron el rostro de Jesucristo, el Señor, la Roca. "Todo el pueblo de Israel en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar. Todos comieron la misma comida espiritual. Todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la roca espiritual que los seguía; y la roca era Cristo. 1 Cor 10:2-4. Y esto fue mucho antes que Cristo viniera en la carne; Cristo fue y es la Roca de la Eternidad, y el fundamento de muchas generaciones, tanto antes como después de su venida en la carne. (G. Whitehead)." Hallar a Dios es ver el rostro de Cristo, morar en su presencia, y ser guiado por Él.

Ahora vea lo que dice el Nuevo Testamento:

Porque el Dios que dijo: "La luz resplandecerá de las tinieblas" es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. 2 Cor 4:6. Entonces vemos su rostro cuando hallamos a Dios.

Por tanto, todos nosotros, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor. 2 Cor 3:18. Vemos su rostro en una gloria cada vez más grande.

Padre, quiero que donde yo esté, también estén conmigo aquellos que me has dado, para que vean mi gloria que me has dado. Juan 17:24. Y estamos con él, en el reino de los cielos. Esto es mejor que lo que era posible en el Antiguo Testamento.

Dios...juntamente con Cristo Jesús, nos resucitó y nos hizo sentar en los lugares celestiales. Efe 2:6. Nos sentamos con él a descansar en el reino de los cielos.

Con gozo damos gracias al Padre que os hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz. Col 1:12. Vivimos en la luz.

Para que todos sean una cosa, así como tú, oh Padre, en mí y yo en ti, que también ellos lo sean en nosotros; Juan 17:21. Somos uno con Cristo y el Padre.

Yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectamente unidos. Juan 17:23. Somos uno con ellos y perfectos con ellos.

3 el corazón de Asa fue perfecto en todos sus días. De modo que este era uno de los muchos hombres perfectos del Antiguo Testamento, incluyendo a Dios también considere a Enoc, Noé, Zacarías, Elizabeth, Ezequías, Asa, y David, (aunque la perfección de David no fue duradera debido a su adulterio). Después de la Ley y antes de Cristo, las únicas personas que recibieron el favor de Dios fueron aquellos que caminaron conforme a los requerimientos de la ley; aquellos que ignoraron su Ley, fueron ignorados por Él, Heb 8:9. Debido al sacrificio de Jesús en la cruz, con sólo creer en su nombre, con un dolor humilde por el pasado, nos podemos acercar a Dios y recibir las operaciones de su gracia que produce cambio para purificar nuestros corazones y conciencias; cualquiera sea nuestra carga de pecados pasados. Así, miles de personas en la iglesia primitiva alcanzaron pureza, santidad, perfección, unión con Cristo y Dios, trasladados a su reino mientras todavía estaban en la tierra. Miles de los cuáqueros del siglo 17 alcanzaron la misma perfección para vivir en unión con Cristo y Dios, viviendo en su reino mientras todavía vivían en la tierra. Con fe en lo que Jesús nos dice, por gracia y por la cruz, Ahora él los puede hacer perfectos en toda buena obra para hacer su voluntad, Heb 13:21; una limpieza y perfección eternas con la resultante unión está ahora disponible a todos los que van a él para ser cambiados. Y sí, como Job, nosotros también debemos ser probados antes de recibir el premio del aumento de su Espíritu, el Espíritu de Amor. (Vea Cómo beneficiarse del poder de Dios que produce cambio para ver la prueba). Y un poco después de eso, permaneciendo fieles, no cansándonos de la fe vigorizada por el amor, él regresa en su gloria para establecer su reino en su corazón y para ser su Señor para siempre.

Note, después de Cristo, la perfección es permanente, para siempre. Después de ser perfecto, David cayó en la tentación; antes de Cristo, la perfección no era permanente. En el próximo capítulo, lamentablemente Asa también cayó muy duro.

La diferencia es que Cristo hace posible que vayamos más allá del hombre purificado, siendo perfeccionados. Cristo hace posible que el hombre llegue a ser una criatura completamente nueva, para que se siente con Cristo en los cielos, para ser santificado, para ser santo, para ser una parte de Cristo mismo, quien nunca cayó, y que nunca caerá; un limpieza y perfección eternas con la resultante unión está ahora disponible para todos los que van a él para ser cambiados.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo