La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
2 Corintios 11

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 ¡Ojalá me toleraseis un poco de locura! ¡De veras, toleradme!

 2 Porque os celo con celo de Dios, pues os he desposado con un solo marido, para presentaros como una virgen pura a Cristo.1

 3 Pero me temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, de alguna manera vuestros pensamientos se hayan extraviado de la sencillez y la pureza que debéis a Cristo.

 4 Porque si alguien viene predicando a otro Jesús al cual no hemos predicado, o si recibís otro espíritu que no habíais recibido, u otro evangelio que no habíais aceptado, ¡qué bien lo toleráis!2

 5 Porque estimo que en nada soy inferior a aquellos apóstoles eminentes;

 6 pues aunque yo sea pobre en elocuencia, no lo soy en conocimiento, como en todo os lo he demostrado por todos los medios.

 7 ¿Cometí pecado humillándome a mí mismo para que vosotros seáis enaltecidos, porque os he predicado gratuitamente el evangelio?

 8 He despojado a otras iglesias, recibiendo sostenimiento para ministraros a vosotros.

 9 Cuando estaba entre vosotros y tuve necesidad, a ninguno fui carga porque lo que me faltaba lo suplieron los hermanos cuando vinieron de Macedonia. En todo me guardé de seros gravoso, y así me guardaré.

 10 ¡Por la verdad de Cristo que está en mí, este motivo de orgullo no me será negado en las regiones de Acaya!

 11 ¿Por qué? ¿Porque no os amo? Dios lo sabe [que sí].

 12 Pero seguiré haciendo lo que hago, para quitarles la ocasión a aquellos que la desean, con el fin de que en lo que se jactan se encuentren en las mismas condiciones que nosotros.

 13 Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos disfrazados como apóstoles de Cristo.

 14 Y no es de maravillarse, porque Satanás mismo se disfraza [se hace pasar] como ángel de luz.

 15 Así que, no es gran cosa que también sus ministros se transformen [disfrazándose] como ministros de justificación,3 cuyo fin será conforme a sus obras. [Sin embargo, estos autoproclamados ministros de Satanás muchas veces son engañados para creer que son de Cristo, aunque no fueron enseñados por la voz y la luz del Señor, ni fueron perfeccionados por el Señor, ni fueron dotados con un ministerio autorizado, ni enviados por el Señor, y no hablan palabras proporcionadas por el Espíritu del Señor. Ellos causan que sus seguidores vayan a la destrucción y perezcan porque predicaron un Jesús falso que excusa la continuación del pecado; así ellos causan que el pueblo no oiga las maravillosas promesas del verdadero evangelio: liberación y libertad de incluso el deseo de pecarunión con Dios y con Cristo, y entrada al reino de Dios, mientras estamos en la tierra y después para siempre.]

 16 Otra vez digo: que nadie me tome por loco. Pero si no, recibidme aunque sea como a loco, para que me gloríe siquiera un poquito.

 17 Lo que ahora digo, no lo digo según el Señor, sino como en locura, con esta base de jactancia.

 18 Ya que muchos se jactan según la carne, también yo me jactaré.

 19 Pues con gusto toleráis a los locos [que se jacten], siendo vosotros sensatos.

 20 Porque lo toleráis si alguien os esclaviza, si alguien os devora, si alguien se aprovecha de vosotros, si alguien se ensalza, si alguien os hiere en la cara...

 21 Con vergüenza lo digo, como que hemos sido débiles. Pero en lo que otro se atreva (hablo con locura), yo también me atrevo.

 22 ¿Son hebreos? Yo también. ¿Son israelitas? Yo también. ¿Son descendientes de Abraham? Yo también.

 23 ¿Son ministros de Cristo? (Hablo como delirando.) ¡Yo más! En trabajos arduos, más; en cárceles, más; en azotes, sin medida; en peligros de muerte, muchas veces.

 24 Cinco veces he recibido de los judíos cuarenta azotes menos uno;

 25 tres veces he sido flagelado con varas; una vez he sido apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado en lo profundo del mar.

 26 Muchas veces he estado en viajes a pie, en peligros de ríos, en peligros de asaltantes, en peligros de los de mi nación, en peligros de los gentiles, en peligros en la ciudad, en peligros en el desierto, en peligros en el mar, en peligros entre falsos hermanos;

 27 en trabajo arduo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez.

 28 Y encima de todo, lo que se agolpa sobre mí cada día: la preocupación por todas las iglesias.

 29 ¿Quién se enferma sin que yo no me enferme? ¿A quién se hace tropezar sin que yo no me indigne?

 30 Si es preciso gloriarse, yo me gloriaré de mi debilidad.

 31 El Dios y Padre de nuestro Señor Jesús, quien es bendito por los siglos, sabe que no miento.

 32 En Damasco, el gobernador bajo el rey Aretas guardaba la ciudad de los damascenos para prenderme;

 33 pero fui descolgado del muro por una ventana en una canasta, y escapé de sus manos.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Pablo dice que él está trabajando por los corintios para poder presentarlos como una virgen pura a Cristo; Jesús dice que para entrar en el reino de los cielos debemos llegar a ser como niños, inocentes con respecto al pecado. Esto se refiere a los 144,000 en Apocalípsis, quienes son vírgenes, no contaminados por mujeres; Cristo cambia a la persona, haciéndola como vírgen otra vez, sin deseos, sin contaminación. Pablo habla en colosenses acerca de presentar a cada hombre perfecto en Cristo Jesús; o como dice la versión Amplificada: presenten a cada persona madura (totalmente desarrollado, totalmente iniciado, completo y perfecto) en Cristo (el ungido), Col 1:28. La perfección de los santos es la obra del ministerio, hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Efe 4:13.

2 Jesús diferente, ¿evangelio diferente? Cómo:

Así que ¿de cuál de los dos Jesús depende usted? Esto no significa que sólo hayan dos Jesús; hay un Jesús diferente en cada secta, en número de las cuales se estima en 41,000 y sigue creciendo. Cada secta toma un conjunto de versículos y crea su propia opinión en cuanto a lo que Jesús demanda, lo que él acepta, y lo que él no tolera. Aún el hombre que en su niñez fue un niño del coro, Adolfo Hitler, dijo que él era salvo porque él creía. Responda esta pregunta: ¿cual Jesús es el que posiblemente es Satanás imitando a Jesús? ¿el que excusa el pecado libre de culpa y promete el cielo a aquellos que todavía están pecando, o el que insiste que nadie peque más, que se arrepientan o perezcan,-- el que dice niéguense a sí mismos, lleven su cruz diaria, abandonen todo, y pierdan su vida para salvarla?

3 Es el Señor quien nombra a sus predicadores, maestros y evangelistas, cuyo único propósito es la perfección de los santos. Efe 4:11-12. Es el Señor quien envía a sus obreros a los campos para la cosecha, Mat 9:38, pero los ministros de hoy no han sido nombrados ni enviados; ellos se han nombrado a sí mismos, y como tales no son de Cristo. Más bien, ellos son ministros de Satanás transformados para parecer ministros de justicia, 2 Cor 11:14-15. Estas son unas pocas pruebas de los profetas falsos, los ministros de Cristo versus los ministros de Satanás, que pretenden ser ministros de Cristo, aunque Cristo nunca los llamó, nunca los entrenó, nunca los perfeccionó, nunca los autorizó, y nunca les dio el don del ministerio:

¿Predica la perfección del creyente por medio de la fe en esta vida? Si no, él es un ministro de Satanás. Los dones del Espíritu Santo son para que algunos sean ministros: Y él mismo constituyó [¡tome nota! un don de Cristo] a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros, a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Efesios 4:11-13

¿Predica este ministro la entrada en el reino del cielo, mientras estamos en la tierra, y después para siempre? Si no lo hace, es un ministro de Satanás; como los fariseos, no entra y bloquea el camino a otros, negándoles la posibilidad de entrar.

¿Pide diezmos este ministro, o toma ofrendas, u obtiene un salario? Si es así, es un ministro de Satanás. Él está siguiendo los caminos de Balaam, que era codicioso de ganancias, y condenado a las tinieblas más oscuras. Él viola los mandamientos de Jesús, el mandato de Pedro, apoyado por Pablo.

¿Le dice este ministro que usted es justo, aún cuando todavía está pecando? Si es así, él es un ministro de Satanás; porque al que dice al impío: "Eres justo", los pueblos lo maldecirán; las naciones lo detestarán. Prov 24:24. Si él dice ser un ministro de Cristo, y Cristo no le ha enviado, esto es lo que Dios dice que hará con él: Pondré sobre vosotros afrenta perpetua y eterna humillación que no serán olvidadas. Jer 23:40.

¿Le dice que todas las leyes están muertas? Sí es así, él es un minisro de impiedad e injusticia, y es un ministro de Satanás.
De la Palabra del Señor en el interior:

"Afuera de la fe, ellos están enseñando un equilibrio entre el bien y el mal.
Aquellos que siguen los consejos de estos líderes no purificados, su vida es como una burbuja.
Yo rehuso responderles. Ignoramos deliberadamente aquellos de gran renombre. El líder de su ejército es Lucifer.
Estas personas están lejos de mí, viviendo en pecado
y enseñándole a otros la inevitabilidad del pecado hasta la muerte."

Margarita Fox le respondió fuertemente a los ministros y maestros de la corrupción en su tiempo, quienes enseñaban que la ley entera de Dios fue cancelada y reemplazada con sólo creer en Jesús.

Ustedes, que están en sus aprensiones carnales de Dios, y en el mundo sin Dios. Ustedes están vivos sin la ley, y no han llegado a cononcerla todavía, y están muertos en pecados y transgresiones. Ustedes, que viven en el placer, están muertos en vida. Ustedes viven en pecado y por lo tanto están sin la justicia. La ley que es santa, justa y buena, los cortará en pedazos. Ustedes todavía no han llegado a conocer la ley, ni lo que el lícito, por lo cual cada uno debe pasar antes de llegar a conocer la libertad de los hijos de Dios - y esta ley derriba todas las aprensiones carnales de Dios. Oh, ustedes blasfemos, ¿acaso dicen ustedes que no hay cosas lícitas e ilícitas, piedad o impiedad? ¿Arrasarían ustedes con las escrituras e invalidarían la ley justa de Dios que se apodera del transgresor? ¿Pisotearían ustedes la sangre del nuevo pacto y la considerarían algo profano? Oh, el día de venganza viene sobre ustedes. El Señor Dios está vestido con venganza en contra de ustedes y todos los que son como ustedes. Ustedes que se sientan en la mesa de los demonios son dejados fuera de la libertad de los hijos de Dios y no conocen la condición por la que Pablo ha pasado. Cuando ustedes conozcan eso, será muerte y destrucción para ustedes. Ustedes testificarán de esto eternamente, antes de que lleguen a conocer al Dios viviente.

Para más entendimiento acerca de los profetas falsos y los ministros de Satanás, vea el excelente documento escrito por Jorge Fox.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo