La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
2 Corintios 7

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Así que, amados, ya que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda impureza de cuerpo y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.1[Ricardo Claridge, destacado entre los primeros cuáqueros, escribió lo siguiente de manera muy profunda: "La verdadera felicidad del hombre consiste en ser verdaderamente religioso, o santo, en nuestras medidas, como Dios es santo; la santidad y la felicidad están tan relacionadas, que la una no puede ser, o subsistir, sin la otra. La santidad es el comienzo de la felicidad, y la felicidad es la santidad en la perfección." De la Palabra del Señor en el interior: "Se llegó a la conclusión de que la felicidad y la santidad son separables."]

 2 Recibidnos [en sus corazones]. A nadie hemos agraviado; a nadie hemos corrompido; a nadie hemos explotado.

 3 No digo esto para condenaros; porque ya dije que estáis en nuestros corazones, para juntos morir y juntos vivir.

 4 Tengo mucha confianza en vosotros; mucho me glorío en vosotros; lleno estoy de consolación; sobreabundo de gozo en toda nuestra aflicción.

 5 Cuando vinimos a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestro cuerpo; más bien, en todo fuimos atribulados: de fuera conflictos, de dentro temores.

 6 Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló con la venida de Tito.

 7 Y no sólo con su venida, sino también con la consolación que él recibió en cuanto a vosotros, haciéndonos saber vuestro anhelo, vuestras lágrimas y vuestro celo por mí, para que así me gozara más.

 8 Porque si bien os causé tristeza con la carta, no me pesa, aunque entonces sí me pesó; porque veo que aquella carta os causó tristeza sólo por un tiempo.

 9 Ahora me gozo, no porque hayáis sentido tristeza, sino porque fuisteis entristecidos hasta el arrepentimiento; pues habéis sido entristecidos según Dios, para que ningún daño sufrierais de nuestra parte.

 10 Porque la tristeza que es según Dios genera arrepentimiento que lleva a la salvación, de que no hay que lamentarse; pero la tristeza del mundo produce muerte. [Los creyentes que no se arrepienten, y buscan la ayuda del Señor para aprender qué otra impiedad negar, hasta que todo el mal sea quitado de sus corazones, destruyendo aún el deseo de cualquier y todos los pecados, no han experimentado la salvación.]

 11 Pues he aquí, el mismo hecho de que hayáis sido entristecidos según Dios, ¡cuánta diligencia ha producido en vosotros! ¡Qué disculpas, qué indignación, qué temor, qué ansiedad, qué celo y qué vindicación! En todo os habéis mostrado limpios en el asunto.

 12 Así que, si bien os escribí, no fue por causa del que cometió la ofensa ni por causa del que la padeció, sino para que vuestra solicitud por nosotros se manifestara entre vosotros en la presencia de Dios.

 13 Por tanto, hemos sido consolados. Pero mucho más que por nuestra consolación, nos gozamos por el gozo de Tito, porque su espíritu ha sido reanimado por todos vosotros.

 14 Pues si en algo me he mostrado orgulloso de vosotros ante él, no quedé avergonzado. Al contrario, como os habíamos dicho todo con verdad, así también nuestro motivo de orgullo ante Tito fue hallado verdadero.

 15 Ahora sus sentimientos se han intensificado con respecto a vosotros, recordando la obediencia de todos vosotros, de cómo lo recibisteis con temor y temblor.

 16 Me gozo de que en todo puedo confiar en vosotros.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 ¡Note! Pablo se está dirigiendo a los creyentes, miembros de iglesia, personas con dones espírituales, y él les dice: Ya que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda impureza de cuerpo y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. Por lo tanto, para recibir las promesas del cielo, es necesario limpiarnos de toda suciedad de la carne y del espíritu, y perfeccionar la santidad en el temor de Dios. ¡Tome nota! Este es el requisito de letra pequeña que los profetas falsos ignoran completamente, engañándolo así para que usted piense que es justo para siempre al creer o al mojarse con agua: Los ministros de las sectas deficientes le dicen a sus miembros que ellos son justos, aún cuando todavía están pecando, siendo el pecado la maldad. Al que dice al impío: "Eres justo", los pueblos lo maldecirán; las naciones lo detestarán. Prov 24:24
Todos los pastores y ministros serán maldecidos, los que mintieron, diciendo que con creer en Jesús, usted es justo mientras todavía está encadenado por el pecado.
En efecto, los ministros de hoy en día le dicen a sus miembros: no busquen, no obedezcan, no teman, no se esfuercen
diciéndoles que no hay necesidad, debido a la gracia, la cual es su supuesto permiso para el libertinaje y excusa para permanecer en el pecado.
Sin embargo Pablo instruyó a los ministros de esta manera: "A los que continúan pecando, repréndelos delante de todos para que los otros tengan temor." 1 Tim 5:20.
Pablo también rogó para que se arrepintieran: acordándoos que por tres años, de noche y de día, no cesé de amonestar con lágrimas a cada uno.

¿Cuáles son las promesas? Ser liberado del pecado; ser llenos de amor; recibir el ungimiento del Espíritu Santo para que les enseñe todas las cosas; ser partícipes de la naturaleza divina; llegar a ser uno con Cristo y el Padre; tener parte en la herencia de los santos en la luz, para ser trasladados hacia el reino del cielo; tener a Cristo y a Dios dentro de usted guiándolo y vigorizándolo para siempre; llegar a ser un sacerdote y un rey, en su presencia, sirviéndole para siempre; el producir mucho fruto del Espíritu, dándole gloria a su Padre.

Por lo tanto tieniendo estas promesas, amados hermanos, limpiémonos de toda impureza de cuerpo y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo