La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
2 Reyes 4

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Entonces una mujer, que fuera esposa de uno de los hijos de los profetas, clamó a Eliseo diciendo: --Tu siervo, mi marido, ha muerto. Tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehovah, pero el acreedor ha venido para llevarse a mis dos hijos como esclavos suyos.

 2 Y Eliseo le preguntó: --¿Qué puedo hacer por ti? Dime qué tienes en casa. Ella respondió: --Tu sierva no tiene ninguna cosa en casa, excepto un frasco de aceite.

 3 Él le dijo: --Ve y pide prestadas vasijas de fuera, de todas tus vecinas, vasijas vacías; no pidas pocas.

 4 Luego entra, cierra la puerta detrás de ti y de tus hijos, y vierte el aceite en todas esas vasijas. Y cuando una esté llena, ponla aparte.

 5 Ella se apartó de él y cerró la puerta detrás de sí y de sus hijos. Ellos le traían las vasijas, y ella vertía el aceite.

 6 Y sucedió que cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo: --Tráeme otra vasija. Y le respondió: --No hay más vasijas. Entonces el aceite cesó.

 7 Luego ella fue y se lo contó al hombre de Dios, quien dijo: --Anda, vende el aceite y paga tu deuda, y tú y tus hijos vivid de lo que quede.

 8 Aconteció que cierto día pasaba Eliseo por Sunem. Y había allí una mujer importante, quien le invitó insistentemente a comer. Y sucedía que cada vez que él pasaba, entraba allí a comer.

 9 Entonces ella dijo a su marido: --He aquí, yo sé que este hombre que siempre pasa por nuestra casa es un santo hombre de Dios.

 10 Hagamos un pequeño cuarto en la azotea, y pongamos allí una cama, una mesa, una silla y una lámpara para él, a fin de que cuando venga a nosotros, pueda quedarse allí.

 11 Aconteció que cierto día él llegó por allí, subió al cuarto y se acostó allí.

 12 Entonces dijo a Guejazi, su criado: --Llama a esta sunamita. Cuando la llamó, ella se presentó delante de él;

 13 y Eliseo dijo a Guejazi: --Dile: "He aquí, tú te has preocupado de nosotros con todo este cuidado. ¿Qué se puede hacer por ti? ¿Necesitas que hable por ti al rey, o al jefe del ejército?" Pero ella respondió: --Yo habito [contenta] en medio de mi pueblo.

 14 Eliseo preguntó: --¿Qué, pues, haremos por ella? Y Guejazi respondió: --A la verdad, ella no tiene hijos, y su marido es viejo.

 15 Entonces Eliseo dijo: --Llámala. Él la llamó, y ella se detuvo a la puerta.

 16 Entonces él dijo: --El año que viene, por este tiempo, tú abrazarás un hijo. Ella dijo: --¡No, señor mío, hombre de Dios! ¡No engañes a tu sierva!

 17 Pero la mujer concibió y dio a luz un hijo al año siguiente, por el tiempo que Eliseo le había dicho.

 18 Cuando el niño creció, sucedió cierto día que fue a donde estaban su padre y los segadores.

 19 Y dijo a su padre: --¡Mi cabeza, mi cabeza! Y el padre dijo a su criado: --Llévalo a su madre.

 20 Lo tomó y lo llevó a su madre. El niño estuvo recostado sobre las rodillas de ella hasta el mediodía; luego murió.

 21 Entonces ella subió, lo acostó sobre la cama del hombre de Dios, cerró la puerta y salió.

 22 Después llamó a su marido y le dijo: --Te ruego que me mandes uno de los criados y una de las asnas, para que yo corra hacia el hombre de Dios y regrese.

 23 Él preguntó: --¿Para qué vas a verle hoy? No es luna nueva ni sábado. Y ella respondió: --Paz.

 24 Después hizo aparejar el asna y dijo a su criado: --Toma la rienda y anda. No te detengas por mí en el viaje, a menos que yo te lo diga.

 25 Ella se marchó y llegó a donde estaba el hombre de Dios, en el monte Carmelo. Y sucedió que cuando el hombre de Dios la vio de lejos, dijo a su criado Guejazi: --He allí la sunamita.

 26 Ahora, por favor, corre a su encuentro y pregúntale: "¿Te va bien? ¿Le va bien a tu marido? ¿Le va bien a tu hijo?" Y ella respondió: --Bien.

 27 Cuando ella llegó al monte, al hombre de Dios, se asió de sus pies. Guejazi se acercó para apartarla, pero el hombre de Dios le dijo: --Déjala, porque su alma está en amargura. Jehovah me ha encubierto el motivo, y no me lo ha revelado.

 28 Ella dijo: --¿Acaso pedí yo un hijo a mi señor? ¿No te dije que no me llenaras de falsas esperanzas?

 29 Entonces él dijo a Guejazi: --Ciñe tus lomos, toma mi bastón en tu mano y anda. Si encuentras a alguien, no le saludes. Si alguien te saluda, no le respondas. Y pon mi bastón sobre la cara del niño.

 30 La madre del niño dijo: --¡Vive Jehovah, y vive tu alma, que no me apartaré de ti!

 31 Entonces él se levantó y la siguió. Guejazi se adelantó a ellos y puso el bastón sobre la cara del niño. Pero éste no habló ni reaccionó, de modo que Guejazi volvió al encuentro de Eliseo y le dijo: --El niño no se ha despertado.

 32 Cuando Eliseo llegó a la casa, he aquí que el niño estaba muerto, tendido sobre su cama.

 33 Entonces entró, cerró la puerta detrás de ellos dos, y oró a Jehovah.

 34 Después subió y se echó sobre el niño, su boca sobre su boca, sus ojos sobre sus ojos, y sus manos sobre sus manos. Así se tendió sobre él, y el cuerpo del niño entró en calor.

 35 Luego se volvió y se paseaba por la casa de un lado a otro. Después subió y se tendió sobre el niño, y el niño estornudó siete veces. Luego el niño abrió sus ojos.

 36 Entonces Eliseo llamó a Guejazi y le dijo: --Llama a esta sunamita. Él la llamó, y cuando ella entró, Eliseo le dijo: --Toma a tu hijo.

 37 Cuando ella entró, se echó a los pies de él, y se postró en tierra. Después tomó a su hijo y salió.

 38 Eliseo regresó a Gilgal, cuando había hambre en el país. Los hijos de los profetas estaban sentados delante de él. Entonces dijo a su criado: --Pon la olla grande y prepara un guiso para los hijos de los profetas.

 39 Uno de ellos salió al campo para recoger hierbas, y halló una vid silvestre. Tomó de ella calabazas silvestres llenando su falda; y cuando regresó, las cortó en tajadas echándolas en la olla del guiso, aunque no sabía qué eran.

 40 Luego lo sirvieron para que comieran los hombres. Pero sucedió que cuando comían del guiso, ellos gritaron diciendo: --¡Oh hombre de Dios, hay muerte en la olla! Y no lo pudieron comer.

 41 Entonces Eliseo dijo: --Traed harina. La esparció en la olla y dijo: --Sirve a la gente para que coman. Y ya no hubo nada malo en la olla.

 42 Entonces vino un hombre de Baal-salisa, trayendo en su alforja alimentos de primicias para el hombre de Dios: veinte panes de cebada y espigas de grano nuevo. Y Eliseo dijo: --Da a la gente para que coma.

 43 Y su criado respondió: --¿Cómo voy a poner esto delante de 100 hombres? Pero él volvió a decir: --Da a la gente para que coma, porque así ha dicho Jehovah: "Comerán, y sobrará."

 44 Entonces él lo puso delante de ellos. Y comieron, y sobró, conforme a la palabra de Jehovah.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 En este capítulo, Eliseo resucitó a alguien de los muertos y proveyó comida milagrosamente dos veces para muchas personas a partir de cantidades pequeñas. Uno pudiera pensar que cuando Jesús vino, resucitando a la gente de los muertos y alimentando a 5000 personas con unos pocos peces y panes, los judíos hubieran reconocido el mismo espíritu que le atribuían a Eliseo — pero no, los Judíos acusaron a Jesús de hacer milagros por Beezelbub, quien era el dios adorado como Baal, que es Satanás. ¿Por qué? Porque Jesús atacó la hipocresía de la religión judía, que se había deteriorado hasta llegar a ser una alabanza falsa, mientras sus corazones permanecieron llenos de maldad. En vez de admitir que sus corazones estaban llenos de maldad, ellos escogieron matar a la luz del mundo, el rey de gloria. Lo mismo sucedió con el surgimiento de los cuáqueros del siglo 17: cuando los cuáqueros le dijeron a los cristianos que su religión era una alabanza falsa mientras sus corazones todavía estaban llenos de maldad, los buenos cristianos episcopales, bautistas, presbiterianos, y puritanos congregacionalistas los encarcelaron, mataron, y mandaron [a los cuáqueros] a la esclavitud. Así como Jesús dijo que sucedería con todos sus seguidores verdaderos: Cualquiera que os mate pensará que rinde servicio a Dios. Juan 16:2. Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al padre de familia le llamaron Beelzebul, ¡cuánto más lo harán a los de su casa! Mat 10:25.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo