La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
2 Pedro 1:4

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 Mediante ellas nos han sido dadas preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas seáis hechos participantes de la naturaleza divina, después de haber huido de la corrupción que hay en el mundo debido a las bajas pasiones.1

Lucas 1:74-75

Mostrar el Capítulo y las notas   

 74 para concedernos que, una vez rescatados de las manos de los enemigos, le sirvamos sin temor, [Nuestros enemigos son lujuria, orgullo, envidia, ira, odio, inmoralidad sexual, deshonestidad, obscenidad, insensatez, fiestas, pensamientos impíos, etc. El cristianismo incorrectamente quiere hacerle creer que Jesús vino a liberarlo de la culpa por sus pecados, lo cual hace que Jesús sea un promotor de pecados. Sus sentimientos de culpa por el pecado vienen del Espíritu de Dios dentro de cada hombre y debería ser un motivador de cambio, no de continuar pecando, lo cual es el camino ancho hacia la destrucción. La única manera en que usted puede estar en la presencia de Dios sin temor es ser totalmente cambiado para ser puro y santo, lo cual sólo ocurre cuando Dios destruye todo pecado dentro de usted al llevar la cruz interna de la negación propia; entonces usted estará caminando en el mismo camino que Jesús caminó y en el mundo como Jesús estuvo en el mundo con perfección, pureza, y santidad.]

 75  en santidad y en justicia delante de él todos nuestros días.3 [Usted no puede ser santo ni justo mientras todavía está pecando; aquellos que pecan son esclavos del pecado, y nosotros debemos llegar a ser esclavos a la justicia antes que seamos justos. Jesús sólo habló, juzgó e hizo lo que Dios le inspiró y ordenó; para practicar la justicia, también debemos poder hablar sólo lo que le oímos a Él que nos ordena que digamos y sólo hacer lo que Dios nos ordena que hagamos. Vea la definición de la justicia para más detalles.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.