La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
2 Samuel 15

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Aconteció después de esto que Absalón consiguió un carro, caballos y cincuenta hombres que corriesen delante de él.

 2 Absalón se levantaba muy de mañana y se ponía de pie a un lado del camino que conduce a la puerta de la ciudad, y a todo el que tenía pleito e iba a juicio ante el rey, Absalón le llamaba y preguntaba: --¿De qué ciudad eres? Él respondía: --Tu siervo es de una de las tribus de Israel...

 3 Entonces Absalón le decía [después de escucharle]: --Mira, tu causa es buena y justa. Pero no tienes quién te oiga de parte del rey.

 4 --Y añadía Absalón--: ¡Quién me pusiera por juez en el país, para que viniera a mí todo el que tuviese pleito o causa, y yo le haría justicia!

 5 Sucedía que cuando alguno se acercaba para postrarse ante él, éste extendía su mano, lo asía y lo besaba.

 6 De esta manera hacía Absalón con todos los israelitas que iban al rey para juicio. Así robaba Absalón el corazón de los hombres de Israel.

 7 Aconteció que después de cuatro años Absalón dijo al rey: --Permíteme ir a Hebrón a cumplir mi voto que hice a Jehovah.

 8 Porque tu siervo hizo un voto cuando estaba en Gesur, en Siria, diciendo: "Si Jehovah me hace volver a Jerusalén, yo serviré a Jehovah."

 9 El rey le dijo: --Ve en paz. Entonces él se levantó y se fue a Hebrón.

 10 Pero envió agentes secretos por todas las tribus de Israel, diciendo: "Cuando escuchéis el sonido de la corneta, diréis: '¡Absalón reina en Hebrón!'"

 11 Con Absalón fueron 200 hombres de Jerusalén, invitados por él. Ellos fueron inocentemente, sin tener conocimiento de nada [de la verdadera intención de Absalón].1

 12 Entonces, mientras ofrecía los sacrificios [en Hebrón], Absalón mandó llamar a Ajitofel el gilonita, consejero de David, de Gilo su ciudad. La conspiración se hizo poderosa, y el pueblo que estaba de parte de Absalón seguía aumentando.

 13 Un mensajero vino a David y dijo: --¡El corazón de los hombres de Israel se va tras Absalón!

 14 Entonces David dijo a todos sus servidores que estaban con él en Jerusalén: --Levantaos, y huyamos, porque no podremos escapar ante Absalón. Daos prisa a partir, no sea que apresurándose nos alcance, eche sobre nosotros el mal y hiera la ciudad a filo de espada.

 15 Los servidores del rey le dijeron: --He aquí que tus siervos estamos listos para todo lo que nuestro señor el rey decida.

 16 El rey salió, y le siguió toda su familia; pero dejó a diez concubinas para que guardasen el palacio.

 17 Salió, pues, el rey con toda la gente en pos de él, y se detuvieron en la casa más distante.

 18 Todos sus servidores pasaban a su lado, con todos los quereteos y todos los peleteos. Y todos los geteos, 600 hombres que habían venido tras él desde Gat, pasaron delante del rey.

 19 Entonces el rey dijo a Itai el geteo: --¿Para qué vienes tú también con nosotros? Vuelve y quédate con el rey, puesto que tú eres un extranjero y también un desterrado de tu lugar de origen.

 20 Viniste sólo ayer. ¿Y he de hacer hoy que andes errante por ir con nosotros, mientras yo voy sin rumbo fijo? Vuélvete y haz volver a tus hermanos, y que la misericordia y la verdad sean contigo.

 21 Pero Itai respondió al rey diciendo: --¡Vive Jehovah y vive mi señor el rey, que sea para muerte o sea para vida, dondequiera esté mi señor el rey, allí estará también tu siervo!

 22 Entonces David dijo a Itai: --Ven, pues, y pasa adelante. Así pasó Itai el geteo [por el arroyo de Quedrón y el valle], con todos sus hombres y todos sus pequeños que estaban con él.

 23 Todo el mundo lloraba en alta voz, mientras toda la gente cruzaba. También cruzaron el arroyo de Quedrón el rey y toda la gente, rumbo al camino del desierto.

 24 Y he aquí que también iba Sadoc, y con él todos los levitas que llevaban el arca del pacto de Dios. Ellos asentaron el arca de Dios, hasta que todo el pueblo terminó de salir de la ciudad. Entonces subió Abiatar.

 25 El rey dijo a Sadoc: --Haz volver el arca de Dios a la ciudad; pues si hallo gracia ante los ojos de Jehovah, él me hará volver y me permitirá ver el arca y su morada.

 26 Pero si dice: "No me agradas", heme aquí; que él haga de mí lo que le parezca bien.

 27 --Además, el rey dijo al sacerdote Sadoc--: ¿No eres tú un vidente [profeta]? Regresa en paz a la ciudad, y regresen con vosotros vuestros dos hijos: tu hijo Ajimaas y Jonatán hijo de Abiatar.

 28 Mirad, yo me detendré en las llanuras del desierto, hasta que venga palabra de parte de vosotros para informarme.

 29 Entonces Sadoc y Abiatar devolvieron el arca de Dios a Jerusalén, y se quedaron allí.

 30 Pero David subió la cuesta del monte de los Olivos; la subió llorando, con la cabeza cubierta y los pies descalzos. También todo el pueblo que estaba con él cubrió cada uno su cabeza, y lloraban mientras subían.

 31 E informaron a David diciéndole: --Ajitofel está entre los que han conspirado con Absalón. Entonces David dijo: --Frustra, por favor, oh Jehovah, el consejo de Ajitofel.

 32 Sucedió que cuando David llegó a la cumbre del monte donde se solía adorar a Dios, he aquí que Husai el arquita le salió al encuentro, con sus vestiduras rasgadas y tierra sobre su cabeza.

 33 Entonces David le dijo: --Si vienes conmigo, me serás una carga.

 34 Pero si vuelves a la ciudad y le dices a Absalón: "Oh rey, yo seré tu siervo; como he sido siervo de tu padre en el pasado, así seré ahora siervo tuyo", entonces tú frustrarás a mi favor el consejo de Ajitofel.

 35 ¿No estarán allí contigo [como aliados secretos] los sacerdotes Sadoc y Abiatar? Todo lo que oigas en la casa del rey se lo comunicarás a los sacerdotes Sadoc y Abiatar.

 36 He aquí que están allí con ellos sus dos hijos, Ajimaas hijo de Sadoc y Jonatán hijo de Abiatar. Por medio de ellos me enviaréis información de todo lo que oigáis."

 37 Así Husai, amigo de David, llegó a la ciudad. Y Absalón entró en Jerusalén.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 De manera que Absalón conspiró para tomar el trono y matar a su padre. Esta era la obra del Señor como parte del castigo de David por el adulterio con Betsabé, la esposa de Urías el heteo; y además por poner a Urías intencionalmente en la batalla más feroz para que muriera. El Señor dijo: Ahora pues, porque me has menospreciado y has tomado la mujer de Urías el heteo para que sea tu mujer, jamás se apartará la espada de tu casa. Así ha dicho Jehovah: He aquí yo levantaré contra ti el mal en tu propia casa. Ante tus propios ojos tomaré tus mujeres y las daré a tu prójimo, el cual se acostará con tus mujeres a la luz del sol 2 Sam 12:10-11.

Este es un gran ejemplo de cómo el Señor puede, cuando se ajusta a sus planes para aquellos a quienes él ha escogido, mover incluso a hombres malignos de acuerdo a su propósito sin violar su libre albedrío. Y sabemos que Dios hace que todas las cosas ayuden para bien a los que le aman, esto es, a los que son llamados conforme a su propósito. Rom 8:28. El mundo es un tablero gigante de ajedrez con miles de millones de piezas, movidas sin esfuerzo para el propósito del Señor. (Vea El propósito de la vida para más detalles.)

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo