La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
2 Samuel 24

Capítulo Anterior

 1 Volvió a encenderse el furor de Jehovah contra Israel, e incitó a David1 contra ellos, diciendo: "Ve y haz el censo de Israel y de Judá."

 2 El rey dijo a Joab, jefe del ejército, que estaba con él: --Por favor, recorre todas las tribus de Israel, desde Dan hasta Beerseba, y haz el censo del pueblo, para que yo sepa el número de la gente.

 3 Pero Joab respondió al rey: --¡Que Jehovah tu Dios añada al pueblo cien veces más, y que mi señor el rey lo vea! Sin embargo, ¿para qué quiere esto mi señor el rey?

 4 Pero [a pesar de las objeciones de Joab]2 la palabra del rey prevaleció contra Joab y contra los jefes del ejército. Entonces salió Joab con los jefes del ejército de la presencia del rey, para hacer el censo del pueblo de Israel.

 5 Habiendo cruzado el Jordán, acamparon en Aroer, al sur de la ciudad que está en medio del valle de Gad; y luego fueron a Jazer.

 6 Después fueron a Galaad y a la tierra de Tajtim-hodsi. De allí fueron a Dan, a Jaán y a los alrededores de Sidón.

 7 Fueron luego a la fortaleza de Tiro y a todas las ciudades de los heveos y de los cananeos. Por último, salieron hacia el Néguev de Judá, hasta Beerseba.

 8 Después que recorrieron todo el territorio, volvieron a Jerusalén al cabo de nueve meses y veinte días.

 9 Joab dio al rey el resultado del censo del pueblo: Los hombres de guerra de Israel que sacaban espada eran 800.000, y los hombres de Judá eran 500.000.3

 10 Después que David había hecho contar al pueblo, su corazón le golpeaba. Y David dijo a Jehovah: --He pecado gravemente al haber hecho esto. Pero ahora, oh Jehovah, quita, por favor, el pecado de tu siervo, porque he actuado muy neciamente.

 11 Cuando se levantó David por la mañana, vino palabra de Jehovah al profeta Gad, vidente de David, diciendo:

 12 --Ve y di a David que así ha dicho Jehovah: "Tres cosas te propongo; escoge para ti una de ellas, y yo te la haré."

 13 Entonces Gad fue a David y se lo hizo saber diciendo: --¿Que te vengan siete años de hambre en tu país? ¿O que huyas durante tres meses de tus adversarios y que ellos te persigan? ¿O que haya una epidemia en tu país durante tres días? Ahora, pues, piensa y mira qué he de responder al que me ha enviado.

 14 Entonces David dijo a Gad: --Estoy muy angustiado. Por favor, caigamos en mano de Jehovah, porque grande es su misericordia. Y no caiga yo en mano de los hombres.

 15 Así que Jehovah envió una epidemia a Israel, desde aquella mañana hasta el tiempo señalado [de tres días], y murieron 70.000 hombres del pueblo, desde Dan hasta Beerseba.

 16 Cuando el ángel extendía su mano hacia Jerusalén para destruirla, Jehovah cambió de parecer acerca de aquel mal. Y dijo al ángel que destruía al pueblo: --¡Basta ya! ¡Detén tu mano! El ángel de Jehovah estaba junto a la era de Arauna el jebuseo.

 17 Y cuando David vio al ángel que hería al pueblo, dijo a Jehovah: --He aquí, yo he pecado; yo he actuado perversamente. Pero estas ovejas, ¿qué han hecho? Por favor, sea tu mano contra mí y contra mi casa paterna.

 18 Aquel día Gad fue a David y le dijo: --Sube y erige un altar a Jehovah en la era de Arauna el jebuseo.

 19 David subió, conforme a la palabra de Gad que Jehovah le había mandado.

 20 Arauna miró y vio al rey y a sus servidores que venían hacia él. Arauna salió y se postró ante el rey con el rostro en tierra.

 21 Y Arauna preguntó: --¿Por qué viene mi señor el rey a su siervo? David respondió: --Para comprarte la era y edificar un altar a Jehovah, a fin de que cese la epidemia en el pueblo.

 22 Arauna respondió a David: --Tómela y ofrezca mi señor el rey lo que le parezca bien. Mira los bueyes para el holocausto, y los trillos y yugos de los bueyes para leña [para quemar].

 23 Todo, oh rey, se lo da Arauna al rey. --Dijo además Arauna al rey--: ¡Que Jehovah tu Dios te acepte!

 24 Pero el rey respondió a Arauna: --No, sino que por su precio te lo compraré, porque no ofreceré a Jehovah mi Dios holocaustos que no me cuesten nada. Entonces David compró la era y los bueyes por 50 siclos.

 25 David edificó allí un altar a Jehovah, y ofreció holocaustos y sacrificios de paz. Así Jehovah atendió las súplicas en favor de la tierra, y cesó la epidemia en Israel.


Capítulo Anterior

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Los traductores de la versión New King James creen que "él" en esta frase se aplica a Dios, porque ellos lo ponen en mayúscula. Sin embargo 1 Crónicas 21:1 nos dice, Satanás conspiró contra Israel e indujo a David a hacer un censo del pueblo. La mejor explicación es que Satanás incitó a David y es el "él" de 2 Samuel 24:1. Sin embargo el Señor expresamente lo permitió porque estaba airado con el pueblo de Israel; no sabemos la razón exacta, pero el pueblo de Israel tenía una historia de desviarse continuamente de su ley, aún adorar a otros ídolos, generalmente porque se casaron con mujeres no Hebreas.

2 Joab se opuso a este censo, ya que encontró que era un pedido extraño. Pero era más que extraño, era peligroso. Era peligroso debido a un principio presentado en Éxodo 30:12-16:

"Cuando hagáis el censo para obtener el número de los hijos de Israel, según los que sean contados de ellos, cada uno dará a Jehovah el rescate por su persona. Así no habrá mortandad entre ellos, cuando hayan sido contados.
Esto dará todo el que sea contado: medio siclo conforme al siclo del santuario. El siclo tiene 20 geras. La mitad de un siclo será la ofrenda alzada para Jehovah.
Cada uno que sea contado, de veinte años para arriba, dará esta ofrenda alzada para Jehovah.
Al entregar la ofrenda alzada para Jehovah a fin de hacer expiación por vuestras personas, el rico no dará más, ni el pobre dará menos del medio siclo.
Tomarás de los hijos de Israel el dinero de las expiaciones y lo darás para el servicio del tabernáculo de reunión. Ello será un memorial a los hijos de Israel, delante de Jehovah, para hacer expiación por vuestras personas." Exodo 30:12-16
.

Israel no le pertenecía a David; Israel le pertenece a Dios. Era decisión del Señor el mandar a contar al pueblo, y si David lo contaba, debía ser sólo bajo el mandato de Dios y recibir el dinero del rescate para "expiar" el conteo.

3 Los hombres de guerra de Israel que sacaban espada eran 800.000, y los hombres de Judá eran 500.000. Para tener una idea de lo rápido que la población había crecido, alrededor de 60 años antes Saúl había llevado a cabo un censo en el cual los hijos de Israel eran trecientos mil, y los hombres de Judá eran treinta mil. Judá habia aumentado 17 veces.

_______________________________________

Capítulo Anterior