La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Hechos 12

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Entonces, por aquel tiempo, el rey Herodes echó mano de algunos de la iglesia para maltratarlos.

 2 Y a Jacobo, el hermano de Juan, lo hizo matar a espada.

 3 Al ver que esto había agradado a los judíos, procedió a prender también a Pedro. Eran entonces los días de los panes sin levadura [durante la pascua]a.

 4 Cuando le tomó preso, le puso en la cárcel, entregándole a la custodia de cuatro escuadras de cuatro soldados cada una, con la intención de sacarle al pueblo después de la Pascua.

 5 Así que Pedro estaba bajo guardia en la cárcel, pero la iglesia sin cesar hacía oración a Dios por él.

 6 Cuando Herodes iba a sacarlo, aquella misma noche Pedro estaba durmiendo entre dos soldados, atado con dos cadenas, y los guardias delante de la puerta vigilaban la cárcel.

 7 Y he aquí se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la celda. Despertó a Pedro dándole un golpe en el costado y le dijo: --¡Levántate pronto! Y las cadenas se le cayeron de las manos.

 8 Entonces le dijo el ángel: --Cíñete y ata tus sandalias. Y así lo hizo. Luego le dijo: --Envuélvete en tu manto y sígueme.

 9 Y habiendo salido, le seguía y no comprendía que lo que hacía el ángel era realidad. Más bien, le parecía que veía una visión.

 10 Cuando habían pasado la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma. Cuando habían salido, avanzaron por una calle, y de repente el ángel se apartó de él.

 11 Entonces Pedro, al volver en sí, dijo: "Ahora entiendo realmente que el Señor ha enviado su ángel y me ha librado de la mano de Herodes y de toda la expectación del pueblo judío."

 12 Cuando se dio cuenta de esto, fue a la casa de María, la madre de Juan que tenía por sobrenombre Marcos, donde muchos estaban congregados y orando.

 13 Cuando Pedro tocó a la puerta de la entrada, una muchacha llamada Rode salió para responder.

 14 Cuando ella reconoció la voz de Pedro, de puro gozo no abrió la puerta, sino que corrió adentro y anunció que Pedro estaba ante la puerta.

 15 Ellos le dijeron: --¡Estás loca! Pero ella insistía en que así era. Entonces ellos decían: --¡Es su ángel [su espíritu]!

 16 Mientras tanto, Pedro persistía en tocar; y cuando abrieron, le vieron y se asombraron.

 17 Con la mano Pedro les hizo señal de guardar silencio y les contó cómo el Señor le había sacado de la cárcel. Luego dijo: --Haced saber esto a Jacobo y a los hermanos. Y saliendo se fue a otro lugar.

 18 Cuando se hizo de día, hubo un alboroto no pequeño entre los soldados sobre qué habría pasado con Pedro.

 19 Pero Herodes, como le buscó y no le halló, después de interrogar a los guardias, les mandó ejecutar. Después descendió de Judea a Cesarea y se quedó allí.

 20 Herodes estaba furioso con los de Tiro y de Sidón. Pero ellos se presentaron a él de común acuerdo; y habiendo persuadido a Blasto, el camarero mayor del rey, pedían la paz, porque su región era abastecida por la del rey.

 21 En un día señalado, Herodes, vestido de sus vestiduras reales, se sentó en el tribunal y les arengaba.

 22 Y el pueblo aclamaba diciendo: "¡Voz de un dios, y no de un hombre!"

 23 De repente le hirió un ángel del Señor, por cuanto no dio la gloria a Dios. Y murió comido de gusanos.

 24 Pero la palabra de Dios crecía y se multiplicaba.1 [Las escrituras no crecieron ni se multiplicaron; lo que creció y se multiplicó fue el hablar de la palabra de Dios: la palabra de la boca de Dios que Él puso en la boca de un numero creciente de creyentes para que las hablaran.]

 25 Bernabé y Saulo volvieron de Jerusalén, una vez cumplido su encargo, tomando también consigo a Juan que tenía por sobrenombre Marcos.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Una frase que merece ser examinada: la Palabra de Dios crecía y se multiplicaba. A medida que cada creyente se arrepentía para Vida, el corazón de ese creyente llegaba a ser controlado por la Palabra de Dios en el interior; este creyente después predicaba la palabra de Dios con el corazón, lo cual hacía que más creyentes se convencieran, quienes maduraban y predicaban de manera similar — multiplicando así la Palabra de Dios, el Cristo resucitado, quien es la Palabra de Dios, y quien suplía las palabras en los corazones y bocas de sus creyentes.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo