La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Hechos 13

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, unos profetas y maestros: Bernabé, Simón llamado Níger, Lucio de Cirene, Manaén, que había sido criado con el tetrarca Herodes, y Saulo.

 2 Mientras ellos ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: "Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado."

 3 Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.

 4 Por lo tanto, siendo enviados por el Espíritu Santo,1 ellos descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre.

 5 Después de llegar a Salamina, anunciaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. También tenían a Juan como ayudante.

 6 Habiendo atravesado toda la isla hasta Pafos, hallaron a un mago, falso profeta judío, llamado Barjesús.

 7 Él estaba con el procónsul Sergio Paulo, un hombre prudente. Éste, mandando llamar a Bernabé y a Saulo, deseaba oír la palabra de Dios.

 8 Pero el mago Elimas (pues así se traduce su nombre) les resistía, intentando apartar al procónsul de la fe.

 9 Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijó los ojos en él

 10 y dijo: --¡Oh tú, lleno de todo engaño y de toda malicia, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de pervertir los caminos rectos del Señor?

 11 Y ahora, ¡he aquí la mano del Señor está contra ti! Quedarás ciego por un tiempo sin ver el sol. De repente cayeron sobre él niebla y tinieblas, y andando a tientas, buscaba quien le condujese de la mano.

 12 Entonces, al ver lo que había sucedido, el procónsul creyó, maravillado de la doctrina del Señor.

 13 Habiendo zarpado de Pafos, Pablo y sus compañeros arribaron a Perge de Panfilia; pero Juan se separó de ellos y se volvió a Jerusalén.

 14 Pasando de Perge, ellos llegaron a Antioquía de Pisidia. Y en el día sábado, habiendo entrado en la sinagoga, se sentaron.

 15 Después de la lectura de la Ley y de los Profetas, los principales de la sinagoga mandaron a decirles: --Hermanos, si tenéis alguna palabra de exhortación para el pueblo, hablad.

 16 Entonces Pablo se levantó, y haciendo una señal con la mano, dijo: --Hombres de Israel y los que teméis a Dios, oíd.

 17 El Dios de este pueblo de Israel escogió a nuestros padres. Enalteció al pueblo, siendo ellos extranjeros en la tierra de Egipto, y con brazo levantado los sacó de allí.

 18 Por un tiempo como de cuarenta años los soportó en el desierto.

 19 Luego destruyó siete naciones en la tierra de Canaán, y les hizo heredar la tierra de ellas;

 20 como unos 450 años. Después de eso, les dio jueces hasta el profeta Samuel.

 21 Y a partir de entonces pidieron rey, y Dios les dio por cuarenta años a Saúl hijo de Quis, hombre de la tribu de Benjamín.

 22 Después de quitarlo, les levantó por rey a David, de quien dio testimonio diciendo: "He hallado a David hijo de Isaí, hombre conforme a mi corazón, quien hará toda mi voluntad."

 23 De la descendencia de David, conforme a la promesa, Dios trajo para Israel un Salvador, Jesús.2

 24 Antes de presenciar su venida, Juan predicó el bautismo de arrepentimiento a todo el pueblo de Israel.

 25 Entonces, cuando Juan terminaba su carrera, decía: "¿Quién pensáis que yo soy? Yo no lo soy [el Cristo]. Más bien, he aquí viene tras mí uno de quien yo no soy digno de desatar el calzado de sus pies."

 26 Hermanos, hijos del linaje de Abraham, y los que entre vosotros temen a Dios: A nosotros nos ha sido enviado el mensaje de esta salvación.

 27 Porque los habitantes de Jerusalén y sus gobernantes, por no reconocer a Jesús ni hacer caso a las palabras de los profetas que se leen todos los sábados, las cumplieron al condenarlo.

 28 Sin hallar en él ninguna causa digna de muerte, pidieron a Pilato que le matase.

 29 Y como habían cumplido todas las cosas escritas acerca de él, lo bajaron del madero y lo pusieron en el sepulcro.

 30 Pero Dios le levantó de entre los muertos.

 31 Y él apareció por muchos días a los que habían subido con él de Galilea a Jerusalén, los cuales ahora son sus testigos ante el pueblo.

 32 Nosotros también os anunciamos las buenas nuevas de que la promesa que fue hecha a los padres,

 33 ésta la ha cumplido Dios para nosotros sus hijos, cuando resucitó a Jesús; como también está escrito en el Salmo segundo: Mi hijo eres tú; yo te he engendrado hoy.

 34 Y acerca de que le levantó de los muertos para no volver más a la corrupción, ha dicho así: Os daré las santas y fieles bendiciones prometidas a David.

 35 Por eso dice también en otro lugar: No permitirás que tu Santo vea corrupción.

 36 Porque, después de haber servido en su propia generación a la voluntad de Dios, David murió, fue reunido con sus padres y vio corrupción.

 37 En cambio, aquel a quien Dios levantó no vio corrupción.

 38 Por lo tanto, hermanos, sea conocido de vosotros que por medio de él se os anuncia la liberación de la esclavitud del pecado.3

 39 Y de todo lo que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en él es justificado todo aquel que cree.

 40 Mirad, pues, que no sobrevenga lo que está dicho en los Profetas:

 41 Mirad, burladores, asombraos y pereced. Porque yo hago una gran obra en vuestros días: una obra que jamás la creeréis, aunque alguien os la cuente.

 42 Cuando ellos salían, les rogaron que el sábado siguiente les hablasen de estos temas.

 43 Entonces una vez despedida la congregación, muchos de los judíos y de los prosélitos piadosos siguieron a Pablo y a Bernabé, quienes les hablaban y les persuadían a perseverar fieles en la gracia de Dios.

 44 El sábado siguiente se reunió casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios.

 45 Y cuando los judíos vieron las multitudes, se llenaron de celos, y blasfemando contradecían lo que Pablo decía.

 46 Entonces Pablo y Bernabé, hablando con valentía, dijeron: --Era necesario que se os hablase a vosotros primero la palabra de Dios; pero ya que la habéis desechado y no os juzgáis dignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos a los gentiles.

 47 Porque así nos ha mandado el Señor: Te he puesto por luz a los gentiles, a fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra.

 48 Al oír esto, los gentiles se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron cuantos estaban designados para la vida eterna.

 49 Y la palabra del Señor se difundía por toda la región.

 50 Pero los judíos instigaron a unas mujeres piadosas y distinguidas y a los principales de la ciudad, y provocaron una persecución contra Pablo y Bernabé, y los echaron de sus territorios.

 51 Entonces sacudieron el polvo de sus pies contra ellos, y se fueron a Iconio.

 52 Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Ser enviado por el Espíritu Santo. ¡Note! Pablo y Bernabé fueron enviados por el Espíritu Santo. Un verdadero ministro del Señor recibe instrucciones exactas acerca de qué hacer y cuándo hacerlo. Un ministro verdadero del Señor no hace planes con su mente carnal. El que conmigo no recoge, desparrama. Lucas 11:23, Mat 12:30 (Regocer con él es algo que se hace bajo su dirección.) Cuando usted testifica, enseña, o predica para él, pero no con él, usted está desparramando las ovejas.
Recoger con él, es recoger con su inspiración específica, y con las palabras que él suple en esos momentos.
Si usted lleva a alguien al Señor sin haber recibido instrucciones específicas de él, la persona que se convierte por medio de usted es dos veces más apta para el infierno que usted mismo.

2 La promesa, de Isaías 49:6-8,

Poca cosa es que tú seas mi siervo para levantar a las tribus de Israel y restaurar a los sobrevivientes de Israel. Yo te pondré como luz para las naciones, a fin de que seas mi salvación hasta el extremo de la tierra.

Y entonces las naciones andarán en tu luz, y los reyes al resplandor de tu amanecer. Isaías 60:3.

Así ha dicho Jehovah: "En tiempo favorable te he respondido, y en el día de salvación te he ayudado. Te guardaré y te pondré por pacto para el pueblo, a fin de que restablezcas la tierra y poseas las heredades desoladas; Isa 49:8

Te asiré de la mano. Te guardaré y te pondré como pacto para el pueblo, y como luz para las naciones, a fin de que abras los ojos que están ciegos y saques de la cárcel a los presos, y de la prisión a los que moran en las tinieblas. Isaías 42:6-7.

Por lo tanto Jesús fue enviado en cuerpo a Israel, enviado como una luz a las naciones, y los hombres lo despreciaron, Israel lo aborreció; él fue enviado por pacto para el pueblo, para liberar a los prisioneros [del pecado], y para sacar a aquellos que son cautivos de las tinieblas — hacia la luz. En la carne nosotros estamos tropezando en la oscuridad de nuestra falta de la dirección de Dios. Cuando él restaura la luz en nuestros corazones, nosotros caminamos en su luz, y Dios siempre nos muestra lo que él quiere que hagamos y digamos, lo cual, por supuesto, siempre es perfecto. Debemos llegar a ser dirigidos por el Espíritu en palabras y hechos — como Jesús, en que él no juzgó, ni habló, ni actuó sin la inspiración específica del Espíritu: Yo no puedo hacer nada de mí mismo; como oigo, juzgo, Juan 5:30, y lo que yo hablo, lo hablo tal y como el Padre me ha hablado. Juan 12:49-50, y el Hijo no puede hacer nada de sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre, Juan 5:19.

3 Por lo tanto, hermanos, sea conocido de vosotros que por medio de él se os anuncia la liberación de la esclavitud del pecado. El original griego para liberación de la esclavitud del pecado se podría traducir como liberación de la esclavitud, perdón, o remisión, del pecado. Liberación de la esclavitud del pecado es mucho más exacta, y describe perfectamente la purificación necesaria para evitar ser excluído del cielo. La limpieza de la Palabra, la limpieza de la Luz, ambas son alcanzadas al esperar al Señor, escuchando, oyendo, velando, y obedeciendo — tal limpieza es una liberación de la esclavitud del pecado. Pero las pobres almas, que estaban tratando de traducir la Biblia, una liberación de la esclavitud del pecado. Pero las pobras almas, que estaban tratando de traducir la Biblia, no habían experimentado la liberación de la esclavitud del pecado dentro de sí mismos, y así obviamente escogieron enfatizar el perdón en cambio. Sin embargo la liberación del cautiverio de la cárcel, de la opresión, es lo que Cristo dijo que vino a hacer:

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado para proclamar libertad a los cautivos [del pecado] y vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos [del pecado], Lucas 4:18-19

El Espíritu del Señor Jehovah está sobre mí, porque me ha ungido Jehovah. Me ha enviado para anunciar buenas nuevas a los pobres, para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y a los prisioneros apertura de la cárcel; Isa 61:1-2

y para qué Pablo dijo que Jesús lo había enviado a los gentiles:

Para abrir sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios, para que reciban perdón de pecados y una herencia entre los santificados por la fe en mí. Hechos 26:18

Claramente el perdón no es liberación, recuperación, sanamiento, el abrir la cárcel, la liberación, alejarse del poder de Satanás, — mientras liberación de la esclavitud del pecado describe todos exactamente.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo