La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Hechos 14

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Aconteció en Iconio que entraron juntos en la sinagoga de los judíos y hablaron de tal manera que creyó un gran número, tanto de judíos como de griegos.

 2 Pero los judíos que no creyeron incitaron y malearon el ánimo de los gentiles en contra de los hermanos.

 3 Con todo eso, ellos continuaron mucho tiempo hablando con valentía, confiados en el Señor, quien daba testimonio a la palabra de su gracia concediendo que se hiciesen señales y prodigios por medio de las manos de ellos.

 4 La gente de la ciudad estaba dividida: Unos estaban con los judíos, otros con los apóstoles.

 5 Como surgió un intento de parte de los gentiles y los judíos, junto con sus gobernantes, para afrentarlos y apedrearlos,

 6 se enteraron y huyeron a Listra y a Derbe, ciudades de Licaonia, y por toda la región de alrededor.

 7 Y allí anunciaban el evangelio.

 8 En Listra se hallaba sentado cierto hombre imposibilitado de los pies, cojo desde el vientre de su madre, que jamás había caminado.

 9 Éste oyó hablar a Pablo, quien fijó la vista en él y vio que tenía fe para ser sanado.

 10 Y dijo a gran voz: --¡Levántate derecho sobre tus pies! Y él saltó y caminaba.

 11 Entonces, cuando la gente vio lo que Pablo había hecho, alzó su voz diciendo en lengua licaónica: --¡Los dioses han descendido a nosotros en forma de hombres!

 12 A Bernabé le llamaban Zeus y a Pablo, Hermes, porque era el que llevaba la palabra.

 13 Entonces el sacerdote del templo de Zeus, que quedaba a la entrada de la ciudad, llevó toros y guirnaldas delante de las puertas de la ciudad, y juntamente con el pueblo quería ofrecerles sacrificios.

 14 Cuando los apóstoles Bernabé y Pablo oyeron esto, rasgaron sus ropas y se lanzaron a la multitud dando voces

 15 y diciendo: --Hombres, ¿por qué hacéis estas cosas? Nosotros también somos hombres de la misma naturaleza que vosotros, y os anunciamos las buenas nuevas para que os convirtáis de estas vanidades al Dios vivo que hizo el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos.

 16 En las generaciones pasadas Dios permitió que todas las naciones anduvieran en sus propios caminos;

 17 aunque jamás dejó de dar testimonio de sí mismo haciendo el bien, dándoos lluvias del cielo y estaciones fructíferas, llenando vuestros corazones de sustento y de alegría.

 18 Aun diciendo estas cosas, apenas lograron impedir que el pueblo les ofreciese sacrificios.

 19 Entonces de Antioquía y de Iconio vinieron unos judíos, y habiendo persuadido a la multitud, apedrearon a Pablo y le arrastraron fuera de la ciudad, suponiendo que estaba muerto.

 20 Pero los discípulos le rodearon, y él se levantó y entró en la ciudad. Al día siguiente partió con Bernabé para Derbe.

 21 Después de anunciar el evangelio y de hacer muchos discípulos en aquella ciudad, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía,

 22 fortaleciendo el ánimo de los discípulos y advirtiéndoles y exhortándolos a perseverar firmes en la fe, diciéndoles: "Es preciso que a través de muchas pruebas y tribulaciones entremos en el reino de Dios."1

 23 Y después de haber constituido ancianos para ellos en cada iglesia y de haber orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.

 24 Luego de atravesar Pisidia, llegaron a Panfilia;

 25 y después de predicar la palabra en Perge, descendieron a Atalia.

 26 De allí navegaron a Antioquía, donde habían sido encomendados a la gracia de Dios para la obra que habían acabado.

 27 Después de llegar y reunir la iglesia, se pusieron a contarles cuántas cosas había hecho Dios con ellos, y cómo él había abierto a los gentiles la puerta de la fe.

 28 Y se quedaron allí por mucho tiempo con los discípulos.2


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Pablo y Barnabás estaban advirtiéndoles y exhortándolos a perseverar firmes en la fe, diciéndoles: "Es preciso que a través de muchas pruebas y tribulaciones entremos en el reino de Dios." ¡Note! No se puede entrar en el reino de Dios a menos que usted haya sufrido muchas pruebas y tribulaciones sobrenaturales. Pedro concuerda: Puesto que Cristo ha padecido en la carne, armaos también vosotros con la misma actitud. Porque el que ha padecido en la carne ha roto con el pecado, para vivir el tiempo que le queda en la carne, no en las pasiones de los hombres, sino en la voluntad de Dios. 1 Ped 4:1-2... Pues para esto fuisteis llamados, porque también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas. 1 Ped 2:21 . Y Pablo dice otra vez: Fiel es esta palabra: Si morimos con él, también viviremos con él.  Si perseveramos, también reinaremos con él. Si le negamos, él también nos negará. 2 Tim 2:11-12.

2 Ellos se quedaron por un largo tiempo para enseñar a los discípulos el camino hacia el Señor, para exhortarlos, para animarlos, para corregirlos cuando cayeron en el pecado — para asegurarse que ellos tuvieran la esperanza verdadera y las promesas de salvación. Pablo instruyó a los ministros de esta manera: "A los que continúan pecando, repréndelos delante de todos para que los otros tengan temor." 1 Tim 5:20. Si sólo "creer" fuera todo lo necesario, entonces no habría razón para quedarse un largo tiempo. Pablo además muestra esta dedicación en ayudar a los creyentes a alcanzar la salvación, con lo siguiente:

Y sabéis que no he rehuido el anunciaros nada que os fuese útil, y el enseñaros públicamente y de casa en casa, testificando a los judíos y a los griegos acerca del arrepentimiento para con Dios y la fe en nuestro Señor Jesús. Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no cesé de amonestar con lágrimas a cada uno. Hechos 20:20-21,31.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo