La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Hechos 15

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Entonces algunos que vinieron de Judea enseñaban a los hermanos: "Si no os circuncidáis de acuerdo con el rito de Moisés, no podéis ser salvos."

 2 Puesto que surgió una contienda y discusión no pequeña por parte de Pablo y Bernabé contra ellos, los hermanos determinaron que Pablo, Bernabé y algunos otros de ellos subieran a Jerusalén a los apóstoles y ancianos para tratar esta cuestión.

 3 Entonces los que habían sido enviados por la iglesia pasaban por Fenicia y Samaria, contando de la conversión de los gentiles; y daban gran gozo a todos los hermanos.1

 4 Una vez llegados a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia y por los apóstoles, y les refirieron todas las cosas que Dios había hecho con ellos.

 5 Pero algunos de la secta de los fariseos que habían creído se levantaron diciendo: --Es necesario circuncidarlos y mandarles que guarden la ley de Moisés.

 6 Entonces se reunieron los apóstoles y los ancianos para considerar este asunto.

 7 Como se produjo una grande contienda, se levantó Pedro y les dijo: --Hermanos, vosotros sabéis como, desde los primeros días, Dios escogió entre vosotros que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen.

 8 Y Dios, que conoce los corazones, dio testimonio a favor de ellos al darles el Espíritu Santo igual que a nosotros,

 9 y no hizo ninguna diferencia entre nosotros y ellos, ya que purificó por la fe sus corazones.2 [Poco a poco cada palabra hablada de Él que usted oye está implantada en su corazón y le imparte la vida de Dios haciéndolo un poco más puro.]

 10 Ahora pues, ¿por qué ponéis a prueba a Dios, colocando sobre el cuello de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?

 11 Más bien, nosotros creemos que somos salvos por la gracia del Señor Jesús, del mismo modo que ellos.

 12 Entonces toda la asamblea guardó silencio. Y escuchaban a Bernabé y a Pablo, mientras contaban cuántas señales y maravillas Dios había hecho por medio de ellos entre los gentiles.

 13 Cuando terminaron de hablar, Jacobo respondió diciendo: --Hermanos, oídme:

 14 Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles para tomar de entre ellos un pueblo para su nombre.

 15 Con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito:

 16 "Después de esto volveré y reconstruiré el tabernáculo de David, que está caído. Reconstruiré sus ruinas y lo volveré a levantar,

 17 para que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre,"

 18 dice el Señor que hace estas cosas, que son conocidas desde la eternidad.

 19 Por lo cual yo juzgo que no hay que inquietar a los gentiles que se convierten a Dios,

 20 sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de lo estrangulado y de sangre.

 21 Porque desde tiempos antiguos Moisés tiene en cada ciudad quienes le prediquen en las sinagogas, donde es leído cada sábado.

 22 Entonces pareció bien a los apóstoles y a los ancianos con toda la iglesia que enviaran a unos hombres elegidos de entre ellos, a Antioquía con Pablo y Bernabé: a Judas que tenía por sobrenombre Barsabás, y a Silas, quienes eran hombres prominentes entre los hermanos.

 23 Por medio de ellos escribieron: Los apóstoles, los ancianos y los hermanos, a los hermanos gentiles que están en Antioquía, Siria y Cilicia. Saludos.

 24 Por cuanto hemos oído que algunos que han salido de nosotros, a los cuales no dimos instrucciones, os han molestado con palabras, trastornando vuestras almas,

 25 de común acuerdo nos ha parecido bien elegir unos hombres y enviarlos a vosotros con nuestros amados Bernabé y Pablo,

 26 hombres que han arriesgado sus vidas por el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

 27 Así que hemos enviado a Judas y a Silas, los cuales también os confirmarán de palabra el mismo informe.

 28 Porque ha parecido bien al Espíritu Santo y a nosotros no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias:

 29 que os abstengáis de alimentos sacrificados a los ídolos, de sangre, de lo estrangulado y de inmoralidad sexual. 3 Si os guardáis de tales cosas, haréis bien. Que os vaya bien. [Sólo la inmoralidad sexual todavía se aplica a nuestra cultura moderna. La Palabra del Señor en en interior habló diciendo que la inmoralidad sexual era la única regla que sobrevive y que todavía se aplica a los cristianos hoy en día que recién están comenzando la caminata para salir de la oscuridad a un estado sin pecado. Por lo tanto se puede decir que evitar la inmoralidad sexual es la regla más importante que usted debe seguir. Y sin embargo, la mayoría de los que se llaman a sí mismos cristianos están viendo programas de televisión y películas que promueven la inmoralidad sexual, leyendo libros y revistas que celebran la inmoralidad sexual, visitando sitios web de pornografia, y cosas aún peores.]

 30 Entonces, una vez despedidos, ellos descendieron a Antioquía; y cuando habían reunido a la asamblea, entregaron la carta.

 31 Al leerla, se regocijaron a causa de esta palabra alentadora.

 32 Judas y Silas, como también eran profetas, exhortaron a los hermanos con abundancia de palabras y los fortalecieron.

 33 Después de pasar allí algún tiempo, fueron despedidos en paz por los hermanos para volver a los que los habían enviado.

 34 Pero a Silas le pareció bien quedarse allí.

 35 Pero Pablo y Bernabé se quedaron en Antioquía, enseñando la palabra del Señor y anunciando el evangelio con muchos otros.

 36 Después de algunos días, Pablo dijo a Bernabé: "Volvamos ya a visitar a los hermanos en todas las ciudades en las cuales hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están."

 37 Bernabé quería llevar consigo a Juan, llamado Marcos;

 38 pero a Pablo le parecía bien no llevar consigo a quien se había apartado de ellos desde Panfilia y que no había ido con ellos a la obra.

 39 Surgió tal desacuerdo entre ellos que se separaron el uno del otro. Bernabé tomó a Marcos y navegó a Chipre;

 40 y Pablo escogió a Silas y salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor.

 41 Luego recorría Siria y Cilicia, fortaleciendo a las iglesias.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 la conversión de los gentiles; y daban gran gozo a todos los hermanos. La conversión de la cual esto habla es haber llegado a estar convencido de que el Dios de Israel y su Hijo Cristo Jesús es el único y verdadero Dios, que son manifestaciones del mismo Espíritu. Estos gentiles creían en dioses completamente diferentes, entonces hacerlos poner su atención en el único y verdadero Dios y recibir su favor de ser atraído, fue causa de gran gozo para los cristianos judíos. Aquellos que se convirtieron en sus creencias habían sido convencidos, pero no habían sido salvos, no habían sido liberados del pecado, no habían nacido otra vez — nada así porque aún los demonios creen en el único Dios verdadero y que Jesús es el Hijo de Dios. Al oír a Pedro predicar las palabras que fueron proveídas por el Espíritu Santo, sus corazones fueron reavivados: revivificados para recibir un mini-bautismo del Espíritu Santo, lo cual era el equivalente a haber sido llamado por medio de una experiencia espiritual que les dio evidencia de la validez de un Dios único y verdadero y de tener un hambre de más de Él por medio de su Hijo, Cristo Jesús; ellos fueron atraídos por el Padre a buscar a Jesús dentro de sus corazones.

Ellos estaban simplemente en el principio de la caminata a la salvación, la unión, y el reino. Ellos fueron como aquellos que fueron añadidos a la iglesia en Jerusalén quienes estaban siendo salvados, siempre y cuando permanecieran en el camino hasta el fin por medio de esperar a Dios y por la obediencia a las palabras habladas por el Espíriut de Cristo dentro de sus corazones. Desafortunadamente cuando el cristianismo se había convertido en Babilonia, (poco tiempo después que Juan lo había profetizado), la conversión adquirió un nuevo significado: la salvación falsa obtenida al creer en Jesús y/o ser bautizado. En muchos casos aquellos que eran convertidos por los sacerdotes españoles y sus soldados acompañantes entonces eran forzados a la esclavitud, sirviendo en las misiones españolas.

La palabra conversión fue torcida para convertirla en una de muchas doctrinas hechas por los hombres y fábulas del cristianismo de Babilonia que hizo más fácil pensar que cuando usted muere usted va al cielo sólo porque usted cree en Jesús o ha sido bautizado con agua. Los mercaderes de Babilonia señalan Mateo 18:3, "De cierto os digo que si no cambiáis y os hacéis como los niños, jamás entraréis en el reino de los cielos;" en el cual unas pocas Biblias han traducido "cambiar" en "convertir" a pesar de que el griego claramente dice dar la vuelta o cambiar su conducta. La descripción es calificada con "a menos que ustedes cambien y lleguen a ser como niños, no entrarán en el reino de los cielos;" lo cual significa que usted debe ser inocente otra vez como un niño pequeño y libre de pecado para entrar en el cielo. Todo hombre está contaminado a menos que su corazón haya sido limpiado, lavado por dentro y por fuera con agua pura y santa, y purificado por medio de la cruz interna de la negación propia que crucifica la naturaleza pecaminosa del hombre. Unirse a una secta, decir que usted cree que Jesús es el Hijo de Dios, decir alguna oración, ser bautizado en el agua, comer pan y beber jugo de uva o vino, no hace nada para cambiar la contaminación del hombre; y así permanece descalificado para entrar en el reino de los cielos.

La doctrina falsa de la conversión ignora las muchas excepciones, requisitos y las condiciones para calificar de la salvación — la letra pequeña del contrato que los vendedores de habla rápida, (predicadores no llamados, no enseñados por el Espíritu Santo, no autorizados, no perfeccionados, no enviados, que no hablan las palabras del Espíritu de Dios), encubren con palabras suaves y predicaciones ingeniosas que engañan los corazones de los simples. Esos mismos predicadores de habla suave, (los mercaderes de Babilonia), entonces les dicen a sus conversos que ellos son salvos del infierno, dejándolos todavía en sus pecados, y así dos veces más aptos para el infierno que el predicador-vendedor, Mat 23:15. Esto deja a los conversos viviendo en los deseos de su carne, cumpliendo los deseos de la carne y los pensamientos de sus mentes, así como el resto de los hombres, caminando según la carne, cuyo fin es satisfacer las cosas de la carne: su lujuria, deseos, afectos, placeres, orgullo, ira, vanidad, temor, preocupaciones, planes, etc. Los predicadores-vendedores ni siquiera piensan que hay algo más allá de ser convertido excepto estudiar las escrituras. Ellos son enemigos de la cruz, enseñando falsamente que la cruz no es necesaria; y así sus conversos continúan pecando y así permanecen esclavos del pecado, Juan 8:34, condenados a ser desterrados del cielo cuando mueran.

Los primeros cuáqueros describieron este primer paso en la caminata a la salvación como estar convencido. Estar convencido significaba llegar a estar seguro del evangelio verdadero y el camino de la cruz necesario para la salvación, pero no haber recibido la salvación misma. Todos estos primeros cuáqueros recién convencidos habían sido antes devotos lectores de la Biblia, habían profesado que Jesús era el Hijo de Dios, habían sido bautizados, asistían servicios de las sectas, etc.; pero todavía eran cautivos del pecado, y ellos sabían que tenía que haber un camino para llegar a ser libres aún del deseo de pecar. Cuando ellos escucharon del camino de la cruz proclamado para llegar a ser puro, para llegar a ser libre de pecado, sus corazones dieron testimonio de esa verdad; por lo tanto ellos se unieron a otros que buscaban ser libres del pecado, al esperar en humilde silencio para oír del Maestro en el interior, para obedecerle, y recibir su gracia que produce cambio que les enseñó a negar la impiedad y los deseos mundanos, y cómo vivir sobria, justa y piadosamente en su mundo en aquel entonces; para ser redimidos de toda iniquidad, y purificados — y después para tener un celo de buenas obras que son vigorizadas y ordenadas por Dios. Este proceso, desde el convencimiento hasta la pureza, requería que ellos continuaran esforzándose por su salvación a través del tiempo con temor y temblor. Debido a que ellos temblaron en la presencia del Espíritu de Dios obrando en su corazones, mostrándoles sus pecados, convenciéndolos de los secretos en sus corazones, ellos temblaron — o "quaked" en inglés — y así llegaron a ser conocidos como cuáqueros.

Los cuáqueros recién convencidos, aunque disfrutaban del nombre cuáqueros, no se les permitía participar en ningún proceso para hacer decisiones de las asambleas de los cuáqueros hasta que la apostasía entró en sus filas. De la Palabra del Señor en el interior: "para el año 1880 la sustancia completa de la fe cuáquera había desaparecido."

Todo hombre comienza en la oscuridad espiritual, caminando en oscuridad, sin la guía de la luz de Dios. La luz resplandece en la oscuridad, exponiendo nuestros pecados. Después del arrepentimiento obediente y después de muchas revelaciones acerca de oír su palabra dentro de nuestros corazones, Dios ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas para darnos la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Cristo Jesús. Jorge en La luz explicada escribe que aquellos que están verdaderamente convertidos ven la gloria de Dios en el rostro de Cristo Jesús, definiendo una distinción mucho más grande entre los convertidos y los no convertidos:

La luz verdadera que ilumina a todos los hombres que vienen al mundo, y esta luz resplandece en la oscuridad, y la oscuridad no lo sabe.

Ahora tomen nota, la luz está allí. ¿Qué? ¿Acaso resplandece en la oscuridad, y sin embargo la oscuridad no la puede extinguir? ¿No es éste el estado en el cual el mundo no lo conoció, y los fariseos no lo conocieron, aunque el reino del cielo estaba dentro de ellos, Lucas 17:21? Y la luz resplandeció en la oscuridad, y la oscuridad no pudo extinguirla; éste es el estado no convertido. De modo que él vino a los suyos, y los suyos no lo recibieron; la luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la pueden extinguir. Porque antes ustedes eran oscuridad, dijo el apóstol, Efe 5:8, pero ahora ustedes son luz en el Señor. Vivan como hijos de luz. Ahora, tomen nota, antes era tiempo de oscuridad, pero ahora ellos son la luz del Señor. Ahora, aquí estaban los convertidos y los no convertidos. Ellos no debían tener comunión con las obras infructuosas de la oscuridad. La luz resplandece en la oscuridad, aunque la oscuridad no la puede extinguir, y ustedes una vez fueron oscuridad, y la luz resplandece en la oscuridad, y la oscuridad no la puede extinguir; esto es lo que define el estado no convertido, y el estado convertido.

Dios ha mandado que la luz brille en la oscuridad, y ha brillado en nuestros corazones, para dar la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. Ahora, tomen nota, aquí está la luz que resplandece de la oscuridad. Dios ha mandado que resplandezca de la oscuridad. ¿Qué? ¿Acaso no estaba allí antes? Ahora ha aparecido; antes estaba en la oscuridad, la luz resplandecía en la oscuridad, y Dios ha mandado que resplandezca de la oscuridad, y antes ustedes eran oscuridad, pero ahora son la luz del Señor, y esta luz que resplandece en el corazón, nos da la luz del conocimiento de la gloria de Dios; éste es el estado convertido. Ahora, cuando la luz brilla en la oscuridad, y la oscuridad no puede extinguirla, ese es el estado no convertido, 2 Cor 4:4-6, Juan 1:5.

El apóstol fue enviado para convertir a la gente de las tinieblas hacia la luz, del poder de Satanás hacia Dios. Ahora, éste era el estado donde se les predicaba a ellos mientras estaban en la oscuridad, a quienes el Dios de este mundo había cegado. Ellos predicaron de tal manera que la luz del evangelio glorioso de Cristo resplandeciera en ellos. Noten, replandeciera en ellos. Por lo tanto, el dios del mundo ha cegado sus mentes, y para ellos el evangelio está escondido. Porque las tinieblas no pueden extinguir la luz, mientras el dios del mundo ha cegado sus mentes. Por lo tanto el apóstol fue enviado a convertirlos de las tinieblas a la luz, la luz que resplandece en la oscuridad. De manera que el dios de este mundo los ha cegado, para que la luz del glorioso evangelio no resplandezca en ellos. Ahora, cuando ésta brilla en el corazón, da el conocimiento de la gloria de Dios, de donde proviene. Y cuando ésta brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la pueden extinguir, el dios de este mundo ha cegado la mente, y para los tales el evangelio está escondido, el cual es el poder de Dios; y la luz del evangelio glorioso no puede ser extinguida, que es la imagen de Dios; y no resplandece en ellos, para darles la luz del conocimiento de Dios. Ahora, a medida que los tales son llevados hacia la luz, los ojos se abren, y éstos salen de las tinieblas; y éstos salen del poder de Satanás, el dios de este mundo, que ha cegado sus ojos, y la luz del evangelio glorioso resplandece en ellos, para darles la luz del conocimiento del la gloria de Dios. Para ellos el evangelio no está escondido, por la manifestación de la Verdad, recomendándonos a toda conciencia humana en la presencia de Dios. Ahora, éste es el estado que no se ha convertido de la oscuridad a la luz, y sus ojos no se han abierto; entonces el dios de este mundo los ha cegado. Los tales están en un estado no convertido. Para los que no están convertidos, el evangelio está escondido, aunque la luz brilla en la oscuridad, y el dios de este mundo ciega sus mentes. De modo que éste es el tiempo en el cual aquellos que están en las tinieblas no se han alejado todavía de las tinieblas, y la oscuridad no extingue la luz. Ahora, cuando Dios manda a que la luz resplandezca de la oscuridad, (noten, de la oscuridad), ellos llegan a convertirse de las tinieblas a la luz, los tales testifican de la conversión, y la imagen de Dios resplandece en ellos.

2 ¡Note! ¡Purifiquen sus corazones por la fe! Suficiente fe para ir a Cristo con humildad, escuchar en silencio, oír, y obedecer — de manera repetida hasta que usted vea a Cristo aparecer dentro de usted, trayéndole salvación. Pablo habla de la fe como: ser obedientes a la inspiración del Espíritu. Vea las notas de Gal 3:24-25. Una fe tal puede definitivamente purificar el corazón. Poco a poco cada palabra hablada de Él que usted oye está implantada en su corazón y le imparte la vida de Dios haciéndolo un poco más puro.

3 que os abstengáis de alimentos sacrificados a los ídolos, de sangre, de lo estrangulado y de inmoralidad sexual. Sólo la inmoralidad sexual todavía se aplica a nuestra cultura moderna. Los alimentos sacrificados a los ídolos ocurría en los rituales de las religiones paganas. De sangre se refiere a beber sangre, lo cual era común en los rituales de las religiones paganas; donde quiera que se encuentre, esta práctica tiene matices religiosos y aunque es raro encontrarla, todavía existe en algunas culturas incluyendo criadores de puercos en las montañas Apalaches en Estados Unidos que beben un vaso de sangre de puerco al momento de matarlos. Los alimentos sacrificados a los ídolos eran alimentos que habían sido ofrecidos como sacrificio en los templos de ídolos paganos. Lo estrangulado también era una práctica de sacrificios religiosos paganos. La Palabra del Señor en en interior habló diciendo que la inmoralidad sexual era la única regla que sobrevive y que todavía se aplica a los cristianos hoy en día que recién están comenzando la caminata para salir de la oscuridad a un estado sin pecado. Las otras prácticas mencionadas ya no existen, por lo menos en las culturas occidentales. Por lo tanto se puede decir que evitar la inmoralidad sexual es la regla más importante que usted debe seguir. Y sin embargo, la mayoría de los que se llaman a sí mismos cristianos están viendo programas de televisión y películas que promueven la inmoralidad sexual, leyendo libros y revistas que celebran la inmoralidad sexual, visitando sitios web de pornografia, y cosas aún peores.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo