La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Colosenses 2

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Quiero, pues, que sepáis cuán grande conflicto tengo por vosotros, por los de Laodicea y por todos los que nunca me han visto personalmente;

 2 para que unidos en amor, sus corazones sean reanimados hasta lograr toda la riqueza de la plena certidumbre de entendimiento, para conocer el misterio de Dios, es decir, Cristo mismo.

 3 En él están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.

 4 Digo esto para que nadie os engañe con falsos argumentos persuasivos.

 5 Pues aunque estoy ausente en el cuerpo, no obstante, en espíritu estoy con vosotros, gozándome y mirando vuestro buen orden y la firmeza de vuestra fe en Cristo.

 6 Por tanto, de la manera que habéis recibido a Cristo Jesús el Señor, así andad en él,

 7 firmemente arraigados y sobreedificados en él, y confirmados por la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.

 8 Mirad que nadie os lleve cautivos por medio de filosofías y vanas sutilezas, conforme a la tradición de hombres, conforme a los principios elementales del mundo, y no conforme a Cristo.

 9 Porque en él [Cristo] habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad;1

 10 y vosotros estáis completos en él, quien es la cabeza de todo principado y autoridad.

 11 En él también fuisteis circuncidados con una circuncisión no hecha con manos, al despojaros del cuerpo de los pecados de la carne mediante la circuncisión que viene de Cristo.2 [Cristo es la unción, que nos enseña todas las cosas y que circuncida nuestro corazón, cortando el prepucio del pecado y el egoísmo para que lleguemos a ser judíos en lo interior, circuncidados interiormente.]

 12 Fuisteis sepultados juntamente con él en el bautismo, en el cual también fuisteis resucitados juntamente con él, por medio de la fe en el poder de Dios que lo levantó de entre los muertos.3

 13 Mientras vosotros estabais muertos en los delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, Dios os dio vida juntamente con él, perdonándonos todos los delitos.

 14 Él anuló el acta que había contra nosotros, que por sus decretos nos era contraria, y la ha quitado de en medio al clavarla en su cruz. [Ceremonias, sacrificios, días, fiestas, diezmos, sábados, rituales, etc., todos han acabado como medio para alcanzar la justicia, pero las leyes morales todavía deben ser observadas y ser cumplidas en nosotros: Luego, ¿invalidamos la ley por la fe? ¡De ninguna manera! Más bien, establecemos la ley. Rom 3:31. Hermanos (hablo con los que conocen la ley), ¿ignoráis que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que vive. Rom 7:1. Las leyes morales sólo terminan cuando el espíritu egoísta del hombre ha sido crucificado en la cruz interna de la negación propia, y Cristo Jesús ha resucitado en él para controlar completamente sus pensamientos, palabras y acciones con la Ley del Espíritu de la Vida. Vea la nota en Rom 3:28 para tener más información acerca de por qué las leyes morales todavía deben ser observadas y son su tutor hasta que sus pensamientos, y palabras y acciones estén bajo completo control del Espíritu Santo. Los guías ciegos del cristianismoseñalan este versículo y dicen que ya no hay pecado porque la ley supuestamente ha sido eliminada para todo aquel que cree en Jesús; ellos convenientemente pasan por alto las muchas advertencias del Nuevo Testamento acerca del pecado que lo descalifica completamente para la salvación o el cielo, haga clic aquí para ver. Ellos también pasan por alto el hecho de que todo hombre será juzgado por sus obras y sus palabras, haga clic aquí para ver. Sí, hay una diferencia entre el bien y el mal; sí, todavía hay pecado; sí las leyes morales todavía se aplican, las cuales son: ama a tu prójimo como te amas a ti mismo; no robar; no cometer adulterio; no mentir; no codiciar; no matar; y honrar a tu padre y a tu madre. De la Palabra del Señor en el interior: "No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida." Pablo dijo: gloria, honra y paz son para todo aquel que obra el bien. Rom 2:10. Pablo dijo: vida eterna a los que por su perseverancia en buscan gloria, honra e incorrupción. Rom 2:7.]

 15 También despojó a los principados y autoridades, y los exhibió como espectáculo público, habiendo triunfado sobre ellos en la cruz.

 16 Por tanto, nadie os juzgue en asuntos de comida o de bebida, o respecto a los días de fiesta [o cualquier otro día especial], lunas nuevas o sábados.4

 17 Todo ello es sólo una sombra de lo porvenir, pero la realidad pertenece a Cristo. [La ley era una sombra, (un débil parecido), de la realidad y sustancia de Cristo, cuya venida hizo obsoletas las ordenanzas de la ley, ceremonias, sacrificios, días, fiestas, diezmo, sábados, lavamientos, rituales, etc.; y le puso fin a todo como un medio para la justicia. Habiéndole puesto fin a la ley mosaica, la vida de la ley se convirtió en el interior, la ley interior que está en el corazón de todos, por la cual serán juzgados todos los hombres. El centro moral de la ley mosaica es parte de la ley interna. Cuando esa ley interna sea completamente observada por usted, (cumplida), usted muere a la ley por medio de la ley; y después usted vive por la fe, oyendo y obedeciendo la dirección continua de Dios en qué hacer y qué decir. Entonces, ya no es usted el que vive, sino que Cristo vive y gobierna dentro de usted; la plenitud de Cristo, la sustancia, ha entrado en usted; habiendo cumplido la ley, habiendo sido circuncidados en el corazón, y habiendo entrado de lleno en el reposo. La Ley se ha cumplido y la justicia de los fariseos es superada, porque la justicia de un hombre que camina por fe excede en gran medida la justicia de cualquier hombre que camina en plena conformidad con la Ley que sólo puede restringir la carne.]

 18 Nadie os prive de vuestro premio, fingiendo humildad y culto a los ángeles, haciendo alarde de lo que ha visto [no ha sido enseñado por el Espíritu Santo], vanamente hinchado por su mente carnal;

 19 y no aferrándose a la cabeza, de la cual todo el cuerpo, nutrido y unido por coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios.

 20 Siendo que vuestra muerte con Cristo os separó de los principios elementales del mundo, ¿por qué, como si aún vivieseis en el mundo, os sometéis a ordenanzas [y costumbres] como:

 21 "No uses, ni gustes, ni toques"?

 22 Tales cosas son destinadas a perecer con el uso, pues son según los mandamientos y las doctrinas de hombres.

 23 De hecho, semejantes prácticas tienen apariencia de sabiduría en la adoración según la voluntad5 [adoración con su mente carnal en contraste con las palabras proporcionadas por el Espíritu Santo], en la humillación [falsa] y en el duro trato del cuerpo; pero no tienen ningún valor en restringir la indulgencia de la carne.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 En Cristo habita corporalmente la plenitud de la Deidad. Él [Jesús] es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder. Hebreos 1:3. En el principio era el Verbo, y el Verbo [Jesús] era con Dios, y el Verbo era Dios. Dios es luz. Dios es un fuego consumidor. Dios es un espíritu. En el principio, la luz, fuego, y espíritu llamado Dios, fue creado el primogénito (Jesús) de toda la creación, de modo que toda la plenitud de Dios pudiera habitar en él, (Jesús) y después por él (Jesús) todas las cosas fueron creadas, las que están en el cielo y las que están en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten — para que él pueda tener supremacía en todo. Él es esencialmente uno con Dios y tiene la forma de Dios. Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.

2 En él también fuisteis circuncidados con una circuncisión no hecha con manos, al despojaros del cuerpo de los pecados de la carne mediante la circuncisión que viene de Cristo. Esta es la circuncisión del corazón: es judío el que lo es en lo íntimo, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu. Esto es cortar las cosas de su corazón que contaminan al hombre: Porque desde adentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, las inmoralidades sexuales, los robos, los homicidios, los adulterios, las avaricias, las maldades, el engaño, la sensualidad, la envidia, la blasfemia, la insolencia y la insensatez. Todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre. Mar 7:21-23. La circuncisión del corazón es ser liberado del pecado. La unción de Dios circuncida el corazón del hombre. La unción (Cristo) dentro de nosotros nos enseña todas las cosas con gracia, que tanto nos acusa como quita el pecado el pecado de nosotros, redimiéndonos de toda iniquidad (pecado) y purificándonos para sí mismo como un pueblo peculiar ferviente para buenas obras a medida que somos dirigidos y vigorizados por él.

3 Sepultados juntamente con él en el bautismo, en el cual también fuisteis resucitados juntamente con él, por medio de la fe en el poder de Dios que lo levantó de entre los muertos. Cuando su naturaleza pecaminosa muere, en el Día del Señor, cuando el Señor destruye al hijo de perdición en ustedes con el resplandor de su venida, cuando el Señor aplasta la cabeza de Satanás bajo su calcañar; entonces usted muere, y usted comparte la muerte de Cristo, y entonces usted comparte su sepultura, y entonces comparte la resurrección dentro de usted — él llega a ser su verdadero Señor y Maestro. Como Jorge Fox lo describe tan bien:

Usted debe tener comunión con Cristo en su sufrimiento; 1 Ped 4:12-13.
si usted reina con él, debe sufrir con él; 2 Tim 2:12.
si usted vive con él, debe morir con él; 2 Tim 2:11.
y si usted muere con él, debe ser sepultado con él, Rom 6:4.
y al ser sepultado con él en el verdadero bautismo, usted también es resucitado con él. Col 2:12.

4 Por tanto, nadie os juzgue en asuntos de comida o de bebida, o respecto a los días de fiesta, lunas nuevas o sábados.

Por tanto, nadie os juzgue en asuntos de comida o de bebida,

De la Palabra del Señor en el interior: "No se juzguen los unos a los otros en comida o bebida." Hay varios evangelios perdidos o libros perdidos de la Biblia en el internet; entre otras contradicciones a la Biblia, tres de ellos incluyen doctrinas que prohíben comer carne y beber alcohol, lo cual contradice este versículo y contradice Romanos 14:1-3. Si usted no quiere comer carne, eso es entre usted y el Señor, pero no lo predique. Note que hay decenas de miles de los primeros cuáqueros que entraron en el reino, y no hay ni un solo documento que defienda el no comer carne. Varios de los primeros cuáqueros fueron vinateros, mercaderes de vino. En la casa de William Penn del gobernador de Pensilvania, se hacía cerveza para servirle a los invitados. En el diario de Jorge Fox, él escribió en varios lugares acerca de su hábito de beber cerveza y vino, frecuentemente mezclados con agua, y frecuentemente cuando él estaba tan enfermo que esos líquidos eran los único que podía tomar. Fox nunca habló en contra del alcohol; él defendió el uso del alcohol para la salud y condenó a aquellos que servían a otros alcohol en exceso hasta la borrachera. Como escribió Fox: "Porque toda criatura de Dios es buena, y debe ser recibida con acción de gracias;" y esto es verdad en toda la Biblia; aun los sacerdotes levíticos debían comer la mejor porción de la carne de los animales que eran sacrificados.

La manera en que se obtiene la salvación y el reino es clara.

De la Palabra del Señor en el interior: "el camino es claro: escucha y obedece." Las decenas de miles de los primeros cuáqueros que entraron en el reino sólo tenían la Biblia "King James"; así que tenga mucho cuidado al aceptar evangelios perdidos o libros perdidos, o epístolas perdidas — siempre se suponen que son de uno de los doce discípulos, o de María, etc. De los muchos que he revisado, todo evangelio perdido, libro perdido, o epístola perdida tiene diferencias fundamentales de doctrinas con la Biblia.* Jorge Fox escribió de varios errores en la traducción de la Biblia King James, (los cuales ustedes puede leer), pero ninguno de los errores eran diferencias fundamentales en la doctrina. El camino a la salvación está claramente declarado en la Biblia, aclarado y testificado por los escritos de los primeros cuáqueros que habitaban en el reino, en este sitio, dejando sólo la necesidad de seguir esperando al Señor y seguir obedeciéndole; no navegar el internet buscando más información.

* Tres prohíben comer carne; uno prohíbe visitar mujeres creyentes; uno dice que Jesús no era el hijo de Dios, pero que fue el predecesor de Mahoma; uno dice que las restricciones dietéticas de los judíos eran sólo metáforas de restricciones en la conducta personal, etc., etc.

Por tanto, nadie os juzgue en asuntos de ... sábados.

Con respecto a observar los días especiales, Pablo era tolerante, permitiéndole a un hombre que considere un día como más que otro, y a otro a que considere todos los días iguales, y de manera similar con las comidas, y no juzgarse los unos a los otros; "Cada uno esté convencido en su propia mente.”  Sin embargo él condena las costumbres judías y observar días, comidas y bebidas. Mientras que observar un día es un asunto de conciencia, (en el cual uno debe estar completamente convencido), que un grupo de creyentes observe un día especial es algo definitivamente equivocado, y una apariencia de religión, lo cual es condenado por Pablo: En cambio, ahora que habéis conocido a Dios, o mejor dicho, ya que habéis sido conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres principios elementales? ¿Queréis volver a servirlos otra vez? ¡Vosotros guardáis los días, los meses, las estaciones y los años! Me temo por vosotros, que yo haya trabajado en vano a vuestro favor. Gal 4:9-11. Y si el líder de su iglesia dice que usted debe observar ciertos días, o ciertos alimentos, usted está escuchando un profeta falso; como Pablo dice: Nadie os juzgue en asuntos de comida o de bebida, o respecto a santos día, lunas nuevas o sábados, Col 2:16. De modo que un individuo puede escoger celebrar ciertos días; pero la iglesia, como norma o regla, no puede hacerlo; porque eso es una apariencia o ley. Si es necesario, el Señor le dirá a ese individuo que continúe observando ciertos días, y cuales dejar; manteniendo así la libertad de la conciencia individual.

*La excepción es: si usted es judío que practicó la ley de Moisés y se volvió cristiano, a usted se le permite, (no se le exige), continuar esa práctica hasta que usted haya recibido fe del Espíritu que una porción de la ley no debería gobernarle, (como lo hizo Pedro); por que si usted piensa que es un pecado violar cualquier aspecto de la ley, usted está condenado si lo viola. Aquellos que habían sido judíos se les permitió observar los mandatos de la ley con respecto a los días, fiestas, y alimentos, mientras que aquellos que habían sido gentiles se les enseñó a no observar ningún día, semana, mes, etc., no practicar ninguna de las obras de la ley como la circuncisión; y que no deberían juzgarse los unos los otros con respecto a la comida, bebida, fiestas, o días de sábado. Pablo escribió: "Cada uno esté convencido en su propia mente;" queriendo decir que aquellas cosas eran un asunto de conciencia individual, y la conciencia es sujeta a la educación por parte del Espíritu. Como todos los hombres, un judío es liberado de toda la ley cuando él ha sido crucificado y ha muerto a la ley a través de la ley.

Hay sectas enteras que están organizadas con el sábado como parte de los diez mandamientos, que insisten que uno debe adorar en el séptimo día, en vez del primer día de la semana. Debido a que Jesús dijo que ni una jota ni una tilde pasaría de la ley, ellos piensan que obedecer los diez mandamientos es obedecer toda la ley. La ley no es sólo los diez mandamientos — es cientos de leyes con respecto a ceremonias, rituales, ordenanzas, restricciones sabáticas, vida familiar, sacrificios, lavamientos, etc. Obedecer los diez mandamientos no es obedecer la ley. En 1 Cor 16:1-2, Pablo ordenó que se recogiera una colecta para los hermanos pobres de Jerusalén en el primer día de la semana, no en el sábado judío; y  Hechos 20:7 declara: "El primer día de la semana, cuando estábamos reunidos para partir el pan, Pablo comenzó a hablarles, porque había de partir al día siguiente, y alargó el discurso hasta la medianoche."  Esto prueba que la iglesia primitiva se reunía el primer día de la semana, y no se reunían en el séptimo día o sábado judío. Además, Juan se refirió al día del Señor en Apoc 1:10, "Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor;" el día del Señor se refería al día de la semana en que él resucitó. Pablo escribió que no debíamos dejar que nadie nos juzgue por no observar sombras que terminaron con la sustanciaCristo: Por tanto, nadie os juzgue en asuntos de comida o de bebida, o respecto a días de fiesta [o ningún día especial], lunas nuevas o sábados. Col 2:16-17. El sábado judío era la sombra de débil parecido a la sustancia, Cristo, cuya venida hizo obsoletas todas las sombras, incluyendo el sábado, ofrendas, sacrificios, circuncisión, comidas, fiestas, días de fiesta, etc.

Jorge Fox escribió que el primer día es el día cristiano de adoración:

Cristo se levantó de los muertos en el primer día de la semana; y aquellos que creen en él han entrado en Cristo su reposo; los cristianos se reúnen a adorar a Dios en el primer día de la semana; y en el primer día de la semana fue que Dios dijo: "Hágase la luz, y la luz se hizo."

Además Fox escribió acera del día de reposo:

El apóstol dijo: ‘el cuerpo fue Cristo,’ y el día de reposo fue una señal y sombra de buenas cosas que estaban por venir; entonces esto cumple las palabras de Moisés. El cuerpo es Cristo, el sábado es una señal; por lo tanto las buenas cosas que ya han venido, Cristo, la sustancia, termina con la sombra, la señal; y Cristo se levantó en el primer día, en el cual se reunieron los santos, y el apóstol no le llama el día de reposo, ni establece otro día de reposo entre los cristianos, y en ninguna parte dice que les dijo que lo guardaran. Porque si ese día hubiera sido observado como lo fue en el tiempo de la ley, el séptimo, que significa perfección, el apóstol habría hablado de este día en algún lugar; porque esas cosas que eran observables a menudo se mencionaban en la ley y en el evangelio, pero de esto no se habla en ningún lugar, ni se les dice a los santos que debían guardar el séptimo día como día de reposo, porque las ofrendas eran en ese día. Pero ya que las ofrendas han sido cambiadas, la ley también cambió, y la ofrenda, Cristo Jesús, habiendo venido, la ley llegó a estar en el interior, y la circuncisión; y Cristo, el reposo, es el Señor del sábado, y el reposo para el pueblo de Dios. Aquel que sostiene los días de reposo y las ofrendas, sostiene la circuncisión y las obras, y así mantiene a la gente alejada del cuerpo y la cabeza, en las señales y sombras, y así en las obras de la ley, las cuales la ley manda.

Cristo no vino a quebrantar la ley; el apóstol dijo: la ley es buena en su lugar, y él la estableció; sin embargo el apóstol dijo que el día de reposo [sábado] era una sombra, pero el cuerpo era Cristo, y él los lleva a la ley en el corazón, en la mente, y allí él la estableció. Cristo no vino a quebrantar ni una jota ni una tilde, sino (tomen nota) para cumplirla; y él dijo que ‘ni una jota y un tilde de la ley debía ser quebrantada hasta que fuera cumplida.’ Cristo, quien es el reposo para los judíos, quienes tenían el día de reposo, una señal de reposo, a menudo le dio al pueblo reposo en ese día, quienes estaban atados, cargados y cansados en ese día; y Cristo, quien les dio reposo en ese día, y el apóstol, quien estableció la ley, que era buena en su lugar, ninguno de ellos ordenó que el día de reposo se debía guardar. Cristo no dijo que el sábado debía ser guardado; después de él, el apóstol en ningún lugar lo ordena, sino dice que era una sombra, y el cuerpo era Cristo. Por lo tanto aquellos que vinieron al cuerpo, Cristo en los días de los apóstoles, habían llegado al final de las sombras, en esa edad, en su día; y por ejemplo, ustedes pueden verlo, porque algunos observaron un día, y otros no lo hicieron, y no debían juzgarse los unos a los otros con respecto a esas cosas. Que Cristo haya dado reposo en ese día en el que el pueblo debía reposar, era una figura del reposo eterno, y de la restauración; quienes hicieron la obra de Dios en ese día, y le dio reposo a los cargados en ese día, que significa un reposo interno; porque Cristo era el reposo, y Señor del sábado, el reposo para el pueblo de Dios. Aquellos que celebran el día de reposo, deben celebrar una señal, y vivir en la sombra que los mantiene alejados del cuerpo, y así de la iglesia, de la cual es Cristo es la cabeza. Quienes están celebrando los días de reposo también deben llevar sus ofrendas, y después deben tener el primer sacerdocio para ofrecer, y así negar el cuerpo que hace la voluntad de Dios, el sacerdocio eterno, y la única ofrenda, y sostener el primer pacto que debe decaer, en el cual estaban estas cosas; y negar el pacto eterno, y aquel que borró las ordenanzas, y terminó con los tipos y las sombras. Cristo es el fin de la ley para todo el que cree, en toda jota y tilde, y versión impresa de ella; y las señales y sombras que fueron sostenidas por la ley, Cristo es el final de ellas; sin embargo la vida de la ley, el poder, permanece, aunque las sombras y cosas que cambian externamente, terminan, el cuerpo es lo que las termina todas.

5 Semejantes prácticas tienen apariencia de sabiduría en la adoración según la voluntad. La "adoración según la voluntad" es la adoración que está pre-planeada o es una adoración que está controlada por la mente carnal del hombre, en la cual su mente carnal provee las palabras de oración, adoración, y acción de gracias. La "adoración según la voluntad" es cuando el hombre adora su en su propia voluntad, y no adora con palabras completamente proporcionadas por el Espíritu Santo. La adoración de las 41,000 sectas del cristianismo no es nada más que una "adoración según la voluntad," planeada por la mente carnal (y esta mente carnal es enemistad contra Dios); aún si los sermones y oraciones no son leídos ni practicados, a menos que todas las palabras sean proporcionadas por el Espíritu Santo, tal adoración es una abominación para el Señor. Dios es un Espíritu, y aquellos que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad. Juan 4:24.

Y en vano me rinden culto, enseñando como doctrina los mandamientos de hombres. Mat 15:9. Así como la adoración la cristiandad de hoy tiene cosas inventadas por el hombre, no bíblicas, como el bautismo de los infantes, el jugo de uva y el pan, el "credo de los apóstoles," las ofrendas, la bendición, los sermones, la oración del pecador, llamados al altar, confirmación, lecturas bíblicas, oraciones del predicador, pararse a cantar, arrodillarse, inclinarse ante la cruz, persignarse con la mano sobre su cuerpo, incluyendo los así llamados sacramentos, etc. Todos son inventos del hombre, no formas de adoración prescritas por las escrituras. Aparte de la adoración corrupta como se describe en la Biblia, la cristiandad ni siquiera reconoce los comportamientos que descalifican a sus miembros; la cristiandad ha perdido la vista del pecado, llamando al mal bien, al bien mal, poniendo luz por oscuridad; la cristiandad dice paz, paz, cuando no hay paz; la cristiandad le dice al pecador que camina tras la imaginación de su propio corazón, "eres justo porque perteneces a tu secta, ningún mal te vendrá." De la Palabra del Señor en el interior: "La cristiandad ha destruido las enseñanzas de Jesús y ha hecho de la Biblia una excusa para permanecer sumergido en sus pecados." La cristiandad ignora las exclusiones de la Biblia, los requisitos, y las condiciones. La cristiandad le dice a sus seguidores que la ley está muerta; excepto, por supuesto, ellos dicen que usted todavía debe diezmar su dinero. La cristianismo no entiende el arrepentimiento, la cruz, el reposo, la luz, la salvación, ni la palabra; ellos perecen por falta de conocimiento. La cristianismo ha cambiado el pacto haciendo de la sangre de Jesús algo profano, usándola para excusar el pecado en sus miembros. La retribución por esto se avecina a pesar de la gracia.

Dios es Espíritu, y los que le adoran, deben adorarle en espíritu y en verdad. Juan 4:23-24. De manera que la adoración de su mente carnal (que es enemistad contra Dios), el hablar de la voluntad de su mente, el orar con su mente, recitar una enseñanza previa, cantar con su mente, leyendo de la Biblia sin dirección - todas estas cosas están fuera de la adoración que está en el espíritu y la verdad y son una abominación para el Señor, incluyendo los así llamados sacramentos.

Dios debe ser adorado en espíritu y en verdad: debe estar en su espíritu para adorar; debe ser la verdad de la vida que él produce en su corazón, y esta vida es la luz, y esta luz es la unción, la cual es verdad y no es mentira; la verdad en el interior. De la Palabra del Señor en el interior: "Todos deben adorar en espíritu y verdad. Estar en Jesús es estar en la verdad;" (cuando usted está en Jesús, o en verdad, usted ha sido trasladado hacia el reino y está sentado con Jesús en el cielo).

La Palabra del Señor en el interior ha descrito la adoración programada de las sectas ¡como un "teatro!" Piénselo, y usted verá la adoración según la voluntad del hombre como nada más que una actuación — planeada, practicada, acompañada con mucha música, muchas veces incluso guiada con un programa impreso — igual que una obra de teatro. La única cosa que falta es un intervalo para vender bocadillos y bebidas.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo