La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Colosenses 3:5

Mostrar el Capítulo y las notas   

 5 Por lo tanto, mortificad [haced morir] las obras del cuerpo que son de la vida terrenal: fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos de la carne, y la codicia, que es idolatría.4

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

4 Claramente esta es una tarea para todos los creyentes que esperan la salvación: mortificad [haced morir] las obras del cuerpo que son de la vida terrenal: fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos de la carne, y la codicia, que es idolatría; debido a estas cosas, la ira de Dios viene sobre los hijos de la desobediencia; Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. No se mientan los unos a los otros. Gentil lector, todas estas cosas tienen que desaparecer. No hay lugar para ellas en Cristo. Nunca habrá nada impío en Cristo. Pero él nos ha mostrado el camino — la cruz; y él nos ha ordenado a negarnos diariamente, tomar nuestra cruz, y seguirle. No hay otra manera. Cualquier otra manera sería una mentira dañina, que pisotea la sangre de Jesús en el suelo. La gracia le cambiará y quitará los problemas que sean expuestos en usted. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y purificad vuestros corazones, vosotros de doble ánimo. Santiago 4:8. Usted debe ir a él. Usted debe esperarleescuchar en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — la gracia. Busque, escuche, obedezca...busque, escuche, obedezca....busque, escuche, obedezca. Usted debe perseverar hasta el fin, cuando Cristo trae la salvación. Usted debe morar en él. Ahora, hijitos, permaneced en él para que, cuando aparezca, tengamos confianza y no nos avergoncemos delante de él, en su venida. 1 Juan 2:28. Así que, ya que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda impureza de cuerpo y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. 2 Corintios 7:1.

_______________________________________