La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Deuteronomio 18

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 [Moisés está hablando]. "Los sacerdotes levitas, toda la tribu de Leví, no tendrán parte ni heredad con Israel. Ellos comerán de las ofrendas quemadas a Jehovah y de la parte que les pertenece.

 2 No tendrán heredad entre sus hermanos, pues Jehovah es su heredad, como él se lo ha prometido.

 3 "Esto es lo que corresponde a los sacerdotes de parte del pueblo, de los que ofrecen sacrificios, ya sea de toros o de carneros: Se dará al sacerdote la espaldilla, las quijadas y el estómago.

 4 Le darás [a los levitas] las primicias de tu grano, de tu vino nuevo y de tu aceite, y las primicias de la lana de tus ovejas.

 5 Porque Jehovah tu Dios le ha escogido de entre todas las tribus para que esté dedicado a servir en el nombre de Jehovah, él y sus hijos, para siempre.

 6 "Cuando un levita salga de alguna de tus ciudades de todo Israel donde ha habitado y vaya con todo el deseo de su alma al lugar que Jehovah haya escogido,

 7 servirá en el nombre de Jehovah su Dios como todos sus hermanos, los levitas que están allí delante de Jehovah.

 8 Y tendrá igual porción que los demás, aparte de la venta de su patrimonio familiar.

 9 "Cuando hayas entrado en la tierra que Jehovah tu Dios te da, no aprenderás a hacer las abominaciones de aquellas naciones:

 10 No sea hallado en ti quien haga pasar por fuego a su hijo o a su hija, ni quien sea mago, ni exorcista, ni adivino, ni hechicero,

 11 ni encantador, ni quien pregunte a los espíritus, ni espiritista, ni quien consulte a los muertos.

 12 Porque cualquiera que hace estas cosas es una abominación a Jehovah. Y por estas abominaciones Jehovah tu Dios los echa de delante de ti.

 13 "Perfecto serás delante de Jehová tu Dios.1

 14 Estas naciones que vas a desalojar escuchan a quienes conjuran a los espíritus y a los encantadores, pero a ti no te lo ha permitido Jehovah tu Dios.

 15 "Jehovah tu Dios te levantará un profeta como yo de en medio de ti, de entre tus hermanos. A él escucharéis.

 16 Conforme a todo lo que pediste a Jehovah tu Dios en Horeb el día de la asamblea, diciendo: 'No vuelva yo a oír la voz de Jehovah mi Dios, ni vuelva yo a ver este gran fuego; no sea que yo muera,'

 17 Jehovah me dijo: 'Está bien lo que han dicho.

 18 Les levantaré un profeta como tú, de entre sus hermanos. Yo pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mande.

 19 Y acontecerá que todo el que no haga caso [escuche y obedezca] a mis palabras que él hablará en mi nombre, yo le pediré cuentas.2 [El profeta es Jesús, el nuevo pacto de luz dado a todas las naciones; por lo tanto esta advertencia se aplica a todas las naciones, todos los hombres. Jesús, la luz dada a todo hombre que viene al mundo, para que ellos crean, Juan 1:7,9, ruega anónimamente a cada hombre para que se aleje de sus malos caminos; y cuando el hombre muere, esas palabras que él oyó e ignoró serán recordadas, y lo juzgarán. Juan 12:48.]

 20 Pero el profeta que se atreva a hablar en mi nombre una palabra que yo no le haya mandado hablar, o que hable en nombre de otros dioses, ese profeta morirá.'

 21 "Puedes decir en tu corazón: 'żCómo discerniremos la palabra que Jehovah no ha hablado?'

 22 Cuando un profeta hable en el nombre de Jehovah y no se cumpla ni acontezca lo que dijo, ésa es la palabra que Jehovah no ha hablado. Con soberbia la habló aquel profeta; no tengas temor de él.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Perfecto serás delante de Jehová tu Dios. Ser perfecto: Lo que el cristianismo quiere negar que es posible porque si aceptan la posibilidad, entonces tienen que ponerse manos a la obra para matar (entorpecer, privar de poder) los deseos malignos que están en sus miembros: fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Col 3:5. Después ellos tienen que por el Espíritu hacer morir las prácticas de la carne, para vivir. Rom 8:13. Después ellos tienen que admitir que Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo. 1 Juan 3:8. Entonces ellos tendrían que admitir la intención del Espíritu Santo al designar predicadores y maestros era la perfección y equipar completamente a los santos (su pueblo consagrado), para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo (la iglesia), hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y el conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto (la personalidad completa que no es nada menos que el estándar de la altura de la perfección de Cristo), hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Efesios 4:11-13.

2 Les levantaré un profeta como tú, de entre sus hermanos. Yo pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mande. Y al hombre que no haga caso [escuche y obedezca ] a mis palabras que él hablará en mi nombre, yo le pediré cuentas. Ese profeta que se levantaría como Moisés era Jesucristo, quien sólo habló lo que oyó al Padre decir, sólo hizo lo que vio al Padre hacer, y sólo juzgó lo que oyó al Padre juzgar. Jesús dijo:

Yo no puedo hacer nada de mí mismo. Como oigo, juzgo, Juan 5:30
lo que yo hablo, lo hablo tal y como el Padre me ha hablado. Juan 12:49-50
el Hijo no puede hacer nada de sí mismo,
sino lo que ve hacer al Padre, Juan 5:19

Y los judíos no lo escucharon. En cambio insistieron que los romanos lo crucificaran: ellos [la multitud de judíos] todos le dijeron [a Pilato, el gobernador romano],

"¡Sea crucificado!" Mat 27:22-23.
Nosotros tenemos una ley, y según nuestra ley él debe morir, porque se hizo a sí mismo Hijo de Dios. Juan 19:7
Respondió todo el pueblo y dijo: --¡Su sangre sea sobre nosotros y sobre nuestros hijos! Mat 27:25
Y así, treinta años más tarde, la maldición se cumplió:

El fin del reino judío ocurrió en el año 70 d.C. En la primera de varias rebeliones judías en contra de Roma, la mayoría de los judíos fueron masacrados y el templo en Jerusalén fue completamente destruido por el príncipe romano, Tito, en el año 70 d.C. Tito, quien más tarde se convirtió en el emperador de Roma, era el hijo del emperador Vespasiano. Josefo, un historiador del siglo primero, escribió que 1.1 millones de judíos murieron y cientos de miles fueron forzados a salir del país e ir hacia el exilio y la esclavitud.

En una rebelión judía posterior en contra de Roma en el año 135 d.C., el emperador romano Adriano destruyó Jerusalén e Israel aún más. Dion Casio, un historiador del siglo segundo, contó que 580,000 judíos fueron asesinados, 50 ciudades fortificadas y 985 aldeas destruidas, y todos los judíos restantes fueron exiliados a países por todo el imperio romano y eventualmente esparcidos y re-esparcidos por todo el mundo.

Y la advertencia de Dios: cualquiera que no escuche mis palabras que él hablará en mi nombre, yo le pediré cuentas, se cumplió para cada hombre que experimentó el día del Señor al momento de su muerte. Vea el extraordinario escrito de Howgill que describe el día del Señor para los justos y los impíos.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo