La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Deuteronomio 30

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 [Moisés está hablando]. "Sucederá que cuando te hayan sobrevenido todas estas cosas, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti, si consideras en tu corazón, en medio de todas las naciones donde Jehovah tu Dios te haya dispersado;

 2 si vuelves, tú con tus hijos, a Jehovah tu Dios y obedeces su voz con todo tu corazón y con toda tu alma, conforme a todo lo que yo te mando hoy,

 3 entonces Jehovah tu Dios también te restaurará de tu cautividad. Él tendrá misericordia de ti y volverá a reunirte de todos los pueblos a donde Jehovah tu Dios te haya dispersado.

 4 Si eres arrojado hasta el extremo de los cielos, de allí te reunirá Jehovah tu Dios, y de allí te tomará.

 5 Y te hará regresar Jehovah tu Dios a la tierra que tus padres tomaron en posesión, y tú la poseerás. Él te hará bien y te multiplicará más que a tus padres.

 6 "Jehovah tu Dios circuncidará tu corazón y el corazón de tus descendientes, para que ames a Jehovah tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas.1

 7 Luego Jehovah tu Dios pondrá todas estas maldiciones sobre tus enemigos y sobre los que te aborrecen, y te persiguieron.

 8 Pero tú volverás a escuchar la voz de Jehovah, y pondrás por obra todos sus mandamientos que yo te mando hoy.

 9 Jehovah tu Dios hará que sobreabundes en toda la obra de tus manos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu ganado y en el fruto de tu tierra. Pues Jehovah volverá a gozarse en ti para bien, así como se gozó en tus padres.

 10 Cuando escuchas y haces caso a la voz de Jehovah tu Dios para guardar sus mandamientos y sus estatutos escritos en este libro de la ley; y cuando te vuelves a Jehovah tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma.[¿Dónde se debe oír esta voz de Jehová tu Dios? En el versículo 14 a continuación él responde: la palabra, (que es Dios, Juan 1:1), está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la obedezcas.]

 11 "Porque este mandato que te mando hoy no es ocultos de ti, ni está lejos. [Su mandato en el versículo anterior era escuchar y hacer caso a la voz de Jehovah tu Dios y volverte a Jehovah tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y Él entonces nos dice que su voz y Él están cerca, en nuestros corazones y bocas, para ser obedecidos.]

 12 No está en el cielo, para que digas: '¿Quién subirá por nosotros al cielo y lo tomará para nosotros, y nos lo hará oír, a fin de que lo cumplamos?'

 13 Tampoco está al otro lado del mar, para que digas: '¿Quién cruzará el mar por nosotros y lo tomará para nosotros, y nos lo hará oír, a fin de que lo cumplamos?'

 14 Ciertamente muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la obedezcas.2 [Dios es la palabra: En el principio era el Verbo [la Palabra], y el Verbo [la Palabra] era con Dios, y el Verbo [la Palabra] era Dios. Juan 1:1. Dios está cerca de usted, en su corazón y boca, para ser obedecido. Vaya al interior para oír, aprender, llegar a ser puro, llegar a ser santo, para conocer a Dios, para ver Dios, para estar con Él.]

 15 "Mira, pues, yo pongo hoy delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal,

 16 con el fin de que ames a Jehovah tu Dios, de que andes en sus caminos y de que guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, que yo te mando hoy. Entonces vivirás y te multiplicarás, y Jehovah tu Dios te bendecirá en la tierra a la cual entras para tomarla en posesión.

 17 Pero si tu corazón se aparta y no obedeces; si te dejas arrastrar a inclinarte ante otros dioses y les rindes culto,

 18 yo os declaro hoy que de cierto pereceréis. No prolongaréis vuestros días en la tierra a la cual, cruzando el Jordán, entraréis para tomarla en posesión.

 19 "Llamo hoy por testigos contra vosotros a los cielos y a la tierra, de que he puesto delante de vosotros la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tus descendientes,

 20 amando a Jehovah tu Dios, escuchando su voz y siéndole fiel.3 Porque él es tu vida y la prolongación de tus días, para que habites en la tierra que Jehovah juró que había de dar a tus padres Abraham, Isaac y Jacob."


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Jehovah tu Dios circuncidará tu corazón y el corazón de tus descendientes, para que ames a Jehovah tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas. Circuncidaos para Jehovah; quitad el prepucio de vuestro corazón, oh hombres de Judá y habitantes de Jerusalén. No sea que por la maldad de vuestras obras mi ira salga como fuego y arda, y no haya quien la apague. Jer 4:4.

¡Note! Aún el Antiguo Testamento nos dice que nuestros corazones deben ser circuncidados, nuestros corazones deben ser limpiados, nuestros corazones deben ser purificados. El pecado debe ser cortado de nuestro corazón con la espada circuncidadora del Espíritu de Dios. Porque no es judío el que lo es en lo visible, ni es la circuncisión la visible en la carne; sino más bien, es judío el que lo es en lo íntimo, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu y no en la letra. La alabanza del tal no proviene de los hombres, sino de Dios. Rom 2:28-29.

La circuncisión externa era sólo el primer paso: recibir el favor de Dios y después poder oír su voz, obedecerla, y con persistencia recibir el corazón circuncidado; sólo entonces uno puede amar al Señor con todo su corazón, y toda su alma: Jehovah tu Dios circuncidará tu corazón y el corazón de tus descendientes, para que ames a Jehovah tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas. Deut 30:6.

Isaac Penington habla de experimentar la circuncisión de su corazón en su documento titulado La santa verdad defendida:

"Porque nosotros somos la circuncisión: los que servimos a Dios en espíritu, que nos gloriamos en Cristo Jesús y que no confiamos en la carne." Es una cosa preciosa poder ver este versículo cumplido en el corazón; para experimentar eso allí, que circuncida internamente, que corta el prepucio del corazón, que se pone encima de él y lo tapa, hasta que es cortado por la venida interna de la vida y el poder del Señor Cristo Jesús revelado en el interior. Entonces cuando esto está hecho, yo puedo decir verdadera y sensiblemente; soy judío en lo interior. ¿Cómo así? ¿Cómo se puede probar esto? Bueno, porque estoy circuncidado en el interior. He sentido eso adentro que circuncida el corazón, y he llevado el dolor interior y su corte, y soy circuncidado por aquello. Eso que estaba entre mí y el Señor es cortado, el velo ha sido quitado, mi naturaleza dura de cerviz y rebelde hacia Dios es quitada, el muro de separación es quebrantado interiormente, y ahora estoy en verdadera unidad del Espíritu y comunión con mi Dios, aún con el Padre, y el Hijo, y ese Espíritu Santo único por el cual ellos son uno.

2 Cuando escuchas la voz de Jehovah tu Dios para guardar y hacer caso a sus mandamientos y sus estatutos escritos en este libro de la ley; y cuando te vuelves a Jehovah tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma. Deu 30:10

*¡Tome nota del ENORME ERROR! A los judíos se les dijo que para poder guardar sus mandamientos y estatutos escritos en este libro de la ley, ellos debían escuchar y hacer caso a la voz del Señor; y el Señor les dijo lo mismo en muchos otros versículos (haga clic aquí para ver varios), siendo los siguientes los más detallados:

"Y sucederá que si escuchas diligentemente la voz de Jehovah tu Dios, procurando poner por obra todos sus mandamientos que yo te mando hoy, también Jehovah tu Dios te enaltecerá sobre todas las naciones de la tierra. Cuando obedezcas la voz de Jehovah tu Dios, vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán." Deu 28:1-2. Por escuchar y hacer caso a la voz del Señor, las trece bendiciones son las siguientes:

  1. "Jehovah tu Dios te enaltecerá sobre todas las naciones de la tierra.
  2. "Bendito serás en la ciudad, y bendito en el campo.
  3. "Benditos serán el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra y el fruto de tu ganado, la cría de tus vacas y el incremento de tus ovejas.
  4. "Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar.
  5. "Bendito serás al entrar, y bendito al salir.
  6. "Jehovah hará que tus enemigos que se levanten contra ti sean derrotados delante de ti. Por un camino saldrán hacia ti, y por siete caminos huirán de ti.
  7. "Jehovah mandará bendición a tus graneros y a todo lo que emprenda tu mano. Él te bendecirá en la tierra que Jehovah tu Dios te da.
  8. Si guardas los mandamientos de Jehovah tu Dios y andas en sus caminos, Jehovah te confirmará como pueblo santo suyo, como te ha jurado.
  9. Todos los pueblos de la tierra verán que eres llamado por el nombre de Jehovah, y te temerán.
  10. "Jehovah hará que sobreabundes en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tus animales y en el fruto de tu campo, en la tierra que Jehovah juró a tus padres que te daría.
  11. Él te abrirá su buen tesoro, los cielos, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo y para bendecir toda la obra de tus manos. Tú darás prestado a muchas naciones, pero tú no pedirás prestado.
  12. "Si obedeces los mandamientos de Jehovah tu Dios que yo te mando hoy para que los guardes y cumplas, Jehovah te pondrá como cabeza y no como cola. Estarás encima, nunca debajo.
  13. "No os apartéis de todas las palabras que yo os mando hoy, ni a la derecha ni a la izquierda, para ir tras otros dioses a fin de rendirles culto. Deuteronomio 28:1-14

"Pero si no escuchas la voz de Jehovah tu Dios a fin de procurar poner por obra todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te mando hoy; todas estas maldiciones vendrán sobre ti y te alcanzarán." Deu 28:15

Haga clic aquí para ver las maldiciones que vienen por no escuchar y hacer caso a la voz del Señor.

Y hay muchas otras escrituras que indican la sanción por no escuchar y obedecer la voz del Señor, (haga clic para verlas).

Estudiar el libro (la biblia) no es suficiente; usted debe escuchar y hacer caso a la voz del Señor. Aunque los judíos oyeron a su sacerdote leer las escrituras cada sábado, no era suficiente para que su palabra fuera implantada en sus corazones; ellos realmente no entendían las escrituras, las cuales ellos estudiaban tan diligentemente con la esperanza de encontrar vida eterna; y ya que el Señor no estaba enseñándoles el verdadero significado de las escrituras, ellos entonces persiguieron a Jesús y sus apóstoles — todo porque los judíos habían sólo estudiado las escrituras en vez de hacer todo lo posible para escuchar y hacer caso a la voz del Señor. Por lo tanto la gran mayoría de los judíos necesitaban que su corazón maligno fuera circuncidado por el Espíritu para que ellos pudieran amar al Señor con todo su corazón, alma y fuerza; para que ellos pudieran amar a su prójimo como a si mismos; de modo que ellos pudieran ver su forma y oír su voz; y para que ellos no murieran mientras estaban todavía pecando. Esas habilidades no vienen por la voluntad del hombre que está tratando; esas habilidades sólo vienen de Dios que circuncida su corazón, lo cual viene como resultado de que usted escucha y hace caso la voz del Señor de manera persistente y paciente — entonces el amor de Dios es perfeccionado en su corazón.

Después, en el versículo 14, el Señor les dijo hacia donde ellos debían ir, y donde ellos debían oír: la palabra, (quien es Dios, Juan 1:1), está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón para que la obedezcas.

Hoy en día el cristianismo está cometiendo exactamente el mismo enorme error, estudiando las escrituras en vez de lo que el Nuevo Testamento también declara claramente que es la prioridad número uno y lo único que es necesario:

Y Él nos dijo cómo buscarle, la única cosa que necesitamos hacer:

Escuchaoyeinclina tu oídoda tu oídohaz casoatiendeven a miobedece — las escrituras están llenas de estas cruciales recomendaciones, y ahora los cristianos las rechazan.

Mire otra vez todos los cinco versículos relevantes para esta nota en el contexto de Deuteronomio 30:14:

Cuando escuchas y haces caso a la voz de Jehovah tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos escritos en este libro de la ley; y cuando te vuelves a Jehovah tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma. Deut 30:10

Porque este mandato que te mando hoy no está oculto de ti, ni está lejos. Deut 30:11
No está en el cielo, para que digas: '¿Quién subirá por nosotros al cielo y lo tomará para nosotros, y nos lo hará oír, a fin de que lo cumplamos?' Deut 30:12
Tampoco está al otro lado del mar, para que digas: '¿Quién cruzará el mar por nosotros y lo tomará para nosotros, y nos lo hará oír, a fin de que lo cumplamos?' Deut 30:13
Ciertamente muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la obedezcas. Deut 30:14

Pablo enfatizó estos versículos en Romanos, al escribir: Más bien, ¿qué dice? "La palabra está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón [para que la puedas oír y obedecer]; esta es la palabra de fe que predicamos." Rom 10:6-8.

La palabra de Dios es el nombre de Cristo. Pablo dice en Rom 10:17 que él predica la palabra, que está dentro de su corazón y en su boca. "Esta es la palabra de fe que predicamos:" fe que las palabras que usted oye desde el interior de su corazón, las enseñanzas, los consejos, y los mandamientos para usted vienen del Espíritu de Dios — y por lo tanto usted los obedece y practica lo que ha oído.

"El Padre está en todos ustedes, Cristo está en ustedes, y el reino de los cielos está en ustedes; allí, en su corazón, es donde los encontrará a todos ellos. Veánlo allí escudriñando sus corazones, y encuéntrenlo allí probando nuestras mentes y corazones; inclinen sus oídos, y denle oído a él allí, quien dará a cada uno conforme a sus palabras y sus obras, sean buenas o malas," (por Jorge Fox).

De la Palabra del Señor en el interior:

Y cuando usted oye la Señor hablándole, enseñándole, animándole, corrigiéndole — entonces su fe comienza a crecer de manera exponencial. Entonces su fe está en Cristo, la palabra de Dios, y Cristo, la Luz que ilumina a todo hombre que viene al mundo — su fe está en el Hijo de Dios dentro de usted, que le da mandamientos, a quien usted obedece; esta es la fe verdadera con obediencia a los mandamientos que hemos oído.

De la Palabra del Señor en el interior: "La fe es una serie revelaciones." Usted se sienta y espera a Dios, escuchando, velando, y después obedeciendo. Las palabras habladas por Él imparten la vida de Dios en su corazón, Juan 6:63. Usted crece en la fe con cada revelación que recibe. Por la gracia de sus revelaciones Jesús se convierte en el autor de fe, y finalmente perfecciona su fe, hasta que usted alcanza la salvación, (libertad del pecado), y después la unión con Dios y con Cristo. Usted debe seguir oyendo y obedeciendo hasta que su naturaleza pecaminosa haya sido crucificada en la cruz interna de la negación propia, para entonces recibir la fe como parte del fruto del Espíritu, que lo libera de la ley y lo justifica. Usted debe contender por la fe, crecer en la fe, edificar su fe, aumentar en fe, perfeccionar lo que falte en su fe, pelear la buena batalla de la fe, hasta llegar a la victoria, cuando su fe sea consumada por el consumador; la fe es un proceso y una caminata, cuyo fin es ver a Cristo trayéndole la salvación, para darle la vida eterna.

3 ¡Note! amando a Jehovah tu Dios, escuchando su voz y siéndole fiel. Esta es la meta: debemos confiar en él completamente, y obedecer su voz, para recibir la circuncisión del corazón, para que lo podamos amar con todo nuestro corazón y nuestra alma, para que podamos vivir. ¿Cuál es la evidencia de su amor por Dios? Obedecer su voz como Jesús nos dijo: "Si alguno me ama, obedecerá mis enseñanzas. Mi Padre le amará, y vendremos a él y haremos una morada con él; [un hogar en el corazón de aquellos que obedecen].

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo