La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Deuteronomio 33

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Ésta es la bendición con la cual Moisés, hombre de Dios, bendijo a los hijos de Israel, antes de morir.

 2 Él dijo: "Jehovah vino de Sinaí y de Seír les resplandeció. Apareció desde los montes de Parán y vino con miríadas de santos, y a su diestra fuego refulgente.

 3 Ciertamente él ama a los pueblos; todos tus santos están en tus manos. Ellos se sientan a tus pies y cada uno recibe tus palabras.1 [De la Palabra del Señor en el interior: "Sentarse en humilde silencio esperando al Señor es llevar la cruz — en vez de pensar acerca de cómo agradar a otros. Aquellos que se sientan a los pies de Cristo para oír su palabra— su terreno es esperar. En humilde silencio nosotros nos sentamos esperamos. Cuando tú te sientes y esperesespera la pureza, espera el cambio.Siéntense conmigo, y haré de ti limpio. Siéntate conmigo, y yo te restauraré. Siéntate conmigo, y yo revelaré todo. En el curso de tu día, siéntate, siéntate, siéntate."]

 4 "Moisés nos prescribió la ley, la heredad de la congregación de Jacob.

 5 Él ha sido rey en Jesurún, cuando se congregaban los jefes del pueblo, la comunidad de las tribus de Israel.

 6 "¡Viva Rubén, y no muera! Y sean numerosos sus hombres."

 7 Esto dijo acerca de Judá: "Escucha, oh Jehovah, la voz de Judá; tráelo a su pueblo. Sus manos le basten, y séle ayuda contra sus enemigos.

 8 Dijo acerca de Leví: "Dale a Leví tu Tumim y tu Urim a tu hombre piadoso al cual probaste en Masá, y con quien contendiste en las aguas de Meriba.

 9 El que dijo de su padre y de su madre: 'No los conozco.' No reconoció a sus hermanos, ni conoció a sus propios hijos. Pues ellos guardaron tu palabra y observaron tu pacto.

 10 Ellos enseñarán tus juicios a Jacob, y tu ley a Israel. Pondrán delante de ti el incienso y sobre tu altar la ofrenda del todo quemada.

 11 ¡Bendice, oh Jehovah, lo que ellos hagan! ¡Recibe con agrado la obra de sus manos! Hiere las espaldas de sus enemigos y de los que le aborrecen, de modo que no se levanten."

 12 Dijo acerca de Benjamín: "El amado de Jehovah habitará confiado cerca de él. Él lo protegerá todo el día, y entre sus hombros morará."

 13 Dijo acerca de José: "Bendita de Jehovah sea su tierra con lo mejor del cielo, con el rocío y con el océano que se extiende abajo,

 14 con lo mejor que produce el sol, y con lo mejor que da la luna,

 15 con lo principal de las montañas antiguas, con lo mejor de las colinas eternas,

 16 con lo mejor de la tierra y de su plenitud, y el favor de aquel que moraba en la zarza. Que esto venga sobre la cabeza de José, y sobre la coronilla del príncipe de sus hermanos.

 17 Él tiene el esplendor del primogénito del toro; sus cuernos son como los del toro salvaje. Con ellos embestirá a los pueblos hasta los confines de la tierra. ¡Éstas son las miríadas de Efraín! ¡Éstos son los millares de Manasés!"

 18 Dijo acerca de Zabulón: "¡Alégrate, oh Zabulón, en tus salidas; y tú, oh Isacar, en tus tiendas!

 19 Convocarán a los pueblos al monte, y allí ofrecerán sacrificios de justicia. Porque absorberán la abundancia de los mares, y los tesoros escondidos de la arena."

 20 Dijo acerca de Gad: "¡Bendito el que hizo ensanchar a Gad! Como león habita, y arrebata el brazo y aun la coronilla.

 21 Escogió lo mejor de la tierra para sí, pues allí estaba la parte del legislador. Cuando se congregaron los jefes del pueblo, realizó la justicia de Jehovah, sus juicios acerca de Israel."

 22 Dijo acerca de Dan: "Dan es un cachorro de león que salta desde Basán."

 23 Dijo acerca de Neftalí: "Neftalí, satisfecho con favores y lleno de las bendiciones de Jehovah, posee la región del mar y del sur."

 24 Dijo acerca de Aser: "¡Bendito más que los hijos sea Aser! Sea querido por sus hermanos y moje su pie en aceite.

 25 De hierro y bronce sean tus cerrojos, y tu fuerza sea como tus días."

 26 "¡No hay como el Dios de Jesurún! Él cabalga sobre los cielos en tu ayuda, y sobre las nubes en su majestad.

 27 El eterno Dios es tu refugio, y abajo están los brazos eternos. Él echará de delante de ti al enemigo, diciendo: '¡Destruye!'

 28 Israel habitará confiado; el manantial de Jacob estará solitario en tierra de grano y de vino nuevo. También sus cielos gotearán rocío.

 29 ¡Bienaventurado eres tú, oh Israel! ¿Quién como tú, oh pueblo salvo por Jehovah, escudo de tu socorro y espada de tu excelencia? Tus enemigos tratarán de engañarte, pero tú pisotearás sus lugares altos."


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Ciertamente él ama a los pueblos; todos tus santos están en tus manos. Ellos se sentarse a tus pies y cada uno recibe tus palabras. Todos los santos de Dios están en su poder. Los santos son santos de Dios, que han sido trasladados hacia el reino de Dios para compartir la heredad en la luz. Note, ellos se sientan a los pies de Jesús, recibiendo sus palabras; las palabras que les hablo son espíritu y son vida. Juan 6:63. El sentarse a los pies de Jesús y escuchar su palabra es la única cosa que es necesaria para cualquiera que aspira a llegar a ser un santo:

Prosiguiendo ellos su camino, él entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa.
Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual se sentó a los pies del Señor y escuchaba su palabra.
Pero Marta estaba preocupada con muchos quehaceres, y acercándose dijo: --Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado servir sola? Dile, pues, que me ayude.
Pero respondiendo el Señor le dijo: --Marta, Marta, te afanas y te preocupas por muchas cosas.
Pero una sola cosa es necesaria. Pues María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada. Lucas 10:38-42
.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo