La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Efesios 2

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 [La carta de Pablo a la iglesia de Efeso es uno de los capítulos más mal entendido de la Bilbia. La gente lee este capítulo y asume que se aplica a ellos también; pero Pablo le está hablando a los creyentes que han crecido espiritualmente para vencer el pecado, el mundo y el diablo. Estos creyentes han sido resucitados con Cristo para llegar a la unión y la comunión con él, en los cielos donde ellos se sientan en Cristo. Estas personas han experimentado la verdadera salvación por la gracia — liberados del pecado, resucitados con Cristo para llegar a ser una nueva criatura, trasladados hacia el reino del cielo, donde ellos tienen comunión con Cristo y el Padre. Vea las notas más abajo para ver la prueba bíblica y la aclaración acerca de la gracia y las obras.]

 1 Y él os ha llevado hacia la vida, a vosotros que estabais muertos en vuestros delitos y pecados, [Todos estamos en el estado caído de Adán, muertos a la vida de Dios, viviendo en pecado; hasta que hayamos crucificado al hombre viejo, y seamos renovados a la imagen, la luz, la vida, la dirección y poder de Dios.]

 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, conforme a la corriente de este mundo y al príncipe de la potestad del aire [Satanás], que es el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia. [Hasta que usted sea obedientemente guiado por el Espíritu de Cristo en todos sus pensamientos, palabras, y acciones, usted es un hijo de la desobediencia: un descendiente de Adán, el hombre caído y desobediente; y a menos que usted haya crucificado ese espíritu satánico y egoísta dentro de usted, usted está caminando de acuerdo a la dirección de Satanás, lo cual es caminar en lujuria, satisfaciendo los deseos de su carne y los pensamientos de su mente carnal.]

 3 En tiempos pasados todos nosotros tuvimos nuestra conducta entre ellos en la lujuria de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y los pensamientos de nuestra mente; y por naturaleza éramos hijos de ira y el objeto de su indignación, como el resto de la humanidad.1 [¡Tome nota! Toda la humanidad camina en deseos pecaminosos, de acuerdo a los deseos de su carne y los pensamientos de su mente, la cual está bajo la guía de Satanás. Sin embargo, Pablo le está hablando a los creyentes crucificados, quienes ya no están controlados por los deseos de su carne; quienes ya no piensan sus propios pensamientos, cuya naturaleza pecaminosa ha sido destruída, incluyendo su mente carnal, remplazada por la mente de Cristo.]

 4 Pero Dios, quien es rico en misericordia, a causa de su gran amor con que nos amó,

 5 y cuando estábamos muertos por nuestros pecados, nos dio vida en unión y comunión con Cristo.2 ¡Por gracia sois salvos! [pero usted no ha sido salvo por gracia hasta que haya sido llevado a la vida en unión y comunión con Cristo, habiendo sido resucitado junto con Cristo hacia el cielo]

 6 Y nos resucitó juntamente [con Cristo], y nos hizo sentar en los lugares celestiales en Cristo Jesús,3 [Esto es haber experimentado ser trasladado hacia el reino de los cielos, donde usted está con Cristo en vista y en conciencia. De la Palabra del Señor en el interior: "Yo trabajo con el ciego; pero si tú piensas que puedes ver, y no estás conmigo en el cielo, yo te haré un hazmerreír.]

 7 para mostrar en las edades venideras las superabundantes riquezas de su gracia, por su bondad hacia nosotros en Cristo Jesús.

 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues [la fe] es don de Dios.4 [La fe no es creer en Jesús basado en la veracidad histórica de la Biblia; la fe es escuchar la palabra de Dios desde dentro de tu corazón, porque la fe es el don de Dios y es dada por revelación de Jesucristo.]

 9 No es por obras, para que nadie se gloríe.5 [Pablo está hablando de las obras muertas de la ley: la circuncisión, el lavamiento, sacrificios, comidas especiales, las restricciones del sábado, días, fiestas, el diezmo, etc, pero no excluye las leyes morales, escritas en el corazón de cada hombre, o las obras de amor, la obediencia amante a los mandatos que usted oye a Dios pronunciar en su corazón, las cuales son vigorizadas por la fe, y son esenciales. Pablo dijo: gloria, honor, y paz, son para todo aquel que obra el bien. Rom 2:10. Pablo dijo: él le dará la vida eterna a los que por su perseverancia en las buenas obras buscan gloria, honra e incorrupción. Rom 2:7.]

 10 Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas [haciendo buenas obras].6 [Cuando usted es liberado del pecado y del mal en su corazón, la luz de Dios brillará en su corazón, para guiar sus pensamientos, palabras, y obras. Dios nos hace un instrumento apto en sus manos para dirigir en obras de amor, para mostrarle al mundo el amor de Dios, para sacudir a las naciones, y para extender la palabra de vida. Caminando bajo el completo control del Espíritu, caminamos como Jesús caminó, y hacemos las obras de justicia como Jesús obró justicia; entonces somos justos.]

 11 Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en la carne, erais llamados incircuncisión por los de la llamada circuncisión [los judíos] que es hecha con mano en la carne.

 12 Y acordaos de que en aquel tiempo estabais sin Cristo, apartados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, estando sin esperanza y sin Dios en el mundo.

 13 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos habéis sido acercados por la sangre de Cristo.

 14 Porque él es nuestra paz, quien de ambos [judíos y gentiles] nos hizo uno. Él derribó en su carne la barrera de división, es decir, la hostilidad;

 15 y abolió la ley de los mandamientos formulados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos hombres un solo hombre nuevo, haciendo así la paz. [el hombre nuevo es su alma purificada, que se une con el Espíritu de Cristo, para formar una criatura completamente nueva cuyos pensamientos, palabras, y obras están controladas por el Espíritu de Cristo; creados a semajanza de Dios en justicia y santidad de verdad.

La ley sólo termina cuando el espíritu egoísta del hombre ha sido crucificado en la cruz interna de la negación propia, y Cristo Jesús ha resucitado en él para controlar completamente sus pensamientos, palabras, y acciones con la Ley del Espíritu de la Vida. De la Palabra del Señor en el interior: "No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida." Vea la nota 5 más adelante para más información acerca de por qué las leyes morales todavía deben ser observadas y son su tutor hasta que usted ha producido el fruto del Espíritu, en contral del cual no hay ley, Gal 5:22-23, porque entonces usted está caminando en amor, cumpliendo la ley.]

 16 También reconcilió con Dios a ambos en un solo cuerpo, por medio de la cruz, dando muerte en ella a la enemistad. [La cruz interna de la negación propia, que ha de escuchar en silencio, y oír, y obedecer los mandamientos de Cristo, destruye el espíritu egoísta del hombre y la mente carnal, que es enemistad contra Dios.]

 17 Y vino y anunció las buenas nuevas: paz para vosotros que estabais lejos y paz para los que estaban cerca,

 18 ya que por medio de él, ambos tenemos acceso al Padre en un solo Espíritu.

 19 Por lo tanto, ya no sois extranjeros ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios.

 20 Habéis sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y de los profetas, siendo Jesucristo mismo la piedra angular.

 21 En él todo el edificio, bien ensamblado, va creciendo hasta ser un templo santo en el Señor.

 22 En él también vosotros sois juntamente edificados para morada de Dios7 en el Espíritu.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Tito 2:11-14

Mostrar el Capítulo y las notas   

 11 [La gracia, (el Espíritu, la Luz), es dada a todo hombre para que pueda hacer caso a su aparición suave y anónima y el llamado al arrepentimiento de sus malos caminos, porque Dios quiere que todos los hombres sean salvos.]

     Porque la gracia de Dios que trae salvación se ha manifestado a todos los hombres,[Para obener acceso a la gracia, uno debe esperar a Dios, escuchar, velar, y obedecer lo que uno oye. Por gracia por medio de la fe interna el Espíritu nos encarga que neguemos la impiedad y los deseos, enseñándonos cómo vivir justa y piadosamente en este mundo. A medida que oímos, la gracia entonces quita los pecados de nuestro corazón. La salvación es llevada a aquellos que le hacen caso y le obedecen a medida que le esperan persistente y obedientemente. Heb 5:9, 9:28.]

 12 enseñándonosa negar la impiedad y a los deseos mundanales, y cómo vivir sobria, justa y piadosamente, en este mundo presente, [La gracia está en el corazón de cada hombre, esperando a que él vaya hacia su interior para ser enseñado y cambiado, para que llegue a ser justo, puro, y santo. Un "creyente" que muere mientras todavía está pecando está contaminado y es expulsado del cielo; la gracia no es una exucsa para pasar por alto el juicio o el infierno; todo hombre es juzgado por sus palabras y sus obras.]

 13 y recibimos la esperanza bienaventurada, la manifestación gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo,

 14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad [infracción de la ley, pecado] y purificar para sí mismo un pueblo propio, ferviente para buenas obras.1 [Los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne  (la naturaleza pecaminosa) con sus pasiones y deseos  (concupiscencias y afectos). Gal 5:24. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. Juan 10:27. De la Palabra del Señor en el interior: "Si todavía estás pecando, tú perteneces al pecado y no a mí."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.