La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Efesios 4

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Por eso yo, prisionero en el Señor, os exhorto a que andéis como es digno del llamamiento con que fuisteis llamados:

 2 con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándoos los unos a los otros en amor;

 3 procurando con diligencia guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.

 4 Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como habéis sido llamados a una sola esperanza de vuestro llamamiento.

 5 Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,1

 6 un solo Dios y Padre de todos, quien es sobre todos, a través de todos y en usted todos.2 [El Padre está en todos ustedes, y el reino de los cielos está en ustedes; allí, en sus corazones, es donde ustedes los encontrarán. Conózcanlo allí, escudriñando sus corazones, y encuéntrenlo allí probando nuestras mentes y corazones; inclinen sus oídos, y óiganlo allí, quien les dará a cada uno de ustedes de acuerdo a sus palabras y obras, si es que son buenas o malas, (Jorge Fox)]

 7 Sin embargo, a cada uno de nosotros le ha sido conferida la gracia conforme a la medida de la dádiva de Cristo.

 8 Por esto dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad y dio dones a los hombres.

 9 Pero esto de que subió, ¿qué quiere decir, a menos que hubiera descendido también a las partes más bajas de la tierra?3 [El así llamado credo de los apóstoles, inventado 350 años después de su muerte, dice que Jesús descendió al infierno, y si usted no cree eso, ustedes es un no-creyente. Suponga que yo tengo un nuevo entendimiento y comienzo a predicar que lo que este versículo realmente dice es que Jesús subió al cielo así como Él, el Hijo de Dios quien creó todos los mundos y los cielos, descendió a las partes más bajas (la tierra), y abandonó toda su gloria celestial y dignidad para aceptar el cuerpo de un hombre humilde sobre la tierra destinado a ser crucificado, Fil 2:6-8. ¿Pero qué diferencia tiene eso para la salvación de alguien? ¡NINGUNA! Su interpretación no tiene ninguna relación, es irrelevante e inmaterial con respecto a la necesidad de que alguien camine en los pasos de la fe para crucificar su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia; y sólo sirve para apartar al justo del camino verdadero. ¡Es irrelevante para la importante tarea que tenemos a la mano!]

 10 El que descendió es el mismo que también ascendió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo.

 11 Y él mismo designó [dio dones con su autoridad] a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,

 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,4 [El único propósito del ministerio es perfeccionar a los creyentes: él anunciamos nosotros, amonestando a todo hombre y enseñando a todo hombre con toda sabiduría, a fin de que presentemos a todo hombre, perfecto en Cristo Jesús. Col 1:28. Es imposible que un ministro no perfeccionado pueda ayudar a perfeccionar a los santos, para llegar a ser hombres perfectos, en la plenitud de Cristo. Jesús nos dijo que cualquier ministro que no estuviera perfeccionado era un guía ciego, porque no puede ver para quitar la paja del ojo de su hermano debido a la viga en su propio ojo, Lucas 6:40 — y nos dijo que los dejáramos. Mat 15:14 Cualquier ministro que niegue la perfección es un profeta falso que niega las escrituras.]

 13 hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.5 [Si usted es un hombre perfecto y posee la plenitud de Cristo, usted tiene todo lo posible: elevado al cielo, sentado con Cristo en el reino, en unión con Cristo y con Dios, libre de pecado, puro, santo, permanentemente perfeccionado, y protegido de pecar otra vez.]

 14 Esto, para que ya no seamos niños, sacudidos a la deriva y llevados a dondequiera por todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar, emplean con astucia las artimañas del error;

 15 sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo.

 16 De parte de él todo el cuerpo, bien concertado y entrelazado por la cohesión que aportan todas las coyunturas, recibe su crecimiento de acuerdo con la actividad proporcionada a cada uno de los miembros, para ir edificándose en amor.

 17 Esto digo e insisto en el Señor: que no os conduzcáis más como se conducen los gentiles, en la vanidad de sus mentes, [la cual es la mente carnal del hombre, que debe ser destruida, para ser reemplazada con la mente de Cristo. De la Palabra del Señor en el interior: "Tus pensamientos no son mis pensamientos. En el mejor de los casos, sus pensamientos son como un vano silbido. Son los muchos pensamientos lo que hacen al hombre mortal. Aquellos que siguen su propia mente llorarán y se lamentarán; habrá un gran dolor. La mente es una cosa terrible."]

 18 teniendo el entendimiento entenebrecido, alejados de la vida de Dios por la ignorancia que hay en ellos, debido a la dureza de su corazón.

 19 Una vez perdida toda sensibilidad [remordimiento de conciencia], se entregaron a la sensualidad para cometer ávidamente toda clase de impurezas.

 20 Pero vosotros no habéis aprendido así de Cristo,

 21 asumiendo que ustedes realmente le habéis oído y habéis sido enseñados por él, así como la verdad está en Jesús.6 [Comenzamos a oír la voz apacible y delicada. Nosotros oímos para escuchar sus palabras habladas y aprender del Espíritu Santo y la Palabra y Luz en nuestros corazones; lista para enseñarnos todas las cosas y guiarnos hacia toda verdad; lista para enseñar qué debemos negar y cómo vivir sobria, justa y piadosamente en este mundo presente; y lista para purificarnos para que podamos servirle y hacer obras virtuosas de gloria al Padre. Cuando estamos suficientemente crucificados, Jesús mismo aparece y nos habla con una voz como trueno sobre las aguas descrita en muchos pasajes del Antiguo Testamento. Cuando oímos su voz por primera vez, Él nos da su juicio final, aplasta a Satanás debajo de nuestros pies, y pasamos de muerte a vida eterna. De la palabra del Señor en el interior: "Tú oirás la verdad en el juicio final. De cierto te digo, toda la verdad es magnífica; tú te maravillarás cuando la veas. Aun Job se maravilló con lo que vio. Estar en Jesús es estar en la verdad."]

 22 Despojaos de la vieja naturaleza que controlaba vuestra conducta; la cual se corrompe a sí misma por medio de lujuria y deseos que surgen del engaño;

 23 pero renovaos en el espíritu de vuestra mente,

 24 y vestíos de la naturaleza que es creada nuevamente [de Cristo] que ha sido creado a la imagen de Dios en justicia y santidad de verdad.7

 25 Por lo tanto, habiendo dejado la mentira, hablad la verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros.

 26 No os enojéis ni pequéis, de manera la luz del día se ponga debido a vuestra exasperación, [La ira es pecado y puede causar que usted pierda la medida de la luz de Dios y el día que usted ha ganado tan trabajosamente. De la Palabra del Señor en el interior: "No dejes que que la luz se ponga en tu ira. No seas confundido; la ira debe ser eliminada para entrar en el reino." Debido a que los traductores, educados por Babilonia, no entienden que toda la ira es pecado, este versículo es seriamente mal traducido en la mayoría de las Biblias, las que dicen: "Enójense y no pequen; no dejen que el sol se ponga sobre su ira;" lo cual incorrectamente implica que su ira no es pecado a menos que usted se aferre a su ira hasta la noche. Debido a que el original griego puede muchas veces ser interpretado en varias maneras, la interpretación escogida es altamente influenciada por la creencia de los traductores; y si los traductores tienen algunas creencias incorrectas, esas creencias incorrectas causarán que ellos traduzcan incorrectamente muchos versículos. Aunque Pablo declara claramente en el versículo 31 a continuación: "Quítense vosotros toda amargura, ira, y enojo, gritos y calumnias, junto con toda maldad;" los traductores despreocupadamente continúan, sin una idea del verdadero evangelio, incluyendo que el Señor puede completamente purificar a una persona para llegar a ser como Él.]

 27 ni deis lugar al diablo.

 28 El que robaba no robe más, sino que trabaje esforzadamente, haciendo con sus propias manos lo que es bueno, para tener qué compartir con el que tenga necesidad.

 29 Ninguna palabra obscena salga de vuestra boca, sino la que sea buena para edificación según sea necesaria, para que imparta gracia a los que oyen.

 30 Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios en quien fuisteis sellados para el día de la redención.8 [Por medio de la obediencia usted recibe el sello del Espíritu Santo, pero usted todavía no está redimido. Jorge Fox escribe de cuando usted es redimido: "Los hombres son justificados por la creencia, y en la fe y por la fe, y al creer ellos vencen, y tienen victoria; y hay mortificación, y santificación, y redención, y justificación, todas poseídas juntas en uno, quien es Cristo, y esto para la satisfacción particular."]

 31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos y calumnia, junto con toda maldad.

 32 Más bien, sed bondadosos y misericordiosos los unos con los otros, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Una fe, un Señor, un bautismo. Se supone que debe haber sólo una fe, pero hay más de 41,000 sectas que tienen una fe diferente cada una. Para la mayoría de la cristiandad, su fe está en lo que la Biblia dice, lo cual es fe bíblica, una fe externa. Esa no es la fe que los apóstoles predicaron; ellos predicaron una fe interna por la revelación de la cual Jesucristo es el autor. El objeto de ambos tipos de fe es el mismo, pero las diferencias son cruciales para hacer cumplir las promesas de Dios. Los dos tipos de fe son:

Si todos fueran entrenados por el Espíritu Santo, y verdaderamente designados por el Espíritu Santo, entonces habría sólo una fe; en cambio, todos son entrenados por hombres y asignados por hombres que estaban sin el entrenamiento del Espíritu Santo o su designación. Hombres diferentes, opiniones diferentes con respecto al significado de las escrituras, fe diferente - y por lo tanto no una fe verdadera.

Así como sólo hay un Señor, hay sólo un bautismo. El único bautismo es:

Yo, a la verdad, os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene después de mí, cuyo calzado no soy digno de llevar, es más poderoso que yo. Él os bautizará en el Espíritu Santo y fuego. Su aventador está en su mano, y limpiará su era. Recogerá su trigo en el granero y quemará la paja en el fuego que nunca se apagará. Mat 3:11-12.

El Señor separa el trigo de la paja, lo precioso de lo vil. El trigo es las palabras de vida que él le ha hablado, y estas palabras son implantadas en su corazón para formar a Cristo en el interior; la paja es su naturaleza egoísta y pecaminosa de sus deseos, afectos, y orgullo, la cual después de la separación es quemada hasta el olvido por el fuego devorador y las llamas eternas de Jesús, la palabra pura de la vida, la cual es fuego. Este el el bautismo de la muerte, el paso final antes de la traslación hacia el reino de Dios, para estar allí mientras estamos en la tierra y después para siempre. El bautismo del Espíritu Santo es el bautismo de fuego al final de la caminata hacia Dios:

Entonces Jesús crea un individuo limpio, purificado, y después capaz de unirse con Dios, para compartir la naturaleza divina de Dios. A menos que el hombre obtenga la gracia de Dios purificadora y milagrosa para limpiar su corazón, no puede estar en la presencia o agradar a Dios. Este bautismo ocurre después que el hombre ha crucificado su naturaleza egoísta y pecaminosa en la cruz interna de la negación propia. Este bautismo por fuego, el bautismo de la muerte de la naturaleza egoísta, es el único bautismo que se necesita: un solo Señor, una fe, un bautismo. Efe 4:5.

Este es el fin de su yo carnal, a medida que Cristo viene y destruye este espíritu restante de Satanás en su interior por medio del brillo de su venida, con las palabras de su boca, al aplastar la cabeza de Satanás bajo los pies de usted. El juicio final. El verdadero bautismo del Espíritu Santo: en la muerte de Cristo. Compartir su muerte. Jesús entonces es resucitado en usted para ser su verdadero Señor. 2 Cor4:14, Col2:11-12,3:1, Efe 2:6; quien ordena todas sus palabras y acciones, y estas acciones son obras para mostrar el amor y el poder de Dios hacia el mundo.

La caminata de la fe hacia el bautismo de la muerte, (el cual es el único bautismo verdadero), no es una caminata corta, ni es lograda al pedir u orar por ella; sólo ocurre después que usted ha hecho lo siguiente: esperado al Señor, oído sus muchas reprensiones que él le habla a usted, consistentemente obedecido sus muchos mandatos que usted le oye a él que le habla a usted, muerto diariamente en la cruz interna de la negación propia, sufrido muchas pruebas y tribulaciones, y soportado con paciencia y persistencia hasta el final.

2 Un solo Dios y Padre de todos, quien es sobre todos, a través de todos y en usted todos. Dios .. no está lejos de ninguno de nosotros; porque "en él vivimos, nos movemos y somos". (Hechos 17:27-28) — pero no nos damos cuenta de esto, porque estamos en una dimensión física más baja. Y el reino de Dios está en medio de vosotros. Lucas 17:20-21. Es una dimensión paralela, que comparte el mismo espacio físico. ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? 1 Cor 3:16. Y Cristo está en nosotros también: ¿O no conocéis en cuanto a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que ya estéis reprobados? 2 Cor 13:5. Porque el Dios que dijo: "La luz resplandecerá de las tinieblas" es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. 2 Cor 4:6. Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Col 1:27.

"El Padre está en todos ustedes, Cristo está en ustedes, y el reino de los cielos está en ustedes; allí, en su corazón, es donde los encontrará a todos ellos. Véanlo allí escudriñando sus corazones, y encuéntrenlo allí probando nuestras mentes y corazones; inclinen sus oídos, y denle oído a él allí, quien dará a cada uno conforme a sus palabras y sus obras, sean buenas o malas," (por Jorge Fox). ESTAD QUIETOS Y RECONOCED QUE YO SOY DIOS. Sal 46:10.

3 Pero esto de que subió, ¿qué quiere decir, a menos que hubiera descendido también a las partes más bajas de la tierra? La interpretación del versículo es un caso clásico de como las sectas son creadas en el cristianismo, que ahora son 41.000 y siguen creciendo. El así llamado credo de los apóstoles, inventado 350 años después de su muerte, dice que Jesús descendió al infierno, y si usted no cree eso, ustedes es un no-creyente. Pero suponga que yo tengo un nuevo entendimiento y comienzo a predicar que lo que este versículo realmente dice es que Jesús subió al cielo así como Él, el Hijo de Dios quien creó todos los mundos y los cielos, descendió a las partes más bajas (la tierra), y abandonó toda su gloria celestial y dignidad para aceptar el cuerpo de un hombre humilde sobre la tierra destinado a ser crucificado, Fil 2:6-8.

Supongamos que yo entonces comienzo a predicar ese nuevo entendimiento como una verdad muy importante, y atraigo a muchos para comenzar una nueva secta, (y naturalmente yo sería el líder), lo cual el diablo está dispuesto a ayudar para que ocurra, ya que sería sólo otro de sus muchos discursos engañadores en Babilonia; y cuanto más confusión el diablo pueda crear, menor será la probabilidad de que alguien encuentre el camino verdadero.

¿Pero qué diferencia tiene eso para la salvación de alguien? ¡NINGUNA! Su interpretación no tiene ninguna relación, es irrelevante e inmaterial con respecto a la necesidad de que alguien camine en los pasos de la fe para crucificar su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia; y sólo sirve para apartar al justo del camino verdadero.

Cualquier persona que intente promocionar una nueva verdad como esta, que es irrelevante para la tarea que todos tenemos que completar, debe ser reprendido por uno que tenga la madurez suficiente para hacerlo con las palabras del Señor.

(Como postdata, considere cómo la interpretación de este verso del descenso de Jesús al infierno es un elemento clave en el así-llamado Credo de los Apóstoles, que muestra que el Credo de los Apóstoles no tiene relación alguna, es irrelevante e inmaterial para llegar a ser cristiano; sería más preciso llamarlo el Credo de los apóstatas del ritual de memoria, una fachada de la forma de piedad sin poder.)

4 él mismo designó [dio dones con su autoridad] a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros, a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, a fin de perfeccionar a los santos para la edificación del cuerpo de Cristo. ¡Note! el Espíritu Santo designa [dota] predicadores y maestros. Aquellas personas que piensan que han sido "llamados" a ser maestros y predicadores se han designado a sí mismos, a menos que 1) primero hayan sido enseñados y entrenados por el Espíritu Santo, y 2) hayan sido específicamente autorizados por el Espíritu Santo, con palabras exactas desde adentro del corazón, como por ejemplo: "ahora eres un maestro," o "ve y predica el arrepentimiento con el perdón de los pecados." ¡Note! El propósito de estos dones de oficio es la perfección de los santos, y a menos que un ministro o maestro haya sido perfeccionado por la poderosa gracia de Dios para ser liberado del pecado, entonces es imposible que esa persona sea parte de la perfección de los santos. Cualquier ministro que niegue la perfección es un profeta falso y niega las escrituras; al negar la posibilidad de la perfección, ellos están negando a Jesús como Señor y Maestro. Jesús nos dijo que un ministro no perfeccionado era un guía ciego — y nos dijo que lo dejáramos.

Ni siquiera Jesús juzgó, habló, o actuó sin la inspiración específica del Espíritu:
Yo no puedo hacer nada de mí mismo. Juzgo sólo según lo que oigo [las palabras de juicio del Padre]. Juan 5:30
lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho. Juan 12:49-50
el hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su padre hace,
porque cualquier cosa que hace el padre, la hace también el hijo. Juan 5:19
El que habla de sí mismo busca su propia gloria;
pero el que busca la gloria del que le envió,
éste es verdadero, y en él no hay injusticia. Juan 7:18
.
Cualquier hombre que hable de Dios o de Cristo sin las palabras específicamente proporcionados por el Espíritu, está buscando su propia gloria,
y se estima a sí mismo como mayor que Cristo, porque Cristo dijo: El discípulo no es superior a su maestro, mas todo el que fuere perfeccionado [purificado, restaurado a la imagen espiritual de Dios, específicamente autorizado, y perfeccionado] será como su maestro. Lucas 6:40.

Los predicadores del cristianismo son condenados por buscar su propia gloria y después aceptar pago por sus palabras indignas; cuando incluso cobrar por palabras verdaderas como lo hizo Balaam, habladas con el espíritu de Dios, está claramente prohibido por Pedro y por Jesús. Buscando su propia gloria, los predicadores del cristianismo hablan con sus propias mentes carnales, la naturaleza de la muerte, y predican sus propias opiniones vanas con la imaginación de sus corazones impíos.

Los ministros del cristianismo, son ministros de la Babilonia, que han vendido sus congregaciones a la destrucción con sus enseñanzas ciegas mientras recolectan dinero para sus mentiras — esto es verdadera traición. Los ministros del cristianismo no son enseñados por la voz y la luz del Señor, no son perfeccionados por el Señor, no son dotados con un ministerio autorizado, no son enviados por el Señor, y no hablan palabras del Espíritu del Señor; ellos más bien hablan con sus mentes carnales, la naturaleza de la muerte, y predican sus vanas opiniones que vienen de la imaginación de sus corazones impíos. Estos ministros de la Babilonia de Satanás se enmascaran como ministros de justicia, mientras que ellos mismos están engañados creyendo que son ministros de Cristo.

5 Hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. ¡Note! el resultado del ministerio: evangelistas, maestros, pastores, es llevar a todos a 1) la unidad de la fe, 2) el conocimiento del Hijo de Dios, (oyen y verlo a él), 3) a llegar a ser un hombre perfecto, y 4) a la medida de la plenitud de Cristo. Cualquier ministerio que no resulte en la perfección de los santos, que no resulta en la perfección de los hombres y las mujeres, no resulta en que los hombres y mujeres reciban la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; un ministerio tal es un ministerio de Satanás, cuyos ministros se han transformado para aparecer como ministros de justicia. Y no es de maravillarse, porque Satanás mismo se disfraza como ángel de luz. Así que, no es gran cosa que también sus ministros se disfracen como ministros de justificación, cuyo fin será conforme a sus obras. 2 Cor 11:14-16. Para entender cuán en el hoyo está el cristianismo, considere que hay 41,000 sectas en la cristiandad, lo cual está completamente en contra del propósito del Espíritu Santo — que todos vengan a la unidad de la fe.

6 Pero vosotros no habéis aprendido así a Cristo; asumiendo que ustedes realmente le habéis oído y habéis sido enseñados por él, así como la verdad está en Jesús. ¡Note! Pablo dice que usted debe aprender de Cristo mismo; usted debe haber oído de Cristo y haber sido enseñado por Cristo. Debido a que Jesucristo es el mismo ayer, hoy y para siempre, Heb 13:8, y debido a que Él le habló a la iglesia primitiva, Él todavía habla ahora. Para aquellos que dicen que la Biblia es un libro cerrado y que Dios ya no nos habla, la Biblia que ellos dicen es su fuente de verdad prueba que están equivocados, lo cual es contrario a este versículo también: como la verdad está en Jesús. Ellos no pueden oír porque están enseñando errores insidiosos.

Hoy si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones. Heb 12:25. Para oírle, para ser enseñado por Él, para ser limpiado por Él, usted debe ir a Él directamente, (lo cual no es leer la Biblia), al sentarse persistente y pacientemente en humilde silencio a medida que usted espera en Él, escuchando sus palabras, velando para esperar sus revelaciones, oyendo, y después obedeciendo lo que Él le manda. Hacer esto diariamente es levantar su cruz y seguirle (obedeciéndole). Cada palabra que usted le oye a Él decir le imparte la vida de Dios a usted; cada palabra que usted oye revela verdad; cada palabra que usted oye forma a Cristo en su interior; a menos que Él esté completamente formado y resucitado en usted para que él sea su Señor que lo gobierna todos sus pensamientos, palabras, y accionesentonces usted es justo porque todo lo que usted hace es dirigido por Dios,perfecto, puro y justo.

7 Despojaos de la vieja naturaleza que controlaba vuestra conducta; la cual se corrompe a sí misma por medio de lujuria y deseos que surgen del engaño; Porque si vivís conforme a la carne, habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis. Rom 8:13. Por lo tanto, haced morir lo terrenal en vuestros miembros: fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Col 3:5. Porque los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos [lujuria y afectos]. Gal 5:24. La cruz es humildemente estar en silencio para escuchar su palabra dentro de su corazón, entonces usted debe esperar para oírle, y después usted debe obedecerle. La crucifixión de sus deseos ocurre al obedecer la voz del Señor (la voluntad de Él, no la suya); esto es negarse a sí mismo y tomar su cruz para seguir a Jesús.]

que está viciado por los deseos engañosos. Los deseos son engañosos, originalmente impulsados por el diablo. Usted desea algo porque cree que es bueno (así como Eva se dejó engañar por el diablo, pensando que el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal los haría sabios, y que era agradable a los ojos), y que le hará feliz. Somos convencidos por el correr de voz y la propaganda de que si tuviéramos una casa nueva, un coche nuevo, un vestido nuevo, un teléfono celular nuevo, unas vacaciones en Hawaii, una bebida, una droga, un cuerpo, una comida especial, una bebida especial — si sólo tuviéramos esto o aquello seriamos felices; pero cuando lo obtenemos, de inmediato enfocamos nuestra atención en conseguir algo más para encontrar satisfacción. La descarga continua de tentaciones engañadoras es impulsada por el espíritu de Satanás; con sus promesas mentirosas, éstas crean el deseo por algo, lo cual es un engaño. No hay satisfacción en esta vida, hasta que usted se una con la vida de Dios; él es la satisfacción duradera, la paz eterna y la alegría. Los gozos de la tierra son transitorios, pero el gozo en el reino es eterno. Los placeres de la tierra no son satisfactorios, y sólo crean hambre por más. Algunas personas nunca se detienen para darse cuenta de que por mucho que obtengan cosas, estarán felices de seguir buscando algo más, esperando que el mundo lo provea; a ellos el Señor dice: ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados! Porque tendréis hambre. Lucas 6:25; si usted está contento de siempre estar buscando las cosas y los placeres del mundo, usted estará muy descontento en la próxima vida.

Pero renovaos en el espíritu de vuestra mente, y y vestíos de la naturaleza que es creada nuevamente [de Cristo] que ha sido creado a la imagen de Dios en justicia y santidad de verdad. ¡Note! Pablo nos está diciendo que la salvación es ser renovados a la imagen de Dios, como estaba Adán antes de la caída, lo que resulta en la verdadera justicia y santidad.

8 El Espíritu Santo de Dios, en quien fuisteis sellados para el día de la redención. El sello del Espíritu Santo es el pago de garantía de la promesa final — la unión que está por venir. Vea la Recompensa Provisional para más información. Cuando usted haya sufrido por un tiempo en la crucifixión y haya pasado la prueba(s), Cristo le dará más de su Espíritu, ¡Oh! ¡Día de gozo! Para que nosotros, que primero hemos esperado en Cristo, seamos para la alabanza de su gloria. En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad [la palabra de verdad no es un libro], el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo que había sido prometido. Efe 1:12-13. Así es como oímos las buenas nuevas de nuestra salvación por venir y recibimos el Espíritu Santo de la promesa. El Espíritu Santo que Dios ha dado a los que le obedecen. Hechos 5:32 Pero tome nota. El día de la redención no ha llegado todavía, ni siquiera con la recompensa temporal o el sello del Espíritu.

El día de la redención es cuando el Señor aparece en gloria para ser resucitado dentro de su corazón y cuando usted llega a ser una nueva criatura. Jorge Fox escribe de cuando usted es mortificado, redimido, santificado, y justificado, en su documento El gran misterio de la gran ramera revelado:

"Los hombres son justificados por la creencia, y en la fe y por la fe, y al creer ellos vencen, y tienen victoria; y hay mortificación, y santificación, y redención, y justificación, todas poseídas juntas en uno, quien es Cristo, y esto para la satisfacción particular. "

Claramente la justificación ocurre en la segunda etapa de la perfección.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo