La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Efesios 5

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Por tanto, sed imitadores de Dios como hijos amados,

 2 y andad en amor, como Cristo también nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros como ofrenda y sacrificio en olor fragante a Dios.

 3 Pero la inmoralidad sexual y toda impureza o avaricia no se nombren más entre vosotros, como corresponde a santos;

 4 ni tampoco la conducta indecente, ni tonterías ni bromas groseras, cosas que no son apropiadas; sino más bien, acciones de gracias.

 5 Porque esto lo sabéis muy bien: que ningún inmoralidad sexual ni impuro ni codiciosa, el cual es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. [Pablo nos dice que la codicia es idolatría. Por lo tanto lo que sea que queremos o que valoramos, eso adoramos; y cómo uno pasa su tiempo libre define su devoción.  De la Palabra del Señor en el interior: "debes aprender a odiar todo lo que adoras."]

 6 Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los que son desobedientes.1 [De la Palabra del Señor en el interior: "Efesios 5:5-6: Este es el vacío de la tierra, hecho perfectamente claro. Los que son inmorales no tienen heredad en el reino de Dios." Los pueblos de la tierra han ignorado estos comportamientos que son perfectamente claros los cuales excluyen a cualquier persona del reino de Cristo y de Dios, junto con una petición de no ser engañado por cualquiera que le dice algo diferente, como lo hacen los predicadores del cristianismo. Es sólo al esperar al Señor para oír y obedecer sus mandatos que uno puede llegar a ser puro, libre de inmoralidad sexual, y libre de codicia. De la Palabra del Señor en el interior: "El camino es clarooye y obedece."]

 7 Por eso, no seáis partícipes con ellos;

 8 porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor. ¡Andad como hijos de luz! [Estar en oscuridad es estar todavía pecando; ser un hijo de la luz es haber persistentemente creído en la luz y seguido la luz, quien es Cristo. Caminar en la luz es ser guiados en lo que debemos decir y hacer. Todos los hombres se sientan en las tinieblas y caminan en las tinieblas hasta que la luz se levanta en sus corazones. De la Palabra del Señor en el interior: "Caminar en la luz es ser guiado a través de la vida por Dios; caminar en oscuridad es hacer sus propias decisiones con respecto a qué hacer y qué decir. La luz proviene de la fe en la voz."]

 9 Pues el fruto de la luz, en toda bondad y justicia y verdad.

 10 prueba lo que es aceptable para el Señor

 11 y [la luz] no tiene ninguna participación en las infructuosas obras de las tinieblas; sino más bien las reprueba [las desmiente].

 12 Porque cuando ellas [las obras infructuosas de las tinieblas] son hechas en secreto da vergüenza aun mencionarlas.

 13 Todas las cosas que son reprobadas [pecados] son manifestadas [reveladas] por la luz; pues lo que revela es luz. [Reveladas por la luz de la palabra, Jesús, quien reprende a cada hombre de pecado con luz que le revela los pecados de su corazón; la luz nos ruega anónimamente que dejemos nuestro comportamiento impío, pero los hombres en su oscuridad no comprenden la luz. Aunque el hombre pueda olvidar la reprensión de sus pecados que proviene de la luz, cuando él muera, verá toda reprensión de Dios durante su vida mostrada de manera vívida y ellas serán su juez; él las recordará y estará avergonzado por haber ignorado las suaves súplicas de Dios.]

 14 Por eso dice: "¡Despiértate, tú que duermes, y levántate de entre los muertos, y Cristo te dará luz!" [El significado de muerta es: cuando Adán desobedeció en el jardín, él perdió la vida de Dios y le fue cortado el acceso al árbol de la vida; así, él y sus descendientes pasaron de la vida (de Dios) a la muerte en la vida de Dios. De modo que estamos muertos hasta que somos restaurados a la imagen espiritual de Dios en toda justicia y santidad, lo cual sólo ocurre en aquellos que han crucificado el espíritu egoísta y pecaminoso dentro de sí mismos, el cual es reemplazado con el Espíritu de Cristo, quien es el Camino, la Verdad, y la Vida. Con Cristo dentro de nosotros, controlando nuestras palabras y hechos, tenemos Vida; pero no hasta entonces. De manera que ¡Despíertate, tú que duermes, y levántate de entre los muertos, y te alumbrará Cristo! Efe 5:14. Porque en él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres; la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene al mundo. Juan 1:4,9]

 15 Mirad, pues, con cuidado, cómo os comportáis; no como imprudentes sino como prudentes. [Pablo se está dirigiendo a aquellos en quien el Señor ha aparecido para guiarlos, (en la primera etapa de perfección), lo cual requiere vigilancia para evitar tentaciones; porque hasta que ustedes hayan nacido otra vez para estar en la segunda etapa de la perfección, todavía no estarán protegidos de caer en las tentaciones.]

 16 Valore su tiempo, porque los días son malos. [En su carta #5, Jorge Fox escribió: "No miren hacia atrás, ni se adelanten demasiado, más allá de lo que ustedes han alcanzado; porque ustedes no tienen tiempo, sino el tiempo presente. Por lo tanto ¡aprecien su tiempo por el bien de sus almas!" Aquellos que no alcanzan la purificación mientras están en la tierra siempre lamentarán el tiempo que desperdiciaron en la tierra en actividades insensatas.]

 17 Por tanto, no seáis insensatos, sino comprended cuál es la voluntad del Señor. [¿Cómo puede usted entender cuál es la voluntad de Dios para usted? Continúe caminando en los pasos de la fe al exponerse a sus mandatos: esperando, escuchando, velando, para que usted pueda oír, ver, y hacer lo que Él le manda.]

 18 Y no os embriaguéis con vino, pues en esto hay desenfreno. Más bien, sed llenos del Espíritu, [Ser lleno con el Espíritu es tener pensamientos, palabras y acciones controladas por el Espíritu; y lo contrario del movimiento pentecostal actual que consiste en borrachera, fiestas, alaridos, gritos, personas derrumbándose, moviéndose a jalones y tirones, o con risa descontrolada — todo lo cual es evidencia de los frutos de la carne y son lo contrario del dominio propio, la paz, y la amabilidad, que son los frutos del Espíritu Santo. Con respecto a los falsos profetas, Jesús nos dijo: "por sus frutos los conoceréis;" no se deje engañar.]

 19 hablando entre vosotros con salmos, himnos y canciones espirituales; cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;

 20 dando gracias siempre por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo;

 21 y sometiéndoos unos a otros en el temor de Cristo.

 22 Las casadas estén sujetas a sus propios esposos como al Señor,

 23 porque el esposo es cabeza de la esposa, así como Cristo es cabeza de la iglesia, y él mismo es salvador de su cuerpo.

 24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, de igual manera las esposas lo estén a sus esposos en todo.2

 25 Esposos, amad a vuestras esposas, así como también Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella,

 26 para santificarla y purificarla [la iglesia de creyentes] en el lavamiento del agua con la palabra,3 [Este es uno de los versículos que es crucial que se entienda. El original griego para palabra en este versículo es logon <3056> que en inglés significa: 1) de un discurso; 1a) una palabra, pronunciada por una voz viviente, que encarna un concepto o idea; 1b) lo que alguien ha dicho. Oír a alguien leer las palabras de la Biblia no resulta en ninguna limpieza o santificación; pero las palabras que Cristo le habla a usted tienen como resultado su limpieza. Ahora vosotros estaréis limpios por la palabra que os he hablado, Juan 15:3; y Pedro le dijo: ¡Jamás me lavarás los pies! Jesús le respondió: --Si no te lavo, no tienes parte conmigo. Juan 13:8.]

 27 para presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa que no tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que sea santa y sin falta.

 28 De igual manera, los esposos deben amar a sus esposas como a sus propios cuerpos. El que ama a su esposa, a sí mismo se ama.

 29 Porque nadie aborreció jamás a su propio cuerpo; más bien, lo sustenta y lo cuida, tal como Cristo a la iglesia,

 30 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y huesos.4

 31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne.

 32 Grande es este misterio, pero lo digo respecto de Cristo y de la iglesia.5

 33 Por tanto, cada uno de vosotros ame a su esposa como a sí mismo, y la esposa respete a su esposo.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Esto es más de la letra pequeña del contrato que enumera las exclusiones, aún para los así llamados creyentes: no inmoralidad sexual, impureza, codicia, suciedad, conversaciones necias, o bromasporque usted puede estar seguro de que ningún fornicario, ninguna persona impura, o codiciosa, o idólatra, tiene parte en la herencia del reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los que son desobedientes. De la Palabra del Señor en el interior: "Efesios 5:5-6: Este es el vacío de la tierra, hecho perfectamente claro." Los pueblos de la tierra han ignorado estos comportamientos que son perfectamente claros los cuales excluyen a cualquier persona del reino de Cristo y de Dios, junto con una petición de no ser engañado por cualquiera que le dice algo diferente: "que nadie los engañe con palabras vanas," que es exactametne lo que millones de predicadores en el cristianismo hacen constantemente, engañando a sus millones para que estén cómodos con su peado perpetuo porque sus oídos con comezón han creído la mentira que su creencia en Jesús los excusa del juicio y la ira de Dios. De la palabra del Señor en el interior: "Ellos se tambalean hacia el matadero;" tambaleándose, embriagados en sus deseos y orgullo del vino intoxicante de la ramera de Babilonia, ajenos a la destrucción inminente de sus almas y el arrepentimiento doloroso y forzado después de la muerte.

De la misma manera en Gálatas: las obras de la carne son evidentes. Éstas son: fornicación, impureza, desenfreno, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, ira, contiendas, disensiones, partidismos, envidia, borracheras, orgías y cosas semejantes a éstas, de las cuales os advierto, como ya lo hice antes, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios. Gal 5:19-21. Y Jesús, en Marcos, nos da más exclusiones al contrato: Porque desde adentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, las inmoralidades sexuales, los robos, los homicidios, los adulterios, las avaricias, las maldades, el engaño, la sensualidad, la envidia, la blasfemia, la insolencia y la insensatez. Todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre. Marcos 7:21-23. Tenemos leyes que protegen al consumidor de la publicidad engañosa, pero no tenemos ninguna protección en contra de esos ministros que prometen salvación en el cielo, mientras ignoran las excusiones recién mencionadas, y ridiculizan los requisitos que han sido expuestos de limpieza, pureza, y santidad — porque los ministros falsos no son limpios, puros, o santos.

Es sólo al esperar al Señor para oír y obedecer sus mandatos que uno puede llegar a ser puro, libre de inmoralidad sexual, y libre de codicia, lo cual es idolatría.

2 como la iglesia está sujeta a Cristo, de igual manera las esposas lo estén a sus esposos en todo. Y en el versículo 33: y la esposa respete a su esposo. Esposas, estad sujetas a vuestros esposos, como conviene en el Señor. Col 3:18. No hay flexibilidad en este mandamiento; la esposa se debe someter y respetar a su marido como ella respeta al Señor (como si su esposo fuera el Señor).

Vuestro adorno no sea el exterior, con arreglos ostentosos del cabello y adornos de oro, ni en vestir ropa lujosa; sino que sea la persona interior del corazón, en lo incorruptible de un espíritu tierno y tranquilo. Esto es de gran valor delante de Dios. 1 Ped 3:3-4. Que su hermosura sea mostrada por medio de un espíritu recatado que es reservado, casto, modesto, sin pretenciones, discreto, sencillo, restringido, callado, humilde, manso, abnegado, poco expresivo, sobrio, de buen gusto, apropiado, razonable, y que no llame la atención.

3 A fin de santificarla y purificarla la iglesia en el lavamiento del agua con la palabra. Las palabras que usted oye desde el interior de su corazón, y las que usted guarda, practica, y obedecen, lo cual resulta en la limpieza y la santificación: Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad, Juan 17:17, y Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Juan 15:3, y Pedro le dijo: --¡Jamás me lavarás los pies! Jesús le respondió: --Si no te lavo, no tienes parte conmigo. Juan 13:8.

Jorge Fox escribe de cuando uno es redimido, santificado y justificado en su documento El gran misterio de la gran ramera revelado:

"un creyentes que es justificado es una nueva criatura, ha pasado de la muerte que vino por el pecado, y llega a entrar en su reposo, donde no hay pecado. Aquel que es la santificación, es la justificación, y así por su santificación ellos son justificados; es la misma cosa, lo que santifica, justifica .... Los hombres son justificados por la creencia, y en la fe y por la fe, y al creer ellos vencen, y tienen victoria; y hay mortificación, y santificación, y redención, y justificación, todas poseídas juntas en uno, quien es Cristo, y esto para la satisfacción particular. "

Claramente la justificación ocurre en la segunda etapa de la perfección.

4 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y huesos. La porción que dice "de su carne y huesos" se encuentra en la mayoría de los manuscritos bizantinos pero está ausente de los manuscritos de Alejandría; por lo tanto generalmente se considera que fueron añadidos por algún escriba, lo cual es más probable a que algún escriba diferente se le haya olvidado las últimas palabras. Sin embargo, Jorge Fox y varios de los primeros cuáqueros frecuentemente hicieron referencia a este texto para mostrar la amplitud de la unión que existe entre un creyente liberado del pecado y Cristo. Esto se asemeja a la unión de Eva, que fue tomada de la carne de Adán en Gen 2:23.

5 Esta es la unión. Esta es la resurrección de Cristo en un creyente purificado. Este es el vínculo de Cristo con el alma purificada para producir una criatura completamente diferente. Esta es la boda de la esposa de Cristo, (su iglesia verdadera, sin mancha ni arrugas), con el Cordero. Esto es llegar a ser uno con Cristo y con Dios, asistiendo a Dios, pero cerca de Dios. Cristo sólo se une con los creyentes que están sin pecado, purficados, lavados, limpiados, habiendo purificado sus corazones por la fe, habiendo purificado sus almas por la obediencia a la palabra de la fe.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo