La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Ezequiel 33

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Entonces vino a mí la palabra de Jehovah, diciendo:

 2 "Oh hijo de hombre, habla a los hijos de tu pueblo y diles: 'Cuando yo traiga espada sobre la tierra, y el pueblo de la tierra tome a un hombre de su territorio y lo ponga como centinela,

 3 si él ve venir la espada sobre la tierra y toca la corneta para advertir al pueblo,

 4 cualquiera que oye el sonido de la corneta y no se deja advertir, y al llegar la espada se lo lleva, su sangre caerá sobre su propia cabeza.

 5 Él oyó el sonido de la corneta, pero no se dejó advertir, su sangre caerá sobre él. Pero si se hubiera dejado advertir, habría librado su vida.

 6 Sin embargo, si el centinela ve venir la espada y no toca la corneta, de modo que el pueblo no es advertido, si viene la espada y se lleva a alguno de ellos, éste es llevado por causa de su pecado, pero yo demandaré su sangre de mano del centinela [tendrá que rendir cuentas].'

 7 "A ti, oh hijo de hombre, te he puesto como centinela para la casa de Israel. Oirás, pues, la palabra de mi boca y les advertirás de mi parte.

 8 Si yo digo al impío: 'Impío, morirás irremisiblemente', y tú no hablas para advertir al impío de su camino, el impío morirá por su pecado; pero yo demandaré su sangre de tu mano.

 9 Pero si tú adviertes al impío de su camino para que se aparte de él, y él no se aparta de su camino, él morirá por su pecado; pero tú habrás librado tu vida.

 10 "Tú, pues, oh hijo de hombre, di a la casa de Israel: Vosotros habéis dicho: 'Nuestras rebeliones y nuestros pecados están sobre nosotros, y a causa de ellos nos estamos pudriendo; ¿cómo, pues, viviremos?'

 11 Diles: ¡Vivo yo, que no quiero la muerte del impío, sino que el impío se aparte de su camino y viva!, dice el Señor Jehovah. ¡Apartaos, apartaos de vuestros malos caminos! ¿Por qué moriréis, oh casa de Israel? [De manera que ningún hombre muriera mientras todavía está pecando y pierda su alma, la gracia de Dios se ha manifestado a todos los hombres, Tit 2:11; la luz (Cristo) es dada a todos los hombres para que puedan creer, Juan 1:7,9; (un talento) medida del Espíritu de Dios es dada a todos los hombres para el bien de todos, 1 Cor 12:7; y el Espíritu de Dios fue derramado sobre todos los hombres en el Pentecostés, Hechos 2:1-21.]

 12 "Tú, oh hijo de hombre, di a los hijos de tu pueblo que la justicia del justo no lo librará en el día que se rebele. Y en cuanto a la impiedad del impío, no le será estorbo en el día que se aparte de su impiedad. Y el justo no podrá vivir por su justicia en el día que peque.

 13 Si digo al justo: 'Ciertamente vivirás', y confiando en su justicia él hace iniquidad, no será recordada ninguna de sus obras de justicia, sino que morirá por la iniquidad que hizo.

 14 Si digo al impío: 'Morirás irremisiblemente', y él se aparta de su pecado y practica el derecho y la justicia;

 15 si el impío restituye la prenda y paga lo que ha robado; si camina según los estatutos de la vida, no haciendo iniquidad, ciertamente vivirá; no morirá.

 16 No se le recordará ninguno de sus pecados que había cometido. Practica el derecho y la justicia; ciertamente vivirá.

 17 "Sin embargo, los hijos de tu pueblo dicen: 'No es correcto el camino del Señor.' Pero es el camino de ellos el que no es correcto.

 18 Si el justo se aparta de su justicia y hace injusticia, por ello morirá.

 19 Y si el impío se aparta de su impiedad y practica el derecho y la justicia, por ello vivirá.

 20 Sin embargo, decís: 'No es correcto el camino del Señor.' Oh casa de Israel, yo os juzgaré a vosotros, a cada uno conforme a sus caminos."

 21 Aconteció en el quinto día del mes décimo del año 12 de nuestra cautividad que uno que había escapado de Jerusalén vino a mí para decir: "La ciudad ha sido tomada."

 22 La noche antes que llegase el que había escapado, la mano de Jehovah vino sobre mí, y me abrió la boca antes que él llegara a mí por la mañana. Así abrió mi boca y no estuve más enmudecido.

 23 Entonces vino a mí la palabra de Jehovah, diciendo:

 24 "Oh hijo de hombre, los que habitan entre aquellas ruinas, en la tierra de Israel, andan diciendo: 'Abraham era sólo uno; sin embargo, tomó posesión de la tierra. ¡Cuánto más nosotros que somos muchos! A nosotros ha sido dada la tierra como posesión.'

 25 Por tanto, diles que así ha dicho el Señor Jehovah: 'Vosotros que coméis con sangre, alzáis vuestros ojos hacia vuestros ídolos y derramáis sangre, ¿tomaréis posesión de la tierra?

 26 Habéis confiado en vuestras espadas, habéis hecho abominación y habéis mancillado cada uno a la mujer de su prójimo, ¿y tomaréis posesión de la tierra?'

 27 Les dirás que así ha dicho el Señor Jehovah: '¡Vivo yo, que los que están en aquellas ruinas caerán a espada! Al que está sobre la superficie del campo lo daré por comida a las fieras, y los que están en las fortalezas y en las cavernas morirán por la peste.

 28 Convertiré la tierra en desolación y soledad, y cesará la soberbia de su poderío. Los montes de Israel quedarán desolados, de modo que no habrá quien pase por ellos.

 29 Y sabrán que soy Jehovah, cuando yo convierta la tierra en desolación y en soledad, por todas las abominaciones que han hecho.'

 30 "Oh hijo de hombre, los hijos de tu pueblo hablan acerca de ti, junto a las paredes y a las puertas de las casas. Hablan el uno con el otro, cada uno con su hermano, diciendo: '¡Venid y oíd cuál es la palabra que viene de Jehovah!'

 31 Vienen a ti como el pueblo acostumbra venir, y se sientan delante de ti como mi pueblo. Oyen tus palabras, pero no las ponen por obra. Más bien, expresan motivos sensuales con sus bocas, y su corazón va en pos de su avaricia. [La avaricia es querer algo más: un nuevo automóbil, una casa nueva, una vacación en Hawaii, ropa, un cuerpo, buena comida, una bebida, una droga, un teléfono celular más genial, etc. La avaricia está prohibida tanto en el Antiguo Testamento como el Nuevo, y por la ley de Dios, y por Cristo y sus apóstoles. Pablo ha definido la avaricia como idolatría. El mundo ha olvidado completamente la avaricia, y los predicadores del evangelio de la prosperidad del cristianismo incluso enseñan que la avaricia es recompensada por Dios. Y por lo tanto, mientras los así llamados cristianos de hoy en día confiesan su credo, cantan sus himnos, dicen sus oraciones, y estudian sus Biblias; lo hacen todo con sólo sus bocas porque sus corazones son tan repugnantes como los de sus así llamados prójimos paganos, ambos deseando las mismas cosas. De la Palabra del Señor en el interior: "El cristianismo no tiene idea de quién yo soy o lo que represento. Recuerda, cada persona que peca lo niega a Él como Señor y Maestro. Todos están esperando que Jesús sea su excusa. Yo les he advertido y les he dado los requisitos y predicado las exclusiones; ellos no deberían esperar nada más ni una conclusión."]

 32 He aquí que para ellos tú eres como una hermosa canción de alguien que tiene una voz agradable y que toca bien su instrumento, porque ellos oyen tus palabras, pero no las ponen por obra [obedecen].1

 33 Pero cuando esto venga--y he aquí que ya viene--, entonces sabrán que hubo un profeta entre ellos."


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Oyen tus palabras, pero no las ponen por obra. Más bien, expresan mucho amor con sus bocas, y su corazón va en pos de sus avaricia. He aquí que para ellos tú eres como una hermosa canción de alguien que tiene una voz agradable y que toca bien su instrumento, porque ellos oyen tus palabras, pero no las ponen por obra [obedecen]. Esta es una descripción exacta de la cristiandad hoy en día. Ellos oyen las palabras de advertencia, oyen las palabras que describen los requistos de limpieza, pureza, perfección, y santidad; pero ellos piensan que no se aplica a ellos porque son salvos. Ellos piensan que pueden continuar pecando, morir, y después ir al cielo; lo cual no es así. Ellos profesan mucho amor por su dios que justifica todos sus pecados y los excusa, pero no obedecen a ninguno de los mandamientos de Jesús.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo