La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Ezequiel 3

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Entonces me dijo: "Oh hijo de hombre, come lo que has encontrado; come este rollo y ve, habla a la casa de Israel."

 2 Abrí mi boca, y me dio a comer ese rollo.

 3 Luego me dijo: "Oh hijo de hombre, alimenta tu vientre y llena tu estómago con este rollo que yo te doy." Lo comí, y fue en mi boca dulce como la miel.

 4 Entonces me dijo: "Oh hijo de hombre, ve, acércate a la casa de Israel y háblales mis palabras;

 5 porque no eres enviado a un pueblo de habla misteriosa ni de lengua difícil, sino a la casa de Israel;

 6 no a muchos pueblos de habla misteriosa y de lengua difícil, cuyas palabras no entiendes. Si a ellos te enviara, ellos sí te escucharían.

 7 Pero los de la casa de Israel no te querrán escuchar, porque no me quieren escuchar a mí. Pues todos los de la casa de Israel son de frente dura y tienen el corazón empedernido.1

 8 He aquí, yo hago tu rostro tan duro como el rostro de ellos, y hago tu frente tan dura como su frente.

 9 Yo hago tu frente como el diamante, que es más duro que el pedernal. Tú no les temerás, ni te atemorizarás ante ellos, porque son una casa rebelde."

 10 Me dijo además: "Oh hijo de hombre, toma en tu corazón todas mis palabras que te diga, y escucha con tus oídos.

 11 Acércate a los cautivos, a los hijos de tu pueblo, y háblales diciendo: 'Así ha dicho el Señor Jehovah', ya sea que escuchen o que dejen de escuchar."

 12 Entonces el Espíritu me levantó, y oí detrás de mí el ruido de un gran estruendo: "¡Bendita sea la gloria de Jehovah desde su lugar!"

 13 Era el ruido de las alas de los seres vivientes, que se rozaban unas con otras, el ruido de las ruedas que estaban junto a ellos y el ruido de un gran estruendo.

 14 Luego el Espíritu me levantó y me tomó. Yo iba con amargura y con mi espíritu enardecido, pero la mano de Jehovah era fuerte sobre mí.

 15 Luego llegué a los cautivos de Tel Abib, pues ellos habitaban allí, junto al río Quebar, y permanecí allí entre ellos, atónito, durante siete días.

 16 Aconteció al cabo de los siete días que vino a mí la palabra de Jehovah, diciendo:

 17 "Oh hijo de hombre, yo te he puesto como centinela para la casa de Israel. Oirás, pues, las palabras de mi boca y les advertirás de mi parte.

 18 Si yo digo al impío: '¡Morirás irremisiblemente!', y tú no le adviertes ni le hablas para advertir al impío de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su pecado; pero yo demandaré su sangre de tu mano.

 19 Pero si tú le adviertes al impío y él no se aparta de su impiedad ni de su camino impío, él morirá por su pecado, pero tú habrás librado tu vida.

 20 Y si algún justo se aparta de su justicia y hace maldad, y yo pongo tropiezo delante de él, él morirá; porque tú no le advertiste, morirá por su pecado. Sus obras de justicia que había hecho no le serán tomadas en cuenta, y su sangre demandaré de tu mano.

 21 Pero si tú adviertes al justo para que no peque, y no peca, ciertamente vivirá por haber aceptado la advertencia; y tú mismo te habrás librado."

 22 Entonces vino allí sobre mí la mano de Jehovah y me dijo: "Levántate, vete al valle, y allí hablaré contigo."

 23 Me levanté y fui al valle, y he aquí que se había detenido allí la gloria de Jehovah, como la gloria que yo había visto junto al río Quebar. Y me postré sobre mi rostro.

 24 Entonces entró en mí el Espíritu, me puso sobre mis pies y me habló diciendo: --Entra y enciérrate en tu casa.

 25 Y en cuanto a ti, oh hijo de hombre, he aquí que sobre ti pondrán cuerdas y te atarán con ellas, y no podrás salir entre ellos.

 26 Y haré que tu lengua se pegue a tu paladar, y quedarás mudo. Así no serás para ellos un hombre que amonesta, porque son una casa rebelde.

 27 Pero cuando yo te haya hablado, abriré tu boca, y les dirás: "Así ha dicho el Señor Jehovah." El que escucha, que escuche; y el que deja de escuchar, que deje de escuchar. Porque son una casa rebelde.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Los de la casa de Israel no te querrán escuchar, porque no me quieren escuchar a mí. Pues todos los de la casa de Israel son de frente dura y tienen el corazón empedernido.Todos los profetas concuerdan. Usted debe escuchar la palabra en su corazón y obedecerla; de otra manera todo lo que recibirá de Dios será su ira.La gente no oye, antes ni ahora, porque son insolentes (descaradamente irrespetuosos) y duros de corazón. Se aferran tercamente a su propio estilo de vida, hábitos, placeres, deseos y afectos, sin ningún deseo de agradar a su creador, particularmente si esto signfica cambiar algo en sus vidas. Jorge Fox dijo en su carta número 2:

"El mundo quiere tener a Cristo, pero no para que gobierne sobre ellos; la naturaleza del mundo encadena a Cristo en el hombre, hasta que Cristo ha dominado esa naturaleza en el hombre. Mientras que la naturaleza del mundo gobierna al hombre, ¡oh, los oídos sordos y los ojos ciegos, y los entendimientos,
todos son apagados entre ellos, con los cuales ellos juzgan!
"

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo