La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Gálatas 1

Próximo Capítulo

 1 Pablo, apóstol--no de parte de hombres ni por medio de hombre, sino por medio de Jesucristo y de Dios Padre, quien lo resucitó de entre los muertos--

 2 y todos los hermanos que están conmigo; a las iglesias de Galacia:

 3 Gracia a vosotros y paz, de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo,

 4 quien se dio a sí mismo por nuestros pecados. De este modo nos libró de la presente época malvada, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,

 5 a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

 6 Estoy asombrado de que tan pronto os estéis apartando del que os llamó por la gracia de Cristo, para ir tras un evangelio diferente.

 7 No es que haya otro evangelio, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.

 8 Pero aun si nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.

 9 Como ya lo hemos dicho, ahora mismo vuelvo a decir: Si alguien os está anunciando un evangelio contrario al que recibisteis, sea anatema.

 10 ¿Busco ahora convencer a los hombres, o a Dios? ¿Será que busco agradar a los hombres? Si yo todavía tratara de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo.

 11 Pero os hago saber, hermanos, que el evangelio que fue anunciado por mí no es según hombre;

 12 porque yo no lo recibí, ni me fue enseñado de parte de ningún hombre, sino por revelación de Jesucristo.1

 13 Ya oísteis acerca de mi conducta en otro tiempo en el judaísmo: que yo perseguía ferozmente a la iglesia de Dios y la estaba asolando.

 14 Me destacaba en el judaísmo sobre muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres.

 15 Pero cuando Dios--quien me apartó desde el vientre de mi madre y me llamó por su gracia tuvo a bien

 16 tuvo a bien revelar a su Hijo en mí para2 que yo lo anunciase entre los gentiles, no consulté de inmediato con ningún hombre

 17 ni subí a Jerusalén a los que fueron apóstoles antes que yo, sino que partí para Arabia y volví de nuevo a Damasco.

 18 Luego, después de tres años, subí a Jerusalén para entrevistarme con Pedro y permanecí con él quince días.

 19 No vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo, el hermano del Señor;

 20 y en cuanto a lo que os escribo, he aquí delante de Dios, que no miento.

 21 Después fui a las regiones de Siria y de Cilicia.

 22 Y yo no era conocido de vista por las iglesias de Judea, las que están en Cristo.

 23 Solamente oían decir: "El que antes nos perseguía ahora proclama como buena nueva la fe que antes asolaba."

 24 Y daban gloria a Dios por causa de mí.


Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Pero os hago saber, hermanos, que el evangelio que fue anunciado por mí no es según hombre; porque yo no lo recibí, ni me fue enseñado de parte de ningún hombre, sino por revelación de Jesucristo. El evangelio le fue predicado a Pablo por el Espíritu de Jesucristo a través de la revelación. Él no lo aprendió de un hombre; él no lo leyó en un libro; Cristo se lo predicó. Por cuanto permanecéis fundados y firmes en la fe, sin ser removidos de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual ha sido predicado en toda la creación debajo del cielo. De este evangelio yo, Pablo, llegué a ser ministro. Col 1:23. Lo que se conoce de Dios sólo viene por medio de la revelación del Espíritu a usted.

2 Jesús fue revelado en Pablo por Dios para que Pablo pudiera predicar. Este es el requisito de un ministro verdadero de Cristo: tener al Hijo revelado en él antes de predicar. Esta es la experiencia personal de la segunda venida de Jesucristo, o su regreso, o su segunda aparición. Pablo dijo también: Él nos ha librado de la autoridad de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su Hijo amado. Col 1:13. Y: Con Cristo he sido juntamente crucificado; y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Gal 2:20. De modo que Pablo aquí testifica de la revelación (la segunda venida) de Jesucristo en él, siendo trasladado hacia el reino, y viviendo en unión con Cristo; todas las grandes promesas, experimentadas por Pablo mientras estaba vivo, y testificadas para nuestro beneficio.

_______________________________________

Próximo Capítulo