La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Gálatas 3:23

Mostrar el Capítulo y las notas   

 23 Pero antes que viniese la fe, estábamos custodiados bajo la ley, reservados para la fe que había de ser revelada. [Hasta que la fe haya venido, todos están obligados a guardar la ley que está en el corazón de cada hombre, Rom 2:11-16. La fe que nos libera de la ley viene cuando recibimos el fruto del Espíritu, en contra del cual no hay ley. Gal 5:22-23, el cual es el don de Dios y por revelación es proveído por Jesús mismo. De la Palabra del Señor en el interior: "A menos que tú seas testigo de que recibes la fe de parte de parte de Cristo, estás bajo la ley. No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida."]

Hebreos 12:2,5:9

Mostrar el Capítulo y las notas   

 2 Aparta los ojos de otras cosas y fijaos en Jesús, el autor y consumador [perfeccionador] de la fe;2 quien por el gozo que tenía por delante sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios. [De la Palabra del Señor en el interior: "La fe es una serie revelaciones." Usted se sienta y espera a Dios, escuchando, velando, y después obedeciendo. Las palabras habladas por Él imparten la vida de Dios en su corazón, Juan 6:63. Usted crece en la fe con cada revelación que recibe. Por la gracia de sus revelaciones Jesús se convierte en el autor de fe, y finalmente perfecciona su fe, hasta que usted alcanza la salvación, (libertad del pecado), y después la unión con Dios y con Cristo.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 9 Y habiendo sido perfeccionado, [Jesús] llegó a ser Autor y fuente de eterna salvación para todos los que presten atención y le obedezcan,1 [La salvación es ser liberados (hechos libres) de todo pecado, aún los deseos, por medio de la obediencia persistente al Espíritu que crucifica al espíritu egoísta humano en la cruz interna de la negación propia. Usted debe esperarle persistente y pacientemente en silencio para oír sus mandatos, a medida que usted oye y vela; entonces le presta atención y le  obedece.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.