La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Gálatas 4

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Digo, además, que entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo;

 2 más bien, está bajo guardianes y mayordomos hasta el tiempo señalado por su padre.

 3 De igual modo nosotros también, cuando éramos niños, éramos esclavos sujetos a los principios elementales del mundo.

 4 Pero cuando vino la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley,

 5 para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.

 6 Y por cuanto sois hijos, Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: "Abba, Padre."1

 7 Así que ya no eres más esclavo, sino hijo; y si hijo, también eres heredero por medio de Dios.

 8 Sin embargo, en otro tiempo, cuando no habíais conocido a Dios, servisteis a los que por naturaleza no son dioses.

 9 En cambio, ahora que habéis conocido a Dios, o mejor dicho, ya que habéis sido conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a las reglas y tradiciones de la cultura del mundo? ¿Queréis volver a estar en esclavitud otra vez?

 10 ¡Vosotros guardáis los días, los meses, las estaciones y los años!

 11 Me temo por vosotros, no sea que yo haya trabajado en vano a vuestro favor.2

 12 Os ruego, hermanos, que os hagáis como yo, ya que yo me hice como vosotros. No me habéis hecho ningún agravio.

 13 Sabéis que fue a causa de una debilidad física que os anuncié el evangelio la primera vez;

 14 y lo que en mi cuerpo era prueba para vosotros, no lo desechasteis ni lo menospreciasteis. Al contrario, me recibisteis como a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús.

 15 ¿Dónde está, pues, vuestra bienaventuranza? Porque os doy testimonio de que si hubiera sido posible, os habríais sacado vuestros ojos para dármelos.

 16 ¿Resulta que ahora me he hecho vuestro enemigo por deciros la verdad?

 17 Ellos [los judíos cristianos] tienen celo por vosotros, pero no para bien; al contrario, quieren aislaros para que vosotros tengáis celo por ellos.

 18 Bueno es ser siempre celosos del bien, y no solamente cuando estoy presente con vosotros.

 19 Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto hasta que Cristo sea formado en vosotros,3 [Toda palabra que el oímos hablar a nosotros nos imparte la vida de Dios, quien es Cristo, a nuestros corazones; cada palabra es implantada en nuestros corazones formando a Cristo en nosotros.]

 20 yo quisiera estar ahora con vosotros y cambiar el tono de mi voz, porque estoy perplejo en cuanto a vosotros.

 21 Decidme, los que queréis estar bajo la ley: ¿No escucháis la ley?

 22 Porque escrito está que Abraham tuvo dos hijos: uno de la esclava y otro de la libre.

 23 Pero mientras que el de la esclava nació según la carne, el de la libre nació por medio de la promesa.

 24 En estas cosas hay una alegoría, pues estas mujeres son dos pactos: Agar es el pacto del monte Sinaí que engendró hijos para esclavitud.

 25 Porque Agar representa a Sinaí, montaña que está en Arabia y corresponde a la Jerusalén actual, la cual es esclava juntamente con sus hijos.

 26 Pero la Jerusalén de arriba, la cual es nuestra madre, es libre;

 27 porque está escrito: Alégrate, oh estéril, que no das a luz; prorrumpe en grito de júbilo y levanta la voz, tú que no estás de parto; porque más son los hijos de la desolada que los de la que tiene marido.

 28 Ahora bien, hermanos, vosotros sois hijos de la promesa tal como Isaac.

 29 Pero como en aquel tiempo, el que fue engendrado según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así es ahora también.4

 30 Pero, ¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la esclava y a su hijo; porque jamás será heredero el hijo de la esclava con el hijo de la libre.

 31 Así que, hermanos, no somos hijos de la esclava, sino de la libre.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Siga mi lógica sólo por un momento: Suponga que usted ha creado un pequeño juguete animado. Después usted contempla con placer su creación. Le tiene afecto. Ahora, suponga que usted le puede dar a este juguete animado cierto conocimiento de que ha sido creado, y él lo puede ver a usted, y reconocerle como su creador. Ahora suponga que usted ha creado un objeto que cuando le reconoce puede decir: ¡Padre, Padre! Gracias por crearme. Qué cosa tan maravillosa has hecho por mí. Imagínese el amor que puede existir entre su ser creado y usted; e imagínese ahora que usted tiene un número infinito de cosas para mostrale y compartir, incluyendo el gozo de que las vea y las entienda todas. Talvez ahora usted tiene una idea de lo que significa el versículo: Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: "Abba, Padre."

2 En cambio, ahora que habéis conocido a Dios, o mejor dicho, ya que habéis sido conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a las reglas y tradiciones de la cultura del mundo? ¿Queréis volver a estar en esclavitud otra vez? ¡Vosotros guardáis los días, los meses, las estaciones y los años! Me temo por vosotros, no sea que yo haya trabajado en vano a vuestro favor.Con respecto a observar los días especiales, Pablo era tolerante, permitiendo que algunos consideraran ciertos días más importantes que otros, y que otros los consideraran todos iguales; y con respecto a las comidas, y no juzgarse los unos a los otros: "Cada uno esté convencido en su propia mente.” Sin embargo para esos gálatas, entre los cuales él había trabajado intensamente, él condena la observanza de días, meses, tiempos y años; y él condena a los gentiles que se circuncidan con la esperanza de alcanzar la justicia. Mientras que la observación de un día es una cuestión de la conciencia individual, en la cual uno debe estar completamente persuadido, el que un grupo de creyentes observe un día en especial es definitivamente incorrecto,* una forma de religión, lo cual es condenado por Pablo: En cambio, ahora que habéis conocido a Dios, o mejor dicho, ya que habéis sido conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a las reglas y tradiciones de la cultura del mundo? ¿Queréis volver a estar en esclavitud otra vez? ¡Vosotros guardáis los días, los meses, las estaciones y los años! Me temo por vosotros, no sea que yo haya trabajado en vano a vuestro favor. Gal 4:9-11. Y si el líder de su iglesia le dice que usted debe observar ciertos días, o comer ciertas comidas, usted está escuchando a un profeta falso; como dice Pablo: Por tanto, nadie os juzgue en asuntos de comida o de bebida, o respecto a santos día [o cualquier otro día especial], lunas nuevas o sábados. Col 2:16. De modo que un individuo puede escoger celebrar ciertos días; pero la iglesia, como estatuto o reglamento, no puede hacer esto porque sería un tipo de ley. Si fuera necesario, el Señor le dirá a ese individuo que continúe observando ciertos días, y cuales puede dejar de observar; y así se mantiene la libertad individual de conciencia.

3 Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto hasta que Cristo sea formado en vosotros. De la Palabra del Señor en el interior: "Las palabras que yo te hablo imparten vida; el Espíritu da vida con cada palabra que oímos." Las palabras que él nos habla a nosotros son vida y están implantadas en nuestros corazones. Juan 6:63, Santiago 1:21. Cristo es la vida; por lo tanto cada palabra que Él nos habla aumenta a Cristo en nosotros. Cristo es formado en nosotros por las palabras que le oímos hablarnos a nosotros, hasta que finalmente él es completamente formado y resucitado en nosotros para ser nuestro verdadero Señor, gobernando nuestros pensamientos, palabras, y acciones. En su Catequismo Isaac Penington escribió de esta formación de Cristo en el interior:

...no hay manera de ser salvado por él, sino a través de recibirle en el corazón por medio de una fe viva, y al tenerlo a él formado en el corazón. Cristo no salva cuando está afuera golpeando la puerta, sino que cuando se le deja entrar; al dejarle entrar, él trae consigo esa vida, poder, y misericorida, que derrumba el muro de separación, nos une con Dios, y nos salva. Los judíos no podían ser salvos en el tiempo antiguo por medio de la creencia de un Mesías por venir, con las observanzas de todas las leyes y ordenanzas de Moisés; ni tampoco nadie puede ser salvo por la creencia en un Cristo que ha venido históricamente, con la observanza de todo lo que los apóstoles mandaron o practicaron; sino sólo al recibirle a él en el corazón, donde él obra la salvación.

...no hay manera de recibir a Cristo en el corazón, y de tenerle a él formado allí, sino al recibir la luz de su espíritu, en cuya luz él está y mora. [Si usted] mantiene afuera la luz de su espíritu, [entonces usted] mantiene fuera a Cristo; [si usted] deja entrar la luz de su espíritu, [entonces usted] deja entrar a Cristo; porque el Padre y el Hijo son luz, y sólo son conocidos y recibidos en la luz; pero nunca fuera de ella.

...la manera de recibir la luz del Espíritu en el corazón, (y así unirse con el Padre y el Hijo), es al escuchar, y recibir sus convicciones de pecado allí. La primera operación del Espíritu hacia el hombre que está en pecado es convencerle de pecado; y aquel que no recibe la luz convincente del Espíritu, la obra se detiene en él desde el comienzo mismo; y Cristo nunca puede llegar a ser formado en él, porque esa luz por la cual él debe ser formado es dejada afuera. Y entonces él puede hablar de Cristo, y practicar sus deberes (orar, leer, y contemplar mucho), y obtener consuelo de las promesas, y correr hacia las ordenanzas, y ser excesivamente celoso y afectuoso en todas estas cosas, y sin embargo perecer al final. Sí, el diablo lo dejará tranquilo (incluso tal vez le ayude), en todo esto, sabiendo que él lo tiene más seguro por medio de esto, siendo él (por medio de la estricta observanza de estas cosas), mantenido fuera del temor del peligro de su condición, de la cual de otra manera tal vez él nunca hubiera sido sensible.

4 como en aquel tiempo, el que fue engendrado según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así es ahora también. Así como Caín mató a Abel porque su sacrificio no fue aceptado, de la misma manera los judios mataron a Jesús porque dijo que el sacrificio de ellos no fue suficiente; de la misma manera los judios mataron a Esteban; de la misma manera los romanos masacraron la iglesia primitiva en las diez persecuciones; y los protestantes de Inglaterra y Estados Unidos también mataron a los cuáqueros. La gente religiosa que aún está en la carne, cuando se le dice que su sacrificio no es aceptado por Dios, se levantan para perseguir a los mensajeros — mensajeros enviados por Dios. ¿Por qué Dios permite esto? Porque a través de este sufrimiento de su pueblo, Él lleva a muchos a la perfección — el sufrimiento es necesario para terminar con el pecado y alcanzar la perfección. Cuando el Espíritu de Cristo, con poder y plenitud, aparece de nuevo, ese Espíritu reprenderá a aquellos que están en las religiones falsas. Entonces las religiones falsas estarán airadas de que alguien se atreva a cuestionar su "fe", y así los que son nacidos según de la carne perseguirán a los que nacidos según el Espíritu; y como era, así será. La palabra dentro de mi corazón me ha hablado, diciendo: "esta vez vamos a tener que lidiar con derechos". El hombre moderno ha creado una moral basada en los derechos legislados. Exactamente contra cuáles derechos el Señor instruirá a su pueblo a oponerse, todavía no lo ha revelado; pero cuando lo haga, la persecución no sólo será infligida por los "religiosos" en todo el mundo, sino que también los humanistas seculares, enfocados en los derechos.

Una de las razones por las que Dios permite que Babilonia [las iglesias falsas] exista es para servir la perfección de sus santos a través de sus persecuciones.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo