La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Gálatas 5:18

Mostrar el Capítulo y las notas   

 18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.3 [Ser guiado por el Espíritu es obedecer lo que usted ve y oye que la Palabra en el interior de su corazón le ordena a usted a hacer y hablar; cuando usted está obedeciendo completamente el Espíritu, la fe ha llegado. Gál 3:25. A menos que este don de fe por revelación haya llegado, la ley interna en el corazón de todo hombre, que incluye el centro moral de la ley mosaica, es su tutor, Gál 3:24-25. De la Palabra del Señor en el interior: "A menos que tú seas testigo de que recibes la fe de parte de Cristo, estás bajo la ley. A menos que tú atestigües la ley cumplida en ti, estás bajo la ley." Note los versículos 19-24 más adelante. A medida que usted sigue los primeros mandatos del Señor a arrepentirse de sus comportamientos impíos, (lo cual resulta en que Él le quita incluso el deseo de pecar), su confianza en alcanzar todas las promesas del evangelio aumenta dramáticamente.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

3 Si son guiados por el Espíritu [¡tomen nota! si son guiados por el Espíritu], no están bajo la ley. Pero a menos que sean guiados por el Espíritu, la ley moral externa es su tutor. A menos que usted sea guiado (sea obediente) al Espíritu, usted debe ser enseñado por la ley — las porciones morales de la ley que reflejan la ley interna en el corazón de cada hombre. Esta ley nos convence cuando robamos, mentimos, etc. Las leyes externas y morales nos muestran nuestras debilidades, motivándonos a buscar la gracia de Dios para ser cambiados — motivándonos a buscar el consejo, las enseñanzas, los mandamientos, y la inspiración del Espíritu. Las leyes morales externas nos llevan al Espíritu y nos llevan a Cristo.

Los siguientes versículos muestras que usted debe deshacerse de los pecados de la carne (19-21), lo cual ocurre al crucificar su espíritu egoísta e impío en la cruz interna de la negación propia (24); para después recibir de Cristo el fruto del Espíritu, incluyendo la fe (22-23). Entonces, y sólo entonces, usted está libre de la ley como su tutor; porque usted estará caminando en amor, y el amor de Dios se habrá perfeccionado en usted.

_______________________________________