La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Gálatas 5:24

Mostrar el Capítulo y las notas   

 24 porque los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne [la naturaleza pecaminosa] con sus pasiones y deseos [concupiscencias y afectos].6 [Después que su naturaleza pecaminosa ha muerto en la cruz interna de la negación propia, entonces usted pertenece a Cristo a medida que camina en amor, siguiendo el Espíritu, cumpliendo la ley; y entonces usted recibe una justicia imputada. Habiendo sufrido en la cruz, usted ya no vive el resto de su tiempo en los deseos de los hombres, sino que usted vive para la voluntad de Dios, 1 Ped 4:1-2; lo cual es ser obedientemente liderado y guiado por el Espíritu en pensamientos, palabras, y acciones.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

6 Los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne [la naturaleza pecaminosa] con sus pasiones y deseos [concupiscencias y afectos]. La cruz perdida que lleva a dar fruto, que lleva a la pureza, que lleva a la salvación, que lleva a la unión, que lleva al reino — para tener cualquiera de estas, usted primero debe crucificar su carne (la naturaleza pecaminosa, los deseos, los afectos) en la cruz interna de la negación propia.

Así que, los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Rom 8:8
Porque si vivís conforme a la carne, habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis. 8:13
Porque los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Gal 5:24.

A menos que usted haya destruido la naturaleza pecaminosa dentro de usted, por supuesto que seguirá pecando. Como Jesús dijo: De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34. Y si usted muere mientras todavía está pecando, usted no tiene herencia en el reino de Dios; más bien usted será excluido del cielo para que aprenda acerca del mal en sí mismo de la manera más difícil con muchas menos recompensas que vienen de quitarse el cuerpo de pecado de la carne por medio de la circuncisión realizada por Cristo mientras todavía estamos vivos en la tierra.

Note que usted no pertenece a Cristo a menos que usted haya crucificado su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia. Usted no está en Cristo hasta que haya crucificado su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia. Usted no es una de sus ovejas hasta que haya crucificado su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia. Usted no tiene la salvación hasta que usted haya crucificado su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia.

Hay dos etapas de la perfección, las cuales tanto Fox como Crisp describieron:

De la Palabra del Señor en el interior:

Basado en las escrituras y los escritos de los primeros cuáqueros, podemos separar las varias descripciones de la madurez espiritual en dos etapas:

Las dos etapas de la perfección
Estado o suceso

Después de la crucifixión

(1era etapa de perfección)


El "fin"

(2da etapa de perfección)

Libertad del pecado*
 
Fruto del espíritu
 
Justicia imputada
 
Entrar en el paraíso
 
Santo*
 
Pureza*
 
Ver al Señor*
 
Santidad*
 
Renovado a la imagen de Dios*
 
Paz con Dios*
 
Libertad de la ley
 
Caminar en la luz
 
Caminar en el Espíritu
 
Adorar en Espíritu y en verdad
 
Capaz de hacer la mayor parte de la obra de Dios
 
Verdadera comunión*
 
Perfección temporal*
 
Recibir la unción
   
Conocer todas las cosas
Ver todo
 
Entrar en el reino
 
Mortificación
 
Heredar la sustancia — Cristo
 
Justicia
(sin imputación)
 
Vida eterna de Dios
 
Perfección permanente
 
Santificación
 
Redención
 
Justificación
 
Hijo de Dios
 
Nacer otra vez
 
Estar protegido de pecar otra vez
 
Unión
 
Sentarse en Cristo en el reposo
 
Gloria
 

* Estos sucesos también son alcanzables en el Antiguo Pacto [Antiguo Testamento].
De acuerdo a la Palabra del Señor en el interior, el primer paso no es ni siquiera una sombra de lo que usted heredará en el segundo paso.

En su Diario cartas Jorge Fox declaró que el paraíso en el cual él entró al principio era el estado del cual Adán y Eva habían caído, y aquellos que están en ese estado estaban sujetos a caer en la tentación, así como Adán y Eva habían caído. Él también escribió que la luz surgió dentro de él algún tiempo antes de que fuera llevado al paraíso; y en su documento Que todos conozcan el camino al reino:

"Cristo dijo que a menos que el hombre nazca otra vez del agua y del espíritu [agua espiritual], no puede ver el reino de Dios, ni entrar en él, Juan 3:3,5,8. Por lo tanto ningún hombre en su primer nacimiento natural puede ver el reino de Dios, ni entrar en él, ni conocer las cosas de Dios."

Por lo tanto, debido a que sólo un hijo que ha nacido otra vez puede entrar en el reino, y debido a que un hijo que ha nacido otra vez está protegido y no puede pecar, entonces el reino no es el paraíso de la primera etapa de la perfección; el reino de los cielos debe estar un paso más allá de la primera etapa de la perfección y más allá del paraíso de donde Adán y Eva fueron expulsados; este paso del paraíso bajo el reino de los cielos es aparentemente lo mismo que el atrio exterior en Nueva Jerusalén.

Además: a pesar del versículo del Antiguo Testamento que se refiere a los hijos de Dios, (aunque poco), acerca de lo cual Jorge Fox escribió en su carta 246, Fox declaró allí que un hijo ha nacido otra vez; debido a que uno que ha nacido otra vez es protegido y no puede pecar, el hijo del nuevo pacto es radicalmente diferente a los hijos a los que hace referencia el Antiguo Testamento.

De acuerdo a la Palabra del Señor en el interior, la primera etapa no es ni siquiera una sombra de lo que usted heredará en la segunda etapa.

Después que usted ha recibido y crucificado su naturaleza egoísta y diabólica, (la primera etapa de la perfección), usted debe estar continuamente vigilante (en contra de la tentación), mientras camina de acuerdo a la guía del Señor porque sin vigilancia usted podría caer en la tentación, así como Eva cayó.

Cuando Jorge Fox fue elevado a esta primera etapa, él fue inmediatamente tentado a practicar medicina como lo relata su diario a continuación:

Entonces me elevé en espíritu, por medio de la espada encendida, al paraíso de Dios. Todas las cosas eran nuevas, y toda la creación tenía otra fragancia para mí, más allá de lo que las palabras pueden expresar. Yo no conocía nada más que la pureza, la inocencia, y la justicia, y el ser renovado a la imagen de Dios en Cristo Jesús; de manera que alcancé el estado de Adán, en el cual él se encontraba antes de la caída. La creación fue abierta a mí; y se me mostró cómo se le dio nombre a todas las cosas de acuerdo a su naturaleza y virtud. Llegué a un punto en mi mente, en el cual debatía si debía practicar medicina para el bien de la humanidad, viendo que la naturaleza y la virtud de las criaturas me habían sido reveladas de tal manera por el Señor.

Él fue tentado a practicar medicina de acuerdo a sus propios deseos; su mente carnal estaba debatiendo, pero todavía no estaba destruida. Aquellos de nosotros que alcanzamos esta primera etapa de perfección seremos tentados severamente de la misma manera; pero podemos minimizar nuestro riesgo de caer si recordamos: 1) continuar obedeciendo cualquier mandamiento que hemos recibido en el pasado, y 2) rechazamos cualquier cosa que queremos hacer, y sólo hacemos lo que el Señor nos ordena a hacer. Si caemos, podemos todavía escoger arrepentirnos a medida que caminamos en la luz y la sangre de Jesús nos limpia de todo pecado. Mientras menos caemos, más pronto alcanzamos la segunda etapa y heredamos la sustancia, Cristo.

De la Palabra del Señor en el interior: "Muchos cayeron y erraron de la verdadera fe. Cuando el fruto se marchita, yo quito la protección."

Quisiera someter las siguientes amonestaciones a vigilar en contra de caer en el pecado en esta etapa, (lecciones aprendidas de las fallas tristes y no intencionales de Jaime Naylor, quien después se arrepintió completamente):

Con respecto al riesgo de pérdida en la primera etapa de la perfección, la Palabra del Señor en el interior dijo: "habla lentamente, para siempre callando." Previamente Él ha dicho:

La muerte de Jaime Naylor, quien fue uno de los primeros cuáqueros, aparece como el ejemplo clásico de la protección que es quitada debido a la desobediencia voluntaria después de alcanzar la primera etapa de la perfección. Jaime Naylor era eminente predicador entre los primeros cuáqueros quien aparentemente había alcanzado la primera etapa de la perfección. Sin embargo, él tristemente abandonó su vigilancia y rehusó el orden escrito de la Sociedad junto con las advertencias escritas y en persona de Jorge Fox a que se disociara de un grupo de admiradores aduladores que estaban fuera de la verdad. Por escrito Fox le advirtió de la Palabra del Señor que él estaba "en contra de la Verdad en voluntad y terquedad." Poco después, Naylor precipitó un gran escándalo, el cual resultó en que él sufrió un castigo severo y encarcelamiento; cuando él regresaba a su casa, fue golpeado, le robaron, lo dejaron atado y desnudo en un campo, fue hallado por un transeúnte, y fue llevado a un doctor cuáquero donde él murió un día después a la edad de 42 años. Estos eventos están detallados en la página web de Jaime Naylor.

Mientras revisaba la falla de Jaime Naylor en mi mente, escuché la Palabra del Señor en el interior decir: "increíble terquedad." Si usted está familiarizado con lo eminente que era Jaime Naylor entre los primeros cuáqueros, es en realidad increíble lo que él hizo y que continuó haciendo por un período de tiempo importante.

Antes de que Jorge Fox hubiera entrado en la primera etapa de la perfección y el paraíso, por alrededor de tres años fue enviado en misiones limitadas y específicas por el Señor. Pero él sólo hizo lo que se le dijo específicamente que hiciera, exactamente de la manera en que se le dijo que hiciera; después él regresó a su residencia y continuó esperando al Señor. Además, él fue perfeccionado lo suficiente como para ser capaz de hablar y orar con palabras proporcionadas por el Espíritu Santo; tan poderosas eran sus palabras que aún las iglesias se sacudieron cuando oraron con ellas. De modo que el Señor le puede dar instrucciones de hacer una cantidad limitada de enseñanza o predicación antes de que usted sea completamente perfeccionado; pero tenga cuidado de sólo hacer lo que él le dice que haga, nada más, nada menos; y después regrese a su casa para continuar esperando que el Señor le imparta más de su Espíritu por medio de las palabras que usted le oye hablarle a usted.

_______________________________________