La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Génesis 14

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Aconteció en los días de Amrafel rey de Sinar, de Arioc rey de Elasar, de Quedarlaomer rey de Elam, y de Tidal rey de Goím,

 2 que éstos hicieron guerra contra Bera rey de Sodoma, Birsa rey de Gomorra, Sinab rey de Adma, Semeber rey de Zeboím, y el rey de Bela, la cual es Zoar.

 3 Todos éstos se reunieron en el valle de Sidim, es decir, el mar Salado.

 4 Doce años habían servido a Quedarlaomer, pero en el año 13 se rebelaron.

 5 En el año 14 vinieron Quedarlaomer y los reyes que estaban con él, y derrotaron a los refaítas en Astarot-carnaim, a los zuzitas en Ham, a los emitas en Save-quiriataim,

 6 y a los horeos en el monte Seír, hasta El-parán, que está junto al desierto.

 7 Luego regresaron, llegaron a En-mispat, que es Cades, y devastaron todo el campo de los amalequitas y de los amorreos que habitaban en Hazezón-tamar.

 8 Entonces salieron el rey de Sodoma, el rey de Gomorra, el rey de Adma, el rey de Zeboím y el rey de Bela, la cual es Zoar, y dispusieron la batalla contra ellos en el valle de Sidim;

 9 a saber, contra Quedarlaomer rey de Elam, Tidal rey de Goím, Amrafel rey de Sinar y Arioc rey de Elasar: cuatro reyes contra cinco.

 10 El valle de Sidim estaba lleno de pozos de brea. Y al huir los reyes de Sodoma y de Gomorra, cayeron en ellos, mientras que los demás huyeron a las montañas.

 11 Los enemigos tomaron todos los bienes de Sodoma y de Gomorra, y todos sus alimentos, y se fueron.

 12 También llevaron consigo a Lot, el hijo del hermano de Abram, junto con sus posesiones (porque Lot habitaba en Sodoma), y se fueron.

 13 Pero uno de los que escaparon fue y lo contó a Abram el hebreo, que habitaba en el encinar de Mamre el amorreo, hermano de Escol y hermano de Aner, quienes eran aliados de Abram.

 14 Cuando Abram oyó que su sobrino había sido tomado cautivo, reclutó a sus 318 criados nacidos en su casa, y los persiguió hasta Dan.

 15 Los atacó de noche, él con sus siervos, los derrotó y los persiguió hasta Hoba, que está al norte de Damasco.

 16 Así recobró todos los bienes y también recobró a su sobrino Lot, sus bienes, y también a las mujeres y a la gente.

 17 Cuando Abram volvía de derrotar a Quedarlaomer y a los reyes que estaban con él, el rey de Sodoma salió a su encuentro en el valle de Savé, que es el valle del Rey.

 18 También Melquisedec, rey de Salem, quien era sacerdote del Dios Altísimo,1 sacó pan y vino

 19 y le bendijo diciendo: "Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra.

 20 Bendito sea el Dios Altísimo, que entregó a tus enemigos en tus manos." Y Abram le dio a él el diezmo [la décima parte] de todo [lo que él había tomado].

 21 Entonces el rey de Sodoma dijo a Abram: --Dame las personas, y toma para ti los bienes.

 22 Abram respondió al rey de Sodoma: --He hecho votos a Jehovah, el Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra,

 23 que no tomaré ni un hilo, ni la correa de un calzado, nada de todo lo que es tuyo, para que no digas después: "Yo enriquecí a Abram."

 24 Yo no tomaré nada, excepto lo que han comido los jóvenes y la parte de los hombres que fueron conmigo: Aner, Escol y Mamre. Ellos sí tomarán su parte.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Melquisedec, rey de Salem, quien era sacerdote del Dios Altísimo. Para entender este evento, se presenta a continuación Hebreos 7:1-20.

1 Porque este Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, salió al encuentro de Abraham que volvía de derrotar a los reyes, y le bendijo.
2 Asimismo, le dio Abraham los diezmos de todo. En primer lugar, su nombre significa "rey de justicia", y también era rey de Salem, que significa "rey de paz".
3 Sin padre ni madre ni genealogía, no tiene principio de días ni fin de vida; y en esto se asemeja al Hijo de Dios, en que permanece sacerdote para siempre.
4 Mirad, pues, cuán grande fue aquel a quien aun el patriarca Abraham le dio los diezmos del botín.
5 Ciertamente, aquellos descendientes de Leví que han recibido el sacerdocio tienen, según la ley, mandamiento de recibir los diezmos del pueblo, es decir, de sus hermanos, aunque ellos también son descendientes de Abraham.
6 Pero aquel, cuya genealogía no es contada entre ellos, recibió los diezmos de Abraham y bendijo al que tenía las promesas.
7 Indiscutiblemente, el que es menor es bendecido por el mayor.
8 Aquí los hombres que mueren reciben los diezmos, mientras que allí los recibe aquel acerca de quien se ha dado testimonio de que vive.
9 Y por decirlo así, en la persona de Abraham también Leví, el que recibe los diezmos, dio el diezmo.
10 Porque él todavía estaba en el cuerpo de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro.
11 Ahora bien, si fuera posible lograr la perfección por medio del sacerdocio levítico (porque bajo éste el pueblo ha recibido la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón?

12 Porque de haber cambio de sacerdocio, es necesario que también se haga cambio de ley.
13 Pues aquel de quien se dice esto es de otra tribu, de la cual nadie ha servido en el altar.
14 Porque es evidente que nuestro Señor nació de la tribu de Judá, sobre la cual Moisés no dijo nada en cuanto al sacerdocio.
15 Esto es aun más evidente si otro sacerdote se levanta a la semejanza de Melquisedec,
16 quien no ha sido constituido conforme al mandamiento de la ley acerca del linaje carnal, sino según el poder de una vida indestructible.
17 Pues de él se da este testimonio: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.
18 A la verdad, el mandamiento anterior [el sacerdocio levítico con sus diezmos] fue abrogado por ser ineficaz e inútil,
19 porque la ley no perfeccionó nada. Sin embargo, se introduce una esperanza mejor, por la cual nos acercamos a Dios.
20 Y esto no fue hecho sin juramento [de Dios mismo].
21 Los otros fueron hechos sacerdotes [de los levitas] sin juramento, mientras que éste lo fue por el juramento del que le dijo: Juró el Señor y no se arrepentirá: "Tú eres sacerdote para siempre."
22 De igual manera, Jesús ha sido hecho fiador de un pacto superior.
23 A la verdad, muchos fueron hechos sacerdotes, porque debido a la muerte no podían permanecer.
24 Pero éste, porque permanece para siempre, tiene un sacerdocio perpetuo.
25 Por esto también puede salvar por completo a los que por medio de él se acercan a Dios, puesto que vive para siempre para interceder por ellos.
26 Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, puro, apartado de los pecadores y exaltado más allá de los cielos.
27 Él no tiene cada día la necesidad, como los otros sumos sacerdotes, de ofrecer sacrificios, primero por sus propios pecados y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo.
28 La ley constituye como sumos sacerdotes a hombres débiles; pero la palabra del juramento, posterior a la ley, constituyó al Hijo, hecho perfecto para siempre.

Amable lector, ¡tome nota! El sacerdocio de Jesús ha reemplazado al sacerdocio levítico, y ha anulado sus mandamientos para recaudar diezmos. Si usted da diezmos, está negando el sacerdocio de Jesucristo, y está sosteniendo a los profetas falsos que los recaudan; esto lo deja a usted en la condenación.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo