La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Génesis 2:16-17

Mostrar el Capítulo y las notas   

 16 Y Jehovah Dios mandó al hombre diciendo: "Puedes comer de todos los árboles del jardín;

 17 pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que comas de él, ciertamente morirás."1 [Adán y Eva sí murieron a la vida de Dios, no a la vida que nosotros conocemos. La vida que tenemos en este mundo físico de la tierra, a donde Adán y Eva fueron desterrados, es una muerte; estamos muertos a la vida de Dios.]

Mateo 8:22

Mostrar el Capítulo y las notas   

 22 Pero Jesús le dijo: --Sígueme y deja que los muertos entierren a sus muertos. [Las personas muertas no pueden enterrar a los muertos. A menos que estemos restaurados a la vida de Dios, todos los hombres están muertos — muertos a la vida de Dios, incapaces de comer del árbol de la vida, del cual Adán y sus hijos fueron alejados, y el cual está protegido por una espada en llamas. Para ser restaurados a la vida de Dios y comer del árbol de la vida, uno debe pasar por la espada en llamas — el bautismo de fuego del Espíritu Santo.]

Juan 10:10

Mostrar el Capítulo y las notas   

 10 El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengáis vida y para que la tengáis en abundancia [en una forma superior].1 [La vida, de la cual él habló, es la vida de Dios, el Espíritu de Cristo, que es la luz. Cada hombre que viene al mundo tiene una medida pequeńa de la luz en su interior, encadenada por la oscuridad. Cristo vino a mostrarle al hombre cómo aumentar la vida o luz hasta la abundancia, para que el hombre ya no camine en la ciega oscuridad de su propia voluntad, sino que camine en la luz para llegar a ser hijo de la luz, realizando obras dirigidas por Dios para la gloria de Dios. De la palabra del Seńor en el interior: "La obediencia lleva a la restauración de la vida. He venido para que tengáis vida, la vida superior de Dios."]

Juan 6:63

Mostrar el Capítulo y las notas   

 63 El Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida.6 [Jesús es el pan de vida: la vida de Dios. De la Palabra del Seńor en el interior: "Las palabras que yo les hablo imparten vida; el Espíritu da la vida con cada palabra que es oída." Para adquirir más de Jesús, (la vida), usted debe estar en silencio, esperarlo a Él, oír, escuchar las palabras que él le habla a usted, y obedecer lo que él le manda. Sus palabras que él nos habla nos imparten la vida de Dios y están implantadas en nuestros corazones; y debido a que Jesús es la vida de Dios, sus palabras habladas forman a Jesús dentro de nosotros, hasta que finalmente él es resucitado en nosotros para llegar a ser nuestro verdadero Seńor, que gobierna nuestros corazones.]

Juan 8:12

Mostrar el Capítulo y las notas   

 12 Jesús les habló otra vez a los fariseos diciendo: --Yo soy la luz del mundo [de cada hombre]. El que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.2 [La Luz (Cristo) es dada a cada hombre que viene al mundo, Juan 1:9, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer, Juan 1:7; y al permanecer en la Luz y obedecer la Luz, recibir la salvación para llegar a ser un hijo de la luz, un hijo de Dios. Seguir a Jesús es obedecer lo que Él le muestra y le dice a usted por medio de la revelación. Si usted no guarda ni obedece las palabras que le oye a Cristo hablarle a usted, esas palabras serán su juez cuando usted muera. Juan 12:47-48. De la palabra del Seńor en el interior: "La obediencia lleva a la restauración de la vida."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.