La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Génesis 45

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 José ya no podía contenerse más delante de todos los que estaban en su presencia, y gritó: --¡Que salgan todos de mi presencia! Nadie quedó con él cuando se dio a conocer a sus hermanos.

 2 Entonces se puso a llorar a gritos, y lo oyeron los egipcios. Y fue oído también en la casa del faraón.

 3 José dijo a sus hermanos: --Yo soy José. ¿Vive aún mi padre? Sus hermanos no pudieron responderle, porque estaban aterrados delante de él.

 4 Entonces José dijo a sus hermanos: --Acercaos a mí, por favor. Ellos se acercaron, y él les dijo: --Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto.

 5 Ahora pues, no os entristezcáis ni os pese el haberme vendido acá, porque para preservación de vida me ha enviado Dios delante de vosotros.1

 6 Ya han transcurrido dos años de hambre en medio de la tierra, y todavía quedan cinco años en que no habrá ni siembra ni siega.

 7 Pero Dios me ha enviado delante de vosotros para preservaros posteridad en la tierra, y para daros vida mediante una gran liberación.

 8 Así que no me enviasteis vosotros acá, sino Dios, que me ha puesto como protector del faraón, como señor de toda su casa y como gobernador de toda la tierra de Egipto.

 9 Apresuraos, id a mi padre y decidle: "Así dice tu hijo José: 'Dios me ha puesto como señor de todo Egipto. Ven a mí; no te detengas.

 10 Habitarás en la zona de Gosén, y estarás cerca de mí, tú, tus hijos, los hijos de tus hijos, tus rebaños, tus vacas y todo lo que tienes.

 11 Allí proveeré para ti, pues todavía faltan cinco años de hambre; para que no perezcáis de necesidad tú, tu casa y todo lo que tienes.'"

 12 He aquí que vuestros ojos y los ojos de mi hermano Benjamín ven que es mi boca la que os habla.

 13 Informad a mi padre acerca de toda mi gloria en Egipto y de todo lo que habéis visto. Apresuraos y traed a mi padre acá.

 14 Entonces se echó sobre el cuello de Benjamín su hermano y lloró. También Benjamín lloró sobre su cuello.

 15 Besó a todos sus hermanos y lloró sobre ellos. Después de esto, sus hermanos hablaron con él.

 16 Se oyó la noticia en el palacio del faraón: "Los hermanos de José han venido." Esto agradó al faraón y a sus servidores,

 17 y el faraón dijo a José: --Di a tus hermanos: "Haced lo siguiente: Cargad vuestros animales y volved a la tierra de Canaán.

 18 Tomad a vuestro padre y a vuestras familias y venid a mí. Yo os daré lo mejor de la tierra de Egipto, y comeréis sus productos más preciados."

 19 Y tú dales la orden siguiente: "Haced esto: Tomad de la tierra de Egipto carretas para vuestros niños y para vuestras mujeres. Y tomad a vuestro padre y venid.

 20 No echéis de menos vuestras pertenencias, porque lo mejor de toda la tierra de Egipto será vuestro."

 21 Así lo hicieron los hijos de Israel. José les dio carretas, conforme a las órdenes del faraón, y les dio provisiones para el camino.

 22 A cada uno de ellos les dio un vestido nuevo; y a Benjamín le dio 300 piezas de plata y 5 vestidos nuevos.

 23 Para su padre envió lo siguiente: 10 asnos cargados de lo mejor de Egipto y 10 asnas cargadas de trigo, pan y otros alimentos para su padre, para el camino.

 24 Cuando despidió a sus hermanos, y ellos se iban, José les dijo: --No riñáis en el camino.

 25 Subieron de Egipto y llegaron a la tierra de Canaán, a su padre Jacob.

 26 Y le dieron la noticia diciendo: --¡José vive aún! Él es el gobernador de toda la tierra de Egipto. Pero él se quedó pasmado, porque no les podía creer.

 27 Ellos le contaron todas las cosas que José les había dicho. Y al ver las carretas que José enviaba para llevarlo, el espíritu de Jacob su padre revivió.

 28 Entonces dijo Israel: --Basta. ¡José, mi hijo, vive todavía! Iré y le veré antes de que yo muera.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 no os entristezcáis ni os pese el haberme vendido acá, porque para preservación de vida me ha enviado Dios delante de vosotros. Este es un ejemplo de cómo los hombres con pensamientos malignos pueden ser manipulados sin violar su libre albedrío. No, Dios no hizo que los hermanos de José lo odiaran. No, Dios no hizo que los hermanos de José lo echaran en la fosa. Pero Dios permitió que esto sucediera para cumplir su propósito, e hizo que una caravana de Ismaelitas justo pasara por ahí después que ellos echaron a José en la fosa; y justo ellos se lo llevaron a Egipto. Por lo tanto Dios sabía que los hermanos de José lo odiaban, y sabía que ellos actuarían violentamente en contra de José si las circunstancias eran correctas, de modo que preparó el camino para lograr sus propósitos con las acciones malignas de ellos — pero él no violó su libre albedrío.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo