La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Habacuc 2

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 En mi guardia estaré de pie y sobre la fortaleza estaré firme. Vigilaré para ver qué dirá y qué tiene que responder a mi queja.

 2 Entonces Jehovah me respondió diciendo: --Escribe la visión y grábala claramente en tablas, para que corra el que las lea.

 3 Aunque por un tiempo la visión tarde en cumplirse, al fin ella hablará y no defraudará. Aunque tarde, espéralo; pues sin duda vendrá y no tardará.

 4 He aquí, aquel cuya alma no es recta dentro de sí está envanecido, pero el justo por su fe vivirá.

 5 Y aunque el traidor se enriquezca, no prosperará el hombre arrogante. Ensanchará su garganta como el Seol; será como la muerte y no se saciará. Reúne hacia él todas las naciones; congrega hacia él todos los pueblos.

 6 Pero, ¿no han de levantar todos éstos la voz contra él con refranes y sarcasmos? Le dirán: "¡Ay del que multiplica lo que no es suyo! ¿Hasta cuándo ha de amontonar sobre sí las prendas empeñadas?"

 7 ¿No se habrán de levantar súbitamente tus acreedores, y se despertarán los que te opriman, y serás para ellos objeto de rapiña?

 8 Porque has despojado a muchas naciones, todos los demás pueblos te despojarán a ti, a causa de la sangre humana y de la violencia hecha a la tierra, a las ciudades y a todos los que habitaban en ellas.

 9 ¡Ay del que codicia injusta ganancia para su casa, poniendo en alto su nido para escaparse de mano de la calamidad!

 10 Has tomado consejo vergonzoso para tu casa; has arruinado a muchos pueblos y has corrompido tu vida.

 11 Por eso la piedra clamará desde el muro, y la viga del enmaderado le responderá.

 12 ¡Ay del que edifica la ciudad con sangre, y del que establece la aldea con iniquidad!

 13 ¿Acaso esto no proviene de Jehovah de los Ejércitos? Los pueblos habrán trabajado para el fuego [que no perdurará], y las naciones se habrán fatigado para nada.

 14 Porque la tierra estará llena del conocimiento de la gloria de Jehovah, como las aguas cubren el mar.1

 15 ¡Ay del que da de beber a su compañero del cáliz de su ira, y lo embriaga para mirar su desnudez!

 16 Te has llenado de deshonra más que de honra; bebe tú también y atúrdete. La copa que está en la mano derecha de Jehovah se volverá contra ti, y la desgracia caerá sobre tu gloria.

 17 Porque sobre ti caerá la violencia hecha al Líbano, y el despojo de las fieras te abatirá, a causa de la sangre humana y de la violencia hecha a la tierra, a las ciudades y a todos los que habitaban en ellas.

 18 ¿De qué sirve la escultura que talla el escultor? ¿De qué sirve la imagen de fundición, si es maestra de engaño para que el escultor confíe en su obra, haciendo ídolos mudos?

 19 Ay del que dice al palo: "¡Despiértate!", y a la piedra muda: "¡Levántate!" ¿Podrá él enseñar? He aquí que está cubierto de oro y de plata; no hay espíritu dentro de él.

 20  Jehovah está en su santo templo; guarde toda la tierra silencio en su presencia!2


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Porque la tierra estará llena del conocimiento de la gloria de Jehovah, como las aguas cubren el mar. Tal vez esto está hablando de un tiempo en el futuro, después que todos los pecadores son destruídos en la tierra, y el Señor gobierna la tierra por medio de sus santos; cuando ya nadie enseñará a su prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: 'Conoce a Jehovah.' Pues todos ellos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehovah. Jer 31:34.

2 A menos que seamos limpiados lo suficiente por el Espíritu de Dios para controlar nuestras palabras y pensamientos, aún nuestras oraciones son una abominación para Dios. Por lo tanto esté en siliencio ante el Señor. Escuche y vele en silencio; espere hasta que el Señor hable. No parlotee pensando que será oído por la abundancia de palabras. El Señor conoce sus pensamientos antes de que usted pueda formar palabras para expresarlos. Estad quietos y reconoced que yo soy Dios. Sal 46:10. Los pensamientos del malo son una abominación a Jehovah, pero las expresiones agradables son puras. Prov 15:26. No te precipites con tu boca, ni se apresure tu corazón a proferir palabra delante de Dios. Porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras. Pues de la mucha preocupación viene el soñar; y de las muchas palabras, el dicho del necio. Ecl 5:2-3. Calle todo mortal delante de Jehovah. Zac 2:13

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo