La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Hebreos 12

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos,1 despojémonos de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos enreda, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante,

 2 Aparta los ojos de otras cosas y fijaos en Jesús, el autor y consumador [perfeccionador] de la fe;2 quien por el gozo que tenía por delante sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios. [De la Palabra del Señor en el interior: "La fe es una serie revelaciones." Usted se sienta y espera a Dios, escuchando, velando, y después obedeciendo. Las palabras habladas por Él imparten la vida de Dios en su corazón, Juan 6:63. Usted crece en la fe con cada revelación que recibe. Por la gracia de sus revelaciones Jesús se convierte en el autor de fe, y finalmente perfecciona su fe, hasta que usted alcanza la salvación, (libertad del pecado), y después la unión con Dios y con Cristo.]

 3 Considerad, pues, al que soportó tanta hostilidad de pecadores contra sí mismo, para que no decaiga vuestro ánimo ni desmayéis.

 4 Pues todavía no habéis resistido hasta la sangre combatiendo contra el pecado.3

 5 ¿Y habéis ya olvidado la exhortación que se os dirige como a hijos? Hijo mío, no tengas en poco la disciplina [corregir, reprender] del Señor ni desmayes cuando seas reprendido por él.

 6 Porque el Señor disciplina [corrige, reprende] al que ama y flagela a todo el que recibe como hijo.4 [Las marcas de los azotes purifican del mal, y los golpes purifican al corazón, Prov 20:30; el que ha padecido en la carne ha terminado con el pecado, para vivir el tiempo que le queda en la carne, no en las pasiones de los hombres, sino en la voluntad de Dios. 1 Ped 4:1-2.]

 7 Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos. Porque, ¿qué hijo es aquel a quien su padre no disciplina?

 8 Pero si estáis sin la reprensión [reprimenda y disciplina de corrección] de la cual todos deben compartir, entonces sois ilegítimos,5 y no hijos.

 9 Además, teníamos a nuestros padres carnales que nos disciplinaban y les respetábamos. ¿No obedeceremos con mayor razón al Padre de los espíritus, y viviremos?

 10 Ellos nos disciplinaban por pocos días como a ellos les parecía, mientras que él nos disciplina para bien, a fin de que participemos de su santidad.6

 11 Al momento, ninguna disciplina parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que por medio de ella han sido ejercitados.

 12 Por lo tanto, fortaleced las manos debilitadas y las rodillas paralizadas;

 13 y enderezad para vuestros pies los caminos torcidos, para que el cojo no sea desviado, sino más bien sanado.

 14 Procurad la paz con todos, y la santidad [consagración, santificación] sin la cual nadie verá al Señor.7 [De la palabra del Señor en el interior: "Tú debes ser santo como yo soy santo. Sigue la justicia y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor."]

 15 Mirad bien que ninguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que ninguna raíz de amargura brote y cause estorbo, y que por ella muchos sean contaminados;

 16 que ninguno sea inmoral ni profano como Esaú que por una sola comida vendió su propia primogenitura.

 17 Porque ya sabéis que fue reprobado, a pesar de que después quería heredar la bendición, porque no halló más ocasión de arrepentimiento, aunque lo buscó con lágrimas.

 18 No os habéis acercado al monte que se podía tocar, al fuego encendido, a las tinieblas, a la profunda oscuridad, a la tempestad,

 19 al sonido de la trompeta y al estruendo de las palabras, que los que lo oyeron rogaron que no se les hablase más;

 20 porque no podían soportar lo que se mandaba: Si un animal toca el monte, será apedreado.

 21 Y tan terrible era aquel espectáculo que Moisés dijo: "¡Estoy aterrado y temblando!"

 22 Más bien, os habéis acercado al monte Sion, a la ciudad del Dios vivo, a la Jerusalén celestial, a la reunión de millares de ángeles,

 23 a la asamblea y la iglesia de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el juez de todos, a los espíritus de hombres justos hechos perfectos,8

 24 a Jesús el mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.

 25 Mirad que no rechacéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que en la tierra rechazaron al que habló, mucho más seremos nosotros responsables si nos apartamos del que habla desde el cielo [el cual está en su corazón].9

 26 Su voz estremeció la tierra en aquel entonces, y ahora ha prometido diciendo: Todavía una vez más estremeceré no sólo la tierra, sino también el cielo.

 27 La expresión "todavía una vez más" indica con claridad que será removido lo que puede ser sacudido, como las cosas creadas, para que permanezca lo que no puede ser sacudido.10

 28 Así que, habiendo recibido un reino que no puede ser sacudido, retengamos la gracia, y mediante ella sirvamos a Dios, agradándole con temor y reverencia.

 29 Porque nuestro Dios es fuego consumidor.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos. Esta frase es más evidencia de que compartimos el espacio físico con múltiples dimensiones, como los siguientes versículos testifican:

De uno solo ha hecho toda raza de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra. Él ha determinado de antemano el orden de los tiempos y los límites de su habitación, para que busquen a Dios, si de alguna manera, palpasen y le hallasen. Aunque, a la verdad, él no está lejos de ninguno de nosotros; porque "en él vivimos, nos movemos y somos". Hechos 17:26-28

Un solo Dios y Padre de todos, quien es sobre todos, a través de todos y en usted todos. Efe 4:6

¿Acaso podrá alguien ocultarse en escondrijos para que yo no lo vea?, dice Jehovah. ¿Acaso no lleno yo el cielo y la tierra?, dice Jehovah. Jer 23:24

Aquí no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, esclavo ni libre; sino que Cristo es todo y en todos. Col 3:11

Sin embargo, para nosotros hay un solo Dios, el Padrede quien proceden todas las cosas. 1 Cor 8:6

Cuando hemos convertido el buscar la justicia de Dios en la prioridad más importante de nuestra vida, (puesto en evidencia al exponernos a nosotros mismos a los mandatos de Dios a través de esperarlo a Él en humilde silencio), estamos rodeados y somos observados tanto por buenos espíritus como por malos espíritus. Sin embargo, nosotros no vemos a estos espíritus porque estamos en una dimensión física más baja. Jorge Fox describió el reino del infierno como sobrepuesto encima de nuestra dimensión, y el reino de Dios como sobrepuesto encima del rieno del infierno. La física cuántica tiene evidencia de ocho dimensiones, las cuales, con la ayuda de la descripción de Fox, podemos intentar enumerar: 1) longitud, 2) anchura, 3) profundidad, 4) tiempo, 5) paraíso — el atrio de afuera del del cielo o el templo, 6) el reino del cielo — el atrio interior del cielo o del templo, 7) Cristo, 8) el Padre. El reino de Dios está dentro de nosotros y alrededor de nosotros. Lucas 17:20-21. Es una dimensión paralela, que comparte el mismo espacio físico. Se nos dice que busquemos el reino de Dios como la prioridad más importante en la vida, el cual está en nosotros y alrededor de nosotros y no viene con señales u observaciones. Nosotros no podemos ver estas otras dimensiones porque nuestros ojos, oído, tacto, olfato y gusto sólo pueden sentir la dimensión física en la que estamos.

Que múltiples dimensiones compartan el mismo espacio físico no es muy difícil entender cuando usted considera este hecho: en cada átomo hay un núcleo compuesto de protones y neutrones, y los electrones giran alrededor del núcleo; pero el espacio vacío entre los electrones que están girando y el núcleo es un mínimo de 10.000 veces el tamaño del núcleo mismo. Los electrones están dando vueltas tán rápidamente que nuestros ojos ven todo como sólido; y realmente no sabemos nada acerca de este espacio vacío.

Una segunda frase clave que necesita ser examinada es: la carrera que tenemos por delante, (en Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos,despojémonos de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos enreda, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante), lo cual implica que no es un rumbo casual, sino unoque ha sido creado para su carrera o caminata individual; y esto es confirmado por todas las cosas ayuden para bien a los que le aman, esto es, a los que son llamados conforme a su propósito, Rom 8:28. Mientras estamos buscando, el creador del universo está cuidándonos, protegiéndonos, planeando para nosotros, moviendo el mundo para nuestro beneficio, y siempre está allí para nosotros. Con esta seguridad, sabemos que todo lo que se presente en nuestro camino es su voluntad para nosotros; y cualquier cosa que suceda, aún si parece ser un problema en el momento, sabemos que como está escrito, todas las cosas ayuden para bien a los que le aman, esto es, a los que son llamados conforme a su propósito, Rom 8:28; y debido a que guardamos sus mandamientos, él sabe que le amamos, Juan 14:23. Por lo tanto sabemos que todo lo que nos sucede es la voluntad de Dios, para ayudarnos a crecer, y tenemos una paz que está basada en el amor de Dios por nosotros. Podemos echar todas nuestras preocupaciones y temores sobre él, 1 Pedro 5:7,y depender de él para que él obre todo para nuestro beneficio. Tenemos confianza que él está obrando por nosotros, aún cuando no podamos ver cómo está sucediendo; nosotros sabemos que él controla el universo entero, y poner nuestra vida en unión con él no requiere esfuerzo para él.

Todas las cosas incluye lo que está vivo y lo que no está vivo; todas las cosas incluye personas. Él puede controlar los pequeños detalles de las vidas de los hombres sin violar su libre albedrío y confianza propia. Aquellos elegidos por Dios, están protegidos por El mientras completen su camino de búsqueda; como está escrito, “todas las cosas ayudan para el bien de aquellos que aman a Dios (o como se dice, a quienes Dios ama) a los que son llamados conforme a su propósito”, pero el solamente provee protección a aquellos que lo están buscando en amor y a quienes ha llamado; de la Palabra del Señor en el interior: "Todas las otras personas destinadas para la reconciliación después de esta vida, viven sin protección”. Nosotros tenemos libre albedrío pero con los pequeños detalles, Él nos puede mover como piezas de ajedrez sin violarlo, porque los detalles insignificantes que controla, no violan los principios de nuestro corazón o nuestra confianza en nosotros mismos; las decisiones que siguen los principios de nuestro corazón y afectan nuestra confianza propia son hechas por nosotros independientemente, y Él no anula esas decisiones en ninguna persona. Esto no se trata de hacer algo bueno de una mala situación, sobre la cual Él no tiene control; Él está en control de todo lo que está alrededor de aquellos a quienes ha llamado de acuerdo a su propósito y quienes lo aman! ¿Para qué? De la Palabra del Señor en el interior, "la tierra existe para los santos”. La tierra es la oportunidad de todos para ser uno con Dios, como uno de sus hijos pero, para aquellos que no están tan motivados, hay solamente obstáculos, pruebas, pulido de piedras, en las ilusiones de esta vida, lo cual pareciera que uno elige todo de manera independiente pero, como la Palabra del Señor en el interior dijo: "todo hombre es puesto en este lugar por Dios”. La ilusión es que no hay un Dios. La ilusión es que Dios no controla nada. La ilusión es que todos somos independientes, bajo ningún control. Es una ilusión necesaria*; la tierra que nutre para permitir que el amor crezca sin chantaje. De la Palabra del Señor en el interior: "Una ilusión necesaria." ¿Por qué es necesaria? Para producir hijos de amor sin chantaje; vea Por qué se permite el mal para más información.

*La física cuántica recientemente ha descubierto que el mundo entero es una ilusión; que no hay un mundo material como la ciencia tenía pensado previamente. Más bien los átomos, que previamente se pensaba que eran el material básico para formar todo lo demás, ahora se sabe que están compuestos de vórtices que son como torbellinos de energía; y la energía es considerada como espíritu. Esto está de acuerdo con las escrituras: "Sin embargo, para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas, y nosotros vivimos para él; y un solo Señor, Jesucristo, mediante el cual existen todas las cosas, y también nosotros vivimos por medio de él." 1 Cor 8:6. Dios es luz. Dios es un fuego consumidor. Dios es un espíritu. Debido a que todos somos seres creados, creados de la energía infinita que es Dios, obviamente él puede controlarnos cuando Él lo desee.

Hay una tercera palabra clave en este versículo: nube (en Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos enreda, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante). El cielo aparece ante nuestro ojo espiritual como en medio de una nube:

He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá: aun los que le traspasaron. (también, los judíos que vivieron 2000 años atrás)
Todas las tribus de la tierra harán lamentación por él. ¡Sí, amén! Apoc 1:7.
2000 años atrás, al sumo sacerdote y los fariseos en su juicio, Jesús dijo..
vosotros veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo con las nubes del cielo. Mar 14:62


Incluso Daniel en el año 538 a.C. vio a Jesús que venía en las nubes de los cielos: Estaba yo mirando en las visiones de la noche, y he aquí que en las nubes del cielo venía alguien como un Hijo del Hombre. Llegó hasta el Anciano de Días, y le presentaron delante de él. Dan 7:13.

¡Cantad a Dios! ¡Cantad salmos a su nombre! ¡Preparad camino al que cabalga sobre las nubes! Jehovah es su nombre. ¡Alegraos delante de él! Salmos 68:4

2 Jesús, el autor y consumador [perfeccionador] de nuestra fe. La fe es revelada, Gal 3:23, por revelación a una persona. Aprender acerca de Jesús, de él crucificado, de él resucitado, y creer que esos eventos son ciertos, no es fe y no es creer en Jesús. La fe es oír la palabra de Dios (y creer que es el Hijo de Dios el que habla); oír la palabra de Dios en su corazón, para que usted pueda obedecerla. La fe es oír, escuchar, y obedecer. La fe viene cuando usted es guiado por el Espíritu de Dios. A menos que sea guiado por el Espíritu de Dios, usted está bajo la ley, la cual es su tutor; Pablo dice en Gal 5:18 : si (y cuando) usted es guiado (inspirado, ordenado, mandado) por el Espíritu, usted no está bajo la ley. La ley ha sido nuestro tutor para llevarnos a Cristo, para que seamos justificados por la fe. Gal 3:24. Cuando usted oye la Palabra de Dios en su corazón, y cuando usted obedece la Palabra de Dios en su corazón, entonces pone en evidencia su creencia al caminar en la fe.

Su fe es aumentada por cada revelación que recibe, y todo lo que debe ser aprendido acerca del Padre o de Jesús debe ser revelado adentro de su corazón por la revelación que viene de Jesús, el autor y consumador de su fe:

La fe es una caminata. Tiene un comienzo y un final [o una perfección de su fe]. La fe es una serie de revelaciones. Escuchar, y obedecer a Jesús, es hacerlo el autor y consumador de su fe. Uno no oye al Señor hablar una vez para ser justificado. Usted debe seguir oyendo y obedeciendo hasta que su naturaleza pecaminosa haya sido crucificada en la cruz interna de la negación propia, para entonces recibir la fe como parte del fruto del Espíritu, que lo libera de la ley y lo justifica. La fe debe tener como autor a Jesús, y él es su autor por medio de la revelación, pero no sólo por medio de su creencia en que la Biblia verdaderamente señala a Jesús como el Hijo de Dios. De la Palabra del Señor en el interior: "A menos que tú puedas testificar el recibido la fe de Cristo, estás bajo la ley." Cuando usted le oye y es testigo de que él es autor de su fe, él establece el fundamento de su fe en la roca;

Yo os mostraré a qué es semejante todo aquel que viene a mí y oye mis palabras, y las hace [las practica y las obedece]. Es semejante a un hombre que al edificar una casa cavó profundo y puso los cimientos sobre la roca. Y cuando vino una inundación, el torrente golpeó con ímpetu contra aquella casa, y no la pudo mover, porque había sido bien construida. Lucas 6:47-48.

Y cuando usted oye a Jesús hablarle sus palabra, y usted cree que es él, el fundamento de su fe ha sido establecido en la roca, una roca tan sólida que las puertas del infierno no pueden prevalecer contra ella.

Jesús consuma [perfecciona] su fe cuando usted lo ve traer la salvación:

La segunda vez, ya sin relación con el pecado, aparecerá para salvación a los que le esperan. Heb 9:28
Porque la gracia salvadora de Dios ... Tit 2:11
aguardando con esperanza la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna. Judas 1:21
Obteniendo así el fin de vuestra fe, la salvación de vuestras almas. 1 Ped 1:9.

Su fe debe estar fundada en su experiencia del poder de Dios, no en las palabras que los hombres hablan ni en lecturas. El poder de Dios es prometido para librarlo [separarlo] de sus pecados, lo cual es salvación. Usted es salvo por fe, y por fe su corazón es purificado; pero obviamente al comienzo de la fe usted no está purificado, ni es salvo. Usted debe contender por la fe, crecer en la fe, edificar su fe, aumentar en fe, perfeccionar lo que falte en su fe, pelear la buena batalla de la fe, hasta llegar a la victoria, cuando su fe sea consumada por el consumador; la fe es un proceso y una caminata, cuyo fin es ver a Cristo trayéndole la salvación, para darle la vida eterna.

Por la gracia de su revelaciones Jesús se convierte en el autor de su fe, aumenta su fe, y finalmente perfecciona su fe, hasta que usted alcanza la salvación, (libertad del pecado), y después la unión con Cristo y con Dios. Cuando usted está en unión con Dios y con Cristo, usted ya no camina por vista; más bien camina en la fe, oyendo del Espíritu cada una de las palabras que debe hablar, y el Espíritu le muestra cada cosa que debe hacer, y es vigorizado por el Espíritu — por lo tanto usted está haciendo la obra de Dios, cumpliendo el propósito con el cual él lo creó. Este caminar en la fe es caminar en la luz, el amor, y la vida; caminando en la ley real de amor; sobrepasando la ley porque usted está bajo completo control del dador de la ley; ya no camina en la carne restringida, sino camina como parte del cuerpo de Cristo, completamente bajo en control de la cabeza de la única iglesia, Jesucristo.

3 No habéis resistido hasta la sangre combatiendo contra el pecado. ¡Note! Pablo habla acerca de combatir en contra del pecdo. Esta es la lucha de la victoria, para vencer el pecado, para vencer al diablo, para vencer al mundo, para crucificar los deseos y los afectos de la carne. La lucha es difícil. La cruz es difícil. No se derrama sangre, pero hay dolor, y hay sufrimiento; ambos son necesarios para humillar la naturaleza egoísta y bestial de cada hombre — antes de que Dios la quite por su gracia.

4 El Señor disciplina al que ama y flagela a todo el que recibe como hijo. La disciplina es dolorosa. Las marcas de los azotes purifican del mal, y los golpes purifican al corazón [del pecado]. Prov 20:30. Buscar la unión con Dios no siempre es placentero, especialmente la crucificción del yo. Jesús dijo que antes de comenzar, uno debería primero sentarse y calcular el costo, para ver si uno tiene suficientes medios como para terminarlo. De otra manera, cuando él haya sentado el fundamento y no lo pueda completar, todos los que lo vean comenzarán a burlarse y mofarse de él, diciendo: este hombre comenzó a edificar y no pudo (no era digno de) terminar. Él nos está diciendo que ni siquiera comencemos, a menos que estemos comprometidos a ir hasta el final, incluyendo la muerte del yo por medio del sufrimiento y la tribulación. Este compromiso viene de un hambre profunda, un hambre establecida por Dios para atraerlo hacia él. Él ya tiene muchos, que llamándose a sí mismos 'cristianos,' nunca han comenzado, mucho menos terminado, de construir su templo en sus corazones. Pero podemos verdaderamente testificar, que habiendo pasado por mucho sufrimiento y tribulación, el dolor no es nada comparado con la recompensa de conocer a Dios. Porque Dios nos ha creado para ser amados por él y para que nosotros le amemos. Él es puro, limpio, santo, justo, misericordioso, verdadero, fiel, pacífico, lleno de gozo, y con amor abundante por nosotros — ansiosamente esperando la oportunidad de mostrar su amor por nosotros. Pero para estar en su presencia y recibir su amor, debemos ser cambiados para llegar a ser puros, para ser capaces de recibir su espírtu en medida abuntante — nuestros odres viejos no pueden contener el vino nuevo — debemos dejar que él nos prepare un odre nuevo — de manera que podamos poseer y disfrutar el vino superior. De la Palabra del Señor en el interior: "Confía en él. Él te llevará y te guardará continuamente. Nunca te dejará."

Puesto que Cristo ha padecido en la carne, armaos también vosotros con la misma actitud. Porque el que ha padecido en la carne ha roto con el pecado, para vivir el tiempo que le queda en la carne, no en las pasiones de los hombres, sino en la voluntad de Dios. 1 Ped 4:1-2. La tribulación no es un día difícil en la oficina, un accidente automovilístico, o alguna dificultad natural; es sin lugar a dudas algo impuesto sobrenaturalmente.

Pues para esto fuisteis llamados, porque también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas. 1 Pedro 2:21.

5 Si usted no ha sido disciplinado por Dios, usted es ilegítimo, bajo la pretensión de ser un cristiano de mentiras.Si usted ha sido disciplinado, usted sabe que está sobre la cruz, usted sabe que está en la tribulación, y usted sabe que su salvación está asegurada. La vara y el cayado del Señor son un consuelo; el dolor es un consuelo, que le permite saber que está en el camino, que le permite saber que cambios beneficiosos en usted están por venir. El Señor dijo: Yo reprendo y disciplino a todos los que amo. Sé, pues, celoso y arrepiéntete. Apoc 3:19. ¿A quién ama el Señor? A aquellos que le obedecen: Si alguno me ama, mi palabra guardará; y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos nuestra morada con él [en su corazón]. Juan 14:23.

6 A fin de participar en su santidad. Más de la esperanza verdadera. Una vez rescatados de las manos de los enemigos, le sirvamos sin temor, en santidad y en justicia delante de él todos nuestros días. Lucas 1:74-75. Porque con una sola ofrenda ha perfeccionado para siempre a los santificados. Heb 10:14. Pero ahora, libres del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis como y vuestra recompensa la santificación, y al fin la vida eterna. Rom 6:22.

7 Procurad la paz con todos, y la santidad [consagración, santificación] sin la cual nadie verá al Señor.

Procurad la paz con todos.

De la Palabra del Señor en el interior: "Esfuérzate para vivir en paz con todos los hombres." Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, tened paz con todos los hombres. Rom 12:18. Algunos de los esfuerzos que usted debe realizar para vivir en paz con todos son los siguientes:

  • Perdone todas las ofensas de otros haciendo esto:
  • No discuta acerca de nada. Aléjese de los argumentos.
  • De la Palabra del Señor en el interior:
  • Procurad ... santidad [consagración, santificación] sin la cual nadie verá al Señor.

    La palabra griega para santidad mencionada anteriormente significa hacer una elección de 1) consagración, purificación, 2) el efecto de la consagración, y 2a) la santificación del corazón y la vida. Todos los términos son características de la santidad. De la palabra del Señor en el interior: "Tú debe ser santo como yo soy santo. Sigue la justicia y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor."

    A menos que usted alcance la santidad mientras esté vivo en la tierra, usted no verá al Señor y será excluído del cielo. Note que en los siguientes versículos, él nos da el siguiente consejo: Mirad bien que ninguno deje de alcanzar la gracia de Dios. Si la gracia es instantánea sólo al decir una oración o al mojarse, ¿cómo podríamos dejar de alcanzarla? En el siguiente versículo él nos dice que no la alcanzaremos por causa de la inmoralidad sexual y la obscenidad, lo cual es impureza.

    7 Sin la santidad nadie verá al Señor. A menos que usted alcance la santidad mientras esté viviendo en la tierra, usted no verá al Señor y será excluído del cielo.Note en los siguientes versículos, él aconseja hacer lo siguiente: Velar diligentemente para ver que ningún hombre se pierda de la gracia de Dios. Si la gracia es instantánea cuando uno dice una oración o se moja, ¿cómo se la puede perder? En el versículo siguiente él nos dice que nos perderemos la gracia por causa de la inmoralidad sexual y la profanación, lo cual es impureza.

    8 Cuando usted es trasladado hacia el reino del cielo, en el Espíritu usted entra en la compañía de los ángeles, otros santos en la luz, y el Padre y el Hijo. Usted comparte la herencia de los santos en la luz, morando en la luz, que ningún hombre puede ver.

    9 Mirad que no rechacéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que en la tierra rechazaron al que habló, mucho más seremos nosotros responsables si nos apartamos del que habla desde el cielo. Dios nos habla desde el cielo. ¿Dónde está el cielo? El reino de Dios está en medio de vosotros. Lucas 17:21; está en su corazón. Cristo, quien es la Palabra de Dios, mora en su corazón. Se nos dice abiertamente lo fácil que es oír a Dios hablar del cielo en su corazón:

    Ciertamente este mandamiento que te mando hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos.
    No está en el cielo, para que digas: '¿Quién subirá por nosotros al cielo y lo tomará para nosotros, y nos lo hará oír, a fin de que lo cumplamos?'
    Tampoco está al otro lado del mar, para que digas: '¿Quién cruzará el mar por nosotros y lo tomará para nosotros, y nos lo hará oír, a fin de que lo cumplamos?'
    Ciertamente muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas. Deut 30:10-14

    Más bien, ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Ésta es la palabra de fe que predicamos. Rom 10:8.

    Cuando usted oye que Dios le manda a hacer algo, o que razona con usted, usted debe hacer caso y obedecerle; de otra manera estará sujeto a la furia de Dios en la próxima vida, o incluso en esta también. Todos tienen su día de visitación de Dios. Haga click aquí para ver la lista de versículos que muestran las consecuencias de no obedecer la voz del Señor dentro de su corazón.

    10 Todavía una vez más, significa que será removido lo que puede ser sacudido, como las cosas creadas, para que permanezca lo que no puede ser sacudido. Esta es una sacudida interna, para quitar las cosas del mundo, dejando sólo las partes del reino. Esta es la separación del trigo y la paja. Esto es: Todo valle será rellenado, y toda montaña y colina serán rebajadas. Los senderos torcidos serán enderezados; y los caminos ásperos, allanados. Esto ocurre dentro del hombre. Como dijo Pablo: Porque lo que de Dios se conoce es evidente entre ellos, pues Dios hizo que fuese evidente. Rom 1:19.

    _______________________________________

    Capítulo Anterior | Próximo Capítulo