La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Hebreos 4

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Temamos, pues, ya que permanece aún la promesa de entrar en su reposo, no sea que alguno de vosotros se quede corto de ella.1 [El reposo donde usted deja sus propias obras muertas para obrar bajo la guía de Dios; siguiendo la inspiración de Dios, vigorizado por Dios. Así su verdadero Señor y maestro lo controla y lo vigoriza con su poder, y sus palabras y obras son llevadas a cabo de acuerdo a su voluntad y su placer. Esto es "hágase tu voluntad;" usted ha dejado de hacer sus propias obras muertas hechas por su propia voluntad, dejado sus propios planes, dejado sus propias decisiones — en reposo en Cristo, con la voluntad y el poder de Dios en control — con la mente de Cristo. En el reposo usted está sirviendo al Dios viviente.]

 2 Porque también a nosotros, como a ellos, nos han sido anunciadas las buenas nuevas; pero a ellos de nada les aprovechó oír la palabra, porque no se identificaron por fe con los que la obedecieron.

 3 Pero los que hemos creído sí entramos en el reposo, como él ha dicho: Como juré en mi ira: "¡Jamás entrarán en mi reposo!"2 aunque sus obras [de Dios] quedaron terminadas desde la fundación del mundo [y el reposo estaba disponible].

 4 Porque en cierto lugar ha dicho así del séptimo día: Y reposó Dios en el séptimo día de todas sus obras.

 5 Y otra vez dice aquí: "¡Jamás entrarán en mi reposo!"

 6 Puesto que falta que algunos entren en el reposo, ya que aquellos a quienes primero les fue anunciado no entraron a causa de la incredulidad [y la desobediencia resultante],

 7 Dios ha determinado otra vez un cierto día, diciendo por medio de David: "Hoy", después de tanto tiempo [Dios dio su juramento], como ya se ha dicho: Hoy si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones [como en la provocación, y como en el día de la tentación en el desierto].

 8 Porque si Josué les hubiera dado el [único] reposo, no se hablaría [por medio de David] después de otro día [mucho después de Josué, que todavía se aplica a nosotros ahora].

 9 Por tanto, queda todavía un reposo sabático para el pueblo de Dios. [Pablo le está rogando a la gente que no dude que el reposo todavía está disponible. En los versículos anteriores Pablo está probando el reposo por medio de las escrituras. Estar en el reposo, o en el reino, no es algo visiblemente aparente para la gente; y así con el pasar del tiempo, la gente puede dudar la posibilidad. Esteban Crisp tiene una carta excelente, Descuido al buscar llevará al fracaso, acerca de algunos de los primeros cuáqueros que dudaron la realidad del reino; y debido a que el reposo completo ocurre en la segunda parte de la perfección, (más allá del primer paso de la perfección que incluye entrar en en paraíso), el resposo es aún más difícil para que los inmaduros lo crean.]

 10 El que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras,3 así como Dios de las suyas. [El reposo es cesar de sus propias obras hechas por su propia voluntad, cesar sus propios planes, cesar sus propias decisiones, y en cambio ser dirigidos por Dios, para hacer su voluntad sobre la tierra asi como en el cielo, y estas obras son entonces para su gloria, y son ordenadas y vigorizadas por Él.]

 11 Trabajemos, pues diligentemente con todo esfuerzo para entrar en aquel reposo, no sea que alguien caiga en el mismo ejemplo de incredulidad [resultando en desobediencia]. [De la Palabra del Señor en el interior: "Debo advertirte — debes hacer todo esfuerzo posible para añadir a tu fe y entrar en el reposo."]

 12 Porque la Palabra de Dios es viva [viviente] y poderosa [activa], y más penetrante que toda espada de dos filos. Penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y es discernidor y juez de los pensamientos y las intenciones del corazón.4 [Pablo está describiendo el poder que obra en el hombre para llevarle al reposo; y este poder es la Palabra de Dios, Jesús, el poder de Dios. En el principio era el Verbo, y el verbo era Dios. El verbo se hizo carne y él habitó entre nosotros. Juan 1:1,14. Está vestido de una vestidura teñida en sangre, y su nombre es llamado EL VERBO DE DIOS...En su vestidura y sobre su muslo, tiene escrito el nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Apoc 19:13,16. Yo soy el que escudriño la mente y el corazón. Jer 17:10,Apoc 2:23. Y tenía en su mano derecha siete estrellas, y de su boca salía una espada aguda de dos filos. Su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza. Apoc 1:16. Jesús, la palabra de Dios que vive y permanece. 1 Pedro 1:23.]

 13 No existe cosa creada que no sea manifiesta en su presencia [continua]. Más bien, todas están desnudas y expuestas ante los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta [Dios]. [Esta es la definición adicional de lo que es el Verbo de Dios mencionado anteriormente, que escudriña los corazones y las mentes; todos los pensamientos pasados, acciones pasadas, son expuestas y observadas por el Verbo de Dios, que es Jesús].

 14 Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que ha traspasado los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra confesión.

 15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no puede compadecerse de nuestras debilidades, pues él fue tentado en todo igual que nosotros, pero sin pecado.

 16 Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia para que alcancemos misericordia y hallemos gracia para el oportuno socorro. [Confianza, es decir con fe y seguridad, no con audacia; y gracia y oportuno socorro, es decir cuando somos severamente tentados o cuando estamos a punto de ser quebrantados bajo la tribulación, no pedirle a Dios lo que queremos y deseamos.]


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Este capítulo y el anterior son una advertencia para todos los que se llaman a sí mismos cristianos: a evitar perder su alma y ser excluído del cielo, como los judíos que fueron destruídos en el desierto y a quienes se les prohibió entrar en la tierra prometida, usted debe obrar celosamente en fe para alcanzar la promesa, la cual es unión con Dios y la entrada al reino del cielo, dentro de usted y alrededor de usted. Esto resulta en que usted entra en el reposo, donde usted deja sus propias obras muertas* para obrar bajo la guía de Dios; siguiendo la inspiración de Dios, vigorizado por Dios. Así su verdadero Señor y maestro lo controla y lo vigoriza con su poder, y sus palabras y obras son llevadas a cabo de acuerdo a su voluntad y su placer. Esto es "hágase tu voluntad;" usted ha dejado de hacer sus propias obras muertas hechas por su propia voluntad, dejado sus propios planes, dejado sus propias decisiones — en reposo en Cristo, con la voluntad y el poder de Dios en control — con la mente de Cristo. En el reposo usted está sirviendo al Dios viviente.

*Las obras muertas son de su propia voluntad, sus propias decisiones, su propia mente carnal, la cual es enemistad contra Dios. Las obras en su propia voluntad, decidir qué hacer y cuándo hacerlo, son llamadas obras muertas porque son realizadas por hombres que están muertos a la vida de Dios, habiendo perdido esa vida cuando Adán cayó en el jardín del Edén y fue desterrado del árbol de la vida; Adán y sus descendientes perdieron la imagen espiritual de Dios y en su lugar adoptaron la imagen espiritual de Satanás, para entonces caminar de acuerdo a los caminos de Satanás.

Entonces su vida es practicar justicia como Jesús practicó la justicia porque en el resposo completo usted está entregándose a sí mismo y sus miembros, (manos, pies, lengua, mente, corazón, ojos), como instrumentos para ser usados para justicia por Dios, Rom 6:13, verdaderamente haciendo su voluntad en la tierra como es en el cielo; lo cual honra a Dios, le da gloria a Dios, y exalta a Dios.

Acontecerá en aquel día que las naciones buscarán a aquel que es la raíz de Isaí y que estará en pie como un estandarte para los pueblos, y su reposo será glorioso. Isa 11:10

Este reposo es lo que Jesús prometió: Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Mat 11:29. A ellos había dicho: "Éste es el reposo; dad reposo al cansado. Éste es el lugar de descanso." Pero ellos no quisieron escuchar. Isa 28:12.

Nosotros nos sentamos en Cristo para entrar en el reposo, para entrar en el reposo después de pelear contra nuestros enemigos; como Israel que entró en el reposo después de pelear y limpiar la tierra de los pueblos paganos que la rodeaban. Con la diferencia de que nuestros enemigos son espirituales: lujuria, ira, orgullo, egoísmo, envidia, codicia, avaricia, celos, mentiras, engaño, robos, inmoralidad sexual, lenguaje profano, y malos pensamientos, etc. La salvación es ser liberado del pecado y ser protegidos del mal, (sanctificados), de nuestros enemigos de pacado. Pero ustedes que quieren ser cristianos, para ser liberados del pecado ustedes deben creer y esperar la promesa de Dios de liberar a los cautivos, para llegar a ser libres de pecado; de otra manera ustedes también perecerán en el desierto espiritual sin haber entrado en la tierra prometida — el cielo. No sean como los judíos que dijeron que no podían conquistar a los gigantes y rehusaron cruzar el Jordán para pelear, aún cuando Dios estaba peleando por ellos; no diga que el pecado no puede ser conquistado, aún con la ayuda de Dios; no diga ¿quién puede luchar contra la bestia? Porque la victoria sobre el pecado, nuestros enemigos dentro de nuestro corazón, es la salvación prometida.

Para concedernos que,
una vez rescatados de las manos de los enemigos, le sirvamos sin temor,
en santidad y en justicia delante de él todos nuestros días. Lucas 1:74-5
.

Temamos, pues, ya que permaneces aún la promesa de entrar en su reposo, no sea que alguno de vosotros se quede corto de ella; Trabajemos, pues diligentemente con todo esfuerzo para entrar en aquel reposo, Heb 4:11, para que no quedemos cortos de la gloria de Dios.

La santificación, la protección del pecado, la justificación, la perfección permanente, y el reposo ocurren en la segunda etapa de la perfección, la cual ocurre después de la primera etapa que incluye entrar en el paraíso. Por lo tanto, cuando usted entra en el paraíso, redoble su vigilancia en contra de las tentaciones que vendrán ante su camino para probar su fundamento, para que usted pueda avanzar a ser santificado y protegido de pecar para siempre, disfrutando todos los derechos de un heredero de Dios.

2 Pero los que hemos creído sí entramos en el reposo. A medida que el Señor quite sus deseos del mundo, usted resposa de su búsqueda del mundo sintiendo cada vez más el sabor del reposo. Pero hasta el fin del camino, cuando su mente haya sido destruída, cuando usted ya no se preocupe ni piense, cuando usted ya no siga su propia voluntad que lo llevan a las obras muertas para nada, y cuando usted ya no luche en contra de sus deseos, orgullo, ira; hasta entonces usted no habrá entrado realmente en el reposo. Entrar en el reposo es ser libre de todo pecado y estar en paz con su mente impía y carnal que ha sido detenida; en cambio, sus pensamientos vienen de Dios, las palabras que usted habla son proporcionadas por Dios, y las obras que usted realiza son ordenadas por Dios — y Dios le proporciona la energía para realizar las obras que él le ordena, las cuales son para la gloria de Él y para el gran gozo de usted.

Juré en mi ira que no entrarán en mi reposo. ¡Note! La versión Reina Valera, la Nueva Versión Internacional, la Biblia en Lenguaje Sencillo, y la Biblia de las Américas, todos dicen como está citado aquí, (haga click aquí para verlas).

Los Judíos que salieron de Egipto con Moisés debían conquistar y destruír a todos los habitantes de la tierra prometida; entonces ellos reposarían disfrutando su herencia con seguridad. Pero cuando los que fueron a explorar reportaron que habían gigantes en la tierra, los judíos se atermorizaron y rehusaron cruzar el río para conquistar la tierra que Dios les había prometido, y que él les había prometido que pelearía por ellos. Por lo tanto Dios se enojó con ellos y juró que ninguno de ellos entrarían en el reposo de la herecia segura en la tierra prometida; que ninguno de más de veinte años de edad entraría en la tierra prometida para vivir allí. Ellos fueron sentenciados a vagar por el desierto por 40 años, hasta que todos ellos hubieran muerto; y entonces sus hijos entrarían. Entonces Dios destruyó a todos los que fueron a explorar la tierra, excepto por Caleb y Josué quienes fueron los únicos que trataron de convencer a los judíos que entraran en Canaán y creyeran en Dios. Num 14:27-35.

Este es el descanso que Dios juró que ninguno entraría porque ellos no creyeron en la promesa que él les hizo. ¡Note! Ellos creyeron en Dios porque habían visto sus muchos milagros en el desierto, incluyendo cuando separó el Mar Rojo, la destrucción del ejército egipcio, escucharon su voz desde el fuego, vieron cuando él les dio agua de una roca, etc., pero no creyeron cuando Dios les prometió que ellos conquistarían a todos los hombres poderosos que habían visto, y que Dios pelearía por ellos.

¡Cómo se aplica esto a nosotros! Usted no puede sólo creer en Dios; usted debe creer lo suficiente como para obedecer lo que él le mande. Jer 7:23. Usted debe esperar sus promesas con esperanza verdadera, la esperanza que purifica. Usted debe que Dios puede conquistar y destruir las obras del diablo, el pecado en usted. 1 Juan 3:8. Usted debe escuchar la voz y obedecerla; si oyen su voz, no endurezcan su corazón.

Hoy en día tenemos el equivalente de un reposo espiritual; el descanso es sentarse con Cristo, libres de pecado, y santificados sin el mal, libres de nuestras propias obras muertas; en cambio se nos muestra y se nos da energía para lo que debemos hacer y Dios nos dice lo que debemos decir, de modo que todas nuestras palabras y acciones son puras, virtuosas, perfectas, y justas. Sin embargo, para que esto suceda, usted debe creer en las promesas de descanso de Dios. Usted debe creer que es posible, y usted debe esperarlo, y usted debe buscarlo, y usted (con Dios haciendo 90% de la lucha) debe pelear en contra de sus enemigos, los pecados, por medio del arrepentimiento en la cruz, para ser liberado del pecado y disfrutar de la herencia del reposo en seguridad, habiendo sido santificado. Esto se logra al escuchar su voz y obedecerla. Pablo dijo que los que hemos creído sí entramos en el reposo — obviamente, no cuando comenzamos a creer, sino al final del camino hacia creer y obedecer. ¡Oh cristianos! No se sientan cómodos con sus pecados, pensando que sólo creer en Jesús es necesario: ¡Levantaos e idos, ya que éste no es el reposo! Debido a que está contaminado, éste os destruirá con dolorosa destrucción. Miq 2:10. Hagamos pues todo esfuerzo para entrar en aquel reposo, no sea que alguien caiga en el mismo ejemplo de incredulidad [y desobediencia resultante]. Heb 4:11.

Isaac Penington, uno de los primeros cuáqueros que moró en el reino, escibe de este sentarse en Cristo en La Defensa de la Santa Verdad y el Pueblo:

Porque ninguno se sienta en ese reposo completo, antes y sin consideración de las obras de justicia obradas en ellos. Porque ese gran juicio es un tiempo de rendir a cada hombre de acuerdo a sus obras. El resposo es la recompensa del viajero, y sus viajes no son despreciados, sino considerados en su recompensa. Tome nota; todos los que aumentaron el talento, tuvieron una recompensa de su señor. "Venid benditos de mi Padre, heredad el reino que ha sido preparado para vosotros: porque tuve hambre, y me disteis de comer," etc. Mat. 25. Y el apóstol es del mismo parecer de Cristo, cuando él dijo: "De hecho es justo delante de Dios retribuir con aflicción a los que os afligen, y para tí descanso," etc. 2 Tes 1:6-7. Por lo tanto esas personas no se sientan en eterna bendición en Cristo, antes o sin la consideración de ninguna obra obrada por ellos.

Y después para sentarse en un estado celestial y divino de justicia, reposo, y paz en él aquí; es un estado glorioso al que se debe viajar. Debe haber una traslación fuera del reino de la oscuridad, hacia el reino del querido Hijo primero. El reino debe primero haber venido, y el alma preparada para entrar en él, a la puerta que el Espíritu le abre a él en el camino del evangelio. Porque una cosa es saber algo de Cristo, y comenzar a ser un discípulo; y otra cosa distinta es aprender de él para negar la sabiduría y voluntad misma del hombre, para llegar a recibir y ser nacido de lo que es verdad y que vive de él; y a aprender a esperar correctamente a que se abra la puerta, y entrar en el reino y la tierra de la vida, y a estar preparado para sentarse con él.

Porque hay un estado de discipulado, por el cual un hombre apenas conoce un convenio, tanto como saber cómo velar con Cristo justa y constantemente; pero es un gran asunto ser capaz de morar y permanecer con Él [Cristo]. Nadie puede hacer esto, sino aquel que puede morar con fuego devorador y lo que se quema eternamente porque la palabra pura de la vida es un fuego, y aquel que se sienta en el lugar celestial en él, debe sentarse en ese fuego.

Una nota a los predicadores: Doce hombres, príncipes de sus tribus, fueron enviados por Dios para explorar la tierra prometida. Todos ellos, menos Caleb y Josué, le dijeron al pueblo que los enemigos eran demasiado fuertes para ser conquistados; Dios los mató a todos con una plaga un poco después. Tenga cuidado de no estar diciéndole a sus seguidores que ellos no pueden conquistar el pecado, aún cuando Jesús esté haciendo el 90% de la lucha, o si no ustedes también serán destruídos — si no antes, ciertamente después.

3 El que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, así como Dios de las suyas. [Reposar de sus obras es ser dirigidos por Dios, para hacer su voluntad sobre la tierra así como también en el cielo, y entonces estas obras son para su gloria, y son provocadas y vigorizadas por Él.

El gran cuáquero Isaac Penington, contrasta el sábado judío con el sábado o descanso cristiano: "El sábado externo de ellos [los judíos] no era el sábado duradero o el reposo del evangelio, sino que les fue dado a ellos como una señal; pero el día de la redención del pecado, el día del densanso del pecado, el día de cesar de las obras muertas de la carne, el día en que Dios es todo, y que hace todo interiormente por medio de su Espíritu y su poder, y en el cual él solamente es exaltado. Este es el día de reposo, que el Señor ha hecho para el Israel espiritual, y en el cual ellos están contentos y se gozan."

Incluso cesamos nuestros propios pensamientos, y todos los pensamientos son proporcionados por Dios: Echando fuera todas nuestras propias decisiones, y toda barrera que se levanta contra la sabiduría de Dios; llevamos cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo; 2 Cor 10:5

Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan en uno. 1 Juan 5:8. De la carta 265 de Jorge Fox.

El tercer testigo es su sangre, con el cual los corazones de la gente son rociados, y sus conciencias son rociadas con la sangre de Jesús. Como Moisés roció los postes, etc., con la sangre de los toros y los machos cabríos; y la sangre de Cristo le pone fin a esta sangre de los toros y machos cabríos, que rocía el corazón y la consciencia de la gente. De modo que esta sangre de Jesucristo, el hombre celestial, se siente en los corazones y las consciencias de las personas; y por esta sangre son santificados, ellos son limpiados de todas sus obras muertas, para servir al Dios viviente, y para ya no servir sus obras muertas.

Este testimonio de la sangre rociada en su conciencia no puede ser imaginado o supuesto. Debe ser testificado, es decir experimentado; y después usted es inspirado por Dios para hacer obras con su energía y el poder que él le provee.

4 Porque la Palabra de Dios es viva [viviente] y poderosa [activa], y más penetrante que toda espada de dos filos. Penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y es discernidor y juez de los pensamientos y las intenciones del corazón. Este versículo no se refiere a la Biblia. El original griego para palabra en palabra de Dios en este versículo (haga clic para ver) es logov (de logos) <3056> que significa: 1) de un discurso; 1a) una palabra, pronunciada por una voz viviente, que encarna un concepto o idea; 1b) lo que alguien ha dicho. Y la palabra logos aparece por toda la Biblia, (traducida como palabra), pero siempre se refiere a las palabras habladas del Espíritu Santo o las palabras habladas del Espíritu de Jesús. La página web Referencias a la palabra de Dios (que no están en la Biblia) muestra todos los versículos en el Nuevo Testamento que hacen referencia a "la palabra" con enlaces al original griego que muestran que todas las referencias son de las palabras habladas por una voz viviente, no versículos escritos.

Mire el contexto de este versículo acerca de la Palabra de Dios; el tema de este capítulo es el reposo y Jesús. Se cita a David diciendo: Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en Meriba; como el día de Masá, en el desierto, Salmo 95:7-8. Este versículo explica la voz o la Palabra de Dios. La Palabra de Dios es el Espíritu Santo, el Espíritu de Jesucristo. Algunos señalan este versículo, pensando que se refiere a la Biblia. Pero no es así.
Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz. La Biblia no es viva ni eficaz, pero las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:63
Por lo tanto la Palabra de Dios es la palabra viva, Cristo, el Espíritu Santo, la Voz del Señor. Jesús, la palabra de Dios está vivo y permanece para siempre. 1 Pedro 1:23.
Más penetrante que toda espada de dos filos. Penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos;
Un libro, o las palabras que se leen de un libro, no pueden dividir el alma ni el espíritu, pero Cristo, la palabra viviente de Dios sí puede.
Un libro no es una espada de doble filo, pero Jesús tenía en su mano derecha siete estrellas; y de su boca salía una espada aguda de doble filo. Apoc 1:16.
Discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. La Biblia no puede juzgar su corazón; pero Cristo, la palabra de Dios, si puede ¡y lo hace!
Yo soy el que escudriño la mente y el corazón. Apoc 2:23, Jer 17:10
Jehovah escudriña todos los corazones y entiende toda la intención de los pensamientos. 1 Crón 28:9
La Biblia no es la Palabra de Dios. No es viva ni eficaz. No puede juzgar su corazón, ni penetrarlo, ni cambiarlo.
De su boca sale una espada aguda para herir con ella a las naciones, Apoc 19:15
Este es Jesús. Está vestido de una vestidura teñida en sangre, y su nombre es llamado EL VERBO DE DIOS. Apoc. 19:13
Tomad también el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. Efe 6:17
En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Juan 1:1
Y una espada traspasará tu misma alma, para que sean revelados los pensamientos de muchos corazones. Lucas 2:35
Por lo tanto, la espada del espíritu no es la Bilbia, es la palabra pronunciada de la boca del Espíritu de Cristo, la Palabra de Dios.

Estos dos versículos (12-13) nos dicen que la Palabra de Dios discierne nuestros pensamientos y las intenciones de nuestro corazón; todas nuestras acciones, nuestras palabras, y aún nuestros pensamientos — todas las cosas son expuestas y abierta a los ojos de aquel [Dios] a quien debemos rendir cuentas. Porque "en él vivimos, nos movemos y somos," Hechos 17:28; quien es sobre todos, a través de todos y en todos. Efe 4:6.

Esta palabra de Dios es Cristo, quien es la vida, la luz de los hombres y la verdadera luz que ilumina a todos los hombres que vienen al mundo. Porque cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Ésta es la palabra de fe que predicamos. Rom 10:8. La palabra, la luz, la vida, el espíritu, la verdad y la gracia son todos nombres para Cristo dentro de su corazón.

Cristo es la Palabra de Diossu nombre el la palabra de Dios [Verbo] .

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Juan 1:1. (La Biblia no es Dios.)

Está vestido de una vestidura teñida en sangre, ysu nombre es llamado LA PALABRA DE DIOS... En su vestidura y sobre su muslo, tiene escrito el nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Apoc 19:13,16. (Cristo es la Palabra de Dios; su nombre es la palabra de Dios.)

Si usted piensa que la palabra de Dios es la Biblia, entonces estudiará la Biblia en vez de escuchar al Espíritu Santo para que lo guíe hacia toda verdad y le enseñe todas las cosas. Usted se perderá de tener la verdadera fe, se perderá la bendición, se perderá la limpieza y el lavado, usted se perderá la santificación. Usted malinterpretará todas las referencias en la Biblia a escuchar la palabra, obedecer la palabra, escuchar la palabra, recibir la palabra, y guardar la palabra — la cual es el Espíritu de Jesús, la palabra en su corazón, y esta palabra en su corazón es la palabra de fe que los apóstoles predicaron

El cristianismo trata de decirnos que la Biblia es la Palabra de Dios, pero claramente la Biblia no puede discernir ni juzgar los pensamientos y las intenciones del corazón — sólo el Señor puede hacer eso, y ciertamente ningún libro puede hacerlo. Aún la Biblia habla de las escrituras y la palabra de Dios de manera diferente. Ellos dicen que la Biblia es la palabra final de Dios, y un libro cerrado; ellos dicen que Dios ya no habla. El cristianismo perece por falta de conocimiento. Ellos están sordos y completamente ciegos. La Biblia es la letra. La letra mata; el Espíritu da la vida. Jesús, la palabra de Dios, está vivo y permanece para siempre. 1 Pedro 1:23. Aquellos que creen que la Biblia es la fuente de la verdad, haciéndola su fuente de Jesús, haciéndola su Dios, han hecho de la Biblia un ídolo. De la Palabra de Dios en el interior: "Ay de ellos, porque han asociado una forma externa entre el amor de Dios para el hombre."

Vea cuán ridículo es este versículo cuando se sustituye la palabra Verbo con la palabra Biblia.

En el principio era el Verbo la Biblia, y el Verbo la Biblia era con Dios, y el Verbo la Biblia era Dios.

Para la mayoría de la cristiandad, su fe está en lo que la Biblia dice, lo cual es fe bíblica, una fe externa. Esa no es la fe que los apóstoles predicaron; ellos predicaron una fe interna por la revelación de la cual Jesucristo es el autor. El objeto de ambos tipos de fe es el mismo, pero las diferencias son cruciales para hacer cumplir las promesas de Dios. Los dos tipos de fe son:

Para ler más acerca de cómo la Biblia es adorada, en vez de Cristo, lea el testimonio astuto del mártir cristiano de 18 años de edad, Jaime Parnell.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo